El mundo de los concentrados de cannabis está despegando. De hecho, los nuevos tipos de extractos, como la live resin y toda clase de BHO, han revolucionado el mercado del cannabis, ofreciendo tanto a consumidores terapéuticos como recreativos formas completamente nuevas de disfrutar de la marihuana.

Pero todos ellos son avances recientes. En este artículo echaremos un vistazo a las charas, uno de los tipos de concentrados de cannabis más tradicionales y antiguos, hecho con el mejor cogollo que crece de forma natural a los pies del Himalaya.

¿QUÉ SON LAS CHARAS Y DE DÓNDE VIENEN?

Las charas son un tipo de extracto de cannabis muy similar al hachís. Se hace a mano y se cree que procede originariamente de ciertas regiones de Asia, en concreto India, Pakistán y Nepal. Como la mayoría de extractos de cannabis, se prepara separando los tricomas de la materia vegetal de la marihuana para producir un concentrado muy puro. Estos tricomas se suelen desarrollar como una capa cristalina y pegajosa en las flores del cannabis y, aunque en menor medida, también en los tallos y las hojas.

La principal diferencia entre el hachís y las charas es que éstas se producen con plantas de cannabis frescas, todavía vivas, mientras el hachís se hace con material vegetal seco. Las charas también se suelen hacer a mano (un proceso que detallaremos más adelante), mientras el hachís se puede elaborar de diversas formas. Los métodos principales son el tamizado en seco, las bubble bags y otras técnicas de filtrado.

Las charas se suelen vender en bolas o barritas y tradicionalmente se fuman usando un chillum, un tipo de pipa especial utilizada por los monjes hindúes (o sadhus). El cannabis ha jugado un papel significativo en prácticas espirituales y religiosas a lo largo de todo el subcontinente indio y muchas otras regiones del mundo. Las charas en particular son una pieza clave en muchas prácticas y rituales hindúes.

Los Shaivs (una secta hindú que venera a Shiva como deidad suprema), por ejemplo, suelen representar a su dios fumando una chillum e incorporan el consumo de charas a sus rituales. Normalmente lo hacen mediante la misma pipa y antes de fumarla recitan los numerosos nombres de Shiva para venerarlo.

Tradicional Charas Cannabis Hashish

Aunque las charas son muy habituales en toda la India, su producción sólo se limita a unas cuantas zonas del país, como el valle Parvati y Cachemira. En estas regiones el cannabis crece de forma salvaje en torno a las laderas del Himalaya y suele ser un tesoro muy apreciado por exploradores, criadores y otros aficionados al cannabis. El valle Parvati es especialmente famoso por un tipo de charas determinado, conocido como "crema malana", muy valorado por su elevado contenido de THC.

Kerala Gold es otro tipo de charas muy conocido, a veces denominado también "Idukki Gold". Atrajo mucha atención tras el lanzamiento de una película en 2013 que narraba la historia de 5 amigos en busca de este concentrado tremendamente potente. Por desgracia ya no es tan fácil de encontrar.

Las charas también se producen y consumen fuera de la India, en países como Pakistán y Nepal. Sin embargo, las más famosas son sin duda las indias.

CÓMO HACER CHARAS

Hacer charas es un engorro y exige mucha paciencia y esfuerzo, además de gran cantidad de hierba. En cualquier caso, el principio en el que se basa su producción es muy simple. Al manipular las flores de cannabis llenas de resina, automáticamente se acumulará un residuo marrón oscuro en tus manos. Básicamente se trata de los tricomas de la planta que se quedan pegados a tu piel, y que gracias a la fricción se combinan para crear un potente extracto.

Para hacer charas en casa, necesitarás:

  • Cogollos de marihuana manicurados (con un poco de tallo) de una planta a la que le falten aproximadamente 2-3 semanas para alcanzar su madurez plena.
  • Tus propias manos.

Empieza por lavarte las manos y asegurarte de que estén perfectamente limpias. No utilices jabones ni lociones con olores intensos. Si es posible usa un jabón de manos orgánico y sin perfume.

Tricomas Resina Charas

A continuación coge unos cuantos cogollos de cannabis y empieza a frotarlos suavemente entre tus manos. Ten cuidado de no aplicar demasiada fuerza, ya que sólo conseguirás perder más resina en lugar de extraerla. Deberás ser delicado y paciente al manipular estos cogollos. Puedes exprimir ligeramente las flores con tu pulgar y la palma de tu mano para extraer más aceites.

A medida que frotas los cogollos, verás cómo segregan una sustancia espesa y pegajosa que recuerda al alquitrán y se acumula en tus dedos y palmas de las manos. Ya tienes charas. Una vez estés satisfecho con la cantidad de resina extraída de los cogollos, puedes dejarlos a un lado y empezar a dar forma a tus bolas o barras de chara.

Simplemente sigue frotando tus manos entre ellas para ir creando una bola o barrita de concentrado. Recuerda, cuanto más lento lo hagas y más paciencia tengas, mejor será la calidad de tus charas. Luego tendrás que almacenarlas envueltas cuidadosamente en film transparente para asegurarte de que no se sequen.

CÓMO FUMAR CHARAS

Una vez hayas terminado, es hora de disfrutar de los frutos de tu duro trabajo. Para conseguir una experiencia más tradicional, te recomendamos que te hagas con una pipa chillum. Si no, siempre puedes coger un trozo, moldearlo en una barrita muy fina y liarla en un buen porro mezclándola con tabaco para garantizar una combustión uniforme y progresiva.

Si no te apasiona el tabaco, puedes hacer exactamente lo mismo con cogollos normales en un porro o blunt. Y si tampoco te van demasiado los porros ni los blunts, puedes mezclarlo en una cazoleta y fumarlo mediante una pipa o un bong convencional. Y por supuesto, también puedes vaporizar charas en un bong para dabs como cualquier otro extracto de cannabis.

Siempre que pruebes un nuevo producto cannábico, es mejor tomarse las cosas con calma. Al fin y al cabo siempre podrás fumar más, pero si te has pasado nunca podrás solucionarlo. Recuerda, las charas, como el hachís y otros concentrados, tienen un porcentaje de THC y otros cannabinoides muy superior al del cogollo normal.

Charas manos Cannabis frotar cogollos

¿QUÉ VARIEDADES USAR PARA LAS CHARAS?

Puedes usar la cepa que prefieras para hacer charas. Para obtener un producto más tradicional te recomendaríamos una variedad índica, especialmente si es originaria de la India, Pakistán o zonas cercanas (como algunas cepas Kush, por ejemplo). Pero sobre todo, tendrás que asegurarte de trabajar con una variedad muy resinosa y conocida por su abundante producción de tricomas.

Aquí hemos seleccionado algunas variedades de RQS que consideramos que se adaptan bien para hacer unas charas caseras bien potentes. Pero recuerda, son sólo sugerencias, prueba con otras cepas RQS para descubrir cómo conseguir los mejores resultados.

ROYAL KUSH

Una poderosa variedad Kush que produce un efecto extremadamente potente. Nuestra Royal Kush es realmente fácil de cultivar y, gracias a su gran producción de resina, es ideal para hacer charas en casa.

NORTHERN LIGHT

Northern Light es una cepa clásica muy apreciada en todo el mundo. Con sus enormes cosechas de cogollos potentes y resplandecientes y un brutal efecto índica dominante, estamos completamente convencidos de que esta variedad puede dar lugar a unas charas de gran potencia.

BUBBLE KUSH

Fusionando lo mejor de un selecto grupo de variedades sativa, índica e incluso ruderalis, nuestra Bubble Kush presume de una genética realmente potente que siempre produce resultados sólidos. Aunque quizás no sea lo más tradicional, estamos seguros de que aún así es un material perfecto para preparar unas charas estupendas.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar