Los fumetas tienen fama de vagos. Aunque es cierto que fumar cannabis tiene un elemento de relajación y risas, también puede ser una fuerza positiva.

Pero, ¿es bueno fumar marihuana todos los días?

En pocas palabras, el consumo habitual y descontrolado de cannabis puede ser perjudicial hasta cierto punto, y dar lugar a ciertos tipos de abuso y tolerancia. Lógicamente, en Royal Queen Seeds nos encanta la hierba, y creemos que la mejor forma de promover un consumo responsable, seguro y divertido es compartiendo la mayor cantidad posible de conocimientos.

Así que, vamos a analizar los efectos de la marihuana en el cerebro y las posibles consecuencias negativas del consumo crónico.


¿Qué hace la marihuana en el cerebro?

El THC interactúa con el sistema endocannabinoide (SEC) del cuerpo de una forma bastante sencilla. El SEC se encuentra por todo el cuerpo, y aunque todavía no lo entendemos muy bien, se cree que tiene un papel esencial en la homeostasis (el método con el que el cuerpo regula el equilibrio sistémico).

Pero, la influencia del SEC es mucho más amplia, y parece estar implicada en la memoria, la cognición, el control motor, el estado de ánimo, etc.

El THC tiene afinidad por los receptores CB1 y CB2, y se une a los receptores CB1 del cerebro gracias a su similitud estructural con la molécula anandamida, uno de los cannabinoides endógenos del organismo que funciona como un neurotransmisor.

La anandamida (conocida como "molécula de la felicidad") se va produciendo según se necesita, y sirve para diversos fines, como los procesos de recompensa y aprendizaje. Sin embargo, rara vez está disponible en grandes cantidades, y se degrada rápidamente. El THC, por otro lado, se puede tomar en grandes cantidades y no se descompone tan fácilmente. Esta es la razón por la que experimentamos colocones fuertes y duraderos que no podemos conseguir con la anandamida.

THC y dopamina

Parece que el THC es dopaminérgico[1] (lo que significa que afecta al nivel de dopamina), aunque su impacto parece ser indirecto, lo que podría explicar en parte por qué el cannabis causa dependencia sin provocar una adicción física plena.

Se cree que el THC afecta al nivel de dopamina suprimiendo los inhibidores GABA[2], aunque esto es solo una conjetura.

Pero, aunque la relación entre el THC y la dopamina es difícil de entender, debemos tenerla en cuenta antes de valorar los pros y los contras del consumo diario de marihuana.

¿Es malo fumar hierba a diario?

Ahora que ya sabemos un poco más sobre cómo el cannabis afecta al cerebro, debemos plantear las siguientes preguntas: ¿Es malo fumar marihuana todos los días? Y, ¿qué es el consumo crónico?

Para poder responder estas preguntas, tendrás que comparar la siguiente información con tus propios hábitos y experiencias. Pero, antes de nada, un consejo: si quieres reducir tu consumo o dejar la marihuana por completo, deberías hacerlo.

Sin embargo, si no quieres dejarla pero crees que podrías estar fumando demasiada hierba, hay varias cosas que debes tener en cuenta. Evaluar de forma objetiva tu propio comportamiento es prácticamente imposible, pero puedes acercarte a la realidad.

Para empezar, merece la pena determinar si tu consumo de cannabis entra en la categoría de abuso o de dependencia.

¿Es malo fumar hierba a diario?

¿Qué es el consumo crónico de marihuana? Abuso y dependencia del cannabis

El abuso y la dependencia del cannabis son difíciles de definir porque no existen signos reveladores como con otras adicciones físicas. Hay una ligera diferencia entre ambos términos, ya que el abuso es la forma en la que se consume y los efectos que produce, y la dependencia es lo difícil que resulta dejar de consumir.

Sin embargo, a menudo van de la mano. Hay varios aspectos en los que podemos fijarnos a la hora de determinar si nuestro consumo de marihuana es una historia de amor correspondido o una dependencia dañina.

Una de las primeras señales, y más claras, es la siguiente: ¿Fumas incluso cuando no te apetece? ¿Te despiertas por la mañana diciendo que no vas a fumar, y por la tarde ya estás colocado/a?

¿Gastas dinero en marihuana aunque no puedes permitírtelo? ¿Te está impidiendo hacer otras cosas que te gustaría llevar a cabo? ¿O crees que enriquece lo que te gusta y no interfiere?

Estas preguntas son un buen punto de partida para entender tu relación con el cannabis.

  • ¿Qué causa dependencia del cannabis?

Las drogodependencias ocurren cuando los receptores de los neurotransmisores se desensibilizan. Esto está relacionado estrechamente con la tolerancia; a medida que aumenta la tolerancia, también lo hace la dependencia.

Cuando un consumidor inunda su cerebro con THC de forma diaria, sus receptores CB1 se vuelven insensibles con el tiempo. Esto significa que la cantidad de receptores disponibles será menor. Por lo que, si queremos colocarnos como antes, tendremos que consumir mucha más hierba. Al hacerlo, los receptores continuarán disminuyendo. Esto es lo que causa tolerancia, que crea sus propios problemas sin no se gestiona.

La dependencia va un poco más allá, y a menudo tiene que ver con la dopamina. Cuando tomamos drogas que nos hacen sentir bien, se activa el sistema de recompensa del cerebro. Básicamente, nos está diciendo que tomar drogas es bueno, y que deberíamos convertirlo en un hábito. La dopamina es la maestra de la recompensa.

Cuanto más a menudo asocie nuestro cerebro una actividad con la liberación de dopamina, más querrá llevarla a cabo. Y si a esto le sumamos la desensibilización de los receptores CB1, CB2 y de dopamina, tendremos todos los ingredientes para desarrollar dependencia. El cerebro no solo anhela más esa sustancia, sino que además obtiene cada vez menos satisfacción de ella. Por lo tanto, al consumir más para satisfacer nuestro deseo, esa cantidad mayor afianza aun más la dependencia.

Afortunadamente, con un poco de fuerza de voluntad es posible gestionarla y frenarla. El beneficio es doble: no existe una dependencia debilitante y se obtiene más satisfacción con la fumada.

¿Qué causa dependencia del cannabis?

¿Qué efectos a largo plazo tiene el consumo excesivo de marihuana?

Existen varios posibles efectos negativos asociados al consumo habitual de cannabis a largo plazo. Hay que señalar que no siempre se producen, y que cada persona puede experimentar distintos efectos a largo y corto plazo.

No solo hablamos de repercusiones mentales. La marihuana, especialmente cuando se fuma, también puede producir efectos físicos perjudiciales. Y una mala noticia para los fumadores de blunts: el humo del cannabis sigue estando cargado de carcinógenos.

A continuación, vamos a ver algunos de los posibles efectos a largo plazo del consumo de marihuana (sobre todo fumada) a los que hacen referencia las instituciones médicas, los recursos contra la drogadicción, y/o los estudios científicos:

Problemas de corazón[3] y pulmón[4] (aunque es difícil diferenciarlos de los producidos por el tabaco) Aumento de peso
Ansiedad/depresión[6], cambios de humor Deterioro de la memoria verbal[7]
Baja motivación Tolerancia y dependencia



Algunos de estos efectos son los peores escenarios posibles, pero debemos tenerlos en cuenta.

Además, la adicción y la dependencia pueden causar una gran variedad de problemas sociales y emocionales, como rupturas de relaciones, pérdida de empleo, problemas económicos, y depresión. Al quitarle a una persona la sensación de autonomía y control, las drogodependencias pueden ser muy debilitantes.

¿Qué efectos tiene el cannabis sobre los cerebros en desarrollo?

Se cree que el SEC desempeña un papel fundamental en el desarrollo del cerebro, y si se manipula de forma artificial, se desequilibrará en un momento importante.

El cerebro es mucho más maleable cuando se está desarrollando, y por lo tanto, se puede alterar, y esos cambios perdurarán durante la adolescencia. Además de aumentar las probabilidades de padecer trastornos como psicosis y depresión[8], existen pruebas importantes de que el consumo excesivo de cannabis en la adolescencia puede causar una reducción considerable[9] e irreversible de la capacidad cognitiva y la memoria.

Además, la corteza prefrontal es rica en receptores CB1. Se sabe que en los grandes consumidores de cannabis, la materia gris de esta zona es más delgada que en los grupos de control[10]. Esto es especialmente frecuente en personas que empezaron a fumar en la adolescencia. Entre otras cosas, existe una relación muy estrecha entre esto y la psicosis.

La conclusión de todo esto es que se debe esperar a la edad adulta para fumar marihuana. No recomendamos fumar cannabis hasta que el cerebro esté completamente desarrollado. Pero, si vas a hacerlo, hazlo con moderación. Ya nos lo agradecerás más adelante.

Cómo dejar de fumar marihuana o reducir su consumo

Es posible que quieras saber cómo reducir tu consumo, o cómo dejar de fumar del todo. Si es así, hay muchas formas de hacerlo.

  • Descansos de tolerancia

Los descansos de tolerancia son una forma excelente de mantener el consumo de cannabis en un marco saludable. Al reducir la tolerancia del cerebro, se reduce la probabilidad de desarrollar dependencia y todos los efectos negativos asociados con ella. No solo ahorrarás dinero, sino que además conservarás la sensibilidad natural de tus neurorreceptores.

Se puede hacer gradualmente o de un plumazo. Hacerlo de forma gradual implica reducir la frecuencia e intensidad con la que fumas. Sin embargo, para quienes tengan una dependencia o tolerancia que les esté causando descontento, es más efectivo dejarlo de golpe. Una cosa es no fumar, y otra muy distinta intentar mantener la motivación después de un porro.

Dejar de fumar durante 48 horas cada 30 días puede ser de gran ayuda para gestionar la tolerancia y la dependencia.

Darle un respiro a la tolerancia es una estupenda forma de descubrir cómo es realmente tu relación con la hierba. Si te resulta fácil no fumar durante dos días, es mucho más probable que tu consumo sea saludable. Pero, si ves que necesitas desesperadamente una calada, podría ser una señal de que deberías replantearte tu hábito.

Descansos de tolerancia

  • Microdosificación del cannabis

Al igual que las mesas hechas con tablones de andamios viejos, las bombillas con filamentos decorativos, y los aguacates, la microdosificación de sustancias se ha hecho muy popular en la última década.

La microdosificación de cannabis puede ser una excelente manera de cambiar tu relación con la hierba. No solo les dará un descanso a tus receptores y pulmones, sino que también te animará a realizar otros cambios positivos. Al estar un poco menos colocado/a todo el tiempo, es más probable que por fin salgas a correr o empieces ese proyecto que habías estado planificando.

Tomando microdosis en lugar de dejar de consumir marihuana por completo, conseguirás el puntillo mental y una mayor creatividad sin la sensación de letargo.

Microdosificación del cannabis
  • Consume cepas de CBD

Consumir cepas de CBD o ricas en CBD es una forma estupenda de reducir el consumo de cannabis (rico en THC). Cuando se vapea o fuma hierba con CBD, se satisface el deseo de fumar y se puede disfrutar de una pequeña fumada; con todo el sabor. Esto significa que puedes dejar el THC sin dejar de fumar del todo.

Además, se cree que el CBD contrarresta los efectos del THC. Por lo que, si descubres que fumar cannabis te produce efectos secundarios, el CBD podría ser una forma de combatir algunos de ellos.

Consume cepas de CBD
  • Cambios en el estilo de vida

Todos los métodos anteriores tratan directamente con la marihuana. Sin embargo, a veces, pensar demasiado en ello refuerza la relación. Olvidarte del cannabis un rato y ocupar tu tiempo con otras cosas es una de las mejores formas de dejar de fumar tanta hierba.

Nos vas a odiar por decir esto, pero hacer ejercicio o tener un hobby pueden cambiar tu vida. Incluso si no dejas de fumar marihuana, te encontrarás mucho mejor.

Cambios en el estilo de vida

Porque de eso se trata; muchos de los posibles efectos negativos del consumo diario de cannabis son indirectos. Depresión, pereza, ausencia de sentido; también sentirías todo eso si tuvieras que sentarte en el sofá y ver dibujos animados todo el día, tanto si fumas como si no.

La marihuana puede ser un aspecto fantástico y enriquecedor de la vida, pero no puede sustituir al contenido importante de la misma. Tanto si consumes drogas como si no, todos tenemos que luchar por nuestra propia felicidad.

Fuentes Externas
  1. Delta 9-tetrahydrocannabinol increases prefrontal cortical catecholaminergic utilization and impairs spatial working memory in the rat: blockade of dopaminergic effects with HA966 - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  2. Separate and combined effects of the GABA reuptake inhibitor tiagabine and Δ9-THC in humans discriminating Δ9-THC - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  3. What effect does marijuana really have on weight gain? It's complicated https://www.sciencedaily.com
  4. Long-Term Effects of Smoking Weed: The Dangers of Marijuana https://americanaddictioncenters.org
  5. What effect does marijuana really have on weight gain? It's complicated https://www.sciencedaily.com
  6. Marijuana DrugFacts | National Institute on Drug Abuse (NIDA) https://www.drugabuse.gov
  7. Long-Term Marijuana Use Associated with Worse Verbal Memory in Middle Age - For The Media - JAMA Network https://media.jamanetwork.com
  8. Cannabis and psychosis: Neurobiology https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  9. The effect of cannabis use on memory function: an update https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  10. Cannabis use and progressive cortical thickness loss in areas rich in CB1 receptors during the first five years of schizophrenia - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.