Aunque no nos guste hacerlo, todos los fumetas deberían tomarse un descanso de vez en cuando. Ya sea por un trabajo, un embarazo, cuestiones legales o simplemente para reducir la tolerancia, a veces, es necesaria una pausa durante algunas semanas. Si alguna vez lo hiciste, habrás notado un efecto secundario particular después de dejar la marihuana durante un día o dos; ¡sueños de auténtica locura!

Muchos fumadores informan de que sus sueños se vuelven más lúcidos y que sueñan con mayor frecuencia cuando se abstienen de fumar marihuana. Un estudio del 2008 indicó que el consumo regular de cannabis disminuye la duración de la fase REM del sueño, que es una etapa del ciclo en la que ocurren los sueños. El informe concluyó lo siguiente: "La duración de la fase REM disminuyó en pacientes que recibieron una dosis de 15mg de THC y una mezcla de THC y CBD, pero no se registraron los efectos de la interrupción del consumo de cannabis", aunque se cree que dejarlo causa algo denominado "rebote REM".

LAS DIFERENTES ETAPAS DEL SUEÑO

Mientras dormimos, nuestro cerebro atraviesa un ciclo de cinco etapas de sueño diferentes. Las etapas más largas son el sueño profundo y la fase REM. La primera etapa se trata de un sueño liviano. En esta etapa, aún estamos en transición entre la vigilia y el sueño, y cualquier cosa puede despertarnos. Es posible que sientas calambres musculares repentinos o la sensación de que estás cayendo.

Cuando pasamos a la etapa 2, los impulsos eléctricos del cerebro se desaceleran. Durante la etapa 3, empiezan a aparecer las denominadas "ondas Delta" con mayor frecuencia. Las ondas Delta son ondas cerebrales de gran amplitud que se originan en el tálamo o la corteza y se asocian al sueño profundo. En la etapa 4, el cerebro produce exclusivamente ondas Delta, y no hay movimiento del ojo ni actividad muscular.

sueño REM fase cannabis

Cuando finalmente pasamos a la fase REM del sueño, comenzamos a soñar. La respiración se vuelve irregular, la frecuencia cardíaca aumenta, los ojos se mueven rápidamente en diferentes direcciones y los músculos quedan paralizados temporalmente. En función del tiempo que durmamos, podemos pasar por la fase REM varias veces a lo largo de la noche.

Un ciclo de sueño completo, por lo general, dura alrededor de 100 minutos. La primera fase REM comienza entre 70 y 90 minutos después de haberse quedado dormido. Al inicio de nuestros ciclos nocturnos, la fase REM dura entre 10 y 20 minutos y se prolonga gradualmente a medida que seguimos durmiendo.

¿ES SANO NO SOÑAR?

A pesar del hecho de que la fase REM es reparadora y se ha asociado a una mejor retención de la memoria, saltársela tiene algunas ventajas. El beneficio principal es la disminución de las pesadillas, algo que resulta importante para pacientes con trastorno por estrés postraumático. Las pesadillas y los terrores nocturnos pueden dificultar el sueño reparador, lo que a su vez puede tener efectos importantes sobre el comportamiento durante la vigilia, como cambios de humor, problemas para concentrarse, disminución del deseo sexual, aumento de peso y depresión del sistema inmunológico.

Los efectos reductores de la fase REM que tiene la marihuana son extremadamente útiles para quienes sufren de pesadillas o insomnio. Además, los estudios demuestran que, además de un pequeño aumento en la dificultad para retener información, la falta de la fase REM afecta muy poco al comportamiento, los síntomas y la salud general durante la vigilia.

Por otro lado, existe una posibilidad de que la marihuana no tenga ningún efecto abstracto sobre los sueños. Los estudios demuestran la correlación, pero no hay suficiente investigación como para sacar conclusiones definitivas. Puedo dar fe de mis experiencias personales de sueños intensos después de dejar la marihuana, pero también tuve sueños extraños al fumar. De todas maneras, vale la pena explorar más para descifrar cómo afecta la marihuana a nuestro subconsciente.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar