Tras décadas de prohibición e imagen negativa, la marihuana comienza a considerarse de nuevo parte del ámbito médicinal. Con legislación cada vez más tolerante en algunas partes del mundo, incluidos varios estados de EE. UU., el análisis científico de la marihuana y sus compuestos es cada vez más factible.

Durante un tiempo, se aceptó que el cuerpo humano reacciona de maneras muy específicas a una familia de sustancias químicas que se encuentran en la planta de marihuana, conocidas como "cannabinoides". El sistema endocannabinoide humano se ve afectado por estos compuestos y consta de receptores por todo el cuerpo. Cuando se consumen cannabinoides, estos activan los receptores, provocando a su vez un efecto drástico en algunas enfermedades y dolencias.

Una enfermedad en la que la marihuana parece mostrar un importante potencial como tratamiento es la epilepsia. En concreto, las investigaciones han probado que la marihuana puede ayudar a aliviar las convulsiones y los síntomas asociados a una forma rara y grave de epilepsia en niños conocida como síndrome de Dravet.

Epilepsia de los niños síndrome de Dravet

SÍNDROME DE DRAVET

El síndrome de Dravet puede afectar a niños desde el primer año de vida. Alrededor del 80% de las personas que padecen esta afección tiene una mutación genética que causa problemas en el desarrollo de los procesos biológicos del cerebro. Lamentablemente, la mayoría de los niños con síndrome de Dravet presentan algún tipo de discapacidad del desarrollo relacionada con su enfermedad.

La primera convulsión vinculada al síndrome de Dravet suele caracterizarse por manifestar fiebre y movimientos espasmódicos en un lado del cuerpo. Las convulsiones causadas por este síndrome duran, por lo general, más de dos minutos. Sin embargo, las convulsiones potencialmente letales pueden durar hasta 30 minutos.

DESENCADENANTES DE LAS CONVULSIONES

Según la Epilepsy Foundation, los ataques epilépticos causados por el síndrome de Dravet incluyen crisis mioclónicas, convulsiones tónicoclónicas, episodios de ausencias o ausencias atípicas, crisis atónicas o parciales y estado epiléptico no convulsivo. Algunos de estos tipos de convulsiones son desencadenados por infecciones, cambios en la temperatura corporal, luces intermitentes y estrés emocional. Los problemas que se pueden asociar al síndrome de Dravet incluyen bajo tono muscular, infección crónica, problemas nutricionales, autismo y problemas para caminar con estabilidad, entre otros.

Se estima que el síndrome de Dravet afecta a entre 1 de cada 20.000 y 1 de cada 40.000 personas. Normalmente, la afección se trata con una serie de medicamentos anticonvulsivos diferentes. Sin embargo, se sabe que la dieta cetogénica, una dieta muy rica en grasas y pobre en proteínas y carbohidratos, tiene un efecto positivo.

EL PAPEL DE LA MARIHUANA

Un estudio reciente, documentado en la The New England Journal of Medicine y titulado "Ensayo de cannabidiol para convulsiones resistentes al tratamiento en pacientes con síndrome de Dravet", demuestra cómo el CBD puede afectar de forma positiva. Los autores del estudio sostienen lo siguiente: "El síndrome de Dravet es un trastorno epiléptico complejo en niños que se asocia a convulsiones resistentes a los medicamentos y que tiene una alta tasa de mortalidad. Hemos estudiado la administración de cannabidiol para el tratamiento de convulsiones resistentes en pacientes con síndrome de Dravet".

El cannabidiol, también conocido como CBD, es uno de los cannabinoides principales que se encuentran en la planta de marihuana. El CBD ejerce efectos positivos para una serie de enfermedades y trastornos de la salud, entre ellos, la epilepsia, y se ha demostrado que también puede combatir tumores, la inflamación y la ansiedad.

Dravet Syndrome niños epilepsia

La investigación incluyó un estudio doble ciego con control de placebo en el que se administró CBD o placebo a 120 niños y jóvenes adultos con síndrome de Dravet y convulsiones resistentes al tratamiento. El CBD y el placebo se administraron como solución por vía oral. La solución con CBD contenía 20mg del cannabinoide por cada kilogramo de masa corporal. Los pacientes también recibieron su tratamiento antiepiléptico habitual.

Los resultados del estudio fueron, en general, positivos. De hecho, los pacientes del grupo que recibió CBD presentaron signos de mejoría en los síntomas. El porcentaje de pacientes en el grupo de CBD que observaron al menos un 50% de reducción de las convulsiones fue del 43%, en comparación con el 27% en el grupo de placebo.

La frecuencia de convulsiones totales se redujo significativamente en pacientes del grupo de CBD. Sin embargo, no se observaron reducciones significativas en el grupo de placebo. Además, el 5% de los pacientes del grupo al que se administró CBD dejó de tener convulsiones; un resultado asombroso que no se observó en los pacientes del grupo de placebo.

CONCLUSIÓN

Si bien los resultados del estudio fueron impactantes, no se demostró que el CBD sea una panacea. Los pacientes del grupo de CBD experimentaron más efectos secundarios adversos que el grupo de placebo. Entre ellos fatiga, vómitos y diarrea.

Los autores del estudio concluyeron lo siguiente: "Entre los pacientes con síndrome de Dravet, el cannabidiol produjo una mayor reducción en la frecuencia de convulsiones que el placebo y se asoció a mayores tasas de eventos adversos". Aunque este estudio no explique exactamente cómo funciona el CBD para combatir el síndrome de Dravet, proporciona un precedente esperanzador para seguir investigando su potencial como tratamiento.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar