Fumar flores de cannabis es un método antiguo y muy eficaz de experimentar los efectos psicoactivos del THC. Pero algunos fumadores prefieren dar un paso más y optan por los concentrados, versiones mejoradas de los compuestos activos del cannabis que generan un efecto rápido y contundente.

¿QUÉ ES EL KIEF?

Uno de estos concentrados de cannabis es el kief, que básicamente es un polvo de tricomas. Los tricomas son unas glándulas diminutas de las flores y hojas de la marihuana, que segregan una resina espesa y pegajosa que contiene unas moléculas que nos encantan, como el THC, el CBD y muchos otros cannabinoides y terpenos. Los tricomas no solo proporcionan una experiencia psicotrópica, también desempeñan un papel importante en la supervivencia de las plantas. Estas pequeñas glándulas producen metabolitos secundarios que ayudan a proteger las plantas contra posibles amenazas, como insectos o temperaturas altas.

La obtención de kief consiste en separar estas pequeñas fábricas de productos químicos de las flores de cannabis, y guardarlas hasta tener una cantidad decente. Este montón de tricomas se puede utilizar de diversas formas para disfrutar de un fuerte subidón. Dado que los tricomas contienen cannabinoides, el kief induce un efecto mucho más intenso que cuando se fuman las flores de cannabis, cuyo humo además suele contener material vegetal quemado y otras moléculas aún menos deseables.

¿CÓMO SE RECOGE EL KIEF?

El kief es un concentrado de cannabis muy sencillo y no se necesita mucha preparación ni trabajo para obtenerlo. La forma más fácil de recoger kief es a partir de cogollos completamente secos y curados. Las flores húmedas o mal secadas no se trituran bien, lo que significa que los tricomas no se desprenden de ellas con facilidad.

La forma más habitual de acumular kief es con un grinder de varias cámaras, siendo lo ideal tres niveles. Estos grinders disponen de una cámara superior, donde se colocan las flores entre unos dientes metálicos o de plástico, que las convierten en polvo. Las partículas trituradas pasan a través de unos pequeños orificios a la segunda capa, donde se recogen sobre una malla metálica. El material vegetal triturado es demasiado grande para atravesar la malla, pero los tricomas pasan con facilidad a una cámara de kief situada debajo.

Con el tiempo, esta cámara inferior se llena de tricomas y, muy pronto, tendrás un montón para usar como más te guste.

costo Kif

¿QUÉ SE PUEDE HACER CON TODO ESTE KIEF?

Una vez que hayas acumulado una cantidad decente de kief, deberás decidir cómo utilizarlo. Este polvo de tricomas se puede consumir de varias formas para obtener un fuerte efecto psicoactivo.

1. AÑÁDELO A UN PORRO

El kief se puede usar como un suplemento de THC a la hora de liar porros. Cuando a ti y a tus amigos fumetas os apetezca colocaros, coge el bote de kief y espolvorea un poco en el canuto antes de liarlo. Esto le dará un toque extra y será especialmente útil cuando la flor que vas a fumar no es tan potente como esperabas. De forma alternativa, los expertos en el liado creativo de porros pueden cubrir el exterior del canuto con kief para otorgarle una estética más atractiva. Moja la parte externa del porro con wax, o simplemente humedécela con saliva, y hazlo rodar en un plato con kief.

2. UTILIZA TU CREATIVIDAD EN LA COCINA

El kief se puede añadir a la cannabutter, que después se utiliza en prácticamente cualquier receta para proporcionar un fuerte subidón. La cannabutter de kief se puede añadir a pasteles, brownies, salsas, aliños, y a un montón de otros alimentos. Pero recuerda la regla de oro de la cocina con cannabis: descarboxilación. Asegúrate de exponer el cannabis a una temperatura de 110ºC durante 30-45 minutos para convertir el THCA en THC psicoactivo.

Marihuana kief cannabis

3. PREPARA UN E-LÍQUIDO Y VAPORÍZALO

El kief se puede transformar en un e-líquido casero para consumir con un vaporizador bolígrafo de forma discreta tanto en casa como fuera. Para hacer el e-líquido, se necesita propilenglicol y glicerina vegetal, además de un filtro de café, un cuenco de vidrio o metal, una cazuela y varias jeringas.

Llena la cazuela con agua y coloca el cuenco sobre ella a modo de baño maría. Vierte en el cuenco una mezcla de glicerina vegetal y propilenglicol en una proporción de 1:1. Añade el kief y sube el fuego para que hierva. Espera a que la mezcla se funda y tenga una consistencia gruesa y uniforme. A continuación, cuela con el filtro de café y deja que se enfríe. Llena las jeringas, y ya puedes cargar tu vaporizador.

4. CONVIÉRTELO EN ROSIN

El kief también se puede utilizar para elaborar tus propias reservas de hachís, siempre que hayas acumulado una buena cantidad de tricomas. Para ello, necesitarás papel pergamino y una plancha (también puedes usar planchas para el pelo). Pon el kief en el papel pergamino y dóblalo. Presiona bien con la plancha durante un breve periodo de tiempo y observa cómo se extiende una sustancia marrón por el papel. Esta sustancia resinosa es ideal para usar en un bong o un rig para dabs.

5. HAZ HACHÍS DRY SIFT

El hachís elaborado con kief también se conoce como dry sift. Esta sustancia tiene una consistencia distinta del hachís corriente, es más granulado y desmenuzable. La clave para hacer hachís es la fuerza de compresión. Esta fuerza se puede aplicar con la ayuda de una máquina prensadora o simplemente con las manos. Para llevar a cabo este proyecto se necesita una buena cantidad de kief, pero una vez que la tengas, es muy fácil de hacer. Llena una bolsa pequeña de plástico con el kief, enróllala apretando bien, y asegúrala con cinta aislante. A continuación, envuelve el paquete en 3 capas de papel de periódico y humedécelo. Con la ayuda de unas planchas para alisar el cabello, aplica presión durante unos cuantos segundos cada vez, hasta que esté bien comprimido. Desenvuelve el paquete y descubre un estupendo bloque de hachís de kief.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.