El cannabis, generalmente, es una planta fácil de cultivar, pero esto no significa que no se produzcan errores. De hecho, incluso los cultivadores más expertos se equivocan de vez en cuando. Pero si aprendes de los errores de cultivo más habituales y cómo evitarlos, en el momento de la cosecha te estarán esperando un montón de cogollos gordos.

No hay necesidad de desperdiciar semillas sanas, dinero, tiempo ni paciencia: ¡Aquí tienes los diez principales errores que debes evitar al cultivar cannabis!

1. NO SABER LO QUE ESTÁS CULTIVANDO

Son cosas que pasan: alguien te da una bolsa de semillas de “una hierba increíble” para que la cultives. Estás feliz porque te acabas de ahorrar dinero en semillas. El problema es que no sabes qué tipo de cannabis son esas semillas, si son sativa, índica, autoflorecientes, etc. Ya empezamos mal.

La cuestión es que la hierba no es solo hierba. Hay diferencias importantes en las características de crecimiento entre las diferentes semillas de cannabis. El comportamiento de una índica autofloreciente será muy diferente al de una sativa fotoperiódica exigente. Algunas cepas pueden ser adecuadas para cultivarlas en climas fríos, mientras que otras pueden necesitar un ambiente cálido y soleado. Hay cepas que requieren muchos nutrientes, mientras que otras necesitan poca fertilización. Se entiende la idea.

En resumen, es importante saber lo que estás cultivando realmente. Cuando consigues las semillas de una fuente de confianza como Royal Queen Seeds, tendrás la tranquilidad de saber qué es lo que estás a punto de cultivar. Se te informará sobre el período de floración estimado de la cepa, las necesidades de fertilización, la productividad y otra información relevante. ¡Esto es fundamental si quieres triunfar en tu cultivo!

2. MALA GERMINACIÓN

Algunos cultivos fallan antes de que las semillas tengan la oportunidad de brotar, ya que los cultivadores tienden a cometer errores al germinar las semillas.

Esto es lo que las semillas de cannabis necesitan para germinar:

  • Un ambiente oscuro y húmedo (pero no empapado)
  • Una temperatura ideal de germinación de 22-25°C
  • Una humedad relativa en torno al 70-90%
  • Luces fluorescentes, aunque el alféizar de una ventana también podría funcionar
  • Evita manipular las semillas (hay riesgo de dañarlas y contaminarlas)
  • Asegurarse un pH correcto (5,8-6,2) en caso de utilizar lana de roca para germinar

MÉTODOS DE GERMINACIÓN

Existen varios métodos para germinar las semillas de cannabis. Aunque en realidad no hay ninguno "mejor" que otro, recomendamos germinar directamente en suelo, o mejor incluso, utilizar el Starter Kit RQS. Te eliminará la parte arriesgada de trasplantar las semillas germinadas y, posiblemente, de dañarlas.

MALA GERMINACIÓN

  • Método del vaso de agua

Llena un vaso de agua hasta la mitad a temperatura tibia (22°C) y deja caer las semillas. Después de unos 3-5 días, las semillas deberían haber brotado, y ya podrás trasplantarlas (¡con cuidado!) a las macetas con el sustrato.

  • Método del papel absorbente

Coge un trozo de papel absorbente (papel de cocina, filtro de café) y coloca un par de capas en una superficie plana, como un plato. Coloca las semillas en el papel, un poco separadas, y cubre la parte superior con un par de papeles más. Humedece el papel y asegúrate de mantenerlo húmedo para que no se seque. Después de unos días, cuando las semillas hayan germinado la raíz primaria de 2-3mm, trasplántalas a sus macetas.

  • Germinación en lana de roca

Esto generalmente se hace cuando se cultiva hidropónicamente. Empapa los tacos de lana de roca en agua con pH bajo y colócalos en una bandeja de plástico con tapa. Pon las semillas en el agujero de cada bloque de lana de roca. Las semillas deberían germinar en pocos días. Coloca los tacos de lana de roca con las plántulas en las macetas cuando las raíces empiecen a sobresalir en el fondo.

  • Germinación directamente en el suelo

Llena una maceta para plántulas con una mezcla de sustrato "ligera" o sin fertilizar. Haz un agujero pequeño, de aproximadamente 1cm de profundidad, en el medio y pon tu semilla dentro. Cúbrelo ligeramente con tierra. Riega la tierra y cubre la maceta para plántulas con film transparente para que se mantenga la humedad. Las semillas deberían germinar en pocos días.

  • Starter Kit RQS

El Starter Kit RQS incluye todo lo necesario para que las semillas de cannabis tengan el mejor comienzo en la vida, y el más seguro. Viene con propagador y luces, macetas para plántulas Easy Start, perlita y bacterias beneficiosas para estimular la germinación y el crecimiento. ¡Además incluye 3 semillas de cannabis famosas, por lo que puedes empezar al momento! Cuando las plántulas hayan alcanzado los 2-3cm, ya puedes cortar las macetas y trasplantarlas fácilmente a su medio de cultivo.

3. NO USAR EL SUELO CORRECTO

  • No reutilices la tierra de las macetas
  • No uses tierra sin ningún nutriente
  • No uses tierra contaminada (hongos, parásitos, etc.)

No usar el suelo correcto es otro error común. Entonces, ¿cuál es la tierra "adecuada" para cultivar marihuana? Bueno, vamos a echar un vistazo.

  • Debe ser ligera y aireada

Una tierra buena para el cannabis tiene una estructura ligera y aireada, y preferiblemente contiene algo de perlita en la mezcla. Esto te asegura un drenaje adecuado y permite que las raíces crezcan sin obstáculos. El cannabis no se desarrollará bien en un suelo demasiado denso.

  • Debe contener nutrientes

La mayoría de los suelos para cannabis, a excepción de los sustratos especiales que se utilizan para propagación y plántulas, se fertilizan previamente. De esta manera, no tienes que administrar nutrientes hasta que no lleves varias semanas de cultivo. De hecho, puede que solo tengas que fertilizar las plantas cuando comience la floración. Si por alguna razón tu medio de cultivo no está previamente fertilizado, tendrás que administrar nutrientes a las plantas desde el principio.

  • Debe estar libre de contaminantes

No uses tierra del jardín ni ningún otro sustrato de una calidad cuestionable, incluida tierra vieja y reutilizada de cultivos anteriores. Pueden contener contaminantes como hongos o parásitos. Los sustratos para macetas de buena calidad de marcas de confianza no conllevan estos riesgos.

Si realmente quieres reutilizar un sustrato viejo, debes arreglarlo con nutrientes frescos. Antes de ello, asegúrate de que el sustrato esté libre de contaminantes.

NO USAR EL SUELO CORRECTO

4. NO USAR LAS MACETAS ADECUADAS

Utilizar unos contenedores correctos para la hierba puede que no parezca algo relevante, pero te sorprendería la importancia que tiene esta variable. Aquí tienes algunos factores que tienes que tener en cuenta:

  • El tamaño correcto

Si la maceta es demasiado pequeña, limitarás el crecimiento de las raíces y, por lo tanto, el crecimiento de toda la planta. Si la maceta es demasiado grande, aumentarás la probabilidad de exceso de riego, hongos y pudrición de raíces.

Tamaños de maceta recomendados:

  • 0-3 semanas: tacos de enraizado
  • 2-6 semanas: maceta de 10cm
  • 6-8 semanas: 10l
  • Autoflorecientes: 12l
  • 2-3 meses: 14l
  • 3-8 meses: 22l
  • 8-16 meses: 45l

  • Buen drenaje

Las macetas necesitan un buen drenaje. Normalmente, vienen con agujeros en la parte inferior. Si no hay agujeros, como puede suceder cuando compras macetas de plástico estándar, tendrás que hacerlos tú mismo. Asegúrate de que haya al menos 5 orificios, cada uno del tamaño de un céntimo. Mientras la tierra no se cuele por el fondo, vas bien.

Como alternativa a las macetas de plástico, también puedes usar macetas de tela (smart pots) o un Air-pot. Si quieres más información sobre las diferentes macetas que se utilizan para cultivar cannabis, consulta nuestro artículo sobre el tema.

5. HUMEDAD INADECUADA PARA LAS PLÁNTULAS

Las plántulas son muy sensibles y no son permisivas con los errores de cultivo, como los niveles de humedad inadecuados. Esto podría significar el final prematuro de tus plántulas.

  • Humedad demasiado baja

Asegúrate de que el nivel de la humedad relativa sea alto, de alrededor del 65-70% (utiliza cúpulas de humedad para la germinación y las plántulas) y mantén el suelo húmedo, pero no mojado.

  • Exceso de humedad

La humedad demasiado elevada también es una mala noticia para las plántulas. Cuando el nivel de humedad es muy alto o cuando riegas demasiado las plántulas, puede provocar el temido "damping off" o marchitamiento fúngico, una enfermedad fúngica mortal. Las plántulas se debilitarán y se tumbarán, y no podrás hacer nada para salvarlas. Evita un nivel de humedad demasiado elevado y el exceso de riego, y asegúrate de usar un medio estéril para la germinación.

HUMEDAD INADECUADA PARA LAS PLÁNTULAS

6. EXCESO DE RIEGO Y DE FERTILIZACIÓN

  • Exceso de riego

El exceso de riego es mucho peor que la falta de riego, ya que las plantas pueden recuperarse casi siempre de estar en condiciones ligeramente secas. Pero si se riegan constantemente, se priva a las raíces del oxígeno y aparecen todo tipo de problemas como hongos y pudrición de raíces. Deja que la tierra se seque siempre entre riego y riego. ¡Regar poco es mejor que regar en exceso!

  • Exceso de fertilización

Los cultivadores adoran sus plantas de marihuana, así que piensan que darles más debe ser algo bueno. Pero, por desgracia, no lo es. El exceso de fertilización puede provocar una quema de nutrientes, o peor aún, un bloqueo de nutrientes causado por la acumulación de nutrientes en el suelo. En este caso, tendrás que hacer un lavado al suelo con agua y empezar otra vez con la fertilización para que el pH vuelva a tener un valor ideal. En resumen: ¡no te pases con los fertilizantes!

7. NO CONTROLAR EL VALOR DE PH

El control del pH es importante ya que el cannabis solo puede absorber nutrientes dentro de un rango relativamente pequeño. Si el valor de pH es demasiado bajo o demasiado alto, las plantas se pondrán enfermas.

Valor de pH correcto

  • Suelo: 6,0-7,0
  • Hidroponía y sin suelo: 5,5-6,5

Mediante el uso de productos correctores para subir o bajar el pH, puedes ajustar el agua para conseguir el valor ideal de pH. ¡Asegúrate de tener un medidor de pH o gotas para probar el nivel de pH!

8. NO TENER UNA VENTILACIÓN ADECUADA

Sobre todo cuando se cultiva en interior, no tener una ventilación adecuada puede provocar una gran cantidad de enfermedades, incluido el moho. Si se trata de un cultivo pequeño, puede bastar un simple ventilador de pie que sople una brisa suave sobre las plantas, mientras que si se trata de un cultivo de grandes dimensiones necesitarás ventilación suficiente para garantizar que el aire fluya de forma constante y no se estanque.

Si cultivas en exterior, la circulación del aire no debería suponerte ningún problema; pero hay otras cosas a tener en cuenta. Por un lado, tendrás que proteger las plantas de los ladrones. Puedes hacerlo plantando especies asociadas para ocultar la cosecha y disimular el olor. También puedes seleccionar variedades de cannabis que, naturalmente, tengan una estructura pequeña y oculta a la vista. Consigue más información sobre los cultivos discretos de exterior en nuestro blog sobre cómo proteger tus plantas de cannabis de los ladrones.

9. PROVOCAR ESTRÉS POR CALOR A LAS PLANTAS

El estrés por calor puede provocar problemas en el cultivo, tanto en interior como en exterior.

  • Interior

Una causa frecuente del estrés por calor es que las luces de cultivo estén demasiado cerca de la copa de la planta. Si observas signos de quemaduras por luces, como hojas rizadas, marchitas y marrones en la parte superior de la planta, aleja las luces.

  • Exterior

Si cultivas en exterior en un clima cálido y soleado, el estrés por calor podría ser un problema. Asegúrate de que las plantas tengan acceso a la sombra, especialmente durante el mediodía. Pon un tejado y elige un lugar con algo de sombra natural para proteger las plantas del calor.

PROVOCAR ESTRÉS POR CALOR A LAS PLANTAS

10. COSECHAR DEMASIADO PRONTO O DEMASIADO TARDE

Aunque cada etapa hasta la cosecha haya ido espléndidamente, el error final (y por tanto más desesperante) que se puede cometer es cosechar demasiado pronto o demasiado tarde. No debes cortar antes de que los brotes alcancen su máxima potencia, pero tampoco debes dejarlos colgados, por así decirlo.

CÓMO SABER CUÁNDO COSECHAR

La forma más fiable de determinar el momento de la cosecha es comprobar el color de los tricomas pequeños con forma de hongos que hay en los cogollos. Para ello, necesitarás una lupa o un microscopio. ¡Échales un buen vistazo!

  • Demasiado pronto: cuando todos los tricomas son transparentes. La cosecha todavía está a mitad de camino.
  • Todavía pronto: cuando la mayoría de los tricomas se han vuelto de color blanco y turbio. La producción de THC acaba de empezar a subir, y probablemente te interese esperar un poco más.
  • Mejor momento para la cosecha: cuando todos los tricomas son de color blanco turbio, con una pequeña porción (10-20%) que empieza a cambiar a un tono ámbar.
  • Demasiado tarde: cuando la mayoría de los tricomas son rojizos/ámbar y ya no queda ninguno blanco, o solo quedan algunos. En este punto, la planta de cannabis tendrá un aspecto muy "acabado", con la mayoría de las hojas amarillas o marchitas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.