La ciencia moderna está desvelando los efectos concretos del cannabis sobre el cuerpo humano para poder tratar con éxito, o incluso curar, una serie de enfermedades o problemas de salud. Uno de los problemas que al parecer pueden tratarse con marihuana es la gastritis, un grupo de síntomas causados por la inflamación de la mucosa gástrica.

¿QUÉ ES LA GASTRITIS?

La gastritis se caracteriza por la inflamación de la mucosa gástrica, el revestimiento del estómago, y puede manifestarse de múltiples maneras. Esta inflamación, la raíz del problema, suele estar provocada por una cepa de bacteria llamada Helicobacter pylori, una de las infecciones bacterianas más comunes. Pero solo cierto número de personas infectadas por esta bacteria sufren los síntomas de la gastritis. Esto puede deberse a varios factores, incluyendo la genética, el estilo de vida y los factores ambientales.

En lo que respecta al estilo de vida, la gastritis puede aparecer tras el consumo de alcohol, comida picante, fármacos antiinflamatorios, trastornos autoinmunes, radioterapia y la enfermedad de Crohn.

Estos factores pueden provocar la inflamación de la mucosa gástrica, que es la capa protectora que reviste el interior del estómago, protegiéndolo de los jugos ácidos que normalmente digieren los alimentos. La gastritis puede dañar esta mucosa y entonces el ácido del estomago puede provocar daños en el revestimiento intestinal.

TIPOS DE GASTRITIS

Cuando la gastritis aparece repentinamente se conoce como gastritis aguda, y puede relacionarse directamente con el consumo de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Esto provoca la inhibición de una enzima responsable de la síntesis de eicosanoides en el estómago, lo cual puede derivar en la formación de úlceras de estómago. Algunos medicamentos, como la aspirina, también pueden provocar una bajada en la producción de prostaglandina, que contribuye activamente a proteger el estómago. El estrés fisiológico causado por la hipoxia o un traumatismo también puede provocar una gastritis aguda.

Si la gastritis aparece gradualmente, durante un período largo de tiempo, se conoce como gastritis crónica. Puede estar causada por trastornos autoinmunitarios, en que el cuerpo crea proteínas y anticuerpos que perciben el estómago como una amenaza externa y empiezan a atacarlo, deteriorando la mucosa gástrica. La gastritis autoinmune es más común en personas que padecen la enfermedad de Hashimoto, diabetes tipo 1 y deficiencia de vitamina B12.

Otras causas de la gastritis crónica son el retroceso de la bilis hacia el estómago, los trastornos del tejido conectivo y el fallo del hígado o riñón.

La edad también es otro factor importante, considerando que la capa de mucosa gástrica tiende a ser más fina con los años y además las personas mayores tienen más probabilidades de sufrir una infección de Helicobacter pylori que las jóvenes.

H Pylori Mucus Capa de Gastritis Estomacal y Cannabis

SÍNTOMAS DE LA GASTRITIS

La gastritis puede provocar una serie de síntomas incómodos, que en algunos casos pueden derivar en úlceras de estómago, e incluso aumentar el riesgo de cáncer de estómago. Uno de los principales síntomas es un dolor con ardor que se manifiesta en la zona del estómago y en el abdomen superior. Otros síntomas son náuseas, vómitos, hinchazón del estómago, indigestión y pérdida de apetito.

CÓMO PUEDE AYUDAR LA MARIHUANA

Evitar ciertos alimentos, como frutas ácidas y alimentos con alto contenido graso, podría ayudar con la gastritis, además de dejar ciertos hábitos como fumar, consumir cafeína o beber cantidades excesivas de alcohol.

También pueden usarse algunos antibióticos para combatir la bacteria Helicobacter pylori. Pero estos medicamentos podrían provocar efectos secundarios similares a los propios síntomas de la gastritis, como náuseas, vómitos, pérdida de apetito y dolor abdominal.

La marihuana es una medicina natural y segura, y es una alternativa excelente para mucha gente que sufre este problema. Esta hierba ofrece algunos de los beneficios de las medicinas convencionales usadas para tratar la gastritis, pero sin producir tantos efectos secundarios, dañinos e incómodos, que reducen la calidad de vida del paciente.

El cannabis puede actuar reduciendo algunos de los síntomas causados por la gastritis y, de hecho, podría actuar a un nivel más profundo, calmando la inflamación causante de la gastritis.

Cannabis Medicinal

REDUCCIÓN DE LOS SÍNTOMAS

El cannabis es bien conocido por aliviar náuseas y vómitos, dos de los síntomas de la gastritis. El THC, un cannabinoide psicoactivo de la planta del cannabis, lleva recetándose desde la década de 1980 para tratar las náuseas, y a menudo se usa para combatirlas tras sesiones de quimioterapia. Se cree que su efectividad está relacionada con cómo este cannabinoide centra su efecto en el cerebro, que controla tanto las náuseas como el vómito.

La pérdida de apetito es otro de los síntomas de la gastritis y, sin duda, puede aliviarse con la marihuana. Esta planta está asociada con los típicos "munchies", un apetito desmesurado que suele experimentarse tras fumar marihuana y que suele desencadenar serios ataques a la nevera.

Hay estudios que muestran que la gastritis se asocia a trastornos del estado de ánimo, como la ansiedad, ataques de pánico y depresión. El cannabis es comúnmente utilizado para tratar estos trastornos mentales, y podría suponer una gran ayuda para los pacientes de gastritis que padezcan estos síntomas.

INFLAMACIÓN

Como hemos mencionado, la principal causa de la gastritis es la inflamación de la mucosa gástrica. El cannabis contiene numerosos cannabinoides con propiedades antiinflamatorias potentes y demostradas, como el CBD.

Además, un estudio realizado en el 2005 en la Universidad de Bath y Bristol, Reino Unido, mostró que la marihuana es efectiva en casos de enfermedad intestinal inflamatoria y gastritis.
El estudio explicaba cómo el cannabis influía en los receptores cannabinoides del estómago y del cerebro, resultando en un tratamiento efectivo.

Los receptores cannabinoides se sitúan a lo largo de todo nuestro cuerpo y conforman lo que conocemos como sistema endocannabinoide. Estos receptores son activados por muchos de los cannabinoides presentes en la planta de marihuana. El sistema endocannabinoide está compuesto parcialmente de receptores CB1, que pueden encontrarse en el cerebro y en el revestimiento del estómago. Se ha señalado que estos receptores contribuyen a reparar la mucosa gástrica cuando está deteriorada.

Durante el estudio, los investigadores dañaron intencionadamente el tejido del estómago para provocar una inflamación. Entonces administraron cannabinoides sintéticos al tejido, lo que inició un proceso de curación. Se cree que los cannabinoides producidos en el propio cuerpo, los endocannabinoides, se liberan desde las células endoteliales de un estómago sano y se unen a los receptores CB1, contribuyendo con el proceso de reparación en caso de daño. Cuando los pacientes consumen marihuana medicinal, los cannabinoides externos podrían cumplir la misma finalidad.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar