USA DAYS — Hasta 50% de descuento en variedades USA Comprar ahora

By Luke Sholl


La potencia de la hierba es un tema muy habitual en el mundo del cannabis. En los últimos años, uno de los principales debates en torno a la marihuana es la potencia de la hierba de hoy en día en comparación con el material supuestamente malo y lleno de residuos que fumaban los hippies de los 60 y 70. Pero, ¿qué diferencia hay entre el cannabis de los hippies y el que se vende en la actualidad en dispensarios, coffeeshops y clubes de cannabis? Sigue leyendo para averiguarlo. 

¿Es más fuerte la marihuana de lo que era antes?

Sí, la marihuana actual es sin duda mucho más fuerte que la hierba que fumaban tus padres y abuelos. Aunque la prohibición sumió al movimiento del cannabis en la clandestinidad durante varias décadas, no impidió que los criadores y cultivadores lograran importantes avances para aumentar la potencia de la marihuana.

Como veremos con más detalle a continuación, la potencia del cannabis ha aumentado de manera excepcional (más del 300%) durante los últimos 40-50 años. Algunos de los principales factores que han influido en este aumento son la demanda de los consumidores, unas técnicas y tecnologías de cultivo nuevas, etc.

  • Cómo ha cambiado la potencia del cannabis entre 1995 y 2018

En septiembre de 2019, el Centro Nacional de Investigación de Productos Naturales de EE.UU. publicó un análisis detallado sobre la potencia de la marihuana como parte de su Programa de Control de Potencia trimestral. Este informe fue realizado por la Facultad de Farmacia de la Universidad de Mississippi, que examinó un total de 486 muestras de cannabis; 477 de las cuales eran flores secas y curadas, y 9 aceites de hachís de potencia más fuerte.

Cada muestra fue analizada mediante cromatografía de gases (GC, por sus siglas en inglés) para determinar el contenido de THC, así como el de los cannabinoides secundarios que formaban parte de su perfil químico (CBD, CBC, delta-8-THC, CBNCBG y THCV). El estudio también examinó la potencia de estas muestras, y la comparó con el número total de muestras que habían estudiado desde 1995 (y que incluían 56.949 muestras de flores de cannabis, 888 de hachís, y 468 de aceite de hachís).

La investigación demuestra que la potencia de la marihuana ha aumentado desde mediados de los años 90. En 1995, el porcentaje medio de THC de todas las muestras era de alrededor del 3,5%. En 2005, la concentración media de THC se situaba en torno al 7%, y en 2018, por encima del 15%.

Cómo ha cambiado la potencia del cannabis entre 1995 y 2018
  • Cambios en las proporciones de THC y CBD

La marihuana ha cambiado notablemente en los últimos 40 años, y no solo en lo que respecta a la cantidad de THC que contiene. Por suerte, la legalización y nuestro cambio de actitud ante la hierba han allanado el terreno para que se lleven a cabo más estudios y análisis que han contribuido a un mayor entendimiento de esta antigua planta.
A medida que aprendemos más sobre la marihuana y las formas únicas y complejas con las que interactúa con nuestro cuerpo, nos vamos dando cuenta de que el cannabis ofrece mucho más que THC. Por lo tanto, no solo ha cambiado la cantidad de THC que contiene la hierba, sino también la concentración de otros compuestos y cannabinoides, sobre todo del CBD.

Como resultado, el mercado ha experimentado un aumento constante en la creación de cepas con distintas proporciones de CBD y THC, especialmente en el caso de las que ofrecen un ratio de 1:1.

  • Un apunte sobre los análisis del cannabis y cómo podrían contribuir a aumentar su potencia

Aunque no negamos que la marihuana moderna es mucho más potente que la de los años 70, 80, 90 y 2000, también creemos que es importante señalar que las pruebas que analizan el cannabis también han cambiado mucho.

En la actualidad, EE.UU. cultiva hierba a nivel nacional gracias al auge de los mercados legales de marihuana recreativa y medicinal en sitios como California, Colorado y Nevada. Esto significa que las muestras son mucho más frescas hoy que hace 30 o 40 años, cuando la mayoría del cannabis del mundo se cultivaba en Colombia y México. El THC se degrada gradualmente con el tiempo, y más rápido cuando se expone al aire, al calor o la luz. Por lo tanto, es muy probable que las muestras de los años 80 y 90 dieran unos resultados menos potentes, ya que se analizaban meses e incluso años después de su recolección.

¿Qué ha hecho que la potencia aumente con el tiempo?

En RQS creemos firmemente que la potencia de la marihuana ha aumentado de manera notable en los últimos 50 años; no solo por los datos del Programa de Control de Potencia del Centro Nacional de Investigación de Productos Naturales, y estudios similares, sino también porque sabemos cuánto han cambiado la cría y el cultivo de cannabis desde los 60 y 70.

Al mismo tiempo, sabemos que es importante entender las variables que influyen en los datos presentados.

  • Un apunte sobre la “Ley de Hierro de la Prohibición”

En todos los debates sobre la potencia del cannabis hay algo que siempre sale a la palestra, y es la Ley de Hierro de la Prohibición. Según esta teoría desarrollada por Richard Cowan en 1986, la prohibición de la marihuana, o de cualquier otra sustancia, allana el terreno para que esa sustancia se vuelva más potente o concentrada.

Cowan opinaba que la prohibición es una de las principales razones del aumento de la potencia del cannabis, ya que es normal que aliente a los productores a crear productos más potentes que puedan vender a un precio más alto, y que ayuden a evitar la detección por parte de las autoridades.

Cowan también incluyó en su teoría la cocaína y la heroína, que según él tuvieron mucho éxito porque eran más fáciles de pasar de contrabando que sus componentes de menor potencia (hojas de coca y opio), y que obviamente alcanzaron un precio más alto debido a una producción más elaborada y a una mayor potencia.

Un apunte sobre la “Ley de Hierro de la Prohibición”
  • El cultivo de sinsemilla ha cambiado las reglas del juego

Aunque la teoría de Cowan sin duda es interesante, hay otros factores que tienen una mayor probabilidad de haber causado este cambio en la potencia de la hierba durante las últimas 4-5 décadas.

Hace 50 años, el cultivo de marihuana no se parecía en nada al de hoy. Según los estándares actuales, la mayoría de la hierba consumida por los hippies de los 60 y 70 se consideraría de muy baja calidad; los cogollos eran pequeños, tenían poca resina, y probablemente estaban llenos de semillas, hojas y tallos. Esto era debido a que entonces no existía la sinsemilla (marihuana sin polinizar cultivada para fumar), ni los sofisticados cultivos de interior que tenemos en la actualidad.

En su lugar, es probable que gran parte de la hierba que fumaban tus padres y abuelos se cultivara al aire libre en Colombia, México o Marruecos (algunos de los mayores productores de cannabis de la época).

Con el fin de facilitar los envíos y evitar su descubrimiento, el material vegetal cosechado a menudo se prensaba en bloques, y en general, cuando llegaba a las manos del consumidor final, habían pasado varios meses. Sin duda, el desconocimiento del cultivo de sinsemilla y un transporte defectuoso contribuyeron a la baja potencia del producto final que llegaba a las calles de EE.UU. y Europa.

El boom del cultivo interior

El cultivo de marihuana se trasladó al interior en los 80, y desde entonces, la tecnología necesaria para montar este tipo de cuartos y armarios de cultivo no ha dejado de evolucionar. Aunque desconocemos quién inventó el cultivo de sinsemilla, sabemos que se hizo muy popular a partir de los años 80, y que ha influido enormemente en la forma que cultivamos marihuana en la actualidad.

Vivimos en la “era dorada” de la marihuana. Cuando entras en un dispensario, coffeeshop o club de cannabis, puedes comprar marihuana fresca, sin semillas, y repleta de cannabinoides, terpenos y flavonoides; así como una gran variedad de comestibles, extractos, ceras, tinturas, etc.

Si cultivas en casa, puedes adquirir miles de cepas de diferentes bancos de semillas (mientras que probablemente cualquier hippie de los 60 solo disponía de lo que había en el fondo de una bolsa de hierba). También tienes acceso a toda la tecnología necesaria para montar un cuarto o armario de cultivo de calidad, por unos pocos cientos de euros.

Los fertilizantes para marihuana también han mejorado mucho y, gracias a internet, los cultivadores de hoy en día tienen acceso a todo tipo de información para ayudarles a cultivar plantas más grandes, sanas y potentes; algo con lo que ni siquiera podían soñar los hippies de los 60 y 70.

El boom del cultivo interior

Los tiempos están cambiando: ¿qué rumbo está tomando el cannabis moderno?

Durante mucho tiempo, el THC se ha considerado el principal compuesto de la marihuana. Y por eso, la mayoría de las cepas del mercado de los últimos 30 años han sido predominante ricas en este cannabinoide. Sin embargo, esto está empezando a cambiar a medida que se forma y madura nuestra actitud ante el cannabis.

Gracias a la investigación, estamos renovando nuestro conocimiento colectivo sobre la hierba, sus compuestos y la forma en que interactúa con nuestro cuerpo. Por eso, estamos siendo testigos de un cambio en las preferencias de los consumidores hacia variedades con un contenido más equilibrado de cannabinoides y terpenos.

Estamos aprendiendo, por ejemplo, que aunque el THC es un compuesto sumamente potente y beneficioso, en dosis altas puede agobiar, y que es buena idea combinarlo con concentraciones altas de compuestos secundarios como CBD, CBG, CBN, etc.

Solo hemos empezado a arañar la superficie del conocimiento sobre el cannabis. Se necesitan más estudios para que podamos entender mejor el potencial de esta planta, y la manera de incorporarlo a nuestras vidas, ya sea con fines recreativos, holísticos o espirituales. Por suerte, estamos más cerca que nunca de descubrir el importante papel que podría desempeñar la marihuana en la vida del ser humano.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.