En un mundo ideal, todos podríamos consumir marihuana abiertamente y guardarla donde fuera más práctico. Pero, lamentablemente, el cannabis sigue estando muy estigmatizado y en muchas partes del mundo también está penalizado. Muchos consumidores de marihuana viven con familiares o compañeros de piso contrarios al cannabis, y para estos consumidores tristemente es necesario esconder su hierba.

Hay varias estrategias para mantener tu hierba a salvo. Te mostramos algunas de ellas, junto con algunas lecciones que puedes sacar de los diferentes enfoques.

1. ORDENADOR MUERTO

¿Tienes un ordenador viejo, que ya no funciona? Mete un paquete de hierba dentro y tira la máquina en un rincón. Hay cierto sentido de la privacidad en torno a lo electrónico y pocos fisgones irán tan lejos como para abrir tu hardware. Los ordenadores y sus componentes son caros, y es poco probable que tus padres o tus compañeros de casa tiren tu ordenador sin tu permiso, aun sabiendo que está roto.

Una posible opción es desatornillar la placa posterior del ordenador, esconder un poco de marihuana dentro de la máquina, y volver a atornillar algunos tornillos, dejando el resto a un lado. Así, esconderás la hierba pero también podrás acceder a ella fácilmente. No hagas esto con un ordenador “vivo”, ya que podría causar un incendio. Además, deberás empaquetar bien la hierba, ya que el olor podría atravesar fácilmente la carcasa del ordenador.

2. TU PELO

Si tienes rastas o el pelo largo, ¿por qué no aprovecharlo? Sujétate el pelo en un moño desordenado y esconde tu bolsa de hierba dentro. Esto ilustra un principio fundamental en cuanto a esconder marihuana: mantenerla en tu persona generalmente es lo más seguro. En la mayoría de lugares es ilegal que te registren sin tu consentimiento, a no ser que te hayan detenido. Así que, siempre y cuando no cometas delitos, podrás evitar ser descubierto con bastante fiabilidad. Ventaja añadida: ¡parecerás muy molón cuando saques esos deliciosos cogollos de tu moño!

Si usas este truco, es mejor usar un champú o aceite capilar de olor fuerte para enmascarar el olor del cannabis.

Tu Pelo

3. COMIDA PARA MASCOTAS

A la hora de esconder la hierba, tu perro o gato pueden ser tus mejores amigos. Solo tienes que meter tu bolsita de cogollos en el fondo del saco de comida para mascotas y dejar el saco a la vista. El pienso para mascotas tiene un olor extremadamente fuerte y será eficaz para ocultar el olor del cannabis. Asegúrate de que la bolsa de hierba esté bien sellada, ya que no querrás encontrarte tus cogollos mezclados con croquetas de perro. Obviamente, si otras personas también acceden al saco de comida, esta estrategia tiene un inconveniente; pero siempre puedes ofrecerte como el único encargado de alimentar a las mascotas. Los animales te querrán aún más, ¡y tendrás el escondite ideal!

En caso de vivir con gatos, si alguien encuentra la hierba puedes decir que es hierba gatera (Nepeta cataria). Pero ten en cuenta que esto no engañará a quienes están ligeramente familiarizados con el cannabis.

4. COMESTIBLES

Si tienes la casa para ti solo durante un día o dos, puedes ponerte a cocinar a lo loco y preparar algunos comestibles cannábicos deliciosos. Para los fisgones no expertos en cannabis, los comestibles parecerán alimentos normales. Además no desprenden mucho olor (pero el proceso de cocinarlos sí es oloroso, así que tendrás que estar solo durante esa parte)

Si usas esta estrategia, es absolutamente fundamental que te asegures de que nadie se coma los comestibles pensando que son alimentos normales. Tendrás que esconderlos bien y poner una etiqueta clara de “propiedad privada”.

COMESTIBLES

5. EN LA PARTE INFERIOR DE UN CAJÓN

Si tienes poco espacio privado, tendrás que volverte creativo. Esconder tu material en la parte inferior de un cajón, sujetándolo con cinta adhesiva, puede ser una forma eficaz de ocultarlo de los demás. Y esto no significa dentro del cajón, sino debajo de él.

Para usar esta técnica, saca el cajón y usa un poco de cinta adhesiva para pegar la hierba en la parte inferior o trasera. A continuación, coloca el cajón en su sitio y ciérralo. Desde fuera, todo parece igual que antes; ¡los cotillas nunca imaginarán que este cajón esconde un tesoro! Debería ser un lugar seguro, ya que tus compañeros de piso no deberían tener muchos motivos para ir sacando cajones aleatoriamente. Pero asegúrate de usar un método adecuado para ocultar el olor, quizás poner algo fragante e inofensivo dentro del cajón.

6. UN LIBRO HUECO

Este es un truco viejo, pero eficaz. Desde fuera parece un libro, pero dentro contiene marihuana. Puedes comprar un libro hueco directamente, o hacerlo tú mismo. Para hacerlo tú mismo, escoge un libro grande y pesado, preferiblemente de un tema aburrido. Pega todas las páginas juntas, usando pegamento de harina, y luego pega las hojas a la contraportada del libro. Cuando esté seco, usa una navaja para cortar un agujero en el bloque sólido de hojas.

Ya tienes un súper escondite para tus reservas de marihuana. Si cortas un hueco extra, puedes añadir un ambientador o dos para enmascarar el olor.

UN LIVRE CREUX

UN APUNTE SOBRE EL OLOR

Como probablemente hayas deducido, la parte más importante de esconder tu marihuana es evitar la filtración de olores. El tufo de la hierba podría levantar las sospechas de algún curioso y hacer que empiece a buscar en sitios donde normalmente no buscaría, llevándole directamente hasta tu alijo. El paso más importante para neutralizar el olor de tu hierba es guardarla en un recipiente hermético. Si quieres consejos sobre productos que atrapen el olor de tus cogollos, manteniéndolos a salvo, echa un vistazo a este artículo.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar