By Luke Sumpter


El tercer ojo es un símbolo emblemático del arte egipcio antiguo. Los hindúes además simbolizan un tercer ojo con un punto rojo o "bindi" en la frente en las ceremonias. Se dice que marca el lugar del chakra Ajna, un centro de energía para la mente subconsciente. Se cree que es el vínculo de la humanidad con el reino espiritual, y el filósofo René Descartes lo llamaba "el asiento del alma". ¿No se desacreditó gran parte de la investigación médica de Descartes, incluso durante su vida? En resumen, sí. Sin embargo, la respuesta completa permite la observación de que los chakras parecen corresponderse con ubicaciones fisiológicas importantes del cuerpo.

En el caso del tercer ojo, la glándula pineal aparece como un órgano neurológico importante y, además, es un órgano sensible a la luz con una estructura similar a la del ojo. Quizá hayan tenido algo de razón. La glándula pineal es importante para diversas culturas por su significado espiritual. Recibe su nombre debido a su forma de piña de pino, un símbolo que aparece en el arte de las culturas asiria y griega, entre otras. Las creencias sobre su poder varían desde la armonización de la mente con Dios hasta la comunicación telepática. Echemos un vistazo a lo que la ciencia dice sobre los poderes de la glándula pineal. Si cumple alguna función importante, entonces vale la pena explorar el efecto de la marihuana sobre esta parte del cerebro.

¿Qué es el ritmo circadiano?

La marea sube y baja. El día se convierte en noche. Las estaciones cambian. La naturaleza está llena de ritmos y el cuerpo humano no es una excepción. Junto con la respiración y los latidos del corazón, nuestro ciclo de sueño y vigilia también tiene un ritmo propio. No nos dormimos y despertamos por casualidad. Partes de nuestro cerebro y sistema endocrino responden a señales ambientales. Las sensaciones resultantes nos hacen sentir con energía y listos para afrontar el día, o con sueño y listos para dormir.

El ritmo circadiano de nuestro cuerpo controla los procesos fisiológicos que manejan el ciclo de sueño-vigilia. Al trabajar en sincronía con un reloj interno de 24 horas, los ciclos de luz y oscuridad de la naturaleza influyen en nuestro ritmo circadiano y dictan cuándo nos sentimos cansados y despiertos. El término circadiano procede del latín "circa diem", o "alrededor de un día".

Durante el día, la luz solar llega a nuestra retina y esta envía una señal al núcleo supraquiasmático (NSQ), una estructura formada por unas 20000 neuronas ubicadas en el hipotálamo.[1] Esta señal de luz provoca la liberación de la hormona del estrés cortisol y una subida de la temperatura corporal, dos factores que aumentan el estado de alerta.

Cuando se está haciendo de noche, la retina y el NSQ también detectan la aparición gradual de la oscuridad. Esto da como resultado una serie de sensaciones que hacen que la glándula pineal, un pequeño órgano endocrino ubicado en la línea media del cerebro, libere melatonina[2]. Esta sustancia química, también conocida como la “hormona del sueño”, actúa sobre los receptores que nos hacen sentir cansados y listos para ir a la cama.

¿Qué es el ritmo circadiano?

La glándula pineal

La glándula pineal juega un papel fundamental en nuestro ritmo circadiano. Este órgano neuroendocrino mide menos de 1cm de longitud y se encuentra justo fuera de la barrera hematoencefálica, donde sintetiza neurotransmisores clave y hormonas involucradas en el sueño y el estado de ánimo. Los científicos de la actualidad han descubierto sus funciones clave, pero esta glándula tan especial sigue siendo todo un misterio.

El filósofo René Descartes se refirió a la glándula pineal como "el asiento principal del alma"[3]. Ciertas sectas religiosas y seguidores de las creencias de la nueva era se refieren a la glándula como el "tercer ojo", y los investigadores están estudiando si el órgano secreta DMT, un poderoso alucinógeno enteógeno.

Curiosamente, en los vertebrados inferiores, la glándula pineal es sensible a la luz, como un ojo. Con la evolución, la glándula pineal de los mamíferos perdió este rasgo y, en su lugar, recibe señales de luz desde los ojos[4].

Antes de analizar de qué manera afecta la marihuana a esta importante y mística glándula, vamos a ver más información sobre las hormonas cruciales que produce y lo que sucede cuando la glándula pineal se calcifica.

  • Producción de melatonina

La función principal de la glándula pineal es traducir las señales de luz y oscuridad en la liberación o retención de melatonina.

A medida que se hace de noche, las células pinealocitos de la glándula pineal se ponen a producir esta hormona del sueño. La glándula libera melatonina en la circulación sistémica y la lleva a órganos distantes. Durante la noche, los niveles de melatonina suben hasta un nivel 10 veces superior que durante el día. Las cantidades de esta sustancia química alcanzan su punto máximo alrededor de las 2-4 de la madrugada, y luego disminuyen lentamente a medida que las señales del comienzo del amanecer empiezan a inhibir su producción[5].

La melatonina ejerce sus efectos al unirse a dos receptores clave; el receptor MT1, implicado en la fase de sueño de movimientos oculares rápidos (REM), y el receptor MT2, implicado en el sueño no REM (NREM)[6].

Pero la melatonina no surge de la nada. Los pinealocitos elaboran esta molécula a partir del precursor triptófano, un aminoácido esencial que se encuentra en alimentos comunes como el queso, las aves de corral, la avena y los plátanos. A través de una serie de reacciones enzimáticas, estas células convierten el triptófano en la hormona serotonina, que estabiliza el estado de ánimo y, finalmente, lo convierte en melatonina.

Producción de melatonina
  • Producción de serotonina

Es posible que hayas reconocido la palabra serotonina en el párrafo anterior. De hecho, la glándula pineal sintetiza la serotonina utilizando triptófano como precursor inicial. La serotonina participa en muchas funciones cruciales del cuerpo. Las neuronas productoras de serotonina liberan este neurotransmisor para permitir que las células del cerebro se comuniquen entre sí y para regular el estado de ánimo, la felicidad y la ansiedad. Sin embargo, en la glándula pineal, esta hormona de la felicidad actúa como un bloque de construcción molecular para la melatonina.

  • Calcificación de la glándula pineal

Debido a que la glándula pineal cumple una función fisiológica clave, si empieza a funcionar mal, todo puede desmoronarse. La calcificación es una enfermedad que puede afectar a la glándula pineal así como a otras partes del cuerpo, como las válvulas del corazón.

Se cree que hay factores, como el envejecimiento y el aumento de la actividad metabólica de la glándula pineal, que aumentan la probabilidad de que se formen depósitos de calcio. Algunas enfermedades, como el Alzheimer y la esquizofrenia, también están relacionadas con la calcificación pineal. Los científicos siguen estudiando de qué manera afecta la calcificación a la glándula pineal y al cuerpo en general, además de los posibles métodos para descalcificar y rejuvenecer la glándula pineal[7].

Artículo relacionado
CBD, serotonina y ansiedad

El impacto de la marihuana en la glándula pineal

Entonces, ¿cómo afecta exactamente la marihuana a la glándula pineal? Muchos de nosotros defendemos la idea espiritual de que la hierba abre el tercer ojo y nos ayuda a percibir niveles más profundos de la realidad, pero los investigadores han avanzado por su propio camino científico basándose en estudios observacionales.

Los cannabinoides como el THC y el CBD afectan al cuerpo en gran medida interactuando con el sistema endocannabinoide (SEC). Esta red de receptores, enzimas y moléculas de señalización (endocannabinoides) regula muchos aspectos de la fisiología humana. El THC se une directamente a los receptores del SEC, mientras que el CBD influye en la actividad enzimática.

Un artículo publicado en el Journal of Pineal Research confirmó la presencia de compuestos del SEC en la glándula pineal de ratas. Los investigadores detectaron receptores y enzimas, lo que sugiere que el SEC ayuda a regular la función de la glándula pineal[8].

En concreto, observaron la presencia de receptores CB1 y CB2. Estos sitios componen el "sistema endocannabinoide clásico" y juntos sustentan una gran cantidad de procesos fisiológicos. El receptor CB1 se encuentra principalmente por todo el sistema nervioso central y facilita el efecto de la marihuana cuando es activado por el THC. El receptor CB2 está principalmente por todo el sistema inmune y, aunque no participa en el efecto eufórico de la marihuana, también puede ser activado por los fitocannabinoides y endocannabinoides, incluyendo el THC, el beta-cariofileno y el 2-AG.

Los investigadores también identificaron la presencia de hidrolasa de amidas de ácidos grasos (FAAH), una enzima metabólica encargada de descomponer la anandamida una vez que ha cumplido su función fisiológica en los receptores cannabinoides.

En la actualidad, los científicos que estudian la marihuana están analizando el papel de las moléculas que bloquean esta enzima de forma temporal, los inhibidores de la FAAH, para subir los niveles de anandamida en casos de deficiencia endocannabinoide. Este mecanismo podría llegar a ofrecer una alternativa para apuntar y modular la actividad de la glándula pineal de una manera favorable. El equipo que hizo estos descubrimientos innovadores concluyó indicando que "...la glándula pineal comprende compuestos indispensables del sistema endocannabinoide que indican que los endocannabinoides podrían estar involucrados en el control de la fisiología pineal".

El SEC también sirve para transmitir las señales del marcapasos circadiano (el NSQ mencionado anteriormente) al resto del cuerpo. Los endocannabinoides vinculan la salida de este centro de mando con procesos como el apetito, la activación del sistema nervioso y la temperatura corporal. Debido a esta asociación, los investigadores creen que apuntar al SEC podría ayudar a manipular partes del ritmo circadiano, incluido el ciclo de sueño-vigilia[9].

El impacto de la marihuana en la glándula pineal
  • Producción de cannabinoides y melatonina

Hasta ahora, no queda claro si aumentar o inhibir la actividad del SEC tiene un resultado favorable para la producción de melatonina. Un estudio en animales realizado en 2006 descubrió que algunos cannabinoides interferían en la producción de melatonina[10]. Para entender cómo el THC, el CBD y el CBN afectan sobre la hormona del sueño, debemos analizar rápidamente cómo se produce.

Como hemos dicho, todo comienza con el triptófano. Una vez convertido en serotonina, el neurotransmisor norepinefrina estimula la actividad de una enzima llamada arilalquilamina N-acetiltransferasa, o AANAT para abreviar. Esta proteína clave transforma la serotonina en N-acetilserotonina, una molécula a un paso de distancia de la melatonina.

El equipo de investigación descubrió que los tres cannabinoides en cuestión redujeron la actividad de estas enzimas, lo que condujo a la disminución de la producción de melatonina. Para probar si los receptores de cannabinoides desempeñaban un papel en este proceso, administraron los cannabinoides junto con los antagonistas de los receptores del SEC (moléculas que bloquean estos sitios). A pesar de bloquear su mecanismo de acción percibido, los cannabinoides continuaron reduciendo los niveles de melatonina, pero ejercieron sus efectos lejos de los receptores clásicos del SEC (CB1 y CB2).

Sin embargo, debemos tener en cuenta que ratones y seres humanos tienen organismos muy diferentes. Los cannabinoides impactan la fisiología humana de manera diferente en muchos casos, y resulta que el THC parece elevar los niveles de melatonina en las personas. Un artículo de 1986 publicado en la revista Hormone and Metabolic Research apoya este punto de vista. El estudio probó los efectos del THC sobre la síntesis de melatonina en nueve voluntarios varones. Los investigadores comprobaron que el cannabinoide había aumentado significativamente los niveles de melatonina en todos los sujetos menos en uno[11].

Pero al ser un estudio antiguo y con muestras limitadas, hay que observarlo con cierto escepticismo. Necesitamos ensayos clínicos modernos y estrictamente diseñados para determinar cómo los cannabinoides influyen en la producción de melatonina de la glándula pineal.

También es importante tener en cuenta que la marihuana produce una gran cantidad de fitoquímicos y los cannabinoides son solo un componente de esta artillería.

Los terpenos aromáticos son potentes sustancias químicas que sustentan el olor y el sabor de cada variedad, pero también se relacionan de forma sinérgica con los cannabinoides y en parte dictan los efectos de cada cepa. Además, se ha descubierto que algunos activan los receptores cannabinoides.

Hay terpenos como el mirceno que son conocidos por sus efectos relajantes, y algunos consumidores confían en ellos para dormir bien por la noche. Las investigaciones futuras sobre cómo los cannabinoides y los terpenos afectan la biosíntesis de la melatonina y el ritmo circadiano darán una idea más detallada de cómo la marihuana, en general, afecta a la glándula pineal.

  • ¿Puede repercutir en el envejecimiento?

Las primeras investigaciones sugieren que los compuestos de la planta de marihuana pueden influir en la glándula pineal. Pero, ¿por qué debería ser importante? Desde un punto de vista farmacológico, plantea grandes interrogantes sobre si la marihuana podría ayudar a controlar nuestro ritmo circadiano a medida que envejecemos.

A partir de los 60 años, nuestro ritmo circadiano cambia aproximadamente media hora cada década[12]. Los adultos mayores también van experimentando cada vez más un sueño ligero menos reparador. Se necesitan más investigaciones para analizar el papel de la glándula pineal en estos cambios relacionados con la edad, pero la glándula se calcifica más a medida que envejecemos, y la producción de melatonina también disminuye.

Por el momento, lo único que podemos hacer es esperar a que futuras investigaciones sobre el THC y otros cannabinoides revelen el verdadero potencial de estas moléculas de cara al envejecimiento de la glándula pineal y los trastornos del sueño habituales al hacernos mayores.

Ciencia y espiritualidad

Si el cannabis produce alguna función significativamente espiritual en la glándula pineal dependerá de la perspectiva. La actividad de la glándula pineal puede producir un estado alterado de la consciencia durante la meditación. Mediante el consumo de cannabis también se pueden lograr estados meditativos y psicodélicos. La marihuana ha sido utilizada como sacramento en diversas ceremonias religiosas, desde el hinduismo hasta el rastafarismo. Cuando se consume cannabis se pueden experimentar sentimientos profundos de percepción personal o conexión con el mundo. ¿Se debe esta sensación de satisfacción a la apertura de nuestro tercer ojo y de la estimulación de la glándula pineal? ¿O es solo la forma en que uno piensa cuando está fumado? Los fumetas pueden ser muy espirituales o escépticos. Por lo tanto, la experiencia de cada persona será diferente. En lo que todos coincidimos es en nuestra fascinación por el poder del cannabis.

Fuentes Externas
  1. Circadian Rhythms https://www.nigms.nih.gov
  2. Circadian Regulation of Pineal Gland Rhythmicity https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  3. Descartes and the Pineal Gland (Stanford Encyclopedia of Philosophy) https://plato.stanford.edu
  4. Human pineal physiology and functional significance of melatonin - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  5. Melatonin and Its Receptors: A New Class of Sleep-Promoting Agents https://jcsm.aasm.org
  6. Frontiers | Differential Function of Melatonin MT1 and MT2 Receptors in REM and NREM Sleep | Endocrinology https://www.frontiersin.org
  7. Molecules | Free Full-Text | Pineal Calcification, Melatonin Production, Aging, Associated Health Consequences and Rejuvenation of the Pineal Gland https://www.mdpi.com
  8. The rat pineal gland comprises an endocannabinoid system - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  9. Changing the tone of clinical study design in the cannabis industry https://www.degruyter.com
  10. Cannabinoids attenuate norepinephrine-induced melatonin biosynthesis in the rat pineal gland by reducing arylalkylamine N-acetyltransferase activity without involvement of cannabinoid receptors https://onlinelibrary.wiley.com
  11. Thieme E-Journals - Hormone and Metabolic Research / Abstract https://www.thieme-connect.com
  12. How Circadian Rhythms Change as We Age | Sleep Foundation https://www.sleepfoundation.org
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.