Aunque hay muchas formas distintas de consumir cannabis, uno de los métodos más populares sigue siendo el archiconocido bong. Algunos aficionados piensan que no hay nada mejor que el subidón que se consigue con una enorme calada de un bong. Aunque esto podría depender de las preferencias personales, es cierto que fumar hierba con un bong tiene sus ventajas: proporciona un humo más fresco y delicado, y no tienes que preocuparte del papel como cuando lías un canuto.

Por otro lado, no todo el mundo sabe cómo utilizar correctamente un bong. Pero aquí te ofrecemos ayuda: con esta guía aprenderás todo lo que hay que saber para fumar en bong como un pro. También compartimos consejos útiles sobre cómo limpiar tu bong para mantenerlo en plena forma.

COMPONENTES BÁSICOS DE UN BONG

Un bong, o pipa de agua, filtra el humo del cannabis haciéndolo pasar a través del agua para que resulte más fresco y menos áspero. Los bongs suelen estar hechos de cristal resistente como el vidrio de borosilicato, pero también puedes encontrar bongs acrílicos, de madera, y muchos otros materiales. Los bongs tienen diversos tamaños, desde los más pequeños y discretos hasta unos dispositivos gigantescos que ofrecen funciones adicionales para potenciar aún más la experiencia. En esta guía, nos vamos a ceñir a los bongs más básicos, para que resulte más sencillo.

Para obtener la mejor experiencia con un bong, es aconsejable conocer sus distintos componentes. Un bong suele constar de una cazoleta, un tallo, el interior (la base), una cámara de humo (tubo), y la boquilla. Muchos bongs también tienen un pequeño orificio llamado carburador.

Cazoleta

La cazoleta es la parte del bong en la que se coloca el cogollo. A menos que el bong esté hecho completamente de vidrio, la cazoleta también puede ser de metales como el acero o el cobre.

Tallo

La cazoleta del bong está conectada a un tubo llamado tallo. Este tubo llega a la base del bong a través de un orificio. Dentro del bong, el tallo está parcialmente sumergido en el agua.

Cazoleta, Tallo

Base

La base es la parte interior más grande del bong situada en su parte inferior, donde se echa el agua. La base también es donde se acumula y burbujea el humo.

Cámara (tubo)

La cámara de humo (o tubo) es el cilindro grande que sale de la base. Es por donde pasa el humo antes de llegar a la boquilla.

Boquilla

La boquilla es la apertura de la parte superior del bong en la que se pone la boca para inhalar el humo.

Base, Cámara, Boquilla

CÓMO PREPARAR UN BONG

Llena el bong de agua

Antes de empezar a usar el bong, hay que hacer un pequeño trabajo de preparación. No te preocupes, es fácil: lo primero que tienes que hacer es llenarlo de agua. Si nunca has usado un bong antes, lo más importante es que pongas suficiente agua como para que una parte del tallo quede sumergida. Por lo general, deberá haber entre 3 y 7cm de tallo dentro del agua, dependiendo del tamaño del bong. (La mayoría de los bongs son transparentes, por lo que podrás ver la parte del tallo que está sumergida).

Consejo: algunas personas llenan sus bongs con otros líquidos aparte de agua, para realzar el sabor del humo. Si te apetece experimentar, prueba con zumos de fruta, té o agua con aceites esenciales, como el de menta. También puedes darle un toque especial con cáscaras de limón o naranja.

Cárgalo de hierba

Hay fumadores que llenan la cazoleta de cannabis antes de poner el tallo en el bong, y otros que lo hacen con el tallo colocado en todo momento. Prueba ambas formas para ver cuál funciona mejor para ti.

Antes de llenar la cazoleta, usa los dedos o un grinder para desmenuzar el cogollo en trozos más pequeños. Si es necesario, coloca un filtro en la cazoleta. Pon el material triturado en la cazoleta. Si vas a fumar con más gente, asegúrate de poner suficiente hierba para que todos podáis disfrutarla. Si has sacado el tallo, ahora insértalo en su orificio.

CÓMO USAR CORRECTAMENTE UN BONG

La forma de usar un bong dependerá de si tiene carburador o no. El carburador es un orificio pequeño generalmente situado en el lateral o la parte posterior del bong. Si tu bong lo tiene, tápalo con el pulgar. Esto mantendrá el humo dentro del bong antes de inhalarlo.

Enciende el cogollo

Ha llegado el momento de encender la hierba de la cazoleta. Coge el bong, coloca la boca en la boquilla, y prepárate para aspirar. Utiliza un buen mechero o una mecha de encendido, pero no chamusques toda la cazoleta. Si vas a compartir con otros, es de buena educación encender solamente una parte de la cazoleta, y no convertir todo el cogollo en ceniza.

Llena el bong de humo

A la vez que enciendes la cazoleta, inhala a través de la boquilla para llenar la cámara de humo. ¿Sigues tapando el carburador? Bien hecho. Continúa llenando el bong hasta que tengas la cantidad de humo deseada. Prepárate para dar una calada.

Vacía el bong

Cuando el bong esté lleno de humo, vacía la cámara inhalando el humo. Aparta el pulgar del carburador o, si tu bong no lo tiene, saca el tallo de su hueco. Inhala el humo de la cámara. Si no puedes aspirar todo el humo, no pasa nada, ya que siempre podrás dar otra calada.

No querrás que la siguiente calada consista en humo viejo que se ha quedado en el bong, y tampoco mola quedar de maleducado cuando estés fumando con más gente. Por eso, deberás asegurarte de vaciar el bong de humo cuando acabes.

CÓMO USAR CORRECTAMENTE UN BONG

CÓMO LIMPIAR UN BONG

Mantener tu bong limpio y bien cuidado no es solo necesario para conseguir un mejor sabor, unas caladas más grandes y un subidón más agradable; un bong sucio también puede ser perjudicial para la salud. Solo hacen falta 24 horas para que el agua del bong se convierta en caldo de cultivo para las bacterias. Además, la resina pegajosa que se acumula en el bong promueve la aparición de hongos y bacterias. Por eso, deberás limpiar tu bong después de cada uso. Pero no te preocupes, la limpieza básica de un bong es muy sencilla y no lleva demasiado tiempo.

En primer lugar, deberás deshacerte del agua del bong al final de cada sesión. Es muy sencillo: si no queda agua, no se aperecerá moho. A continuación, enjuaga el bong con agua caliente. Pásale un trozo de papel absorbente y espera a que se seque. Esto es suficiente para un uso diario, y ayuda a que el bong no se ensucie demasiado.

Consejo: si en algunas partes hay resina acumulada que no se va fácilmente, como en el tallo o en la cazoleta, las toallitas con alcohol hacen milagros. También deberás asegurarte de cambiar los filtros de la cazoleta de forma habitual.

Si sigues estos sencillos consejos de mantenimiento, podrás disfrutar de caladas abundantes y del mejor sabor. Si quieres obtener más información sobre cómo limpiar un bong de forma adecuada, echa un vistazo a Cómo limpiar el bong, cazoleta o pipa, donde proporcionamos más consejos sobre la limpieza del bong y otros dispositivos para fumar.

TEMPERATURA DEL AGUA: CUESTIÓN DE PREFERENCIA PERSONAL

En lo que respecta a la preparación de un bong, la temperatura del agua puede ser un aspecto importante. La temperatura ambiente funciona muy bien para muchos fumadores, y puede que para ti también. Pero el uso de agua caliente o fría tiene algunas ventajas que podrían mejorar la experiencia.

El agua caliente produce caladas más suaves y agradables. Dicen que el agua con la temperatura de una taza de té, para evitar la irritación de la garganta, elimina parte de la aspereza que se suele asociar con el humo de un bong. No solo se inhala el humo resultante de la combustión de las flores, también el vapor del agua caliente, que es una práctica antigua para calmar el dolor de garganta y descongestionar la nariz.

En cambio, el agua fría refresca el humo en vez de calentarlo, y produce caladas espesas y de un color blanquecino. El agua fría ayuda a condensar el humo, lo que en teoría hace que las caladas sean más fuertes. Por este motivo, algunos bongs disponen de cámaras para hielo que producen un efecto parecido. Uno de los inconvenientes de inhalar humo enfriado es que puede irritar la garganta.

En resumen, el uso de agua fría, caliente o a temperatura ambiente, es una cuestión de preferencia personal. El agua caliente hace que las caladas sean más fáciles de inhalar, lo cual es una gran ventaja si sueles toser mucho. Por otro lado, el humo frío ofrece caladas densas con gran abundancia de cannabinoides, pero podría causarte un ataque de tos.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.