La magia de la marihuana, al menos desde una perspectiva medicinal, reside en el hecho de que una única planta produzca tantos compuestos con propiedades curativas, conocidos como cannabinoides. Y aunque el foco ha estado centrado hasta ahora en dos de los principales cannabinoides, el THC y el CBD, existen muchos otros.

Sin embargo, más allá del cannabis, existen otras plantas y flores que al parecer también interactúan con el sistema endocannabinoide humano. Algunas de las plantas que figuran en esta sorprendente lista también producen auténticos compuestos químicos cannabinoides. Otras producen compuestos que emulan a los cannabinoides.

FITOCANNABINOIDES, ENDOCANNABINOIDES Y CANNABIMIMÉTICOS

Los cannabinoides son compuestos químicos que se producen en las plantas y de forma natural en el cuerpo humano. Este último grupo se denomina endocannabinoides o "cannabinoides endógenos".

Los fitocannabinoides son cannabinoides producidos por plantas. Lo creas o no, muchas plantas distintas al cannabis producen fitocannabinoides.

Sin embargo, además de esto también existen unas sustancias, conocidas como compuestos cannabimiméticos, que imitan las propiedades de los cannabinoides al consumirlos. Más concretamente, actúan sobre el sistema endocannabinoide.

¿Qué son estas maravillas de la naturaleza? Probablemente ya hayas escuchado hablar de ellas, incluso aunque no conocieses todos los detalles. Y es que resulta muy interesante que muchas plantas que contienen fitocannabinoides y compuestos cannabimiméticos sean consideradas como "superalimentos".

EQUINÁCEA (ECHINACEA)

La equinácea es una planta muy conocida por su uso medicinal. De hecho, se emplea para tratar muchas de las enfermedades para las que se usa el cannabis. Se emplea frecuentemente para tratar el resfriado común. Quienes sufren artritis también afirman que ayuda a aliviar su dolor. La equinácea además se utiliza a menudo para combatir la fatiga y las migrañas.

¿Por qué es tan efectiva? Pues porque contiene cannabimiméticos, compuestos que si bien no son exactamente similares a los cannabinoides, interactúan con el sistema endocannabinoide de manera parecida, más concretamente con el receptor CB2. Como este receptor es responsable de regular el sistema inmune y la inflamación, cualquier tipo de estimulación sobre el mismo producirá una respuesta similar.

HIERBA DE LOS DIENTES O PARACRESS (ACMELLA OLERACEA)

La hierba de los dientes recibe su nombre precisamente porque puede tratar el dolor de muelas. Originaria del Amazonas, se emplea a menudo como base para producir un potente gel analgésico. La Universidad de Cambridge llevó a cabo ensayos clínicos formales que revelaron que esta planta puede bloquear los receptores del dolor y las terminaciones nerviosas.

¿A qué se debe? La hierba de los dientes contiene compuestos similares a los cannabinoides conocidos como N-isobutilamidas. También estimulan el receptor CB2 y, como resultado, pueden combatir los pinchazos de forma efectiva.

La hierba de los dientes es tan efectiva que se está considerando utilizarla como base para un nuevo tipo de medicación para salud bucodental.

HELICRISO (HELICHRYSUM UMBRACULIGERUM)

Su nombre latino es un poco difícil de pronunciar, ya no digamos escribirlo. No obstante, esta margarita originaria de Sudáfrica contiene un compuesto químico similar al cannabigerol (o CBG). El CBG sigue siendo uno de los cannabinoides menos conocidos, pero cuenta con un gran potencial para tratar la depresión y otros trastornos anímicos. El CBG también cuenta con potentes propiedades antiinflamatorias.

En la farmacología africana se utiliza a menudo una variedad de esta planta en ceremonias rituales. Y las investigaciones que se están llevando a cabo han dejado entrever que los compuestos de la planta podrían tener propiedades psicotrópicas muy parecidas a las del cannabis.

HEPÁTICA (RADULA MARGINATA)

La hepática proviene de Nueva Zelanda. Su aspecto más importante es que está repleta de ácido perrottetinénico, muy semejante al THC tanto químicamente como en términos de efectos. El ácido perrottetinénico actúa principalmente sobre el receptor CB1.

Dicho lo cual, no es psicoactiva. La hepática se suele emplear con frecuencia como remedio natural para tratar la bronquitis, así como problemas de vejiga y vesícula biliar.

PIMIENTA NEGRA (PIPER NIGRUM)

La pimienta negra actúa en realidad como un cannabinoide en el cuerpo humano, aunque no es tan potente. También cuenta con propiedades antiinflamatorias. Gracias a diversos estudios, cada vez resulta más claro que la pimienta común podría aumentar la efectividad de ciertos tipos de medicamentos para el tratamiento del cáncer.

CACAO (THEOBROMA CACAO)

Theobroma cacao significa literalmente "comida de los dioses", y su fruto es un reconocido superalimento. Se ha dicho durante mucho tiempo que comer chocolate puede potenciar nuestro estado de ánimo. De hecho, el cacao contiene diversas sustancias químicas que actúan como "hormonas de la felicidad", por ejemplo la teobromina, el triptófano, la feniletilamina y, por supuesto, la anandamida. Esta última se conoce como la molécula de la felicidad, razón por la cual el chocolate eleva el espíritu. La anandamida derivada de una planta también permanece en el cuerpo.

De hecho, el cacao y el cannabis son dos de las tres plantas conocidas que contienen compuestos que literalmente encajan en el cerebro humano como si se tratase de un sistema de "llave y cerradura".

También existe una explicación científica detrás de la idea de que consumir chocolate antes de fumar marihuana intensifica el subidón.

El chocolate contiene un compuesto llamado ácido graso amida hidrolasa que interactúa con el sistema endocannabinoide. Este ácido graso descompone la anandamida y, aunque el chocolate no es ni remotamente tan potente como el cannabis, ni tampoco psicoactivo, crea de igual forma un impacto positivo sobre el cerebro y el cuerpo.

TRUFAS NEGRAS (TUBER MELANOSPORUM)

Investigadores italianos acaban de hacer un gran descubrimiento: las trufas negras crean tanta anandamida como el cacao. Al ingerirlas, también sueltan la molécula de la felicidad en el cuerpo, donde se unen al receptor CB1.

Las trufas negras son además incluso más antiguas, biológicamente hablando, que el cannabis. Las trufas negras existen desde hace 156 millones de años, mientras que el cannabis "solo" desde hace 70-110 millones.

RODODENDRO O AZALEA (RHODODENDRON)

Los aceites esenciales que se extraen del rododendro de origen chino son potentes medicinas que durante mucho tiempo se han incluido en el repertorio de remedios de hierbas tradicionales.

El Rhododendron anthopogonoides, nombre científico de esta planta, se encuentra en el sur de China. ¿Quieres algún otro dato curioso? El extracto de azalea china puede matar cualquier cosa, desde las infecciones de estafilococos hasta las células cancerígenas. Un fascinante estudio llevado a cabo por la Universidad Nihon de Japón descubrió que los ácidos fólicos en el rododendro chino actúan de forma similar a los cannabinoides. Los extractos puros de esta planta contienen incluso flavonoides, triterpenos y taninos.

KAVA (PIPER METHYSTICUM)

La mayoría de la gente conoce la kava por la bebida que se suele preparar a partir de sus hojas. Originaria de las islas del Pacífico, se ha utilizado desde hace mucho tiempo como medicina natural en la región. Poco a poco su popularidad ha ido creciendo en Occidente.

El té tiene un ligero efecto sedante, conocido por aliviar la ansiedad e incluso el dolor crónico. ¿Cuál es la razón científica por la que sucede esto? La kava contiene un compuesto que al parecer se une al receptor CB1. La kava está llena de unos compuestos llamados kavalactones, y uno de ellos en concreto, la yangonina, interactúa directamente con el receptor. Además del CB1, los kavalactones también se unen a lugares similares del cerebro a los que se unen los cannabinoides asociados con la adicción y los antojos.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar