USA DAYS — Hasta 50% de descuento en variedades USA Comprar ahora

By Luke Sumpter


El cannabis y el alcohol son como la noche y el día. Cada una de estas sustancias produce unos efectos muy diferentes, hasta el punto en que suelen dividir a la gente en dos bandos de puristas que disfrutan de una mientras rechazan la otra. Las personas aficionadas a la marihuana aprecian mucho los efectos introspectivos de la hierba que dan lugar a agradables veladas a solas o en grupos pequeños, mientras que los consumidores de alcohol prefieren los efectos desinhibidores de la cerveza, el vino y los licores fuertes, y disfrutan de ellos en bares o locales animados.

Sin embargo, hay personas que consumen alcohol y hierba a la vez. Y mientras que algunas acaban vomitando o desmayándose, otras consiguen deleitarse con lo mejor de ambos mundos gracias al dominio del arte de mezclar ambas sustancias, también conocido como “crossfading” en inglés.

A continuación, veremos todo lo que hay que saber sobre la práctica de combinar alcohol y hierba. Descubre cómo el alcohol potencia los efectos de la marihuana, en qué orden es mejor tomar estas sustancias, y cómo afrontar una mala reacción a esta polémica mezcla.

¿Qué es el crossfading?

El término “crossfading” hace referencia al efecto combinado de varias sustancias que se consumen al mismo tiempo, y en especial, a la mezcla de marihuana y alcohol. Lo más probable es que tú mismo/a hayas experimentado este estado de consciencia, o que conozcas alguna persona que lo haya hecho.

Pero ¿por qué elegiría alguien hacer esto? ¿No son suficientes los efectos de la marihuana y el alcohol por separado para pasar un buen rato? Lo cierto es que el alcohol potencia notablemente el efecto psicoactivo del cannabis y ayuda a reducir las inhibiciones y la timidez. Pero, como tal vez ya sepas, combinar estas sustancias requiere un enfoque especial. Si te pasas con cualquiera de ellas, aunque sea solo un poco, te arruinarás la velada incluso antes de que empiece.

Una encuesta muy interesante de 2018, publicada en la revista "Cannabis", pidió a 807 adultos jóvenes, de entre 18 y 23 años, que compartieran sus opiniones y experiencias con el crossfading[1]. A pesar del pequeño tamaño de la muestra en relación con el número de personas que mezclan cannabis y alcohol, este estudio nos ayuda a entender cómo percibe y responde la gente a esta práctica.

En general, solo un 43% de los participantes asociaron la palabra "crossfading" con el alcohol y la hierba. Además, el 60% no tenía ninguna intención de probarlo, y solo un 5% estaba deseando hacerlo. El grupo, en general, también consideró esta práctica como algo que es mejor evitar; un 33% opinó que es peligrosa, y un 5% la veía como una forma de colocarse de bajo riesgo.

¿Qué es el crossfading?

Lo que dice la ciencia

Todos sabemos que se puede pasar un mal rato cuando se mezclan las cañas con los porros, o los chupitos de vodka con los bongs. Pero ¿por qué se descontrolan las cosas con tanta frecuencia cuando mezclamos hierba y alcohol? ¿Qué tienen estas sustancias que las hacen tan incompatibles? Por suerte, los investigadores de la Asociación Estadounidense de Química Clínica dedicaron tiempo a averiguarlo.

Este equipo analizó la interacción entre el alcohol y la marihuana[2] a partir de unos datos que demuestran que ambas sustancias se detectan con frecuencia en el organismo de personas involucradas en accidentes de tráfico. Según sus observaciones, parece que beber mientras se vapea aumenta notablemente los niveles de THC, y del metabolito 11-hidroxi-THC, en el torrente sanguíneo. El 11-hidroxi-THC es una forma aun más potente del delta-9-THC y, por lo tanto, un nivel más alto de esta sustancia puede potenciar enormemente sus efectos psicoactivos.

Los científicos reclutaron a 19 participantes adultos a los que administraron un placebo o una cantidad pequeña de alcohol, antes de que vapearan 500mg de un placebo, marihuana de baja potencia o marihuana de alta potencia. Después de tomar muestras de sangre, los investigadores observaron que la presencia del alcohol había incrementado considerablemente la cantidad de THC y 11-hidroxi-THC en la sangre.

En este estudio, el cannabis de “alta potencia” tenía un contenido de THC del 6,7%, pero la mayoría de las cepas modernas contienen más del triple de esta cantidad. Y si a eso le añadimos unos cuantos tragos y varias cervezas, tiene sentido que tanta gente tenga problemas cuando combinan ambas sustancias.

Pero el hecho de que algunas personas tengan una mala experiencia (y a veces peligrosa) no significa que no se puedan mezclar. Si se hace bien, el crossfading produce un efecto que ninguna de las dos sustancias puede proporcionar por sí sola. Es una sensación que anima a socializar, y viene muy bien para los ambientes festivos. A continuación descubrirás cómo mezclar cannabis y alcohol de forma efectiva, sin pasarte la noche con la cabeza dentro de la taza del retrete.

Cómo practicar el crossfading

Si no quieres tener problemas, deberás reconsiderar tu enfoque, planificarlo de antemano, y establecer ciertos límites. Mucha gente experimenta unos efectos secundarios desagradables cuando deciden fumar estando ya demasiado borrachos para poder tomar una decisión racional sobre la dosificación y el ritmo de consumo.

Si sabes en qué te estás metiendo antes de empezar, podrás reducir la catástrofe al mínimo. Después de darte a ti mismo/a una pequeña charla sobre responsabilidad y consumo excesivo, tendrás que decidir en qué orden vas a tomar las sustancias. Tienes dos opciones: beber primero o fumar primero. Vamos a ver ambas con más detalle.

  • Beber primero

Beber antes de fumar puede aumentar seriamente los efectos del THC y sus metabolitos. Así que, si eliges este orden, procura tomarte las cosas con calma. Espera unos minutos entre caladas, y deja el porro a un lado en cuanto sientas el efecto deseado. También deberás evitar emborracharte demasiado antes de fumar, ya que, si lo haces, podrías sentirte demasiado seguro/a de ti mismo/a y abandonar tu enfoque original, y probablemente acabes vomitando la cena poco después.

  • Fumar primero

Curiosamente, los investigadores han analizado lo que sucede cuando se consume un bong o un canuto antes de beber. En un estudio[3] realizado en 1992 se administró un placebo, una dosis de cannabis alta y una dosis de cannabis baja a 15 personas después de que consumieran alcohol.

Los investigadores concluyeron que la marihuana podría alterar la biodisponibilidad del etanol y retrasar el tiempo que tarda en hacer efecto. Aunque esto puede ayudar a evitar que la sensación de malestar aparezca demasiado rápido, también hace que sea más fácil seguir bebiendo sin saber lo borracho/a que estás antes de que sea demasiado tarde. Si decides fumar antes de beber, tómate las cosas con calma y espera a digerir tu bebida antes de servirte otra.

Fumar primero

¿Se puede mezclar el alcohol con los comestibles?

La pregunta debería ser si "es recomendable", no si "se puede". Eres libre de hacer lo que quieras, pero si bebes unas cuantas cervezas después de tomar un comestible, es probable que lo pases mal. Para empezar, al comer marihuana, el hígado convierte el THC en 11-hidroxi-THC, que como ya hemos dicho, es incluso más potente que el delta-9-THC.

Los comestibles también tardan más en hacer efecto, pero producen un subidón mucho más fuerte que cuando fumas cogollos. Y si a esto le añadimos alcohol, la cantidad de 11-hidroxi-THC en la sangre aumentará, haciendo que la experiencia sea todavía más intensa.

Algunos consumidores de comestibles de marihuana experimentan efectos secundarios como nerviosismo y náuseas. Aunque el alcohol podría aliviar la sensación de pánico, sabemos que no ayuda en lo que respecta a los mareos. En pocas palabras: no recomendamos beber alcohol y tomar comestibles al mismo tiempo.

¿Qué tipo de alcohol es mejor?

El tipo de alcohol que elijas para mezclar con la marihuana no tiene demasiada importancia. Lo importante es la cantidad del mismo y tener cuidado de no consumir demasiado.

Sin embargo, si escoges con cuidado tus bebidas, la experiencia será más agradable; todo dependerá de tus gustos personales. Si te gusta la cerveza ¿por qué no eliges una IPA repleta de terpenos para acompañar tu hierba? Si prefieres el vino, prueba un blanco frío para combinar con tus caladas de bong enfriadas con hielo. Y recuerda: necesitarás una menor cantidad de licores fuertes para conseguir el mismo efecto de varias cervezas.

Cómo afrontar una mala reacción al crossfading

Si se hace bien, mezclar hierba con alcohol puede ser muy agradable. Pero si no logras un buen equilibrio, podrías experimentar una mala reacción. Los síntomas de un consumo excesivo son parecidos a los de un blancazo, pero con los efectos sumamente desagradables del alcohol. Las principales sensaciones que podrías experimentar son:

¿Qué debes hacer si te ocurre esto? Si te dejas llevar por el pánico, empeorarás mucho las cosas. Empieza por respirar profundamente, haciendo que se te hinche el abdomen. Inhala por la nariz, aguanta la respiración durante un par de segundos, y exhala lentamente por la boca.

Busca un lugar cómodo. Aléjate del caos y el ruido de la fiesta o reunión, y encuentra un sitio donde puedas tumbarte hasta que se te pase. Si te sientes especialmente mal y tienes sueño, pídele a un amigo que te vigile un rato para evitar que corras el riesgo de asfixiarte. También deberás procurar diluir tu sangre bebiendo mucha agua, y aumentar el nivel de azúcar en sangre comiendo algo cuando te sientas un poco mejor.

Cómo mezclar sustancias de manera responsable

El crossfading suele salir mal, más a menudo de lo que debería. Sí, todos nos dejamos llevar en las fiestas y otros eventos sociales. Pero si estás pensando en mezclar marihuana y alcohol, ten en cuenta que la moderación no solo es fundamental, sino que además evitará que arruines una experiencia que de otro modo sería muy agradable.

Ponte unos límites antes de empezar a beber o fumar, y asegúrate de que sean bastante bajos; es mejor disfrutar de un puntillo moderado que experimentar náuseas y vómitos. También es recomendable que lo hagas en compañía de un amigo; alguien que no vaya a dejar que te excedas, y viceversa.

Fuentes Externas
  1. Cross-faded: Young Adults’ Language of Being Simultaneously Drunk and High https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  2. Any dose of alcohol combined with cannabis significantly increases levels of THC in blood https://www.sciencedaily.com
  3. Marihuana attenuates the rise in plasma ethanol levels in human subjects - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.