Todo cultivador intenta sacar el máximo partido a su planta de cannabis. Ya sea proporcionándole los nutrientes adecuados o la cantidad necesaria de luz, al final todo se reduce a los tricomas. Estos pequeños "pelos" parecen ser el indicio más común de la salud y potencia de una planta. Si bien los tricomas no son siempre señal de una exitosa cosecha, son esenciales para el desarrollo de una marihuana de calidad.

Aunque todos los cultivadores saben que son importantes, la mayoría no entiende por qué la planta de cannabis los produce. Si quieres obtener unos cogollos resinosos, es esencial que lo entiendas. Biológicamente, los tricomas se utilizan como autodefensa. Son la mejor forma natural que tienen las plantas de cannabis hembra de protegerse de plagas y patógenos. Gracias a los aromas y sabores "agresivos" de los terpenos y de otros compuestos secretados por los tricomas, los insectos tienden a permanecer alejados de las flores. Los tricomas también ayudan a recubrir los cogollos, protegiéndolos de los rayos UV. Mediante la sombra que proporcionan, la planta controla mejor la cantidad de luz que llega a sus flores.

A continuación, te ofrecemos unos prácticos consejos para sacar el máximo partido a los tricomas de tu cannabis.

Cannabis Tricomas

GENÉTICA

Hay dos factores principales que influyen en los rendimientos y la salud general de una planta: la genética y el entorno. Para comenzar, debemos recalcar la importancia de los genes. Si quieres obtener la mayor cantidad de tricomas, deberás elegir unos genes que sepas que producen gran abundancia de ellos. Cuando consigues las mejores semillas, ya has hecho todo lo posible para hacerte con uno de los factores. Ahora sólo debes preocuparte del entorno. Pero recuerda que los tricomas no son lo único que influye en la potencia del cannabis. Asegúrate de entender bien lo que ofrece cada variedad antes de comprar sus semillas.

Para encontrar una genética fiable con una generosa producción de tricomas, siempre puedes probar con la Lemon Shining Silver Haze o la White Widow. Ambas variedades reciben su nombre de la capa blanca de tricomas que aparece durante la floración. También son una estupenda opción si buscas un buen subidón. Pruébalas y juzga por ti mismo. Recuerda que, aunque importante, la genética es sólo una parte de la ecuación: el primer paso. Dicho esto, una vez que hayas elegido la variedad adecuada, podrás centrar toda tu atención en llevar a cabo las mejores prácticas de cultivo.

Lemon Shining Silver Haze y White Widow Royal Queen Seeds

ILUMINACIÓN

Es el factor ambiental más importante a tener en cuenta en cuanto al desarrollo de tricomas. La exposición a la luz tiene una gran influencia sobre la producción de tricomas de una planta. El cannabis tiende a desarrollar más resina cuando se cultiva en regiones ecuatoriales, que son zonas con una alta exposición a los rayos UV. Como ya hemos mencionado, el cannabis utiliza los tricomas para proteger sus cogollos de un exceso de luz. Mediante la exposición de la planta a una lámpara UVB durante 2 o 3 semanas, podrás observar una diferencia en el desarrollo de los tricomas.

Las luces LED también podrían ser una buena opción para estimular la producción de tricomas. Estas lámparas no producen luz UVB, pero algunos cultivadores creen que con el suficiente estrés, la proliferación de tricomas seguirá aumentando. Puede ser una opción arriesgada, pero podría funcionar. Al exponer tu planta a una forma de estrés de bajo impacto, deberás comprobar de forma constante que siga dando señales de estar sana. Mientras que cierto nivel de estrés puede ser beneficioso para potenciar la producción de tricomas, demasiado estrés podría acabar con tus plantas.

Iluminación Trichomes Cannabis

COSECHAR EN EL MOMENTO ADECUADO

Para obtener los mejores rendimientos, es esencial saber cuándo ha llegado el momento de la cosecha por el color de los tricomas. Esto es algo que deberías empezar a hacer durante las dos últimas semanas de la floración.

Como los tricomas son invisibles a simple vista, deberás utilizar una lupa. Si están translúcidos, todavía no están listos y siguen produciendo cannabinoides, algo que no querrás interrumpir. Los cogollos crecen de forma exponencial en las últimas 2 semanas, así que ten paciencia. Cuando los tricomas empiezan a adquirir un tono blanco lechoso, es una indicación de que están muy cerca. Los cogollos aún no están listos, pero es el momento de prestar más atención. Alrededor de la mitad de los pistilos deberán haberse tornado de un color marrón o ámbar.

Los tricomas pasarán del blanco lechoso a una tonalidad blanca turbia. Si cosechas en este momento, el cannabis tendrá un efecto muy psicodélico o cerebral, pero producirá menos hachís que si esperas un poco más. Todo depende de las preferencias del cultivador. Cuando los tricomas por fin empiecen a volverse ámbar, no hay tiempo que perder. Si cosechas durante esta etapa, el cannabis tendrá un efecto más corporal, asociado con las variedades índica.

Hay un margen de tiempo breve pero manejable en el que lograr una buena combinación de efectos cerebrales y físicos. Cuando los tricomas sigan teniendo un color blanco turbio pero ya estén empezando a tornarse ligeramente ámbar, la cosecha inducirá una agradable y equilibrada mezcla de efectos. Un buen momento para cosechar es cuando ¼ de los tricomas se han vuelto de color ámbar y el resto permanece blanco.

OTROS FACTORES A TENER EN CUENTA

La humedad y la temperatura también pueden alterar la producción de tricomas de una planta de cannabis. Con una adecuada combinación de ambas, podrás crear un entorno más estresante en el que las plantas crean que deben aumentar su producción de tricomas. Durante las últimas 2 o 3 semanas de floración (al mismo tiempo que aumentas la exposición a los rayos UVB), es clave alternar la humedad y la temperatura. Intenta reducir la humedad relativa (HR) a un 30%. En Oriente Medio, donde el clima es muy seco y árido, crecen unas plantas muy resinosas.

Aunque, en este caso, la temperatura no debería superar los 26°C (80°F). Una temperatura más alta no afectará a la producción de tricomas, pero arruinará su potencia. Y eso es algo que querrás evitar. Para comprobar que la temperatura sea la correcta, huele los cogollos; si tienen un aroma muy fuerte, podría ser una señal de que es demasiado alta. Esto deteriorará los tricomas de forma gradual, así que ten cuidado.

Los controles rutinarios son necesarios para cultivadores de todos los niveles. Comprueba cualquier deficiencia de nutrientes. La absorción de nutrientes contribuye en gran manera a la formación de cogollos escarchados y a la salud general de la planta. Incluso factores como el flujo de aire y unas prácticas adecuadas de riego son factores esenciales para un correcto desarrollo de los tricomas.

Si quieres una planta sana, resinosa y potente, deberás trabajártela. No va a ser fácil, pero esperamos que lo disfrutes y te enorgullezcas de hacerlo. Ten en cuenta todo lo anterior cuando siembres tu próxima semilla. Y recuerda: "querer es poder". ¡Buena suerte con tu próximo cultivo!

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar