¿Deberías beber alcohol con tus cannabinoides? Aunque es una pregunta muy interesante, el sentido común invita a pensar que "no". Sin embargo, la sabiduría popular suele equivocarse con el cannabis, comenzando por sus efectos saludables.

De hecho, los cannabinoides se mezclan con frecuencia con "alcohol", incluso con fines medicinales. Es más, las extracciones a base de alcohol son una forma segura, junto a los "extractos" infusionados de grasas, para aislar los cannabinoides de su materia vegetal.

Además, y pese que no se ha investigado lo suficiente, el consumo de alcohol parece aumentar la capacidad del cuerpo para absorber el THC. Por lo tanto, se podría convertir en una forma de aumentar el efecto de los cannabinoides sobre los pacientes medicinales. También podría ser una forma de alcanzar un nuevo nivel para consumidores recreativos experimentados.

Como en otras muchas cuestiones, al final todo se reduce a aplicar el sentido común. Cómo combines el alcohol con los cannabinoides acabará marcando la diferencia. Pero también depende del alcohol se utilice y de su graduación, así como del tipo de marihuana que uses, tanto la variedad, como su contenido en THC.

TINTURAS A BASE DE ALCOHOL

La mayor parte de productos comestibles y medicinales disponibles hoy en día en el mercado del cannabis contienen una extracción de cannabinoides a base de alcohol. ¿La razón? Pues porque hay muchas fórmulas y recetas en las que los concentrados a base de grasas no funcionan. Por ejemplo el agua o el refresco de cannabis, el chicle, las golosinas o incluso las gotas medicinales.

Respecto a las recetas arriba mencionadas, los cannabinoides se pueden extraer poniendo en remojo la planta en un alcohol alimentario de alta graduación. En estas aplicaciones, los cannabinoides y los terpenos se aíslan, purifican y a continuación se mezclan en recetas o se combinan con otros elementos.

tinturas a base de cannabis

COMBINAR MARIHUANA CON CERVEZA

Esta es otra subdivisión interesante en todo este debate. ¿Por qué? El lúpulo y el cannabis son plantas emparentadas muy similares. De hecho, combinar cannabis con cerveza se está poniendo cada vez más de moda en Europa, en especial desde la aparición de las cervezas infusionadas de cannabis. No obstante, este tipo de cerveza tiene, en el mejor de los casos, trazas de THC, por lo que la sustancia intoxicante sigue siendo el alcohol.

Cuando decidas fumarte un porro cargado de THC, la cerveza también puede intensificar tu experiencia de varias formas distintas. El truco está en escoger el tipo de cepa adecuado. Los híbridos o sativas combinan mejor con el alcohol simplemente porque es un depresor. El efecto de quedarte apoltronado en el sofá que produce una índica potente podría hacer que te durmieras tras la primera calada.

Sin embargo, existen algunas cervezas con baja graduación en alcohol que pueden complementar perfectamente estas prácticas, como por ejemplo las cervezas amargas, ya que reducen la sensación de tener la boca reseca. Las pilseners también son una variedad con pocos grados perfecta para probar con tu cepa favorita, ya que actúan limpiando el paladar.

¿QUÉ TAL COMBINAN EL CANNABIS Y EL VINO?

El vino produce una experiencia fascinante al combinarlo con la marihuana, pero por supuesto hay que tener en cuenta las mismas normas sobre el contenido en alcohol. Pero además, el vino podría añadir algo completamente nuevo a tu experiencia.

¿Cómo?

El vino tiene una estructura molecular más compleja que la del cannabis. Esta es la razón científica por la que existen más aromas discernibles en el vino. La lengua también está mejor preparada para determinar distintos sabores. En cambio, el humo se percibe a través del sistema respiratorio y del paladar. No obstante, al combinarlos, toda la experiencia olfativa mejora en presencia de ambas sustancias. Por ejemplo, las cepas de cannabis con sabor a limón van bien con blancos secos como el sauvignon, pinot y chardonnay. Muchos fumadores también prefieren el merlot, el cabernet y el pinot noir debido a sus escasos taninos.

Además, los vinos espumosos como el champagne o el prosecco son bebidas refrescantes para la boca y la garganta seca del fumador.

¿Dónde está el truco? Obviamente es tan apetecible que es fácil dejarse llevar y beber más de un par de tragos. Recuerda que existe un efecto séquito entre el THC y el alcohol.

El vino infusionado con cannabis es otra idea lógica. Sin embargo, debido a todo tipo de regulaciones, existen muy pocos lugares del mundo en donde se pueda encontrar a la venta. Salvo que vivas en California.

cannabis y licores, vino y cerveza

MEZCLAR CANNABINOIDES CON LICOR

Aunque esto pueda sonar como echar gasolina al fuego, hay lugares en donde puedes experimentar con licores fuertes y cannabis. La clave reside en la moderación. No obstante, infusionar cualquier tipo de licor con cannabis es una forma de conseguir una bebida con una alta dosis de potencia, y probablemente también de sabor.

Por muchas, muchísimas razones, no hay disponibles en el mercado variedades comerciales de estas bebidas. Pero hacer el tuyo propio casero es muy fácil. Infusiona el cannabis poniéndolo a remojo en tu licor favorito. Los margaritas de marihuana son una opción habitual. Es probable que cualquier combinación de fruta con alcohol sea tan sabrosa como embriagadora. Ve despacio y limítate a tomar una bebida de este tipo por noche.

¿CUÁLES SON LOS EFECTOS SECUNDARIOS GENERALES?

Antes de que comiences tus experimentos, es realmente importante que conozcas el tipo de principios científicos que vas a poner en práctica, en especial en lo relativo a mezclar THC y alcohol. Ambos tienen efectos sobre tu cerebro, y estos no tienen por qué ser necesariamente complementarios.

La combinación de alcohol con cannabis también produce efectos distintos que al consumirlos por separado. De hecho, mezclar ambas sustancias puede dar lugar a un subidón potenciado. También puede provocar un efecto secundario conocido como "blancazo".

Los efectos físicos incluyen mareos, náuseas, sudores y vómitos.

Las investigaciones científicas sobre los efectos de esta combinación nos proporcionan más respuestas. Al parecer, ingerir THC junto a alcohol intensifica la experiencia de ambas sustancias. Beber primero podría aumentar la capacidad del cuerpo para absorber THC mucho más rápido. ¿Cuánto más? Algunos estudios afirman que el THC se absorbe el doble de rápido tras haber bebido que sin ingerir alcohol. En otras palabras, podrías potencialmente duplicar los efectos del THC en tu sistema si bebes antes de fumar.

Aunque esto pueda parecer una forma "económica" de aumentar el efecto de tu subidón de cannabis, ve con cuidado. Los blancazos y los desmayos no deberían ser el objetivo de ningún consumidor responsable.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar