El oxígeno disuelto (OD) es un término que define el nivel de saturación de oxígeno en el agua. Básicamente, cuanto más oxígeno contenga el agua, más sanas estarán las raíces de las plantas.

La fórmula química del agua es H₂O, lo que significa que por cada átomo de oxígeno, hay dos átomos de hidrógeno. Esta unión forma una molécula de agua. Entonces tal vez te estés preguntado, ¿cómo es posible que haya más moléculas de oxígeno en el agua, si cada molécula de agua solo puede contener un átomo de oxígeno?

Sin entrar en detalles demasiado científicos, imagínate que es un batido de chocolate. Mezclas el chocolate con la leche, lo bates, y ya está, tienes una bebida deliciosa e instantánea. La leche sigue siendo leche y el chocolate sigue siendo chocolate, pero se mezclan perfectamente. El mismo principio se aplica al agua y a las moléculas de oxígeno (O₂).

El agua en movimiento es agua sana. A medida que el agua fluye y se mueve por los océanos, ríos, charchas, lluvia e incluso los sistemas de agua municipales, el aire se mezcla con el agua y el oxígeno molecular queda atrapado dentro, igual que el chocolate en el batido.

En cambio, el agua estancada suele volverse “rancia”. Pero esto no se debe a que el agua caduque, sino a que las moléculas de oxígeno se han ido agotando, hasta que llega un punto en que se producen las condiciones ideales para el desarrollo de las temidas bacterias anaeróbicas.

Este es el motivo por el que cuando eras pequeño te decían que no bebieras de las charcas o estanques.

Oxígeno Disuelto

¿PERO POR QUÉ NECESITO OXÍGENO ADICIONAL EN EL AGUA?

Para cultivar plantas de marihuana sanas no necesitas oxígeno extra en el agua. Pero si quieres cultivar plantas más grandes, sanas y productivas, entonces deberías planteártelo.

El oxígeno disuelto es la primera línea de defensa contra las bacterias anaeróbicas que provocan la podredumbre de la raíz. También fomenta un crecimiento radicular más rápido, con una densidad mucho más elevada de las raíces finas, tipo pelitos, que de hecho son la responsables de absorber el agua. Por sí sola, la absorción de agua consume mucha energía de la planta, en forma de oxígeno.

La mayor disponibilidad de átomos de oxígeno también mejora la absorción de nutrientes. Cuando las raíces se ven privadas de oxígeno, no tienen otra opción que sustituirlo por otros compuestos y empiezan a producir etileno, que provoca daño celular y aumenta la posibilidad de sufrir enfermedades sistémicas.

Aunque este no fuera el caso, unas raíces privadas de oxígeno podrían causar una deficiencia de calcio. Esto podría confundir a algunos cultivadores, que no entenderán por qué añadir productos de cal-mag no da resultados.

Así que la verdadera pregunta es: ¿por qué no añadir más oxígeno?

CÓMO AÑADIR OXÍGENO DISUELTO A TU SISTEMA DE CULTIVO

Para empezar, lo mejor que puedes hacer es entender realmente cómo funciona el oxígeno disuelto (OD).

Si alguna vez has visto una instalación hidropónica, probablemente te hayas fijado en las bombas de aire y las piedras difusoras. Desde luego no es el método más eficiente, sino simplemente es una de las soluciones más prácticas y rentables que se desarrollaron hace unas décadas. Y vienen incluidas en prácticamente todos los kits pre-fabricados.

Pero, ¿y si no cultivas en hidropónico? ¿Y si cultivas en coco? ¿O en tierra? ¿O con ténicas ecológicas? No importa, hay una solución para cada situación.

La verdad es que las bombas de aire no son muy efectivas a la hora de añadir oxígeno disuelto. Como mucho, son capaces de reponer el oxígeno consumido por las plantas, ya que están 100% sumergidas en todo momento. Logran esto porque en realidad no están reponiendo el oxígeno disuelto, sino que están suministrando más átomos de oxígeno para reemplazar los que faltan en las moléculas de agua, de manera que se disipen menos átomos de hidrógeno.

Oxígeno Y Agua Disuelta En Hidrógeno

La principal variable que afecta a la cantidad de moléculas de oxígeno que puede contener el agua es la temperatura. Cuanta más baja sea la temperatura del agua, mayor será la cantidad de OD que podrá contener, con mucho menos esfuerzo que una bomba de aire.

Además, el límite máximo de saturación total de moléculas de oxígeno en una situación real (por ejemplo, un cuarto de cultivo) oscila entre 7 y 10ppm. En condiciones ideales de laboratorio, este valor puede subir a 50ppm. El medidor de OD típico puede medir en un rango de 20 a 50ppm. Estamos hablando de cantidades diminutas, que si se dejan desatendidas, se disiparán de nuevo a la atmósfera. Pero no dejes que estas cifras tan bajas te engañen, ya que el efecto combinado es bastante grande. Este es el motivo por el que la aeroponía es especialmente efectiva para los esquejes, puesto que las raíces tienen un suministro prácticamente ilimitado de agua y moléculas de oxígeno.

Una gran forma de aumentar el OD es coger un enfriador de agua y una bomba de recirculación para crear ondulaciones o turbulencias en el nivel superficial. Este método no solo es más efectivo que las bombas de aire, sino que es más silencioso. A menudo, en inglés esta técnica se denomina "fluming".

Los sistemas Venturi también funcionan, pero a no ser que tengas conocimientos de ingeniería para hacer algunos cálculos de referencia para un funcionamiento óptimo, solo conseguirás unas burbujitas. Los sistemas Venturi están bajo la presión de una columna de aire. Por tanto, cuanta más profunda pongas la bomba, menos funcionará el efecto Venturi. Incluso en un acuario pequeño, los sistemas Venturi son bastante ineficientes; y menos aún en un depósito de 250 litros y 1 metro de altura.

El mejor método es crear una cascada o un vórtex. Si buscas en google “agitador vórtex” (vortex brewer), encontrarás rápidamente estos aparatos para producir bacterias aeróbicas (las que adoran el oxígeno). En términos puramente científicos, no hay nada que se pueda equiparar a la eficiencia de un vórtex para aumentar los niveles de OD en el agua.

Pero, si no tienes en cuenta la temperatura, todo esto es irrelevante. La temperatura es fundamental.

Oxígeno Molecular

LA TEMPERATURA ES CLAVE

Como hemos mencionado antes, cuanto más fría esté el agua, mejor. Pero por debajo de 16°C, las raíces disminuyen la actividad metabólica, así que si tienes un sistema puramente hidropónico, ten cuidado. Lo ideal sería que el agua estuviese a una temperatura de 17 a 19°C. Si la temperatura sube por encima de 23°C, las plantas corren el riesgo de sufrir podredumbre en las raíces.

Por otro lado, el cultivo de marihuana puramente ecológico impide el uso de los típicos depósitos automatizados a largo plazo, así que ¿cuál es la solución universal?

Lo ideal sería tener un depósito (en el que no se haya mezclado ningún fertilizante) y un refrigerador. Añade una bomba de recirculación robusta para crear el efecto "fluming" y aumentar el OD. Cuando vayas a abonar tus plantas, mezcla un poco de fertilizante y aplica este maravilloso cóctel sobre las raíces.

Las plantas se sentirán frescas y energizadas. A medida que la temperatura de la habitación de cultivo vaya calentando el agua y se reduzcan los niveles de oxígeno molecular, el OD ya habrá hecho su trabajo.

El oxígeno disuelto es un pequeño complemento para tu plantación, que puede dar mucho de sí. Repeles a las bacterias malas, fomentas un crecimiento más rápido y abundante de las raíces, más bacterias aeróbicas, una mayor absorción de agua y nutrientes y, en general, unas plantas más felices.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar