Tailandia ha legalizado el consumo medicinal del cannabis el 26 de diciembre de 2018, y un legislador lo ha llamado "El regalo de año nuevo para los tailandeses". La ley, aprobada por la Asamblea Legislativa Nacional, que es designada por la junta militar del país, legalizará el uso del cannabis para la medicina y la investigación. Se permitirá el uso del cannabis en la medicina tradicional tailandesa para tratar la epilepsia resistente a los medicamentos, para aliviar los síntomas de la esclerosis múltiple, para ayudar en el tratamiento del cáncer y para fines de investigación relacionados con la enfermedad de Parkinson y de Alzheimer.

Este movimiento es el primero en el sudeste asiático, una región conocida por tener leyes antidrogas estrictas y conservadoras. En Malasia, un hombre fue sentenciado a muerte por vender aceite de cannabis. En Indonesia y Singapur, los exportadores de cannabis también se enfrentan a la pena de muerte. En Tailandia, las leyes son menos severas, pero más duras: fumar un cigarrillo en el lugar equivocado se puede castigar con hasta un año de cárcel, y el contrabando de drogas duras se puede penalizar con la pena de muerte.

Tailandia no siempre ha sido dura con las drogas. De hecho, el cannabis y la cultura tailandesa han estado íntimamente relacionados a lo largo de la historia.

LA HISTORIA DEL CANNABIS EN TAILANDIA

La mayoría de los investigadores tienen la teoría de que el cannabis llegó a Tailandia desde la India, dado que ambas regiones se refieren a la planta con un nombre similar, "ganja". El cannabis se ha utilizado durante mucho tiempo en Tailandia como ingrediente de la cocina, textil y medicina. Fue un ingrediente clave en la sopa de noodles tailandesa, también llamada "kuaytiaw reua", que contenía albóndigas, raíz de galanga, pescado y lemongrass, y se sazonaba con cannabis. Los trabajadores lo utilizaban como relajante muscular y las mujeres para aliviar los dolores del parto. La palabra "bong", en referencia a la pipa de agua utilizada para fumar hierba, en realidad proviene de Tailandia.

El cannabis fue prohibido por la Ley del Cannabis de 1935. Se restringió todavía más en la Ley de Sustancias Psicotrópicas de 1975 y en la Ley de Estupefacientes de 1979, donde se catalogó como un Narcótico de clase V. Cualquier persona condenada por producir, exportar o importar hierba debía cumplir de 2 a 15 años de prisión o pagar multas de hasta 1,5 millones de baht (unos 40.000€).

EL CANNABIS EN LA TAIILANDIA ACTUAL

A pesar de estas medidas tan duras, la cultura del cannabis ha seguido floreciendo en Tailandia. La hierba se vende abiertamente en muchos bares y restaurantes de todo el país, donde la policía "mira para otro lado" y, a menudo, recibe sobornos. En las zonas turísticas, donde los extranjeros suelen visitar el "país de las sonrisas" en busca de un buen rato, muchas empresas ofrecen productos llenos de ganja que denominan "happy".

Tailandia incluso tiene su propia variedad autóctona, que hace tiempo lideró el mercado del cultivo clandestino. Las sativa tailandesas se suelen criar para obtener niveles elevados de THC. Se identifican por sus pelillos alborotados y sus cogollos de un verde-marrón pálido, que producen un efecto lúcido y cerebral muy apreciado en todo el mundo. La marihuana tailandesa suele venderse en forma de "Thai sticks", que son blunts bastante grandes de cogollos envueltos alrededor de un palito, que después se lian en las propias hojas de abanico de la planta.

LOS ORÍGENES DE LA LEGALIZACIÓN

El impulso por la legalización del cannabis en Tailandia ha tardado mucho tiempo en llegar. En 2016, el ministro de Justicia tailandés, Paiboon Koomchaya, pidió al gobierno que despenalizara el cannabis y el kratom, otro narcótico de clasificación V con efectos similares a los de los opiáceos. Consideraba que las acciones del gobierno para frenar el uso de estas sustancias no estaban siendo efectivas.

Esta proclamación se unió a una "guerra contra las drogas" devastadora, que comenzó en 2003 y ha provocado miles de muertes y arrestos. La guerra contra las drogas se llevó a cabo con una política de "disparar a matar", y el primer ministro Thaksin Shinawatra pidió que se aplicase el "ojo por ojo". La Vigilancia de los Derechos Humanos condenó estas estrategias y pidió a la ONU y a los Estados Unidos que se retirasen de Tailandia. Esta política corre paralela a la guerra contra las drogas en Filipinas, también con efectos devastadores.

Los Estados Unidos han jugado su papel para determinar el curso de la relación legal de Tailandia con el cannabis. En la década de 1930, el gobierno de Estados Unidos penalizó el cannabis y presionó a otros países alrededor del mundo para que hiciesen lo mismo. La Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA) tiene tres oficinas en Tailandia y entrenó a la policía tailandesa durante la guerra contra las drogas. El movimiento hacia la despenalización en Tailandia parece estar relacionado con los cambios culturales y legales paralelos que ocurren en los Estados Unidos.

DESAFÍOS ACTUALES

Los legisladores tailandeses todavía se enfrentan a ciertos desafíos en el camino hacia la legalización medicinal. Las solicitudes de patentes de empresas extranjeras dejan a los legisladores en alerta, ya que podrían permitir que los intereses extranjeros dominen el mercado y dificulten que el cannabis llegue a manos de pacientes medicinales e investigadores. Otro desafío es lidiar con el control de plagas de una manera que no introduzca contaminantes en los medicamentos.

Los legisladores tailandeses confían en que estos problemas pueden resolverse. Están decididos a mantener la industria del cannabis en gran parte en manos tailandesas y a garantizar productos limpios y seguros para los pacientes. Es probable que el gobierno también tenga interés en mejorar el turismo nacional; Tailandia ya es un destino líder para el turismo medicinal, y la legalización de la marihuana terapéutica probablemente ayudaría a que este sector crezca.

La legalización de la hierba medicinal en Tailandia sigue los pasos de movimientos similares en Israel, Gran Bretaña y Dinamarca. Los defensores esperan que Tailandia finalmente siga los pasos de países como Canadá y Uruguay, y legalice completamente el cannabis para consumo recreativo.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.