Beber café y fumar marihuana es un ritual muy común para muchos entendidos. Pero, ¿es tan buena combinación como creemos? Averigüémoslo.

El consumo de varias drogas a la vez es algo común entre los usuarios de estupefacientes legales, despenalizados e ilegales. Lo hacen para combinar los efectos de dos o más sustancias y obtener uno distinto al que tienen esas sustancias por separado. La creación de un nuevo efecto funciona en algunos casos, gracias a la enorme variedad de plantas y organismos psicotrópicos que existen, pero la combinación de drogas conlleva el riesgo de no saber cómo reaccionan entre ellas. Los avances de la industria estadounidense de comestibles han permitido la elaboración de bebidas con cannabis, que contienen dos populares sustancias: THC y cafeína. Suena muy bien, pero ¿qué ocurre en nuestro cerebro cuando mezclamos cannabis y café? Unos investigadores han tratado de responder a esta pregunta y han recopilado datos de lo que nosotros llamamos el "estudio del mono colocado".

¿ES LA CAFEÍNA + THC UNA MEZCLA NEUROQUÍMICA?

Para empezar, sería interesante saber si el THC y la cafeína combinan a nivel neuroquímico, es decir, generan un efecto que ninguna de estas sustancias induce por separado. El Dr. Scott Krawover, jefe de la unidad de psiquiatría del Hospital Zucker Hillside de Nueva York, cree que es así. Y tiene sus razones para afirmar que la mezcla de cafeína y THC podría empeorar la memoria funcional de un individuo.

La cafeína es un estimulante que fomenta la actividad neuronal impidiendo que los receptores reciban adenosina, un compuesto que relaja y favorece el sueño. Cuando bebemos café, nuestras neuronas transmiten impulsos a un ritmo más rápido, lo que se traduce en una sensación de alerta. El THC es un depresor en términos medicinales, y hace lo contrario que la cafeína, es decir, promueve una sensación de calma al disminuir la frecuencia de las neurotransmisiones en ciertos receptores del cerebro. Cuando se mezcla la cafeína con el cannabis, se produce un tipo diferente de subidón.

marihuana y café

ESTUDIO DEL MONO COLOCADO

Los ensayos con animales, por lo general, no son algo de lo que el hombre se deba sentir orgullos, sobre todo si no se hacen en un contexto medicinal con el objetivo de desarrollar fármacos para combatir enfermedades graves. Pero unos científicos han llevado a cabo una prueba relativamente inofensiva, y han administrado a unos monos ardilla THC y MSX-3, una forma soluble de la cafeína. Estos animales tiraban de un resorte para obtener una dosis de THC, y también se administró MSX-3 a un grupo de ellos. Al aumentar la dosis de MSX-3, los monos tiraban del resorte del THC con menos frecuencia. Por lo visto, necesitaban menos THC para lograr el efecto deseado.

Después de un período de abstinencia, se les volvió a administrar THC puro o una combinación de THC y MSX-3. Los monos que recibieron la mezcla, tiraron del resorte con más frecuencia, lo que indica que la combinación de cafeína y THC aumenta las ansias, haciendo que sea más difícil renunciar a la sustancia. Estos monos experimentaron una mejora del subidón, prolongando los efectos del cannabis, pero además les gustaba demasiado el "subidón del café", y se ponían como locos.  

¿FORMAN EL CANNABIS Y EL CAFÉ UNA SIMBIOSIS PERFECTA?

El café y la marihuana forman una simbiosis deliciosa, es no se puede negar. Pero hay que admitir que no es una simbiosis perfecta. El café hace que nuestros neurotransmisores actúen con más rapidez, y el THC reduce nuestra actividad neuronal. Lo que parece contraproducente. Quizás tengamos que elegir qué camino queremos que tomen nuestros neurotransmisores - ¿rápido o a medio gas?  Ambas opciones tienen sus ventajas, dependiendo de la situación y la química cerebral del individuo. El estudio del mono colocado demuestra que es más difícil abandonar una sustancia si se mezcla con otra, pero también que la cantidad de THC se puede reducir hasta lograr un efecto satisfactorio.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar