Las moléculas de la planta de cannabis pueden influir en casi todos los aspectos de la fisiología humana, incluidos los huesos. Para lograr esto, interactúan con una red que se extiende por el cuerpo, llamada sistema endocannabinoide (SEC).Aunque las investigaciones en este ámbito todavía están en sus inicios, los estudios celulares y animales dan una idea del rol que podría tener el cannabis en la salud ósea. En este artículo, te explicamos la importancia de tener unos huesos sanos, cómo mantener la salud ósea, y qué afecciones relacionadas con los huesos (en caso de haberlas) podría tratar el cannabis en el futuro.

Por qué es importante la salud ósea

Para empezar, sin huesos serías un charco de tejidos corporales en el suelo. Aunque puede que este estilo de vida suene interesante para las personas más relajadas, lo cierto es que no conseguiríamos hacer gran cosa en ese estado. El hueso da estructura al cuerpo; actúa como un andamio, donde se origina y se adhiere el músculo esquelético. La mayoría de músculos atraviesan al menos una articulación, y la contracción muscular nos permite mover las articulaciones para generar movimiento.

La estructura y el movimiento son muy importantes para la supervivencia de un organismo. Sin estos rasgos, no habríamos llegado muy lejos en los últimos 300.000 años de la historia de nuestra especie. Pero los huesos sirven para mucho más que un andamio articulado. Estos órganos rígidos también nos protegen, producen células cruciales, y almacenan nutrientes esenciales. Las funciones más importantes de los huesos son:

Protección Junto con los músculos, los huesos actúan como una armadura biológica. Protegen nuestros órganos vitales de los traumatismos causados por golpes. Imagina lo expuestos que estarían tus pulmones y tu corazón si no estuvieran protegidos por la caja torácica.
Reserva de minerales ¿Recuerdas todas esas veces en que tu madre te insistía para que te bebieras el vaso de leche? Puede que entonces te pareciera un fastidio, ¡pero lo único que pretendía era ayudar a tus huesos! El esqueleto es una reserva de minerales en el cuerpo, que almacena el 99% del calcio del organismo y el 85% del fósforo.
Produce células sanguíneas Los huesos son duros por fuera, pero en su interior tienen un centro esponjoso conocido como médula ósea. Aquí, el cuerpo produce glóbulos rojos (importantes para el transporte de oxígeno) y glóbulos blancos (esenciales para la inmunidad).

¿Qué ayuda a mantener la salud ósea?

La alimentación y el movimiento. Así de simple. Los alimentos nos proporcionan los componentes básicos necesarios, mientras que el movimiento nos proporciona un estímulo físico que obliga al cuerpo a seguir remodelando los huesos de forma favorable.

El hueso es un tejido dinámico que contiene muchos tipos de células. Los osteoblastos se encargan de colocar hueso nuevo, mientras que los osteoclastos eliminan el tejido óseo viejo. Llevar una dieta sana y hacer ejercicio de forma adecuada permiten mantener el equilibrio de esta actividad celular. Sin embargo, la falta de movimiento hace que el cuerpo aumente la actividad de los osteoclastos y reduzca la densidad ósea. Esto puede dar lugar a enfermedades como la osteoporosis, una disminución de la masa ósea que da lugar a un mayor riesgo de fracturas.

Para mantener la salud de tu esqueleto y la densidad de tus huesos, consulta estos consejos:

  • Entrenamiento de resistencia: el ejercicio físico es muy importante para la salud de los huesos. Cada vez que levantas unas pesas, tu cuerpo recibe una señal de que necesita mantener, e incluso aumentar, la densidad ósea para hacer frente al esfuerzo físico. Este principio se conoce como la ley de Wolff, que afirma que los huesos se adaptarán al estrés y a las exigencias que se les impongan.
  • Ingiere suficiente proteína: mucha gente piensa que los huesos son una masa sólida de calcio. Pero el esqueleto contiene alrededor de un 50% de proteínas, sobre todo en forma de colágeno. A diferencia de los músculos y el tejido conectivo, el hueso obtiene su robustez de los altos niveles de minerales contenidos en su matriz. Los niveles bajos de proteínas en la dieta pueden disminuir la absorción del calcio y afectar a la formación del hueso.
  • Consume alimentos ricos en calcio: el calcio ayuda a reforzar los huesos y a mantener su estructura rígida. Algunos ejemplos de alimentos ricos en calcio son semillas, queso, yogur, pescado, alubias y lentejas.
  • Obtén suficiente vitamina D: esta vitamina juega un papel importante en la salud de los huesos y ayuda al cuerpo a absorber el calcio. Una exposición adecuada al sol ayuda a sintetizar vitamina D, y alimentos como las setas, el queso y el pescado graso proporcionan altos niveles de este nutriente.

El cannabis y la salud ósea: ¿qué dicen las investigaciones?

Los consejos recién mencionados pueden ayudar a la mayoría de gente a mantener unos huesos sanos. Pero, a veces, para algunas personas no siempre es posible hacer ejercicio o acceder a una buena alimentación, o deciden no hacer ambas cosas. Con el tiempo, esto puede provocar el desarrollo de una serie de enfermedades musculoesqueléticas. Pero estas enfermedades no son exclusivas de las personas sedentarias.

Los problemas articulares también pueden afectar a personas sanas y atléticas debido al desgaste; y los cambios hormonales y otros factores relacionados con el envejecimiento pueden modificar la densidad ósea y la integridad de las articulaciones. Afortunadamente, los investigadores están buscando nuevas formas de mantener los huesos sanos ante ciertas enfermedades. Muchos científicos están estudiando el cannabis en busca de posibles soluciones.

  • El papel del sistema endocannabinoide en la salud ósea

Para entender cómo puede afectar el cannabis a los huesos, debemos hablar brevemente del sistema endocannabinoide (SEC). Esta red fisiológica incluye receptores y moléculas de señalización (endocannabinoides), así como enzimas que sintetizan y degradan los endocannabinoides. Los receptores del SEC se encuentran en diversos tipos de células a lo largo de todo el cuerpo, incluidas las células inmunitarias, de la piel, de los músculos y de los huesos.

El SEC tiene una función reguladora en muchos sistemas diferentes y se encarga de mantenerlo todo en equilibrio; un estado que se conoce como homeostasis. A través de este mecanismo, ayuda a regular el estado de ánimo, el apetito, el metabolismo y la remodelación ósea. A medida que los investigadores van conociendo este sistema, la lista de receptores del SEC va aumentando. Los tres más importantes en la salud ósea parecen ser el receptor cannabinoide 1 (CB1), el receptor cannabinoide 2 (CB2) y el receptor de potencial transitorio vaniloide 1 (TRPV1).

Los osteoblastos y los osteoclastos (las células óseas que regulan la masa de los huesos) expresan estos importantes receptores. Curiosamente, antes de descubrir el SEC, los investigadores descubrieron varios cannabinoides. Los receptores de este sistema recibieron su nombre debido a que los cannabinoides se unen a ellos y modifican su actividad. Esto significa que algunos compuestos del cannabis tienen la capacidad de unirse a los receptores que influyen directamente en la remodelación ósea.

Pero no todos los receptores cannabinoides promueven la densidad de los huesos. De hecho, el SEC tiene la capacidad tanto de fomentar como de degradar el hueso. En concreto, la activación del receptor CB2 fomenta la actividad de los osteoblastos (las células que forman hueso nuevo), mientras que el CB1 y el TRPV1 promueve la actividad de los osteoclastos (las células que degradan el tejido óseo).

Los investigadores están explorando el papel de los agonistas CB2 (moléculas que se unen al receptor) para promover la remodelación ósea. Y por otro lado, varios estudios han relacionado la fisiopatología de algunas enfermedades óseas y articulares con cambios en el SEC. Más detalles a continuación.

El papel del sistema endocannabinoide en la salud ósea
  • Cannabis y osteoporosis

La osteoporosis consiste en una reducción de la densidad ósea. Esta enfermedad tiene varias causas, como el envejecimiento, el tabaquismo, algunos medicamentos, la falta de ejercicio y los cambios hormonales tras la menopausia. Dado que el SEC ayuda a determinar la remodelación ósea, los investigadores consideran que este sistema podría ser un objetivo terapéutico para abordar esta enfermedad.

Recuerda que la activación de los receptores CB2 promueve un aumento de la densidad ósea. Esto significa que los cannabinoides que se dirijan específicamente a este receptor podrían ayudar con la osteoporosis. Sin embargo, cuando se examinan los distintos cannabinoides y sus acciones, la cosa se complica.

Nuestros dos principales endocannabinoides (anandamida y 2-AG) actúan sobre los receptores CB1 y CB2. Pero la anandamida también se une al receptor TRPV1, asociado a la reducción ósea.

En lo que respecta al cannabis medicinal, el THC y el CBD suelen recibir la mayor atención. El THC se une a los receptores CB1 y CB2; y el CBD se une al TRPV1, a la vez que aumenta los niveles de anandamida en el cuerpo. Todas estas moléculas producen un efecto matizado que podría tener resultados tanto positivos como negativos en la osteoporosis.

No obstante, puede que haya otro compuesto del cannabis que actúe de forma más favorable. El terpeno beta-cariofileno se une directamente al receptor CB2, sin activar el CB1 ni el TRPV1. Por este motivo, actualmente se está investigando su capacidad para promover la actividad de los osteoblastos[1] y potenciar la mineralización ósea.

Cannabis y osteoporosis
  • Marihuana y artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que ataca las articulaciones (la zona articular donde se unen dos huesos). Cuando el sistema inmunitario confunde los tejidos corporales con un invasor amenazante, aparecen síntomas de hinchazón, enrojecimiento y reducción de la movilidad. Esta agresión constante daña el revestimiento de las articulaciones y a la larga provoca la erosión de los huesos y la deformación de las articulaciones.

Los investigadores están estudiando los receptores del SEC como posibles objetivos terapéuticos para la artritis reumatoide. Resulta que este sistema juega un papel importante en los procesos fisiológicos que provocan dicha enfermedad, y que algunos componentes del SEC actúan para reducir la inflamación sinovial[2] y la destrucción del cartílago.

Para comprender la importancia del SEC en el tratamiento de la artritis reumatoide, debemos hablar brevemente de los sinoviocitos similares a fibroblastos (FLS, por sus siglas en inglés). Estas células son las principales responsables de la enfermedad. Consideradas el "motor" del daño articular, producen proteínas inflamatorias y agravan el daño articular. Curiosamente, las personas con artritis reumatoide presentan mayores niveles de expresión de CB2 en las células FLS.

Los investigadores también han descubierto que la activación de este receptor conduce a la reducción de la producción de proteínas dañinas. Actualmente, se están investigando los cannabinoides que se centran en este receptor tan prometedor. Por ejemplo, unos investigadores en Italia están explorando el beta-cariofileno por su capacidad para mitigar el daño articular[3] a través de los receptores CB2 y los PPAR (otro tipo de receptores del SEC).

  • Cannabis y fracturas

Dado que el SEC regula la remodelación del hueso, también interviene en la curación de las fracturas. Acelerar la sanación de las fracturas puede ayudar a los deportistas a retomar antes la actividad física, y a las personas mayores a recuperarse más rápidamente tras una caída o lesión.

Actualmente, los científicos están estudiando el CBD como medio de curación de las fracturas, pero estas investigaciones aún no son concluyentes. Aunque este cannabinoide no psicotrópico no tiene mucha capacidad de unión con el receptor CB2, el objetivo es determinar si puede acelerar la curación con colágeno por diferentes medios. Los científicos están explorando cómo el CBD podría estimular la expresión de genes e iniciar una cascada que lleve a la formación favorable de colágeno.

Diferencias entre el THC y el CBD para la salud ósea

Para poder hacer afirmaciones precisas en este ámbito, es necesario realizar ensayos de alta calidad en humanos. Pero, de momento, parece ser que el CBD y el beta-cariofileno son los compuestos del cannabis más prometedores en este sentido. Según las investigaciones, el CBD podría funcionar mejor para fomentar la curación de las fracturas[4] que una mezcla de CBD y THC.

El futuro del cannabis en la salud ósea

De momento, parece probable que en el futuro el cannabis juegue un rol importante en la salud de los huesos. El papel fundamental del SEC en el mantenimiento y la enfermedad de los huesos convierte a los cannabinoides en candidatos interesantes para actuar sobre nuestro regulador universal. En los próximos años, esperamos que se realicen ensayos en humanos para determinar los efectos de varios componentes del cannabis sobre la densidad y la salud ósea.

Fuentes Externas
  1. β-Caryophyllene promotes osteoblastic mineralization, and suppresses osteoclastogenesis and adipogenesis in mouse bone marrow cultures in vitro https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  2. The endocannabinoid system and its therapeutic implications in rheumatoid arthritis - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  3. β-Caryophyllene Mitigates Collagen Antibody Induced Arthritis (CAIA) in Mice Through a Cross-Talk between CB2 and PPAR-γ Receptors https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  4. https://asbmr.onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/jbmr.2513
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.