En lo referente a las plagas, no hay nada peor que cubrir el cultivo de cannabis con pesticidas químicos. Aquí tienes una solución mucho más natural.

¿Ácaros? Si deseas formarte como cultivador de cannabis, querrás solucionar tantos problemas como puedas de forma orgánica y natural.

Las mariquitas son los samurais del jardín. Acaban con los ácaros y otros insectos.

Cuando miras tu marihuana, notas unas diminutas manchas blancas o amarillas en las hojas. Al examinarlas con más detalle con la ayuda de una lupa, ves que parte de la hoja ha desaparecido. Esto viene seguido de unas pequeñas telarañas que se distinguen muy bien en los entrenudos de las plantas, y que paralizan el crecimiento de nuevas ramas laterales. Tal vez algunas hojas estén retorcidas y, cuando miras la parte posterior, hay un entramado de telarañas con microscópicos bichitos negros y rojos correteando por todas partes. Lamentamos informarte de que acabas de entrar en el maravilloso mundo de los micro-ácaros y la araña roja.

FORMAS DE ACABAR CON LOS ÁCAROS Y LA ARAÑA ROJA 

Acabar con estos terrores microscópicos es un proceso sencillo, y se puede hacer de manera orgánica. Que no cunda el pánico, pero deberás ser rápido, ya que estas plagas son muy prolíficas y aunque pueden crear interesantes estructuras vegetales, querrás deshacerte de ellos antes de que conviertan tu jardín en un desastre cubierto de telarañas.

Aunque existen soluciones químicas, nadie quiere cubrir sus cogollos con sustancias tóxicas. Por ello, la mejor forma de lidiar con estos ácaros es con un método natural y orgánico - que preserve la calidad del cogollo que consigas salvar.

Una solución orgánica no sólo respeta la calidad de tus flores caseras de marihuana, también garantiza su aroma y te ayuda a mejorar como jardinero (el cultivo orgánico es un reto mucho mayor, pero produce mejores resultados).

ÁCAROS Y LA ARAÑA ROJA CANNABIS

SUELTA LAS MARIQUITAS

Las mariquitas son los samurais de tu jardín. Son unos insectos voladores de color rojo, naranja o amarillo, con manchas negras en las alas, y del tamaño de la uña del dedo meñique.

Las mariquitas son unas voraces máquinas de matar diseñadas por la naturaleza para limpiar el jardín de numerosas plagas - sobre todo de pulgones y ácaros.

También se alimentan de una gran variedad de insectos de cuerpo blando, como escarabajos y larvas de polilla.

Desde tiempos medievales, las mariquitas son muy apreciadas por los jardineros, y su nombre es una tradición muy arraigada en muchas partes del mundo.

Los campesinos europeos en tiempos de plagas de insectos creían que eran enviadas por la Virgen María. En la antigua Suiza, a los niños se les decía que los bebés los traían las mariquitas, y en Austria se pedía a las mariquitas que hiciese buen tiempo. ¡Sería una grosería no aprovecharse de esta buena voluntad!

En el jardín de cannabis actual, son unas ADM indispensables y se introducen en todo rincón y grieta de la planta sin dañar las flores ni las hojas - y cada una de ellas acaba con unos 100 ácaros al día.

Si cultivas al aire libre, es conveniente atraer mariquitas silvestres.

Además de alimentarse de larvas e insectos, a las mariquitas les encanta el polen. Si rodeas tu plantación de especies con mucho polen, como girasoles, maracuyá o manzanilla, incrementarás la población natural de mariquitas en tu zona de cultivo.

Si tienes problemas para atraer una población nativa de mariquitas, las puedes comprar online (aunque suene raro). Los criadores te las envían en determinados momentos a lo largo de la temporada, para ayudarte a incrementar su número.

Un consejo adicional: otras plantas también se pueden utilizar para potenciar el cultivo exterior y ofrecer protección, así como para mejorar el suelo. Un par de judías enanas bajo el dosel ayuda a fijar el nitrógeno mediante la creación de una gama más amplia de colonias de micorrizas. Algunos dientes de león y capuchinas actúan como repelentes de insectos y contribuyen a un suelo más saludable.

MARIQUITAS cannabis

OTROS MÉTODOS ORGÁNICOS

Por una razón desconocida, las descaradas mariquitas pierden interés después de un tiempo, y parece que simplemente pasan el rato usando tus cogollos como sillones. Por esta razón, se debe tener un espray orgánico a mano, para asegurarte de que tus plantas sean inhóspitas.

El neem es la panacea orgánica de todo jardín, sobre todo si se diluye en agua jabonosa. Una buena rociada, prestando especial atención al envés de las hojas, evitará que los ácaros se propagen de nuevo. No te preocupes, el neem no perjudica a las mariquitas. Si tus plantas se encuentran en período de floración, trata de no rociar los cogollos, ¡no querrás que el humo sepa a neem!

Ahí lo tienes, evitar el uso de sustancias químicas es posible si se sabe cómo - sólo tienes que estar dispuesto a hacerlo. Aprender a sacar partido a estos remedios naturales mejora no sólo la habilidad del cultivador, sino también la calidad del cogollo. ¡Así que suelta esas mariquitas!

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar