Sin duda, el mercado alemán del cannabis se podría describir de muchas formas. Sin embargo, hay un aspecto fundamental. La reforma federal ha llegado tras la aprobación definitiva por parte del gobierno actual. Este cambio representa toda una revolución, aunque obviamente, tratándose de Alemania, la reforma será organizada.

El gobierno federal es consciente de que la reforma del cannabis supone un gran punto de inflexión. De manera similar a lo ocurrido en México, la corte federal ha reconocido el acceso a cannabis a precios asequibles como derecho constitucional. El gobierno alemán necesita ahora pasar a la acción o apartarse del camino. Pero la marihuana es un punto de unión donde puede salir ganando fácilmente. No hay ni un sólo político alemán a nivel nacional que ahora mismo se oponga a la reforma del cannabis. El retraso y la espera por fin se han terminado.

Regulación del cannabis Gobierno alemán

¿QUÉ SIGNIFICA ESTO?

Primero repasemos los acontecimientos. El gobierno alemán ha admitido la eficacia medicinal del cannabis. Esto quiere decir que trasladará la cuestión a las agencias públicas de salud. Desde este momento, cualquier médico puede prescribir cannabis, que se suministrará en cualquier farmacia con licencia.

Pero no esperes que de repente los médicos empiecen a recetar en masa.

¿La razón? El proceso sigue siendo complicado. No está claro si los pacientes deberán continuar visitando a su médico cada mes. Los doctores tendrán que seguir cumpliendo con las normativas alemanas respecto a prescripciones y farmacias. Actualmente aún se está trabajando en la creación del fondo de compensación de seguros. Hay muchas piezas que encajar en este puzzle, y el gobierno es perfectamente consciente de ello.

El resultado parece ser el establecimiento de un modelo único. El gobierno se está moviendo en todos los frentes para involucrar a médicos y pacientes. Esto incluye varias campañas de difusión de Bpharm, la agencia regulatoria que se encargará del cannabis. Desde febrero se han puesto en marcha programas de empleo legal, también para traficantes de drogas. Además, también están buscando médicos para formar a otros médicos.

Hasta ahora no parece que el gobierno haya contado con los propios pacientes en el diseño de la estructura organizativa. Sin embargo, es probable que esto cambie. En un país, por no decir continente, en el que los programas de intercambio de jeringuillas siguen siendo habituales, obviamente se trata de una primera vía.

Seguramente, el enfoque por ahora aún sea el de la "adicción", pero esto también cambiará pronto. La posibilidad de conseguir hasta 5 onzas (aproximadamente 125 gramos) de cogollo de marihuana al mes por 10 euros, llevará a la gran mayoría de los pacientes por la vía legal. La mayoría no quiere tener que enfrentarse al trabajo que supone un cultivo de cannabis casero. Se necesita mucho tiempo y dinero, y un nivel de experiencia que gran parte de los pacientes no pretende alcanzar para producir su medicación.

Regulación del cannabis Gobierno alemán

¿QUÉ TIPO DE EDUCACIÓN PODEMOS ESPERARNOS?

A pesar de lo que digan los estereotipos, los alemanes sí tienen sentido del humor. Pero además, también son especialistas en procesos "educativos". Lo lógico es que se produzca un importante crecimiento de becas y prácticas enseguida. El mercado laboral alemán sigue conservando una serie de itinerarios profesionales para determinados puestos de trabajo. Todavía existen muchas oportunidades en este mercado laboral que resultan atractivas para gran parte de los alemanes. La ciencia es una de ellas. La tecnología de procesado es otra. Y el procesado mecánico de alta tecnología es el tipo de trabajo al que aspiran los alemanes.

Además, también tienen un sistema de salud funcional del que están orgullosos. Si los alemanes pueden integrar esta droga en sus vidas como herramienta para ahorrar dinero en el tratamiento de sus pacientes, sin duda lo harán.

Una vez los alemanes han decidido hacer algo, en otras palabras, quieren asegurarse de que todo el mundo se suba al carro. Esto puede llevar a niveles que quizás resulten extraños para los extranjeros. Por ejemplo, para promover la higiene y la salud pública, el gobierno alemán creó una página web para los refugiados sirios donde se les proporciona formación sobre sexo seguro (en tres idiomas). Con el cannabis nos esperamos el mismo enfoque.

Esto supone que en el mercado medicinal alemán la demanda de información y formación fácil de entender, con guías paso a paso, será muy alta.

En este país existe un enorme mercado para este tipo de servicios. La población alemana está perfectamente preparada para aceptar la planta, si se le presenta adecuadamente. Más allá de los estereotipos modernos, una pequeña hierba mágica encaja bien en la cultura alemana. Un planta milagrosa. El sueño de los Hermanos Grimm hecho realidad.

Hay pocas cosas más alemanas que la marihuana. Cerveza, pan y bratwurst dejarán paso a la revolución verde que está llegando a Alemania.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar