20% de descuento en aceite de CBD con el código CBD20

By Steven Voser

El boom del CBD ha sido noticia en todo el mundo. Se cree que este cannabinoide aporta todo tipo de ventajas para el bienestar, ya sea tomándolo como tintura oral, en forma de gominolas o mezclándolo con un batido. Pero en lo que respecta a la seguridad del cannabidiol y al conocimiento de cómo actúa en el cuerpo humano, sabemos mucho menos de lo que quieren dar a entender los vendedores de CBD.

A continuación, exploraremos la información actual sobre el perfil de seguridad del CBD, su mecanismo de acción, su legalidad y mucho más.


¿Es seguro el CBD?

El CBD suele comercializarse como un compuesto seguro y sin efectos intoxicantes. De hecho, hasta la fecha, la mayoría de investigaciones sugieren que el CBD es muy bien tolerado por la mayoría de personas. En el remoto caso de que pudiera causar efectos adversos, estos suelen ser bastante leves e incluyen sequedad de boca y diarrea, entre otros. El CBD también podría competir por la metabolización en el hígado con los anticoagulantes u otros fármacos, por lo que afectaría a la vida media de estos medicamentos; una interacción muy seria que deben tener en cuenta los consumidores y los profesionales de la salud.

Por otro lado, todavía se desconocen muchas cosas sobre el CBD y los mecanismos que utiliza para actuar en el cuerpo. Así que, para poder llegar a conclusiones sólidas sobre la seguridad del CBD, es necesario realizar más investigaciones para entender su funcionamiento.

El creciente interés por los cannabinoides y sus posibles ventajas, así como los cambios en la legislación sobre cannabis en varias regiones del mundo, han dado lugar a un mayor número de investigaciones con el fin de comprender mejor el cannabis y sus principales compuestos activos. El CBD, en concreto, ha sido objeto de varios estudios preclínicos y clínicos. A continuación, mostramos lo que estos estudios[1] han revelado por ahora con respecto a la seguridad del CBD:

  1. Los estudios en animales y los ensayos clínicos sugieren que el CBD es generalmente bien tolerado y seguro.
  2. El CBD puede causar efectos secundarios. Los más habituales son cansancio, diarrea y cambios de peso/apetito. También podría causar irritabilidad y sequedad de boca.
  3. El CBD podría competir por el metabolismo que realizan las enzimas hepáticas, y por tanto podría afectar a la metabolización y la vida media de algunos fármacos. Es necesario investigar más a fondo esta interacción para comprender plenamente el perfil de seguridad del CBD y las interacciones entre medicamentos.

Aceite de CBD 5% (500mg)
THC: 0.2%
CBD: 5%
CBD por gota: 2.5 %
El portador: Olive Oil

Comprar Aceite de CBD 5% (500mg)

¿Es adictivo el cannabidiol?

La investigación ha demostrado que la marihuana puede crear hábito y provocar dependencia en algunas personas. Sin embargo, el CBD no muestra el mismo potencial de adicción. Hasta la fecha, no hay estudios que indiquen que la marihuana rica en CBD o los suplementos de CBD sean adictivos. De hecho, según la Organización Mundial de la Salud, el CBD no muestra potencial de abuso y, por consiguiente, ha sido eliminado de varias listas de sustancias controladas (en particular, la de la Agencia Mundial Antidopaje).

Además, algunos estudios han sido noticia en los últimos años porque sugieren que el CBD podría ayudar a las personas a superar las adicciones a diversas sustancias, como el alcohol y la nicotina. Aunque son resultados muy interesantes, no son concluyentes y es necesario realizar muchas más investigaciones para comprender cómo el CBD (y el cannabis en general) puede influir en la adicción de una persona a otra sustancia.

¿Es posible desarrollar tolerancia al CBD?

La información en torno a la tolerancia al CBD no es muy clara. Muchas fuentes afirman que no hace desarrollar tolerancia, otras dicen que podría hacerlo, y algunas incluso sostienen que el CBD puede causar una "tolerancia invertida", lo que significa que, con el tiempo, hay que tomar menos CBD del que se ha consumido al empezar, para lograr el mismo efecto. Lo cierto es que, al menos según la investigación actual, no lo sabemos.

Hay muy pocos estudios científicos que hayan analizado exclusivamente el potencial de desarrollo de tolerancia del CBD. Y aunque la mayoría de las investigaciones que estudian el CBD por otros motivos afirman que es una sustancia bien tolerada, esto no es suficiente para confirmar si se puede o no desarrollar tolerancia a la misma. Lamentablemente, el CBD tiene un mecanismo de acción complejo que todavía no comprendemos del todo, aunque el hecho de que no se una a los receptores CB1 o CB2 sugiere que no afecta a la tolerancia de la misma manera que el THC. Cuando se exponen con frecuencia al THC, las células responden intentando autorregularse reduciendo la cantidad de receptores CB1 que están disponibles para que se una el THC en el futuro.

En cambio, otras fuentes sugieren que el CBD podría causar una "tolerancia funcional", es decir, el cuerpo podría volverse menos sensible a los efectos del CBD con el paso del tiempo, y necesitar dosis cada vez más altas. Esto parece muy plausible, ya que la mayoría de las sustancias (como el café, el alcohol y muchas otras) ejercen este tipo de efecto. Sin embargo, dada la investigación actual, simplemente no podemos afirmar con certeza si el CBD hace o no desarrollar tolerancia.

CBD Safe

¿Cómo se consume el CBD?

El CBD se suele consumir de varias maneras: en forma de aceite de CBD o tinturas líquidas (que se absorben parcialmente a través de las membranas mucosas de la boca y a través del tracto digestivo), en forma de gominolas u otros comestibles con CBD (que son procesados por el tracto digestivo y el hígado), o como productos de uso tópico que actúan directamente sobre los receptores de la piel. Las vaporizaciones de CBD también son un método cada vez más popular.

A diferencia del THC, el CBD no parece tener gran afinidad por los principales receptores cannabinoides CB1 y CB2. En lugar de ello, se cree que actúa sobre una combinación de:

  • Receptores de serotonina (5-HT1A)
  • Receptores de capsaicina (TRPV1)
  • Receptores gamma (PPAR)
  • Receptores huérfanos (GPR55)

También se cree que el CBD actúa como inhibidor de la recaptación de los cannabinoides endógenos 2AG y AEA[2], lo que significa que puede interrumpir su metabolismo y aumentar temporalmente sus concentraciones en el cerebro.

Estos mecanismos de acción tan diversos contribuyen a la dificultad de hacer afirmaciones generalizadas sobre la seguridad del CBD y su relación con el cuerpo. Además, los distintos métodos de consumo podrían dar resultados diferentes, ya que cada método tiene una biodisponibilidad diferente, unos ingredientes únicos, y también varían en cuanto al tiempo que tardan en aparecer los efectos y la duración de los mismos.

La popularidad del CBD se ha disparado en los últimos años, y en muchas zonas del mundo los gobiernos se han puesto al día para regular este mercado en auge. Obviamente, la legislación sobre el CBD varía de una región a otra. A continuación, resumiremos algunas de las principales medidas legislativas con respecto al CBD en Europa y otras partes del mundo.

2018

La Organización Mundial de la Salud concluyó[3] que el CBD es eficaz en el tratamiento de la epilepsia refractaria (especialmente en niños/as) en determinados casos, y no tiene potencial de abuso o dependencia, por lo que esta sustancia no debería controlarse del mismo modo que el THC. La Ley Agrícola de 2018 de EE.UU. cubrió[4] algunos vacíos legales sobre el CBD en dicho país. Esta ley confirmó que el cáñamo (plantas de cannabis con menos de un 0,3% de THC) y los productos derivados del cáñamo son legales; sin embargo, mantuvo el THC como sustancia controlada de la Lista I según la ley federal.

2020

El Tribunal de Justicia Europeo declaró que el CBD no se considera un estupefaciente según la legislación europea sobre drogas[5] y podría considerarse un “nuevo alimento”, dado que la forma en que se vende cumple la normativa de seguridad alimentaria de la UE.

¿Y qué hay del CBD en los deportes?

Al parecer, el CBD tiene una gran variedad de posibles aplicaciones. Y aunque muchas de ellas no se han confirmado, o aún se están investigando, un número creciente de deportistas (tanto profesionales como aficionados) han empezado a consumir CBD como parte de su dieta y su régimen de suplementos para ayudar a la recuperación y el entrenamiento. Dado que el CBD es un derivado del cannabis (una sustancia prohibida por las leyes mundiales antidopaje), el consumo de CBD por parte de deportistas profesionales no tardó en generar debates entre las agencias antidopaje.

Desde el año 2018, la Agencia Mundial Antidopaje ha retirado el CBD de su lista de sustancias prohibidas[6]; pero otros cannabinoides, como el THC, siguen prohibidos. Dado que los productos de CBD pueden contener trazas de THC que podrían dar positivo en un control de drogas, los organismos antidopaje como la USADA y la UKAD han advertido sobre los riesgos del consumo de CBD para los deportistas profesionales.

¿Cuáles son las mayores preocupaciones con respecto a la seguridad del CBD?

Muchos legisladores han llegado a la conclusión de que el CBD es generalmente seguro, a pesar de que aún no entendemos del todo cómo actúa en el cuerpo. Sin embargo, todavía existen algunas preocupaciones con respecto al CBD, que incluyen:

⚖️ Fiabilidad

Aunque el CBD suele comercializarse como un suplemento para el bienestar, la mayoría de productos de CBD no se someten a una evaluación tan rigurosa como otros suplementos o medicamentos. Generalmente esto se debe a que los poderes legislativos no reconocen el CBD como medicamento o suplemento. Por ejemplo, en los EE.UU., el único fármaco con CBD aprobado por la FDA es el Epidiolex, que puede recetarse para tratar algunos tipos raros de epilepsia resistente al tratamiento. En cambio, en la UE, el CBD se considera un “nuevo alimento” y por tanto no se somete a las mismas pruebas o regulaciones que los medicamentos o suplementos, y no se acepta su uso terapéutico.

⚗️ Complejidad química

El cannabis es una planta sumamente compleja que contiene alrededor de 500 compuestos químicos diferentes. Cada uno de ellos interactúa con el cuerpo de forma única y compleja, y tiene el potencial de entrar en sinergia con otros compuestos y producir reacciones distintas (una teoría conocida como “efecto séquito”). Los productos de CBD pueden contener concentraciones variables de estos compuestos, lo que contribuye a la dificultad de comprender la forma en que estos productos actúan en el cuerpo.

📝 Pruebas de detección de drogas

El hecho de que los productos de CBD puedan contener trazas de THC y otros cannabinoides podría ser un problema para quienes tengan que someterse a pruebas de detección de drogas. La mayoría de productos de CBD legales no deberían contener suficiente THC como para provocar un resultado positivo; sin embargo, no es algo inaudito.

💊 Productos del mercado negro

En varias zonas del mundo se venden productos de CBD en el mercado negro. Estos productos no se someten a ningún tipo de analítica o control de calidad, por lo que no recomendamos comprar CBD en la calle o a vendedores poco fiables.

¿Qué futuro le depara al CBD?

La demanda de CBD ha aumentado mucho en los últimos años. Y aunque existen retos para regular debidamente el CBD y garantizar la seguridad y fiabilidad de todos los productos de CBD, probablemente veremos cómo estos retos se resuelven a medida que aumenta nuestra comprensión sobre este cannabinoide.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.