¿Quieres semillas de Royal Gorilla GRATIS? ¡Entra aquí!

By Luke Sholl


Muchos consumidores habituales de marihuana prefieren los blunts por varias razones: contienen más hierba, arden de manera lenta y uniforme, y tienen un aspecto genial. Pero si nunca los has fumado, intentar liar un blunt (sobre todo uno decente) puede parecer un desafío. Al fin y al cabo, es muy distinto a liar un porro o canuto.

No te preocupes, porque con un poco de tiempo y práctica, y los consejos adecuados, podrás preparar unos blunts perfectos. Aquí tienes nuestra guía para liar blunts clásicos.

¿Qué es un blunt?

Un blunt es un cogollo de marihuana contenido en una envoltura a base de hojas de tabaco. El tabaco añade un efecto estimulante y vigorizante al subidón del cannabis. Las envolturas para blunts vienen en paquetes de 1-2, y suelen venderse en las mismas tiendas en las que compras el papel de liar. A menudo tienen sabor. También puedes abrir un puro por la mitad, vaciarlo y usar el envoltorio para hacer un blunt.

Los blunts son más grandes que los porros y duran más tiempo. Los porros se preparan con papel de liar (como los que se fabrican con fibra de cáñamo) y no contienen tabaco. A pesar de esto, tanto los blunts como los porros solo llevan cogollos de marihuana dentro del envoltorio.

¿Tienen los blunts un sabor más fuerte que los porros?

Cuando se utilizan los papeles de liar adecuados, los porros solo deben ofrecer el sabor de la hierba que contienen. Los blunts, sin embargo, tienen un gusto y un humo más fuertes, debido en gran parte a la envoltura gruesa de tabaco con la que se preparan. El tabaco y la nicotina por naturaleza tienen un sabor más intenso. La mayoría de los papeles de blunt también están aromatizados, lo que puede hacer que el sabor resulte aún más fuerte.

Pros y contras de los blunts

Algunos consumidores de marihuana solo fuman blunts, mientras que otros prefieren reservarlos para ocasiones especiales. En cualquier caso, merece la pena conocer las ventajas y los inconvenientes de este método de consumo de cannabis. Estos son algunos de los pros y contras de fumar blunts.

Pros

  • Ofrecen una combustión lenta
  • Son ideales para compartir en grupos grandes
  • El tabaco aporta una sensación estimulante y energética
  • Las envolturas están disponibles con distintos sabores
Cons

Contras

  • Fumar tabaco es perjudicial para la salud
  • El tabaco y los sabores adicionales pueden alterar el gusto de la hierba
  • Producen un humo potencialmente más fuerte
  • Aprender a liarlos lleva tiempo
Contras

Cómo liar un blunt clásico

El proceso de liar un blunt es uno de los principales motivos por lo que mucha gente no quiere fumarlos, ya que es una habilidad difícil de dominar. Pero no te preocupes, aquí tienes una guía para liar tu primer blunt (de muchos).

Materiales

Para liar un blunt clásico solo hacen falta unos cuantos materiales esenciales, nada técnico ni demasiado caro.

• Cogollos de marihuana

• Envoltura para blunt o puro

• Grinder

• Cúter/cuchilla de afeitar

Cómo liar un blunt clásico

Instrucciones

Cuando tengas todo lo necesario habrá llegado el momento de empezar a liar. Ten en cuenta que podrías necesitar varios intentos para hacerlo bien, pero esto forma parte del proceso de aprendizaje.

1. Elige la envoltura

Si has decidido usar un puro, no elijas uno viejo, ya que podría estar demasiado seco (lo que hará que sea más propenso a agrietarse y romperse al manipularlo). Los envoltorios para blunts se pueden encontrar en los mismos sitios donde compras papel. Tú decides si las quieres con sabor o sin sabor.

2. Prepara la hierba

A la hora de preparar los cogollos, tienes dos opciones: triturarlos (lo que te ayudará a conseguir una combustión más uniforme) o, para ahorrar tiempo, desmenuzarlos a mano (lo que hará que se quemen de forma más lenta).

Si vas a utilizar papel especial para blunts, ya viene preparado para liar. Pero si vas a usar un puro, primero tendrás que vaciarlo. Utiliza un cúter o una cuchilla de afeitar limpia para cortar la envoltura con cuidado. A continuación, vacía el contenido de tabaco, y ya puedes empezar a liar.

Step 1

3. Humedece la envoltura

La envoltura del blunt será más flexible y fácil de manipular si está ligeramente húmeda. La humedad también ayuda a sellar las grietas finas que podrían crearse como resultado del corte y vaciado del puro. Si estás liando un blunt para ti, puedes usar saliva. Pero si lo vas a compartir, es mucho más higiénico y respetuoso mojarte el dedo con agua.

4. Llena la envoltura

Llena la envoltura del blunt con la hierba. Los blunts son más grandes que los porros, y como media, se necesitan entre 1 y 2 gramos para llenar un blunt del tamaño de un puro pequeño. Si vas a utilizar el envoltorio de un puro normal, es posible que tengas que añadir más hierba.

Step 1

5. Lía tu blunt

Ahora viene la parte difícil: liarlo. Como con todo, la práctica hace al maestro. No te desanimes si los primeros intentos no te salen bien. Incluso quienes lían unos porros estupendos tienen dificultades con los blunts, ya que la envoltura es más gruesa.

Empieza enrollando la envoltura abierta entre el índice y el pulgar, para poder llenar el blunt uniformemente y darle a la hierba la forma adecuada. A continuación, dobla el envoltorio rápidamente y con suavidad por debajo de sí mismo, y humedece el borde interior de la parte sobrante. Continúa enrollándolo y alisándolo con los dedos hasta que la hierba esté completamente envuelta y el blunt bien sellado.

Artículo relacionado
Cómo liar el porro perfecto

6. Quémalo y fúmalo

Una vez liado, pasa la llama de un mechero por la costura del blunt. Esto te ayudará a sellarlo, haciendo que sea menos probable que se deshaga y que arda más uniformemente. No acerques demasiado el encendedor a la envoltura para no quemarla.

Step 1

Eso es todo, ¡tu blunt ya está listo! Disfrútalo.

Cómo liar un blunt con una hoja de abanico de marihuana

Supongamos que no te gusta el tabaco. Por suerte, es posible liar un “cannapuro” y otros tipos de blunts con una hoja de marihuana como envoltorio. En el mejor de los casos, la hoja tendrá un nivel de THC insignificante, pero aportará sabor y atractivo estético.

  1. Para empezar, tendrás que conseguir hojas de marihuana. Las de variedades índica funcionan mejor debido a su forma más ancha. Si no puedes conseguir hojas, también sirve el papel para blunts de cáñamo. También necesitarás un poco de aceite de hachís o un concentrado pegajoso para usar como cola.
  2. Deberás liar el blunt con hojas de abanico semifrescas que hayas puesto a secar durante una semana. Las hojas completamente frescas contienen demasiada humedad para arder bien y son demasiado fuertes para la garganta, y las hojas muy secas se romperán al manipularlas.
  3. Consejo: elige las hojas de abanico más grandes que tengas, y ponlas dentro de un libro para aplanarlas mientras se secan.
  4. Cuando estén secas, toma una hoja de abanico y corta los dos dedos más grandes y más cercanos al tallo.
  5. Coge el dedo más pequeño de los dos, pon la hierba en él, y líalo como si fuera un blunt normal. Unta un poco de aceite de hachís en los bordes para que actúe como pegamento, y séllalo bien. Piensa en dónde está la cola en los papeles de liar. No te preocupes si la envoltura no está muy compacta; lo importante es que la hierba esté bien contenida.
  6. Toma el otro dedo de la hoja y unta el interior con el concentrado pegajoso. A continuación, dale forma de espiral y enróllalo de forma ajustada sobre el cannapuro. Si es necesario, añade más aceite/concentrado para pegarlo bien.
  7. Deja que el blunt se seque antes de fumarlo. El tiempo que tarde en secarse dependerá de cuánto “pegamento” hayas usado y de qué se trate. Cuando esté seco, ¡fúmatelo!

Blunts con filtros: ¿merece la pena?

Los puristas incondicionales de los blunts te dirán que no utilices filtros. Pero los tiempos han cambiado, y mucha gente quiere disfrutar de las ventajas de los blunts sin los efectos secundarios de un humo desagradable.

Los filtros son trocitos de material que se colocan en el extremo del porro o blunt por el que se fuma (como las boquillas de los cigarros). Estos filtros ofrecen protección contra las sustancias carcinógenas y toxinas dañinas que se generan durante el proceso de fumar, y también ayudan a mantener los blunts intactos e impiden que entren en la boca trozos de hierba al inhalar.

Puedes fabricar un filtro sencillo enrollando un pedazo de cartulina, o comprarlos ya preparados y elaborados con diversos materiales (incluso hojas de maíz). Algunos hasta tienen sabor. Los filtros de vidrio también son muy populares, ya que se pueden reutilizar. Cada tipo ofrece una forma de filtración distinta, así que, investiga por tu cuenta y descubre cuál se adapta mejor a tus necesidades.

¿Son los blunts la mejor opción?

Esta pregunta no tiene una respuesta clara y única, ya que todo depende de las preferencias personales. En lo que respecta al debate de los porros y los blunts, algunas personas prefieren unos u otros, pero muchas disfrutan de ellos cómo y cuando quieren. Sin embargo, dado su tamaño, los porros se consideran generalmente mejores para fumar a solas o entre dos personas.

Por otro lado, el consumo lento de un blunt es ideal para grupos grandes. El gasto que te puedas permitir también influye en esta decisión, ya que en los blunts se utiliza al menos un gramo de hierba, mientras que los porros resultan mucho más económicos si fumas mucho pero tienes un presupuesto bajo. Si todavía tienes dudas, solo hay una forma de averiguarlo. ¡Pruébalos!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.