USA DAYS — Hasta 50% de descuento en variedades USA Comprar ahora

By Adam Parsons Reviewed by: Gloria Payá

El cultivo de cannabis ecológico evita los fertilizantes químicos basados en sales para favorecer la “vida microbiana" del suelo. Eso no significa que estés obligado a alimentar a un montón de bichos. El microrrebaño es una compleja comunidad de microorganismos beneficiosos que incluye bacterias, hongos, algas, levaduras y otros organismos.

Con este tipo de jardinería alimentas al rebaño y, a medida que los microorganismos digieren su comida, los subproductos que generan alimentan a tus plantas. Esta técnica natural está perfectamente equilibrada y, si se realiza correctamente, elimina prácticamente problemas como la sobrefertilización, las deficiencias y los bloqueos de nutrientes. Ni siquiera tendrás que preocuparte por el valor de pH.

¿Pero, significa que tendrás que renunciar a la potencia al renunciar a los estimuladores de floración y potenciadores de THC? No necesariamente. Las bacterias ácido lácticas (BAL) incluso pueden funcionar mejor.

¿QUÉ SON LAS BACTERIAS ÁCIDO LÁCTICAS?

Las bacterias de ácido láctico (BAL) constituyen un grupo amplio y heterogéneo de microorganismos aptos para la alimentación que se utilizan para hacer yogur, encurtidos y otros alimentos fermentados. A veces, los procesadores de alimentos también utilizan las BAL como desinfectantes. Cuando se añaden a un líquido o a un sólido que contiene algún tipo de azúcar, las BAL consumen y digieren el azúcar, y luego excretan ácido láctico como metabolito final.

Estas bacterias no solo son inocuas, sino que son tan buenas para ti como para tus plantas de cannabis. Tienes bacterias del ácido láctico en el microbioma individual de tu tracto digestivo, y muchos médicos recomiendan añadir un suplemento probiótico que contenga Lacto-B si sueles tener problemas estomacales. Por ejemplo, comer regularmente yogur (un alimento probiótico) también ayuda.

Bacterias de ácido láctico

¿CÓMO PUEDEN LAS BAL MEJORAR UN CULTIVO DE CANNABIS?

En teoría, la adición de bacterias ácido lácticas a tu cultivo ecológico aumentará la producción de tricomas y terpenos. Esta teoría está respaldada por investigaciones científicas reales que puedes leer en The Plant Journal[1] y en Frontiers in Plant Science[2].

Aquí está la versión simple. Al digerir los azúcares, tus BAL crean como subproducto un ácido graso de cadena corta llamado hexanoato. Las plantas de cannabis sintetizan el hexanoato para producir terpenos y cannabinoides. Al añadir más hexanoato, proporcionas los componentes básicos para más obtener terpenos y, teóricamente, más THC.

Otro estudio analiza cómo los agricultores de todo tipo pueden utilizar las BAL para potenciar el crecimiento de las plantas[3] haciendo que los fertilizantes orgánicos tengan una mayor biodisponibilidad, y previniendo enfermedades mediante la supresión de múltiples tipos de hongos y bacterias nocivas. Esto da lugar a plantas de cannabis más grandes y saludables, que por lo tanto producen más.

¿CÓMO PUEDO AÑADIR BAL A MI CULTIVO?

Si estás cultivando de forma ecológica y utilizas el método sin laboreo, es probable que tu suelo ya contenga lactobacilos. Las bacterias ácido lácticas están en todas partes, incluso en el aire, por lo que llegarán a tu suelo a medida que las hojas y otras materias lleguen a la superficie y comiencen a descomponerse. Las BAL que ya estén presentes en tu suelo también se alimentarán de la materia orgánica vieja.

La mayoría de las BAL de tu suelo se encuentran a menos de 15cm de la superficie, ya que tienden a crecer más en regiones ricas en oxígeno. Los microorganismos que entran en esta categoría se denominan anaerobios facultativos del suelo. Esto significa que, si quieres, deberías poder enriquecer tu suelo desde su superficie con bacterias lácticas adicionales, aunque no todo el mundo cree que sea posible.

Si quieres probar, puedes añadir suero de bacterias ácido lácticas (LABS) al agua y echarlo en el suelo o directamente sobre las plantas.

¿QUÉ DEBO EVITAR AL USAR BACTERIAS ÁCIDO LÁCTICAS?

Cuando intentes fomentar una vida microbiana saludable, evita aplicar fertilizantes químicos basados en sales en tu suelo. Matarán a la mayoría de tus microbios beneficiosos y permitirán que sobrevivan algunos de los dañinos.

Evita remover el suelo tanto como sea posible. La mayor cantidad de BAL estará justo bajo la superficie, y exponerlas a la luz UV puede matarlas. Por eso también debes aplicar bacterias ácido lácticas por la noche o justo antes de apagar las luces.

Cómo agregar bacterias del ácido láctico

¿DÓNDE PUEDO CONSEGUIR LACTOBACILOS?

Puedes cultivar tu propio suero de bacterias ácido lácticas utilizando principalmente elementos que probablemente ya tengas en casa. Puedes hacerlo así:

INGREDIENTES

  • 340g de arroz
  • 240ml de agua
  • 1 litro de leche orgánica (la leche industrial puede contener antibióticos)

UTENSILIOS

  • Frascos de vidrio de boca ancha
  • Gasa(s)
  • Goma elástica
  • Bolsa de papel
  • Jarra transparente

INSTRUCCIONES

1. Si tu agua está tratada con cloro, déjala reposar durante 24 horas para que el cloro se disipe.

2. Pon cantidades iguales de agua y arroz en un frasco.

3. Agita bien, luego cuélalo a través de una gasa en otro frasco. El agua debe tener aspecto lechoso.

4. Cubre el frasco con un trozo de gasa nuevo y ciérralo con una banda de goma.

5. Coloca el frasco en una bolsa de papel o envuélvelo con un paño para ocultarlo de la luz.

6. Deja reposar el frasco en un lugar cálido y oscuro.

7. Verifica diariamente que los residuos se depositen en el fondo y que la mezcla tenga el olor agrio que indica que la fermentación ha comenzado. Tardará unos 2-3 días si la temperatura se mantiene entre los 25 y 30°C. De lo contrario, este paso podría durar una semana o más.

8. Pon la leche en una jarra transparente.

9. Echa el agua de arroz fermentada en la jarra, filtrando a través de un trozo de gasa limpio.

10. Cubre la jarra con más gasa y ciérrala con una banda elástica o con la tapa de la jarra.
Asegúrate de que esté cerrado, pero que todavía haya flujo de aire.

Bacterias del ácido láctico hechas a mano

11. Coloca la jarra en una bolsa de papel o envuélvela con un paño para ocultarla de la luz.

12. Colócala en un lugar fresco y oscuro.

13. Controla una vez al día hasta que veas que se forman tres capas distintas. Esto puede tardar hasta una semana.

14. Retira la capa superior (la cuajada) y tírala.

15. El suero (el lactosuero) será la capa intermedia que tiene un color amarillo claro. Echa lentamente el suero en un frasco limpio, filtrando nuevamente a través de la gasa. Ten cuidado de no mezclar ninguna de las capas inferiores (sedimentos).

16. Cierra el frasco sin apretar para que el gas producido por la fermentación en curso pueda escapar.

17. Mete en la nevera.

El suero está vivo. Continuará produciendo pequeñas burbujas y debe tener un aroma ligeramente agridulce. Si huele a podrido, el suero está contaminado con otras bacterias y hay que tirarlo.

Para usarlo, diluye el suero mezclando 30ml en 1 litro de agua declorada y mételo en botellas de spray. Con un lote de suero puedes hacer hasta 500 litros de spray.

Si no puedes refrigerar el suero, puedes estabilizarlo añadiendo una parte igual de melaza o azúcar moreno a la mezcla. Esto le da a tu cultivo de BAL algo de lo que alimentarse mientras espera que lo utilices en tus plantas de cannabis.

Fuentes Externas
  1. The hexanoyl-CoA precursor for cannabinoid biosynthesis is formed by an acyl-activating enzyme in Cannabis sativa trichomes https://themodern.farm
  2. Priming of Plant Resistance by Natural Compounds. Hexanoic Acid as a Model - PubMed https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  3. From yogurt to yield: Potential applications of lactic acid bacteria in plant production https://www.researchgate.net
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.