Tanto si decides cultivar tu marihuana en interior como si lo haces en exterior, es posible que en algún momento te puedas encontrar con una invasión de algún tipo de insecto.

Una de esas pestes se conoce como cochinilla. La cochinilla es especialmente destructiva y tiene una gran predilección por la savia de tus plantas de marihuana, una sustancia que tu cultivo necesita para sobrevivir, desarrollarse y producir cosechas sanas y abundantes.

¿QUÉ ES UNA COCHINILLA?

La cochinilla es un tipo de insecto diminuto, que prospera en temperaturas elevadas y con poca disponibilidad de agua. Las cochinillas hembra son suaves y sin forma, con un recubrimiento de pelo blanco y un tamaño similar al de la cabeza de una cerilla.

Una vez una hembra se incrusta en una planta, sus patas se caen y no podrá abandonar su nuevo hábitat nunca más. Los machos, sin embargo, disponen de alas y mucha más movilidad.

Las cochinillas se pueden reproducir extraordinariamente rápido, lo cual no es una gran noticia para quienes detecten su presencia en su cultivo de marihuana. Las hembras pueden dar vida a hasta 2000 crías en condiciones ideales. Estas criaturas prosperan en entornos secos y cálidos y sus poblaciones pueden duplicarse cada cinco días.

Plagas de la cochinilla diferencias entre machos y hembras

¿CÓMO SE EXTIENDEN LAS COCHINILLAS?

Las cochinillas son capaces de arrastrarse por terrenos relativamente fáciles y pueden instalarse en plantas que estén en un radio de 10 metros desde su ubicación original. No se llevan demasiado bien con pisos irregulares, por lo que la grava podría ser un reto para ellas.

El viento también juega un papel fundamental en la forma en la que las cochinillas se mueven de una planta a otra. Pueden trasladarse distancias realmente largas, gracias a que sus pelos atrapan la brisa como las velas de un barco.

CÓMO PREVENIR LAS COCHINILLAS

Un método para proteger tus plantas de marihuana de una potencial invasión de cochinillas es crear una zona de barrera. Esta opción es mucho más práctica en un entorno al aire libre. Usar plantas como rosales puede ayudar a crear un muro de vegetación alrededor de tu cultivo y que podrá soportar el ataque de estos bichos antes de que alcancen el verdadero tesoro.

Además de servir como ornamento para su jardín, el cultivador puede vigilar las plantas protectoras a menudo para ver si hay rastros de cochinillas antes de que puedan atacar a su marihuana.

Como hemos mencionado, la cochinilla adora climas secos y calurosos. Por lo tanto, si consigues evitar estas circunstancias, podrás implementar una estrategia para evitar la invasión de una plaga. Obviamente, un clima demasiado húmedo podría crear condiciones habitables para otras amenazas, como el moho. Una solución será crear una rutina que consiga el equilibrio.

Otro método de prevención incluye la introducción de nuestra gran amiga la mariquita en el entorno de cultivo. Estos seres prodigiosos actuarán de guardaespaldas de tus plantas de cannabis, ya que son depredadores naturales de las cochinillas. Además también servirán para protegerte de otras plagas como los ácaros.

Cochinilla mariquitas clima cálido prevención plantas infectadas cannabis

CÓMO COMBATIR UNA INVASIÓN

Una vez las cochinillas se han instalado en tu cultivo, empezarán a extraer la savia de tus plantas, afectando a su salud y su rendimiento. Tan pronto detectes que una planta está infectada, es importante retirarla y alejarla del resto del cultivo para evitar que se siga extendiendo. Una vez hecho esto, revisa las demás plantas a conciencia para asegurarte de que están a salvo.

Ante esta situación, algunos cultivadores deciden utilizar insecticidas para erradicar la plaga. Sin embargo, las cochinillas tienen una coraza exterior que las protege de ellos. En cambio, otros cultivadores prefieren utilizar alternativas más naturales porque son conscientes de los peligros de los insecticidas.

Para combatir esta invasión, se puede utilizar una mezcla de alcohol y jabón. Disuelve una cucharada de jabón líquido en un litro de agua tibia. Añadir metanol en esta mezcla es otra opción. Una vez preparado, rocíalo sobre las plantas afectadas.

Usar depredadores naturales es otra gran alternativa. Como mencionábamos anteriormente, la mariquita es una gran elección para esta finalidad. Alternativamente, se podrían usar avispas parásitas, dependiendo de si te interesa o no que habiten tu jardín.

Otro remedio para combatir la cochinilla es mezclar tabaco y jabón. Al disolver tabaco en agua con jabón se consigue un repelente ideal para esta plaga.

Mezclar orégano u hojas de helecho en agua también se pueden utilizar como solución eficaz para ahuyentar a las cochinillas.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar