¿Tienes problemas con algún vecino anti-cannabis? ¿O tal vez tu casero no sea precisamente fan de la hierba? Obviamente, una opción sería simplemente seguir las reglas y encontrar algún rincón al aire libre donde poder fumar tranquilamente. Sería una opción mucho más segura si te estás arriesgando a que te desahucien. Pero, por otro lado, la marihuana es realmente una medicina, y si no te atrae la idea de exponerte al frío de invierno para poder medicarte, tenemos una alternativa para ti: un “sploof”.

Un sploof es un instrumento que puedes hacer tú mismo en casa, para filtrar el olor del cannabis y evitar que se extiuenda por una habitación al fumar. Es facilísimo de hacer y prácticamente puede prepararse con material que sueles tener por casa.

Básicamente, un sploof es un tubo con un filtro en uno de los extremos. Al dar una calada a un porro o bong, el fumador exhala por el extremo abierto del tubo, filtrando el humo y evitando que los olores sospechosos inunden todo el edificio. A continuación, te ofrecemos una guía para construir tu propio artilugio para encubrir el olor del cannabis.

QUÉ NECESITAS

Para hacer un sploof no tendrás que romper la hucha precisamente; de hecho, es probable que ya tengas la mayoría de los materiales necesarios por casa. Solo tienes que echar un vistazo a los armarios de la cocina o rescatar algo del cubo de reciclaje. Para hacer un sploof necesitas:

  • Rollo de cartón de papel higiénico, o una botella de plástico de cualquier tamaño
  • Unas tijeras afiladas o un cuchillo/navaja
  • Goma elástica, trozo de cuerda, o algún tipo de cinta adhesiva
  • Toallitas perfumadas para la secadora, para absorber los olores no deseados

Equipo De Cannabis Sploof

CÓMO HACER UN SPLOOF

Una vez conseguidos los materiales, es el momento de empezar a construir el sploof.

PASO 1

Este primer paso varía en función del material elegido. Si vas a usar una botella de plástico, corta el ⅓ superior de la botella, descartando los ⅔ inferiores. En cambio, si prefieres usar un rollo de cartón, no es necesario hacer ningún cambio por el momento.

PASO 2

Coge las hojas aromatizadas para la secadora e introdúcelas en el rollo de cartón, o en el trozo de botella. No hace falta que queden muy densas y compactas; con unas 3-4 hojas debería ser suficiente para enmascarar el olor del humo de la marihuana.

PASO 3

Ahora que tu sploof está cargado con toallitas para la secadora, es el momento de añadir la última y la más importante. Envuelve un extremo del sploof con una hoja para secadora. Si usas un rollo de cartón, da igual en qué extremo la pongas. Pero si usas una botella, coloca la hoja sobre el extremo más ancho, donde has cortado la botella. De este modo, podrás usar el extremo más pequeño de la botella como boquilla donde exhalar el humo, resultando en un sploof más estético, además de práctico.

Usa un poco de cuerda, o goma elástica, para que la hoja de la secadora quede bien unida al sploof. Si usas una botella de plástico grande, puede que te resulte más fácil y práctico sujetarla con cinta adhesiva.

Sploof Para Fumar Cannabis

PASO 4

Tu sploof ya está listo para usar. Puedes empezar a exhalar el humo y ver cómo evita que el olor se disperse. Los siguientes pasos son para los perfeccionistas que deseen continuar con su creación y hacerla más agradable a la vista.

Corta alrededor de los bordes de la hoja de secadora, mencionada en el paso 3, para eliminar el exceso de papel. Con esto, el sploof tendrá un aspecto más recogido, y también se elimina el riesgo de tirar de la lámina o de aflojarla accidentalmente.

PASO 5

Ahora es el momento de darle un toque más artístico a tu creación. Puedes dejar volar tu creatividad y decorarla a tu gusto. Usa bolígrafos, pintura, cinta adhesiva y otros materiales, cubriendo sploof con diseños alegres y símbolos que podrás contemplar mientras te colocas.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar