La marihuana cuenta con un buen perfil de seguridad. El hecho de que lleve miles de años consumiéndose y que no haya prácticamente muertes relacionadas con la marihuana, solo puede significar que las personas corren un riesgo considerablemente bajo al consumir cannabis. La mayoría de la gente disfruta de la hierba tranquilamente y consume la planta para relajarse, mejorar su creatividad y socializar. Pero para una pequeña minoría, el consumo de marihuana provoca algunos síntomas muy desagradables. El síndrome de la hiperémesis cannabinoide (CHS) produce vómitos, dolor y un comportamiento extraño y compulsivo.

¿Qué es el síndrome de la hiperémesis cannabinoide (CHS)?

El Dr. Ethan Russo, venerado científico de la marihuana, describe el CHS como “una constelación enigmática de signos y síntomas[1]” que aparecen en algunas personas al consumir marihuana de forma intensa y prolongada. Los profesionales médicos en Australia identificaron la enfermedad por primera vez en nueve pacientes en 2004, pero los investigadores llegaron a rastrear el primer caso (conocido) en un hombre que presentó los síntomas en 1996.

Las personas que experimentan CHS suelen consumir marihuana durante años antes de experimentar cualquier signo de la enfermedad. Pero a la larga, la exposición constante a altos niveles de THC desencadena la aparición de síntomas. El término "hiperémesis" significa "vómitos intensos o prolongados". Las personas con CHS experimentan náuseas y vómitos de forma cíclica durante varios meses, hasta tal grado que la enfermedad provoca hospitalizaciones frecuentes.

Pero antes de ser diagnosticados, los pacientes tienen que ir varias veces a urgencias, ya que los médicos suelen diagnosticar el CHS erróneamente como síndrome de vómitos cíclicos (CVS), una enfermedad que a menudo se trata con marihuana medicinal.

Dicho esto, los médicos están empezando a identificar la enfermedad mucho antes. Algunos investigadores creen que la gente no está suficientemente informada sobre el CHS a pesar de plantear un problema creciente. Las variedades de marihuana modernas cada vez tienen niveles más altos de THC, y probablemente contribuirán a que cada vez haya más casos.

El CHS también ha eliminado el mito de que "la marihuana no puede matarte". Se han documentado al menos dos muertes[2] por esta reacción tóxica al THC.

  • ¿Cuáles son los síntomas del CHS?

Los síntomas del síndrome de hiperémesis cannabinoide se dividen en tres etapas clave.

Fase prodrómica
La fase prodrómica marca el período entre los síntomas iniciales y el desarrollo completo de la enfermedad. La duración de estos primeros síntomas[3] cambia de un paciente a otro y puede producirse durante varias semanas o incluso años. Los síntomas durante esta fase incluyen:
Náuseas a primera hora de la mañana
Dolor abdominal
Miedo a vomitar
Fase hiperemética
La fase hiperemética se refiere al momento en que los síntomas comienzan a alcanzar su punto máximo. Estos síntomas incluyen:
Náuseas continuas
Episodios repetidos de vómitos
Dolor abdominal
Deshidratación
Reducción de la ingesta de alimentos y pérdida de peso
Fase de recuperación
La fase de recuperación comienza cuando un paciente con CHS deja de consumir marihuana. Los síntomas empiezan a desaparecer de forma gradual y los pacientes comienzan a tolerar otra vez los alimentos con normalidad. El período de recuperación puede durar desde varios días hasta varios meses.
  • ¿Pero no ayuda el THC a reducir las náuseas y los vómitos?

Muchos pacientes con CHS se sorprenden al descubrir que la marihuana les provoca vómitos. Al fin y al cabo, ¿no hay varios medicamentos a base de marihuana que se utilizan para tratar náuseas y vómitos?

Es cierto, los cannabinoides como el THC muestran una respuesta bifásica a la dosis, lo que significa que pueden producir dos efectos diferentes según la cantidad consumida. Los estudios que se están realizando están analizando los efectos antieméticos (medicamentos que reducen náuseas y vómitos) de pequeñas dosis de THC, pero se sabe que las dosis más altas promueven los vómitos.

- Baños compulsivos: un comportamiento extraño observado en la mayoría de los pacientes con CHS

Dejando a un lado los vómitos, el CHS también causa un comportamiento extraño en los pacientes. Muchos de ellos se bañan compulsivamente con agua caliente. No estamos hablando de un baño ocasional. Alrededor del 92% de los pacientes con CHS indican que se bañan o duchan con agua caliente con bastante frecuencia para aliviar los síntomas. Esta técnica parece tan eficaz que algunos pacientes informan haber pasado la mayor parte del día metidos en la bañera.

¿Qué causa el síndrome de la hiperémesis cannabinoide?

Sabemos que el THC en grandes dosis puede provocar vómitos en cualquier persona. Pero muchos pacientes con CHS consumen la misma cantidad de marihuana que otras personas que no experimentan estos síntomas. Entonces, ¿cómo se explica?

Algunos consumidores de marihuana se niegan a aceptar que el THC sea el responsable de sus síntomas, y por una buena razón. Muchos de ellos dependen de la marihuana medicinal para aliviar ciertos síntomas, mientras que otras personas consumen hierba de forma recreativa y valoran mucho los efectos.

Esta negación llevó a la teoría de que tiene que haber algo más en juego. Algunas personas acusaron la contaminación de las flores de marihuana, sospechando que los pesticidas residuales provocasen los vómitos constantes del CHS. Pero el Dr. Russo ha rechazado esta afirmación, diciendo que no tiene fundamento. Los síntomas de la intoxicación por pesticidas no se correlacionan con los síntomas del CHS.

Desgraciadamente para los pacientes con CHS, su reacción tóxica al THC probablemente se deba a factores genéticos. El Dr. Russo y sus colegas publicaron un artículo en julio de 2021 titulado “Encuesta sobre el síndrome de la hiperémesis cannabinoide e investigación genómica[4]”. El estudio mostró cinco mutaciones genéticas que distinguen a los pacientes con CHS de otros consumidores de marihuana que no vomitan después de la exposición al THC. El equipo también señala cambios en el sistema endocannabinoide que podrían respaldar los síntomas de la enfermedad. A continuación, puedes consultar algunos de estos factores.

¿Qué causa el síndrome de la hiperémesis cannabinoide?

  • Cambios en el sistema endocannabinoide

Probablemente ya hayas oído hablar del sistema endocannabinoide (SEC). Este sistema regula muchos procesos fisiológicos. Los investigadores han descubierto que los pacientes con CHS muestran los siguientes cambios en este sistema vital.

- Regulación a la baja del receptor CB1

El SEC comprende dos tipos de receptores primarios: CB1 y CB2. El primero se encuentra por todo el cerebro y el sistema nervioso y ayuda a regular la activación de neurotransmisores. El THC se une a estos sitios para producir su efecto psicotrópico. En los casos de CHS, los investigadores han descubierto una regulación a la baja del receptor CB1 en pacientes que consumen THC de forma crónica.

- Mutaciones del TRPV1

El equipo también descubrió mutaciones genéticas en el receptor TRPV1. Algunos investigadores consideran este sitio el tercer receptor de cannabinoides o CB3. ¿Por qué? Porque los endocannabinoides primarios anandamida y 2-AG, y el CBD se unen a él.

El TRPV1 juega un papel clave en la detección de calor y dolor, ansiedad y motilidad intestinal (el movimiento de los alimentos a través del tracto gastrointestinal). Es probable que las mutaciones en este receptor contribuyan a la ansiedad, el dolor y los problemas intestinales a los que se enfrentan los pacientes con CHS, y también podría explicar por qué muchos de ellos suelen recurrir a baños calientes. La activación del TRPV1 podría ayudar a reducir las náuseas y vómitos[5] del CHS.

  • Deficiencia de enzimas hepáticas

El Dr. Russo y su equipo también descubrieron cambios en las enzimas hepáticas en los pacientes con CHS. La enzima CYP2C9 es la principal proteína responsable de descomponer el THC y su potente metabolito 11-hidroxi-THC. Como los pacientes con CHS presentan una deficiencia de esta enzima, es probable que se acumulen altos niveles de THC en el cerebro, dando como resultado un efecto tóxico.

  • Problemas de señalización de dopamina

El estudio también mostró mutaciones en genes que codifican los receptores de dopamina. Las sustancias que estimulan este receptor tienen un efecto tanto en la motilidad intestinal como en los vómitos. El sistema de la dopamina también sustenta el comportamiento de búsqueda de recompensas y la adicción. Muchos pacientes con CHS consumen grandes cantidades de marihuana a diario, y muchos de ellos continúan consumiendo a pesar de estos síntomas tan desagradables. Es muy probable que las mutaciones genéticas que giran en torno a la señalización de la dopamina tengan algo que ver aquí.

  • ¿Puede ser el CBD causante del síndrome de la hiperémesis cannabinoide?

Posiblemente. Aunque el THC parece ser el principal culpable, los investigadores afirman que posiblemente algunos cannabinoides como el CBD y el CBG podrían desempeñar un papel en el CHS[6]. Ambos cannabinoides muestran efectos proeméticos (un medicamento que induce el vómito) en dosis altas. Pero hace falta más investigación para saberlo con certeza.

¿Cómo diagnosticar el síndrome de la hiperémesis cannabinoide?

Existen muchos signos[7] que los médicos buscan al hacer un diagnóstico de CHS, entre los que se incluyen:

Historial de consumo habitual de marihuana de más de 1 año Náuseas y vómitos intensos
Vómitos recurrentes en patrones cíclicos durante meses Desaparición de los síntomas cuando un paciente deja de consumir marihuana
Baños o duchas calientes compulsivas Dolor abdominal

¿Cómo tratar el síndrome de hiperémesis cannabinoide?

Existen varios tratamientos disponibles para los pacientes con CHS. Una vez que dejan de consumir marihuana, los médicos podrían ofrecer los siguientes tratamientos para el síndrome de hiperémesis cannabinoide:

Capsaicina La capsaicina tópica (la molécula picante de las guindillas) activa el TRPV1, y las investigaciones sugieren que podría ayudar a reducir las náuseas y vómitos[8] a través de este mecanismo.
Antipsicóticos Los medicamentos antipsicóticos como el haloperidol y la olanzapina parecen aliviar algunos de los síntomas del CHS.
Soluciones intravenosas Ayudan a combatir la deshidratación asociada a la enfermedad.
Analgésicos Ayudan a aliviar el dolor abdominal que experimenta el 85% de los pacientes con CHS.

¿Es el síndrome de la hiperémesis cannabinoide permanente?

Por desgracia, parece que sí. Los investigadores todavía están estudiando a fondo el CHS, pero los hallazgos mencionados anteriormente apuntan a la base genética de la enfermedad. Esto significa que los pacientes con CHS casi siempre experimentan estos síntomas cuando vuelven a consumir hierba. Pero al dejar de fumar, los síntomas deberían desaparecer.

Fuentes Externas
  1. Cannabinoid Hyperemesis Syndrome Survey and Genomic Investigation https://www.liebertpub.com
  2. Cannabinoid Hyperemesis Syndrome Survey and Genomic Investigation https://www.liebertpub.com
  3. Cannabinoid hyperemesis syndrome (CHS) https://www.uhs.nhs.uk
  4. Cannabinoid Hyperemesis Syndrome Survey and Genomic Investigation https://www.liebertpub.com
  5. Emerging Role of Aprepitant in Cannabis Hyperemesis Syndrome https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  6. Cannabinoid Hyperemesis Syndrome https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  7. Cannabinoid Hyperemesis Syndrome Survey and Genomic Investigation https://www.liebertpub.com
  8. Emerging Role of Aprepitant in Cannabis Hyperemesis Syndrome https://www.ncbi.nlm.nih.gov
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.