A medida que la prohibición de la marihuana empieza a desaparecer en determinadas partes del mundo, la hierba vuelve al ámbito médico al que pertenecía antes de ser víctima de las campañas políticas de desprestigio.

La forma en que los cannabinoides interactúan con el cuerpo humano se está empezando a entender mejor a medida que se investiga más en este campo. Es probable que el descubrimiento más importante hasta el momento sea la interacción y mediación entre los compuestos activos THC y CBD, y los receptores del sistema cannabinoide endógeno humano, conocido también como sistema endocannabinoide.

En la actualidad, la marihuana está disponible como medicamento en algunas regiones y se puede obtener con una autorización médica. Se receta para una variedad de problemas de salud, entre ellos, el dolor crónico. También demuestra tener un potencial importante en casos de ansiedad. Por eso surge la siguiente pregunta: ¿es realmente la marihuana comparable a los medicamentos de receta como tratamiento para trastornos de ansiedad? Analizamos el potencial la marihuana en relación a una de las clases de ansiolíticos recetada con mayor frecuencia: las benzodiazepinas.

Cannabis Benzodiazepines Ansiedad

UNA INTRODUCCIÓN A LA ANSIEDAD

La ansiedad es un término amplio que abarca diversos trastornos diferentes que producen sensaciones de miedo, preocupación y nerviosismo. A veces, la ansiedad puede ser una experiencia humana normal, en especial cuando se acerca un acontecimiento importante, como un examen, una reunión importante o una entrevista.

La importancia de estas situaciones hace que algunos nos perdamos en la reflexión y nos preguntemos sobre posibles resultados o sobre qué puede salir mal. Sin embargo, otros tipos de ansiedad son más persistentes y graves, y hacen que algunas personas tengan que visitar a su médico en busca de un medicamento para calmar sus síntomas. Existen diversas manifestaciones de los trastornos de ansiedad. A continuación, se indican algunas de las que se tratan con mayor frecuencia.

TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA

El trastorno de ansiedad generalizada, o TAG, es un tipo de ansiedad crónica que puede causar un estado de preocupación irracional y a largo plazo por situaciones cotidianas relacionadas con las finanzas, la salud o el trabajo. Otro tipo de ansiedad es el trastorno de pánico. Este trastorno puede causar la aparición repentina de una terrible sensación de terror, que puede resultar en confusión, mareos y náuseas.

TRASTORNO DE ANSIEDAD SOCIAL

El trastorno de ansiedad social se caracteriza por un miedo constante a ser juzgado por otros. Normalmente, está relacionado con el miedo de una persona a que su propio comportamiento en situaciones sociales le cause humillación o vergüenza. Los síntomas del trastorno de ansiedad social incluyen taquicardia, mareos o aturdimiento, tensión muscular, confusión e incluso dolor de estómago o náuseas.

TOC

El trastorno obsesivo compulsivo, o TOC, es un trastorno de ansiedad que comprende angustia y pensamientos repetitivos que llevan a acciones compulsivas. Las causas del trastorno están asociadas a antecedentes familiares, anomalías cerebrales, sucesos traumáticos y rasgos de personalidad únicos.

BENZODIAZEPINAS

Las benzodiazepinas que se suelen recetar para tratar trastornos de ansiedad incluyen Xanax, Librium, Valium y Ativan. Las benzodiazepinas son una clase de medicamentos muy diversa, aunque tienen similitudes entre sí en cuanto a su mecanismo de acción sobre el sistema nervioso central. Sin embargo, difieren en cuanto a la potencia y la duración de los efectos. Estos medicamentos tienen un efecto sedativo y funcionan mediante la ocupación de receptores de GABA-A en el cerebro. Esto provoca que las neuronas se carguen de manera negativa y, por lo tanto, se vuelven resistentes a la excitación, lo que, a su vez, causa los efectos ansiolíticos del medicamento.

MEDICAMENTOS PELIGROSOS

Un dato interesante es que las benzodiazepinas se clasifican como medicamento de Lista 4 en los Estados Unidos. En cambio, la marihuana se considera de Lista 1, y se la describe como potencialmente adictiva y carente de potencial medicinal. Esta clasificación errónea hace creer que las benzodiazepinas son más seguras que la marihuana cuando, en realidad, es al revés.

De hecho, las benzodiazepinas se han asociado a una gran cantidad de muertes relacionadas con sobredosis mortales. Muchos aseguran que estos medicamentos se recetan con demasiada facilidad. De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU., más de 22.000 personas murieron por sobredosis relacionada con medicamentos con receta en 2013. Se informó de que un 31% de esas muertes estaban asociadas a las benzodiazepinas recetadas para trastornos como la ansiedad.

En 2008, aproximadamente el 5,2% de los adultos estadounidenses tomaban benzodiazepinas. A pesar de su consumo extendido, es posible desarrollar adicciones físicas y psicológicas a estos medicamentos, que pueden causar síntomas de abstinencia como episodios de convulsiones.

Los efectos secundarios de dosis elevadas de benzodiazepinas se pueden manifestar en somnolencia, confusión, mareos, visión borrosa, debilidad, dificultad para hablar, falta de coordinación, dificultad para respirar e incluso coma. El abuso crónico de estos medicamentos causa insomnio, anorexia, dolores de cabeza, debilidad e incluso ansiedad, precisamente lo que deberían tratar.

Es lógico asumir que este tipo de medicamentos es muy peligroso y tiene un gran potencial de adicción. Observemos cómo la marihuana puede servir como reemplazo más seguro y natural que estos medicamentos.

La ansiedad de la marihuana medicinal

LA MARIHUANA ES MUCHO MÁS SEGURA

La marihuana es una sustancia extremadamente segura, ya que no se han registrado muertes por sobredosis cuando se consume sin combinarse con otras sustancias. La denominación de Lista 1 de la marihuana, otorgada por la Administración para el Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), la coloca entre las drogas más peligrosas del mundo, por tener un alto potencial de adicción y no tener un valor medicinal probado.

La clasificación del cannabis en este grupo se basa en la ignorancia y la manipulación de empresas interesadas, sin ningún respaldo científico. Un artículo de investigación titulado "Evaluación comparativa de riesgos del alcohol, el tabaco, el cannabis y otras drogas ilegales utilizando el enfoque de margen de exposición" demuestra la seguridad de la marihuana.

En el estudio, se examinó la toxicidad de drogas como el alcohol, el cannabis, la heroína, el éxtasis, la cocaína, la nicotina y las anfetaminas. Entre todas estas sustancias, se determinó que la marihuana era la única sustancia de bajo riesgo. Además, el estudio demostró que la marihuana es 114 veces menos letal que el alcohol, una cifra impresionante.

EFECTOS ANSIOLÍTICOS DE LA MARIHUANA

Uno de los motivos por los que se receta marihuana en EE. UU. es el tratamiento de trastornos de ansiedad como los ya mencionados y el trastorno por estrés postraumático. Es fácil entender cómo la marihuana puede reducir los síntomas de la ansiedad, considerando su famoso potencial para inducir una gran relajación.

Un artículo publicado en la revista Biological Psychiatry documenta un estudio que observa los efectos ansiolíticos de la marihuana. Se observaron 50 pacientes masculinos que fumaban hierba habitualmente, y se compararon con otros 50 pacientes que no fumaban y actuaron como grupo de control. Se observó que los participantes que fumaban marihuana habitualmente demostraban menores niveles de ansiedad en comparación con los del grupo de control.

Los investigadores comenzaron con la intención de explorar posibles interacciones entre la marihuana y los receptores de benzodiazepinas en ratones. Descubrieron que la marihuana tiene efectos ansiolíticos significativos y se une a los mismos receptores. Los autores del artículo concluyeron lo siguiente: "Por lo tanto, nuestra opinión es que el efecto ansiolítico del cannabis se produce a través de los receptores centrales de benzodiazepinas".

Ansiedad Fumar cannabis marihuana

CBD Y ANSIEDAD

La especie Cannabis sativa produce un amplio fitocomplejo de químicos, que incluye un tipo especial conocido como "cannabinoides". Estas sustancias se encuentran en la resina producida por pequeñas glándulas, conocidas como tricomas, que se encuentran en la superficie de las hojas y las flores de marihuana. Uno de los cannabinoides más predominantes es el CBD, que se ha ido ganando reconocimiento por sus potenciales aplicaciones médicas tan diversas. Una de estas aplicaciones es la ansiedad.

Un artículo titulado "El cannabidiol, un constituyente del Cannabis sativa, como ansiolítico" revisó estudios sobre la función del CBD como ansiolítico. En diversos estudios en humanos y animales, se descubrió que el CBD tiene efectos ansiolíticos. Los autores del artículo sostienen: "Se justifican futuros ensayos clínicos que incluyan pacientes con diferentes trastornos de ansiedad, en especial con trastorno de pánico, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de ansiedad social y trastorno de estrés postraumático. Aún deben determinarse el intervalo terapéutico adecuado del CBD y los mecanismos precisos involucrados en su acción ansiolítica".

CBD PARA LA ANSIEDAD SOCIAL

El CBD puede jugar un papel importante en el tratamiento de formas específicas de ansiedad. Un artículo publicado en la revista Neuropsychopharmacology evaluó el efecto del CBD en pacientes con ansiedad social. A los pacientes con trastorno de ansiedad social, que nunca habían recibido tratamiento, se les administró 600mg de CBD o placebo antes de participar de una prueba de simulación para hablar en público. Los resultados demostraron que el CBD redujo significativamente la ansiedad, la deficiencia cognitiva y la incomodidad en el momento del discurso. El CBD también conseguía disminuir significativamente la alerta en el discurso previo.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar