20% de descuento en aceite de CBD con el código CBD20

By Adam Parsons


Según los informes, se calcula que para el año 2030 el sector de la salud femenina habrá alcanzado un valor de mercado de más de 58.000 millones de dólares, solo en Estados Unidos. Esta industria se centra en ofrecer soluciones a diversos problemas que afectan a las mujeres, como la infertilidad, la endometriosis, la menopausia y la osteoporosis. Para combatir estos trastornos existen una serie de fármacos y también se pueden introducir cambios en el estilo de vida. Pero ¿cómo encaja la marihuana entre estas opciones?

El cannabis ha pasado de considerarse una droga peligrosa a ser una panacea, y algunos países han empezado a cambiar su postura respecto a esta sustancia. Dejar a un lado la histeria y dar credibilidad a la ciencia ha contribuido a dar forma a este enfoque. Pero algunos medios de comunicación, fabricantes de suplementos y el emergente sector industrial del cannabis han caído en la trampa de exagerar las cosas por encima de las pruebas. Pero, dejando a un lado el marketing exagerado, los investigadores siguen estudiando el cannabis en el ámbito de la salud femenina, y algunas empresas de renombre están usando estos hallazgos para crear productos fiables.

Pero el cannabis no solo resulta prometedor como una de las muchas medidas para ayudar a la salud femenina. Las mujeres también pueden hacer mucho por el pujante sector de la marihuana. Los informes muestran que, en los epicentros de la marihuana de EE.UU. como California y Colorado, casi la mitad de los consumidores de marihuana son mujeres. En estas regiones, la hierba se ha convertido en algo más que una droga recreativa, pasando a ser un estilo de vida. Algunas mujeres de estas zonas están liderando empresas que desarrollan productos para diferentes ámbitos de la vida de las mujeres: desde bombas de baño hasta suplementos para aliviar los dolores menstruales.

A continuación, exploraremos todos los aspectos donde el cannabis podría contribuir a la salud femenina en los ámbitos de la ginecología (que estudia el aparato reproductor femenino) y la obstetricia (que se ocupa del embarazo, el parto y el período posparto). Veremos qué dice la ciencia al respecto y haremos suposiciones sobre cómo estos hallazgos podrían repercutir en el mercado de la salud femenina en el futuro.

La historia de la marihuana y la salud femenina

Aunque los estudios científicos siguen intentando determinar la utilidad médica del cannabis, los registros históricos indican que nuestros antepasados usaban la marihuana para tratar numerosas afecciones. Estos documentos revelan que la gente de antaño usaba todas las partes de la planta, incluidas las flores, las raíces y las semillas. A lo largo de la historia, algunos personajes importantes han investigado el potencial medicinal del cannabis, desde el emperador Shen Nung hasta Galeno.

Curiosamente, la marihuana también tiene una larga historia como remedio popular en el ámbito de la obstetricia y la ginecología, y para la salud femenina en general. La referencia más antigua[1] conocida sobre el cannabis para las afecciones de la mujer se remonta a la antigua Mesopotamia. La farmacopea egipcia también documenta la aplicación vaginal de marihuana, y el papiro Ebers (datado en el año 1534 a.C.) describe el uso de cannabis para ayudar en el parto. Hay una larga lista de evidencias sobre el uso de esta planta para la salud femenina en la antigüedad. Y ya en la era moderna, los informes sugieren que Sir John Russel Reynolds, el médico personal de la reina Victoria (1819-1902), recetaba marihuana cada mes a la monarca del Reino Unido para aliviar las molestias menstruales. Reynolds también escribió: “El cáñamo indio es de gran utilidad en casos de dismenorrea espasmódica”.

La relación entre la marihuana medicinal y las mujeres tiene una larga historia; pero el uso histórico del cannabis no justifica necesariamente su uso en la ciencia moderna. Entonces, ¿qué dicen las investigaciones actuales sobre el cannabis y su relación con la obstetricia y la ginecología? Sigue leyendo para descubrir todo lo que necesitas saber.

Métodos de consumo de cannabis

Hay muchas formas de consumir marihuana, desde métodos ancestrales hasta métodos más modernos. Antes de profundizar en algunos estudios científicos, veamos las diferentes formas en que las mujeres pueden consumir cannabis:

  • Fumar: la combustión del cannabis se remonta a tiempos ancestrales. Este método produce efectos que aparecen rápidamente, pero conlleva riesgos evidentes para la salud.
Mujeres y marihuana: cómo mejorar su estilo de vida
  • Vapear: el vapeo es una versión moderna de fumar, que utiliza bajas temperaturas para aprovechar los fitoquímicos deseados sin combustionar la materia vegetal. También hace efecto rápidamente, al igual que fumar. Aunque este método genera menos subproductos tóxicos, conlleva ciertos riesgos para la salud.
Mujeres y marihuana: cómo mejorar su estilo de vida
  • Vía oral: para consumir cannabis por vía oral existe una gran variedad de productos, desde cápsulas y gominolas hasta pasteles. Este método tarda más en hacer efecto, ya que el THC y otros compuestos deben atravesar primero el estómago y el hígado. Cuando se ingiere, el cannabis con THC produce un efecto mucho más fuerte, ya que el hígado transforma este cannabinoide en un metabolito aún más potente llamado 11-hidroxi-THC.
Mujeres y marihuana: cómo mejorar su estilo de vida
  • Sublingual: cuando se aplican debajo de la lengua, los extractos y aceites acceden rápidamente a la sangre al difundirse en los capilares situados en esta zona. Este método de consumo hace efecto rápidamente y evita los problemas de salud asociados a fumar y vapear.
Mujeres y marihuana: cómo mejorar su estilo de vida
  • Administración intravaginal: esta categoría incluye productos como los tampones con cannabinoides. En el ámbito médico, la vagina se considera una vía de administración de medicamentos. Las moléculas que se absorben en esta zona evitan el metabolismo del hígado y producen efectos tanto locales como sistémicos.
Mujeres y marihuana: cómo mejorar su estilo de vida

El papel del SEC en la salud de las mujeres

La marihuana afecta al cuerpo de muchas formas diferentes. Pero los efectos del cannabis en nuestro organismo dependen principalmente del sistema endocannabinoide (SEC). Conocido como el regulador universal del cuerpo humano, el SEC ayuda a mantener en equilibrio (homeostasis) a otros sistemas fisiológicos. El sistema endocannabinoide está compuesto por receptores, enzimas y unas moléculas de señalización llamadas endocannabinoides, y está presente en todo el cuerpo, incluido el sistema reproductor femenino. Los datos actuales sugieren que el SEC ayuda a controlar:

  • El estado de ánimo
  • El estrés
  • El apetito
  • La remodelación ósea
  • Activación de los neurotransmisores
  • Secreción endocrina de los ovarios

Cannabinoides y endocannabinoides

¿Pero cómo influye exactamente la marihuana en el sistema endocannabinoide? Podrías pensar que una planta presente en la naturaleza influye en el cuerpo humano de forma arbitraria; pero es todo lo contrario. El cannabis contiene varias familias de moléculas entre las que se encuentran los cannabinoides, como el THC y el CBD. Algunos de estos compuestos (incluido el THC) imitan a los endocannabinoides que activan los receptores del SEC en el cuerpo; esto significa que básicamente “hackean” el sistema endocannabinoide, por lo que pueden influir en este sistema regulador. Otros cannabinoides, como el CBD, actúan de forma más indirecta; en lugar de activar los receptores del SEC, son capaces de alterar temporalmente[2] las vías enzimáticas, por lo que podrían aumentar los niveles de endocannabinoides.

Marihuana y ginecología

La ginecología es un campo de la medicina centrado en las enfermedades del sistema reproductor femenino, incluyendo la vagina, los ovarios y el útero. Los ginecólogos tratan una serie de afecciones de estas zonas anatómicas, como infecciones, diferentes tipos de cáncer, infertilidad, incontinencia y el síndrome premenstrual. Actualmente se está investigando cómo podría ayudar el cannabis en el futuro en este ámbito.

Dolor menstrual

En un cuestionario[3] donde participaron más de 400 mujeres, publicado en la revista “Journal of Pain Resolution”, se halló que alrededor del 84% de las mujeres encuestadas sufrían dolores menstruales, y un 43% de ellas padecían dolor con cada menstruación. Otros hallazgos sugieren que un 5-10% de las mujeres sufren un dolor lo suficientemente intenso como para perturbar su vida cotidiana. Según parece, la marihuana ayudó a la Reina Victoria en este sentido, ¿pero qué dice la ciencia al respecto? No se ha realizado ningún estudio controlado para evaluar los efectos del cannabis en el dolor menstrual. Sin embargo, un estudio[4] cualitativo publicado en 2014 preguntó a 192 mujeres si habían consumido marihuana para aliviar el dolor de la regla. Un 85% de las participantes en dicho estudio respondió que sí, y el 90% de estas afirmó que el cannabis les ayudaba. Aunque se necesitan estudios en humanos para confirmar estos resultados, varias empresas ya han comercializado tampones que contienen THC y CBD.

Mujeres y marihuana: cómo mejorar su estilo de vida

Síndrome premenstrual

Las mujeres suelen experimentar una serie de síntomas en las semanas previas a la regla, como cambios de humor, sensibilidad en los pechos, fatiga e irritabilidad. Estos síntomas, en su conjunto, se conocen como síndrome premenstrual (SPM). Como es de esperar, no se han realizado muchos estudios en humanos sobre el cannabis y el SPM. Sin embargo, se está investigando si la marihuana podría combatir el insomnio, la irritabilidad, la depresión y el dolor de las articulaciones. Los investigadores afirman que estas afecciones se solapan[5] con el síndrome premenstrual, y que los futuros estudios deberían analizar si el cannabis puede aliviar los síntomas del SPM.

Mujeres y marihuana: cómo mejorar su estilo de vida

Endometriosis

La endometriosis puede afectar a mujeres de cualquier edad. Esta afección se produce cuando el tejido que recubre el útero empieza a crecer en otros lugares, incluidos los ovarios. Este crecimiento inusual provoca síntomas como dolor pélvico, dolor durante las relaciones sexuales, infertilidad y un sangrado excesivo. Un artículo publicado en PLOS ONE describe un estudio[6] donde 252 mujeres afirmaron que el cannabis inhalado o ingerido por vía oral influyó en los síntomas de la endometriosis. Estos descubrimientos parecen prometedores en cuanto a la inhalación de cannabis para los síntomas gastrointestinales, el dolor y el estado de ánimo. Pero es necesario hacer ensayos controlados aleatorios para validar estos resultados.

Sexo

Para mucha gente, el sexo ayuda a profundizar en las conexiones íntimas a través del placer físico. Sin embargo, no todo el mundo disfruta del sexo, o al menos no en cada ocasión. La ansiedad, la sequedad vaginal y la falta de deseo sexual son factores que pueden hacer que las mujeres eviten el sexo con su pareja. ¿Puede la marihuana mejorar el sexo para estas mujeres? Actualmente se están llevando a cabo estudios para averiguarlo. Por ejemplo, un estudio de 2019[7] publicado en la revista Sexual Medicine intentó hallar una relación entre el consumo de cannabis antes del sexo, la función sexual en las mujeres y una mayor satisfacción con el orgasmo. Mientras los científicos siguen investigando, algunas empresas ya han creado productos de cannabis para mujeres diseñados para mejorar las relaciones sexuales, como los lubricantes.

Menopausia

No podemos hablar sobre marihuana y salud femenina sin hablar de la menopausia, la etapa en que las mujeres dejan de tener la regla debido a la disminución de los niveles hormonales. Esto suele ocurrir entre los 45 y 55 años. La reducción de hormonas como los estrógenos provoca una serie de síntomas, como sofocos, problemas para dormir, palpitaciones, dolores musculares y articulares, aumento de peso, reducción del deseo sexual y migrañas. ¿Puede el cannabis ayudar con los síntomas de la menopausia? Aunque seguimos a la espera de ensayos clínicos concluyentes, una encuesta[8] publicada en la revista Menopause reveló que la mayoría de las mujeres encuestadas estaban a favor del uso de cannabis medicinal para los síntomas relacionados con la menopausia, incluidos los problemas de sueño, el estado de ánimo y la ansiedad. ¿Y qué pasa con el CBD y la menopausia? También en este caso carecemos de ensayos en humanos, pero algunos estudios preliminares están evaluando el CBD para tratar la ansiedad[9], el dolor[10] y las migrañas[11].

Mujeres y marihuana: cómo mejorar su estilo de vida

Marihuana y obstetricia

Mientras que la ginecología se centra en la salud reproductiva femenina, la obstetricia se ocupa específicamente del embarazo, el parto y el periodo posparto. ¿Puede el cannabis medicinal ayudar durante esta etapa, o resulta más perjudicial que beneficioso? Descúbrelo a continuación.

Embarazo

Consumir marihuana durante el embarazo es un tema muy controvertido; la idea de una mujer embarazada fumando cannabis no presagia nada bueno para la mayoría de gente. Aunque la mayoría de mujeres evitan el cannabis durante el embarazo, unos datos[12] publicados en la revista Addictive Behaviours revelaron que más del 14% de las adolescentes embarazadas de EE.UU. declararon haber consumido marihuana el mes anterior. Dado que el embarazo puede causar síntomas como las náuseas, algunas mujeres se preguntan si pueden consumir cannabis cuando están embarazadas. Por ahora, las evidencias sugieren que los riesgos son mucho mayores que cualquier posible ventaja, ya que se ha relacionado la exposición prenatal al cannabis con el deterioro del desarrollo del feto. En cuanto al consumo de CBD durante el embarazo, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos lo desaconseja[13] totalmente.

Lactancia

La lactancia es otro ámbito de interés en cuanto al cannabis y las mujeres. Amamantar a un bebé provoca diversos grados de dolor en muchas mujeres, por lo que podrían sentirse tentadas a consumir cannabis para obtener un alivio natural. Pero consumir marihuana después del parto puede conllevar algunos para los bebés. Los cannabinoides, como el THC, son liposolubles y se almacenan en las reservas de grasa del cuerpo, por lo que pueden llegar a la leche materna y podrían causar síntomas de sedación y debilitamiento en los bebés lactantes. En base a esto, el Centro de Control de Enfermedades de EE.UU. aconseja[14] evitar todas las formas de cannabis durante el periodo de lactancia.

El futuro del cannabis en la ginecología y la obstetricia

La marihuana parece tener un futuro prometedor en lo que respecta a la salud femenina. Los estudios preliminares están investigando el consumo de cannabis para varias dolencias que afectan a las mujeres, así como para algunos síntomas que coinciden con otras enfermedades. Por otro lado, las mujeres emprendedoras de países y regiones donde se ha legalizado el cannabis están tomando las riendas y promoviendo el desarrollo de productos para optimizar el consumo de cannabinoides para enfermedades y síntomas específicos. Aunque, de momento, el conjunto de evidencias científicas sigue siendo escaso, es probable que los futuros hallazgos justifiquen el uso de productos de cannabis para varios problemas ginecológicos. Sin embargo, las investigaciones actuales sugieren que la marihuana tiene un papel mucho menos importante (y probablemente sea un peligro) en el campo de la obstetricia.

Fuentes Externas
  1. Cannabis Treatments in Obstetrics and Gynecology: A Historical Review https://www.tandfonline.com
  2. Cannabidiol enhances anandamide signaling and alleviates psychotic symptoms of schizophrenia - PMC https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  3. Prevalence of menstrual pain in young women: what is dysmenorrhea? - PMC https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  4. https://www.researchgate.net/publication/283180551Using_marijuana_to_cope_with_the_pain_and_other_symptoms_of_medical_abortions_and_menstrualperiods
  5. Cannabis and symptoms of PMS and PMDD https://www.tandfonline.com
  6. Effects of cannabis ingestion on endometriosis-associated pelvic pain and related symptoms - PMC https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  7. The Relationship between Marijuana Use Prior to Sex and Sexual Function in Women https://www.smoa.jsexmed.org
  8. A survey of medical cannabis use during perimenopause and postmenopause - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  9. Neural basis of anxiolytic effects of cannabidiol (CBD) in generalized social anxiety disorder: a preliminary report https://journals.sagepub.com
  10. The Role of Cannabidiol (CBD) in Chronic Pain Management: An Assessment of Current Evidence | SpringerLink https://link.springer.com
  11. Medicinal Properties of Cannabinoids, Terpenes, and Flavonoids in Cannabis, and Benefits in Migraine, Headache, and Pain: An Update on Current Evidence and Cannabis Science https://headachejournal.onlinelibrary.wiley.com
  12. Substance use and teen pregnancy in the United States: Evidence from the NSDUH 2002–2012 https://www.sciencedirect.com
  13. What You Should Know About Using Cannabis, Including CBD, When Pregnant or Breastfeeding | FDA https://www.fda.gov
  14. Pregnancy | Health Effects | Marijuana | CDC https://www.cdc.gov
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.