USA DAYS — Hasta 50% de descuento en variedades USA Comprar ahora

By Luke Sumpter


Es normal sentirse nervioso antes de someterse a una operación quirúrgica. Aunque los cirujanos siguen un riguroso proceso de preparación, la mente no puede evitar pensar en todas las posibles consecuencias de la intervención, por muy improbables que sean. Los beneficios de la cirugía a menudo superan los riesgos, pero este hecho no ayuda a calmar los nervios. Si consumes marihuana con frecuencia, fumar un porro puede parecerte una forma eficaz de tranquilizar tu mente antes de una operación. No hay duda de que el cannabis hace que te sientas mejor, pero fumar hierba antes de una cirugía puede dar lugar a varias complicaciones.

A continuación, vamos a ver los riesgos que conlleva el consumo de hierba antes y después de una intervención quirúrgica. También analizaremos si el CBD por sí solo supone un peligro para las cirugías.

Cómo prepararse para una cirugía

Hay que tener una capacidad de resiliencia especial para no experimentar temor, recelo o preocupación antes de entrar en el quirófano. Pero el período que precede a una operación suele ser bastante estresante, y no solo a nivel mental. Mucha gente pasa esos días con mucho dolor por una hernia discal, un hueso roto, o cualquier otro problema médico. Si consumes marihuana de forma habitual, necesitarás el confort que brinda la hierba en esos momentos tan difíciles.

Es cierto que el cannabis ayuda a calmar los nervios, pero inhalar o ingerir marihuana antes de una operación puede conllevar riesgos importantes, ya que cambia la forma en la que la anestesia afecta al cuerpo, y podría aumentar la intensidad del dolor después de la intervención.

¿Cómo afecta el consumo de marihuana a la cirugía?

La marihuana influye en muchos sistemas fisiológicos. Los cannabinoides como el THC se unen a unos receptores situados por todo el cuerpo, incluido el sistema nervioso central. Este mecanismo de acción causa alteraciones fisiológicas que pueden aumentar los riesgos asociados a la cirugía. Los principales problemas que plantea la hierba en relación con las intervenciones quirúrgicas son:

  • Reduce el efecto de unas cantidades normales de anestesia
  • Aumenta el riesgo de que se obstruyan las vías respiratorias
  • Reduce la presión arterial y aumenta la frecuencia cardíaca
  • Podría aumentar el nivel de dolor después de la operación
¿Cómo afecta el consumo de marihuana a la cirugía?
  • Tipos de cirugía

Hay varios tipos de cirugías, y el riesgo que plantea la marihuana varía en función del procedimiento que se lleve a cabo. La cirugía abierta que salva y mejora vidas, implica la administración de un anestésico general. Estas sustancias hacen que tanto el cuerpo como la mente se suman en un estado de inconsciencia. Los procesos corporales, como la respiración, se ralentizan, los pacientes a menudo reciben ventilación mecánica, y sus constantes vitales se controlan con mucha precisión. Dado que la marihuana modifica la respuesta del organismo a los anestésicos, e influye en la presión arterial, supone un riesgo importante durante este tipo de operaciones.

Otras formas de cirugía utilizan anestesia local. En lugar de hacer que el paciente pierda el conocimiento, estos medicamentos bloquean el dolor de una zona determinada del cuerpo, a la vez que mantienen al enfermo despierto. Los anestésicos locales se suelen usar durante procedimientos de cirugía menor como operaciones de piel y ojos, y son menos peligrosos, ya que los pacientes pueden respirar sin problemas, lo que elimina posibles complicaciones relacionadas con la ventilación.

Aunque el consumo de marihuana antes de estos tipos de cirugías presenta un riesgo menor, deberás notificar tu consumo de antemano. La Sociedad Estadounidense de Anestesiólogos ha publicado una lista con “Ocho cosas de las que debes informar a tu anestesista antes de una cirugía”[1]. Fumar se encuentra en segundo lugar, seguido del cannabis.

  • Dosificación del anestésico

De todas las razones por las que debes informar a tu médico de tu consumo de hierba, la dosificación del anestésico es la más importante. La cantidad de marihuana que consumes y la frecuencia con la que lo haces pueden afectar a la forma en que los anestésicos funcionan en tu cuerpo. La hierba provoca cambios en el sistema nervioso central, lo que significa que los consumidores de cannabis necesitarán más anestésicos que quienes no consumen hierba. La investigación demuestra que las personas que consumen hierba a diario, o semanalmente, necesitan el triple de propofol (un anestésico general) antes de una endoscopia[2].

Marihuana y cirugía: antes, en el día, y después

Si debes someterte a una operación, no tienes que dejar de consumir marihuana por completo, pero ten en cuenta que si lo haces podría afectar al procedimiento. Como mínimo, deberías informar a tu médico sobre tu consumo de hierba, para que el personal hospitalario siga los pasos adecuados antes, durante, y después de la operación.

  • Consumo de marihuana antes de una cirugía

El consumo de hierba antes de una cirugía puede aumentar el riesgo de que se produzcan complicaciones. Abstenerse de la marihuana (una sugerencia obscena para muchas personas) ayuda a minimizar estas consecuencias negativas. Aunque vapear cannabis podría reducir el riesgo de que se produzcan daños en los pulmones, fumar expone el sistema pulmonar a carcinógenos y otras sustancias químicas perjudiciales que afectan a la función pulmonar.³

Una función pulmonar reducida como consecuencia de fumar puede prolongar el tiempo de ventilación mecánica que necesita un paciente después de la anestesia, y aumentar el riesgo de padecer neumonía postoperatoria. Los diferentes métodos de fumar exponen los pulmones a unos niveles distintos de carcinógenos. Los canutos y las envolturas para blunts que contienen tabaco, conllevan un riesgo mayor. Los bongs y los dabs son opciones un poco más "limpias", pero ambas implican que se produzca combustión. La mejor opción es vapear, ya que reduce notablemente la exposición a sustancias tóxicas[4].

Los fumadores habituales de cannabis también experimentan más dolor después de una cirugía. Aunque los estudios en curso están analizando el efecto de la marihuana sobre el dolor neuropático crónico, la hierba parece empeorar el dolor agudo que se experimenta después de una operación. La Sociedad Estadounidense de Anestesiólogos ha presentado una investigación con varios casos de pacientes con fracturas de pierna. Los resultados revelan que los consumidores de marihuana necesitaron más anestesia, experimentaron unas puntuaciones de dolor más altas, y precisaron de un 58% más de opioides por día, que los no consumidores[5].

Está claro que abstenerse de consumir hierba antes de una operación reduce los riesgos asociados, y podría ayudar a atenuar el dolor que se experimenta después. Pero, ¿cuánto tiempo deberás mantener tu frasco de provisiones cerrado? La falta de investigaciones significa que no tenemos una respuesta definitiva. Sin embargo, los pulmones comienzan a mejorar en tan solo dos semanas después de dejar de fumar, así que, cuanto antes, mejor.

Marihuana y cirugía: antes, en el día, y después
  • Consumo de marihuana en el mismo día de la operación

Todos sabemos que la marihuana ayuda a relajarse y tranquiliza la mente. Es posible que quieras fumar el mismo día de la cirugía, pero los cirujanos lo desaconsejan. Fumar unas horas antes de la intervención puede aumentar el riesgo de que se obstruyan las vías respiratorias. Un estudio publicado en la revista académica Heliyon describe este fenómeno en un paciente que fumó hierba cuatro horas antes de una operación quirúrgica. El documento desaconseja el consumo de cannabis al menos 72 horas antes de someterse a una anestesia general[6].

No es muy probable que una persona que tenga experiencia con los comestibles decida tomar un brownie el mismo día de la operación. Este método de consumo es famoso por generar pánico y un estado psicológico negativo; ¡algo que no querrás experimentar antes de una cirugía! Además, los cirujanos recomiendan ayunar durante al menos seis horas antes de la operación, para evitar la inhalación de alimentos en los pulmones.

  • Consumo de marihuana después de una cirugía

Es imposible fumar un porro cuando se está ingresado, y engullir un comestible en una cama de hospital va en contra del principio de la situación y el entorno. Sin embargo, una vez que te den el alta, lo que decidas hacer con tu cuerpo dependerá de ti. El cannabis ayuda a algunos consumidores a sentirse más calmados durante este periodo, y a evitar los analgésicos adictivos. Curiosamente, un estudio de 2006 comprobó que los pacientes que recibieron un extracto de marihuana por vía oral después de una operación, no necesitaron tomar analgésicos adicionales[7].

Consumo de CBD antes y después de una cirugía

¿Y qué pasa con el CBD? Este cannabinoide actúa en el cuerpo de forma diferente al THC, y ni siquiera provoca colocones. Entonces, ¿se puede consumir antes de una cirugía? Algunos cirujanos aconsejan a los pacientes que dejen de tomar CBD varios días antes y después de una operación, ya que los investigadores aún están analizando si ejerce o no efectos anticoagulantes[8]. Además, el CBD interactúa con muchos medicamentos. Por eso, si consumes CBD y vas a someterte a una intervención quirúrgica de cualquier tipo, debes consultar primero con tu médico.

Marihuana y recuperación postquirúrgica

Entendemos que estés deseando fumarte un porro unos días después de la operación. Ten en cuenta que tu cuerpo ha experimentado un trauma severo (aunque no lo hayas notado). Mientras te recuperas, considera la posibilidad de usar métodos de consumo que sean menos agresivos para el cuerpo, como los aceites y los comestibles. Si estás tomando algún medicamento (analgésicos incluidos) o sufres alguna patología subyacente, deberías consultar con tu médico antes de tomar CBD o marihuana después de la operación, para eliminar el riesgo de que se produzca un incidente negativo.

Fuentes Externas
  1. Eight Things to Tell Your Physician Anesthesiologist Before Surgery https://www.asahq.org
  2. High quantities: Evaluating the association between cannabis use and propofol anesthesia during endoscopy https://doi.org
  3. ACP Journals https://doi.org
  4. Levels of selected carcinogens and toxicants in vapour from electronic cigarettes https://doi.org
  5. Cannabis and Postoperative Pain https://www.asahq.org
  6. Redirecting https://doi.org
  7. A Multicenter Dose-escalation Study of the Analgesic and Adverse Effects of an Oral Cannabis Extract (Cannador) for Postoperative Pain Management | Anesthesiology | American Society of Anesthesiologists https://doi.org
  8. Anticoagulant effects of a Cannabis extract in an obese rat model - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.