A medida que el cannabis se convierte en una materia prima más, las variedades originales cobran mayor importancia. Se trata de especies que han evolucionado en su entorno autóctono durante siglos. Se consideran, en el argot actual, genes "puros" u "originales" de la planta. También se conocen como variedades de marihuana puras o "landrace".

La marihuana pura crece salvaje, aunque cada vez más criadores especialistas se dedican a buscarlas. Estas variedades se pueden encontrar a menudo en las regiones montañosas del Kush en Afganistán o los trópicos de Tailandia y Hawaii. Se cree que las variedades puras tienen sus orígenes en el Hindu Kush y Pakistán. Luego se extenderían por Asia, África, Jamaica, Sudamérica y Rusia.

Obviamente, estamos hablando de lugares del mundo bastante remotos. Por eso, estos genotipos no se encuentran en el cannabis producido comercialmente. No al menos hasta que estas cualidades especiales se incorporan a sus genes.

ADN cazador de caza cannabis landrace India Pakistán Kush Afganistán África Jamaica

¿POR QUÉ SON ESPECIALES LAS VARIEDADES DE MARIHUANA PURAS?

Las variedades de cannabis "landrace" son tan importantes por un factor: los genes. Han evolucionado en un entorno natural. También son diferentes de las variedades "heirloom". Las cepas "heirloom" son cultivos estables y plantados por el ser humano. Esto incluye variedades autóctonas de Sudamérica y Centroamérica. También engloba las cepas que descienden de las variedades "landrace". La Angola Red, por ejemplo, es una cepa "heirloom" desarrollada a partir de una raza pura encontrada en África.

Por lo tanto, las variedades de marihuana pura se han adaptado para sobrevivir en las condiciones climáticas de su entorno. Se diferencian de las variedades "heirloom" por el tamaño de sus hojas, el color y la producción fitoquímica.

Una de las cepas de marihuana puras más conocida es el Cannabis ruderalis. Técnicamente no se trata de una "cepa". Se suele considerar una subespecie del cannabis. A nivel de características y efectos, se queda a medio camino entre sativa e índica. La Ruderalis es autóctona de climas fríos de Rusia, con una estación de verano muy breve para su crecimiento. Por eso, estas plantas robustas también desarrollaron la capacidad de florecer automáticamente. En cambio, las plantas sativa e índica sólo pueden florecer cuando se exponen al tipo de luz adecuada. Al cruzar estas características propias de cada cepa entre ellas, los criadores pueden usar esta cualidad en otros tipos de plantas.

LA PIEDRA ANGULAR DE LAS CEPAS MODERNAS

Básicamente, los orígenes de las variedades de marihuana se pueden representar en árboles genealógicos. Las nuevas cepas se crean mediante el cruce entre una planta de cannabis masculina y otra femenina. De hecho, se puede equiparar a la combinación de genes humanos. Las variedades puras, en otras palabras, son el punto de partida del árbol genealógico de la marihuana.
Las variedades "landrace" constituyen la piedra angular de la genética de cualquier híbrida famosa, como la Afghani, Hindu Kush, Durban Poison o la Red Congolese. Por eso, su incorporación a los nuevos cultivos es tan popular.

Pero además de este aspecto, la planta de cannabis está sometida a una evolución continua. Cuando las variedades puras se trasladan y se plantan en diferentes entornos, también comienzan a adaptarse. La propia planta irá evolucionando y tomando características diferentes. Esto supone que variedades "landrace" cultivadas en hábitats distintos se convierten en algo nuevo.

ADN cazador de caza cannabis landrace India Pakistán Kush Afganistán África Jamaica

LA ÉTICA DE LAS SEMILLAS LANDRACE

Los cazadores de cepas han viajado por el mundo durante décadas en su afán por descubrir nuevas variedades puras. En los últimos años, esta práctica se ha vuelto de repente más frecuente. Criadores de bancos de semillas reconocidos suelen financiar estos viajes.

Las variedades puras juegan un papel importante en el desarrollo comercial del futuro sector global del cannabis. Recolectar estas semillas también contribuirá a conservar la biodiversidad natural de la especie.

Sin embargo, esta práctica empieza a suscitar críticas. Algunas empresas han empezado a usar semillas modernas hibridadas, con cultivos de variedades puras en su entorno natural. Y es que introducir semillas modernas en su hábitat acabaría contaminando los genes puros.

En definitiva, esto significa que los cazadores de cepas se enfrentarán a una tarea cada vez más dura. Algunos criadores defienden que muchas variedades puras ya han desaparecido o están en peligro por culpa de estas prácticas.

Los problemas legales alrededor de la marihuana también han contribuido a la destrucción de variedades puras en la naturaleza.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar