A medida que la marihuana está cada vez más aceptada en todo el mundo, los fumadores no tienen por qué preocuparse tanto por parecer colocados. A medida que el tabú se desvanece, el público en general se siente mucho menos intimidado por los ojos rojos y el olor a hierba en la calle.

Sin embargo, aún nos queda camino por recorrer. Presentarse a un evento, una clase o al trabajo colocados puede acarrear consecuencias desagradables. La mayoría de los consumidores de cannabis experimentados han descubierto una rutina para ocultar su estado psicotrópico. Desde los chicles y los desodorantes, hasta las gotas para los ojos, hay muchas medidas que puedes adoptar para ocultar tu colocón.

Pero, en ocasiones, las cosas no salen bien. Una visita por sorpresa de un familiar, olvidarse de una reunión que empieza en una hora, o simplemente ser principante en esto y no estar preparado/a, podría dejarte en evidencia.

Descubre los consejos que te ofrecemos a continuación y aprende a ocultar que estás colocado/a a la perfección, tanto si dispones de tiempo para prepararte como si no.

Estés con quién estés, sé tú mismo

La mayoría de fumadores de cannabis tienen un grupo fijo de amigos con los que fuman, una pandilla con la que estamos familiarizados y con la que nos sentimos muy cómodos. Con ellos no hay necesidad de ocultar nuestros ojos rojos, filtrar nuestra personalidad o ser demasiado conscientes de nuestras acciones.

Pero todo esto cambia cuando estamos en público o en un entorno laboral. Es natural tratar de actuar de cierta manera alrededor de personas que no conocemos tan bien. En el trabajo, nos comportamos de forma profesional. En público, por lo general somos más reservados.

El colocón puede intensificar cómo percibimos nuestro propio comportamiento. Al tratar de cambiar nuestra personalidad y la forma en que actuamos, podríamos empezar a emparanoiarnos, esforzarnos demasiado y hacerlo evidente. Nos obligamos a entrar en una espiral paranoica, obsesionándonos con cómo nos ve la gente, en vez de relajarnos y disfrutar del viaje. Recuerda, al final estarás en casa fumando con tus amigos. No hay nada de qué preocuparse.

Si estás colocado/a sin tu grupo de amigos cercanos, simplemente sé tú mismo/a. No te agobies por tu forma de actuar. Respira profundamente para mantener tu sistema nervioso bajo control y ten en cuenta que, siempre que sigas los pasos que te indicamos a continuación, a la gente le resultará muy difícil darse cuenta de que estás bajo los efectos si actúas con naturalidad y estás tranquilo.

Cómo no actuar durante un colocón: no te relajes demasiado

Aunque estar relajado y ser tú mismo/a ayuda, siempre debes hacerlo dentro de unos límites razonables. Relajarse en exceso en el trabajo o en cualquier otro entorno laboral simplemente no encaja con el contexto. Evita cometer los siguientes errores para ocultar el hecho de que estás fumado.

Reírse de forma excesiva
Reír nos ayuda a sentirnos conectados y a tener una buena relación. Pero reírse a carcajadas sin parar durante varios minutos con chistes malos podría delatarnos. Pásatelo bien, pero recuerda que no estás haciendo un submarino con tus colegas.
Comportarse de forma torpe
Estar colocados puede hacer que nos tropecemos o que seamos algo más patosos de lo habitual. Asegúrate de ser consciente del entorno, y no te vayas chocando con tus compañeros de trabajo mientras sueñas despierto con volver a casa del curro.
Olvidarse de cosas
Trata de mantener la atención. No es un secreto que el THC afecta a la memoria a corto plazo. Desayuna en abundancia, bebe agua y plantéate tomar suplementos como el romero, la ashwagandha y la melena de león para mantener tu sistema cognitivo bajo control.
Atraparse y desconectar
Trata de mantener la atención. No es un secreto que el THC afecta a la memoria a corto plazo. Desayuna en abundancia, bebe agua y plantéate tomar suplementos como el romero, la ashwagandha y la melena de león para mantener tu sistema cognitivo bajo control.

Trata de concentrarte en lo que estés haciendo. Fija pequeñas metas y cúmplelas para evitar caer en pensamientos profundos y desconectar.

Prepárate bien antes de fumar

Haz las cosas en este orden: prepáralo todo, y luego píllate el fumadón. Reúne todo lo que necesitas para ocultar tu ciego antes de empezar a fumar. Tener a tu disposición todas las herramientas ya preparadas hará que tu fumada sea mucho más relajante. Y además, reducirás al mínimo las posibilidades de que te olvides de algo.

Hay dos factores principales que revelarán tu colocón. El primero, y más obvio, es el fuerte olor a hierba. Después de bajarte una cazoleta o fumar un canuto, tendrás que hacer todo lo posible para eliminar el olor.

Los ojos rojos son la siguiente señal más obvia. Por suerte, hay un par de métodos efectivos para eliminar esa mirada brillante.

Cómo lidiar con el olor

El humo del cannabis se queda en la piel y la ropa, y puede hacer que huelas al interior de tu bong durante horas. Utiliza los siguientes métodos para minimizar este aroma.

  • Cámbiate de ropa

Ponte un par de prendas nuevas después de fumar. Relájate en tu sofá vestido en pijama o con una camiseta cualquiera, y ponte ropa para ir al trabajo o a un evento al acabar. Además tendrás que guardar tu ropa limpia en otra habitación, ya que si no también acabará oliendo a humo.

Cómo lidiar con el olor
  • Ducharse

Si tienes tiempo, ducharte justo antes de ponerte ropa nueva ayudará. El olor de los terpenos se pega a tu cara, manos y brazos. Límpiate a fondo para eliminar cualquier resto de hierba.

  • Refresca tu aliento

Lávate los dientes y masca un poco de chicle antes de acercarte a hablar con alguien. Los terpenos de tu aliento pueden hacer que la gente adivine con facilidad lo que has estado fumando esa misma mañana.

Cómo lidiar con el olor
  • Usa desodorante o colonia

Cuando ya te hayas duchado y cambiado, pon el toque final con un perfume. Usa desodorante corporal y aplica un par de pulverizaciones de una colonia potente para enmascarar cualquier resto de olor de tu cepa de cannabis favorita. Pero tampoco te pases, ya que sería igual de sospechoso.

  • Usa un "sploof"

Evidentemente no puedes tomarte una ducha y cambiarte de ropa si has salido a fumar durante el descanso de la comida. Pero puedes tomar algunos medidas para reducir el olor a hierba cuando vuelvas a tu mesa. Si tienes tiempo para pasar por casa, usa un "sploof". Este aparato barato y fácil de hacer te ayudará a atrapar los terpenos y a evitar que tu ropa apeste.

Cómo lidiar con el olor
  • Vapear

Vapear huele mucho menos que fumar. Las temperaturas más bajas significan que solo se inhalan cannabinoides y terpenos. Quizás sigas oliendo ligeramente a los terpenos, pero al andar no irás dejando un rastro evidente de olor a humo.

Reducir los ojos rojos

Los ojos rojos brillantes son la mayor señal reveladora. Utiliza los consejos a continuación para convertir tus ojos vidriosos de fumado en los de una persona sobria.

  • Gafas de sol

Tanto si estás usando el transporte público como tomando café con un amigo, las gafas de sol disimularán totalmente tus ojos de fumadón. Evidentemente, abusar de las gafas de sol, sobre todo en espacios cerrados, podría levantar sospechas.

Reducir los ojos rojos
  • Gotas para los ojos

Hay gotas para los ojos especialmente diseñadas para camuflar la rojez de los ojos. Antes de acudir a una reunión en interior, ponte unas gotas para hidratar tus ojos y eliminar la rojez. Las gotas actúan rápido, lo que las convierte en una forma fantástica de ocultar tu colocón si aparece en tu puerta una visita por sorpresa.

Guarda tu hierba con cabeza

Has hecho un esfuerzo enorme para oler bien, así que sería absurdo que tus reservas te acabasen delatando. En casa, trata de guardar tus cogollos en tarros de cristal, tuppers herméticos o bolsas cerradas. En el trabajo o de viaje, usa bolsas a prueba de olores y mételas en el fondo de tu mochila o maletín.

En casa, ocultar el olor ayuda, pero también deberías evitar que alguien encontrase tu reserva oculta. Piensa detenidamente en el mejor lugar de tu casa para guardar hierba. Almacenándola dentro de un ordenador viejo o en un libro vacío conseguirás que nadie se encuentre tus cogollos.

Alimenta tu cuerpo de forma adecuada

Es mucho menos probable que actúes como si estuvieses colocado/a si tu mente y tu cuerpo funcionan correctamente. Tómate un desayuno nutritivo cargado de proteínas y micronutrientes antes de arrancar el día. Un bol de avena, unos huevos revueltos y un tazón de arándanos pondrán tu cuerpo y tu cerebro en marcha.

Es probable que en algún momento sientas munchies, otro factor que podría revelar que llevas un colocón encima. Si necesitas comerte un snack, evita devorar un montón de comida basura como si no hubiera un mañana. Ingiere cantidades normales de comida cuando estés con otras personas y controla tu ritmo.

También es conveniente que bebas regularmente para que tus neuronas funcionen y evitar la sequedad de la boca. Intenta beber ocho vasos de agua a lo largo del día.

Cómo evitar parecer colocado/a: relájate, respira y disfruta del viaje

Incluso si has planificado tu día esperando colocarte, tratar de ocultarlo puede ser una experiencia estresante. Tómate las cosas paso a paso. Bebe agua, respira profundamente y recuerda que la situación terminará pronto. Además, ¡la mayoría de la gente ni siquiera se dará cuenta! Las cosas casi siempre parecen peores en tu cabeza de lo que son en la realidad.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.