Cultivar buena marihuana no es tan difícil o, al menos, en teoría. Solo tienes que conseguir semillas de cannabis de buena calidad, tierra buena y macetas adecuadas para iniciar tu cultivo con buen pie. Pero hay un factor especialmente crucial para producir unos cogollos excelentes: la luz. Mucha luz. De hecho, las plantas de cannabis necesitan más luz que muchas otras plantas y producen mejores resultados cuando están expuestas a una iluminación considerable y consistente. Por tanto, no deberías escatimar en lo que respecta a las luces de cultivo.

Anteriormente, los cultivadores de marihuana usaban mayoritariamente luces HID, usando luces MH (halogenuro metálico) para la fase vegetativa y luces HPS (luces de sodio de alta presión) para la fase de floración. Las luces HID siguen siendo viables y tienen un gran historial entre cultivadores caseros y comerciales. Dicho esto, las LEDs están dominando cada vez más las salas de cultivo en todo el mundo. ¿Por qué? Comparadas con las luces HID, las LEDs tienen varias ventajas convincentes: usan (mucha) menos electricidad, permitiéndote ahorrar dinero a largo plazo y reducir el impacto en el medio ambiente. También emiten menos calor, lo que puede ser una gran ventaja especialmente en espacios de cultivo pequeños. Y, a medida que la tecnología se ha generalizado, las LEDs se han vuelto más asequibles permitiendo a los cultivadores caseros poder aprovechar este sistema de iluminación único y potente.

Pero incluso las luces LED más sofisticadas no pueden evitar que los cultivadores cometan errores. Veamos algunos errores comunes que debemos evitar al cultivar cannabis con LEDs.

1. NO COLOCAR LAS LUCES LED A UNA DISTANCIA ADECUADA

Este probablemente sea el error más común que cometen los cultivadores sin experiencia al empezar a usar este tipo de luces. Dado que las luces HID emiten mucho calor, algunos cultivadores desinformados pueden ser demasiado cautelosos con las LEDs, por lo que acaban colocándolas demasiado lejos de las plantas; y, por otro lado, quienes conocen las ventajas de las LEDs podrían confiarse demasiado y colocarlas muy cerca. Si instalas las LEDs demasiado lejos, es muy probable que tus plantas se estiren mucho al intentar acercarse a la luz. En cambio, si las colocas demasiado cerca, esto puede causar más estrés a las plantas de lo que pueden tolerar cómodamente, causándoles quemaduras y decoloración en hojas y cogollos.

Entonces, ¿cuál es la distancia ideal entre las luces de cultivo y la cubierta de las plantas? Desafortunadamente, no existe una distancia estándar, ya que la distancia ideal durante la fase vegetativa y la floración depende del tipo de LED utilizado. Cada tipo puede variar ligeramente, afectando la distancia final que debería haber entre plantas y luces. Para obtener información sobre la distancia recomendada, en primer lugar echa un vistazo al manual incluido con las LED. Si no encuentras la información, consulta la página web del fabricante. Si, por alguna razón, no encuentras ninguna información, puedes colocar las LEDs a una distancia entre 30-45cm de la cubierta, a unos 45cm durante la fase vegetativa y un poco más cerca durante la floración.

Cuando ajustes la altura de tus LEDs para obtener el máximo rendimiento, presta atención a cualquier señal extraña. Las hojas secas, rizadas, marrones o blanqueadas indican que hay demasiada luz, por lo que deberías elevar las LEDs.

Mistakes to Avoid LED Grow Lights
Mistakes to Avoid LED Grow Lights

2. REGAR DEMASIADO

Dado que las luces HID emiten mucho más calor que las LEDs, al cultivar con luces HID la tierra suele secarse más rápidamente. Pero, cuando los cultivadores cambian las HID por las LEDs, a menudo se olvidan de tener esto en cuenta. Al haber una reducción considerable de calor, es probable que las plantas necesiten un riego menos frecuente. Así que, cuando uses LEDs, ajusta el horario de riego debidamente sobre todo si tienes poca experiencia. El exceso de riego es un error común de los principiantes, que en ocasiones puede tener consecuencias graves al abrir la puerta a gran cantidad de plagas y enfermedades. Por lo tanto, es muy importante vigilar el riego. En caso de duda, deja que la tierra se seque y luego vuelve a regar.

3. ESCOGER EL TIPO DE LED INADECUADO

La mayoría de luces de cultivo LED disponibles hoy en día son luces de "espectro completo", lo que significa que puedes usarlas para la fase vegetativa y la floración. Pero también hay modelos que incluyen un interruptor para cambiar el espectro de luz según la fase. Además, algunas LEDs están diseñadas únicamente para la fase vegetativa (emitiendo una luz azulada para un crecimiento rápido y vigoroso) mientras que otras están hechas únicamente para la fase de floración, emitiendo una luz rojiza para promover el crecimiento de los cogollos. Entonces, al adquirir una luz LED, asegúrate de que sea del tipo adecuado. La mayoría de cultivadores prefieren las luces LED de espectro completo.

4. ELEGIR LUCES LED DE BAJA CALIDAD

Si existe alguna desventaja de las LEDs, en comparación con las HID, es que una luz LED de buena calidad es considerablemente más cara. No todas las personas tienen dinero de antemano para comprar una LED de espectro completo de alta calidad, por lo que buscan formas de ahorrar dinero sin dejar de beneficiarse de la tecnología. El problema es que actualmente en internet hay montones de LEDs de baja calidad y sus fabricantes no priorizan la calidad. A menudo, estas LEDs baratas se fabrican en el extranjero y los fabricantes a veces afirman que producen más luz de la que realmente son capaces. Algunas de estas luces solo sirven para cultivar una planta (si tienes suerte) y poco más. Las LEDs de baja calidad también pueden ser peligrosas si se fabrican en países con requerimientos menos estrictos en cuanto a seguridad eléctrica.

Por último, si compras una LED barata del extranjero y luego te da problemas, podrías tener dificultades con las garantías y devoluciones. Teniendo en cuenta que las luces prácticamente son el elemento más importante de los cultivos de interior, no es muy inteligente escatimar en gastos en este sentido. Al gastar un poco más en una LED de calidad, tú y tus plantas seréis mucho más felices. Además, las LEDs de alta calidad consumen mucha menos electricidad que las HID; por lo que, con el tiempo, ¡irás ahorrando bastante dinero en la factura de la luz!

5. NO PROPORCIONAR SUFICIENTE LUZ A LAS PLANTAS

El problema con muchas de esas "LED para principiantes" baratas es que algunos fabricantes confunden intencionadamente al cultivador con datos y números, como el voltaje. Aunque este dato pueda parecer correcto, el voltaje de las luces LED no indica cuánta luz está emitiendo la LED, sino cuánta energía se requiere para producir la luz. En realidad, para medir la cantidad de luz emitida usamos lúmenes. Entonces, independientemente de lo elevado que sea el voltaje, la luz podría tener una dispersión deficiente y/o no penetrar bien en el dosel. En otras palabras, no dejes que te confundan con información engañosa y compra tus productos de fuentes fiables.

Ofrecer suficiente luz a tus plantas puede convertirse en un problema si quieres cultivar más de una. Por ejemplo, una sola lámpara LED de 300W puede ser suficiente para una o dos plantas, pero no bastará para cubrir un espacio más grande con varias plantas. Por tanto, no olvides consultar las recomendaciones del fabricante y/o vendedor de LEDs sobre la cantidad de luz necesaria para tu espacio de cultivo. Si quieres más información sobre el uso de una LED en concreto, también puedes buscar reseñas o comentarios de cultivadores en foros de cultivo.

APLICAR UN CICLO DE LUZ INCORRECTO

6. APLICAR UN CICLO DE LUZ INCORRECTO

En la mayoría de tiendas de semillas de cannabis de alta calidad puedes conseguir semillas de variedades autoflorecientes y semillas de variedades fotoperiódicas feminizadas. Las variedades autoflorecientes son relativamente fáciles de cultivar, especialmente en lo que respecta a la iluminación: desde la siembra hasta la cosecha, puedes mantener las plantas bajo un horario de luz diario de 18-24 horas. Estas cepas florecen automáticamente tras unas pocas semanas de su ciclo de vida, por lo que son muy prácticas.

Por otro lado, las cepas feminizadas (fotoperiódicas) suelen cultivarse bajo 18 o 24 horas de luz en la fase vegetativa; y posteriormente, para iniciar y mantener la fase de floración, las plantas se cultivan bajo 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad. Esto no debería ser un problema, ya que la mayoría de cultivadores usan un temporizador para las luces. Pero, en el caso de una persona recién iniciada en el mundo del cultivo, es posible que no se sienta segura al adaptar los diferentes ciclos de luz y espectros, especialmente si no usa luces de espectro completo. Sin duda, los cultivadores principiantes pueden aprender rápidamente a mantener un ciclo de luz adecuado, pero a veces la nueva tecnología LED puede llevar a cometer errores tontos. En ese caso, tal vez te preguntes por qué tu planta está alcanzando alturas gigantescas, ¡pero no produce cogollos!

DALES UNA OPORTUNIDAD A LAS LUCES LED, PERO ESTATE ATENTO

Para más consejos, échale un vistazo a nuestro blog sobre cómo sacar el máximo partido a tus LEDs. Y, para acabar, ten en cuenta que incluso el sistema LED más sofisticado no produce buena hierba por arte de magia. Así que procura cubrir todas las necesidades de tus plantas: agua, nutrientes, sustrato y todas las cosas buenas que necesitan. Con paciencia, cuidado y algunas LEDs potentes, ¡tus plantas te recompensarán con una cosecha de cogollos gruesos y resinosos!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.