Seleccionar las macetas ideales para el cultivo de marihuana no siempre es tan fácil como cabría suponer. Aunque podrías apañártelas con la típica maceta de plantas para tu primer cultivo, lo más aconsejable sería utilizar los tiestos que permitan un crecimiento óptimo y plantas saludables. Echamos un vistazo a los distintos tipos de macetas a nuestra disposición en el mercado, junto con sus diferencias, ventajas e inconvenientes.

Para simplificar las cosas un poco, diremos que los contenedores ideales para el crecimiento de tus plantas de marihuana serían aquellos que les proporcionan el mejor entorno posible para sus raíces. Unas raíces sanas son esenciales para una absorción óptima de agua y nutrientes, literalmente son la base del crecimiento saludable de tus plantas.

Saber esto es un punto de partida desde el que empezar a buscar el tipo de maceta idóneo. Ya podemos tener en cuenta las necesidades de nuestras plantas para disponer de un sistema radicular sano.

Las raíces de tus plantas de cannabis no deberían secarse por completo jamás, ya que unas raíces secas probablemente supondrían la muerte de tus plantas.

Las raíces también necesitan una ventilación y oxígeno suficientes. Cuando las raíces tienen acceso a oxígeno, no sólo se incentiva un crecimiento rápido, sino que también ayuda a mantener el moho y otros problemas potenciales a raya. Una zona radicular viciada y privada de oxígeno casi siempre conllevará problemas graves, si es que no mata tus plantas por completo.

Cannabis raíces crecimiento de contenedores

TIPOS DE MACETAS DE CULTIVO DISPONIBLES

Si visitas una tienda de jardinería o buscas macetas en internet, podrás encontrar diversos tipos de contenedores para el cultivo de cannabis. Aquí están algunos de los tipos de macetas más habituales.

Marihuana estándar maceta
MACETA DE FLORES ESTÁNDAR

Es la maceta de flores de toda la vida, que puedes encontrar en casi cualquier parte por poco dinero. Hoy en día la mayoría están hechas de plástico, pero también puedes encontrar de las antiguas, de barro. Si te haces con este tipo de macetas, normalmente deberías llevártelas con un plato de su medida, que servirá para recoger el agua de drenaje bajo la maceta.

Un aspecto importante de este tipo de macetas, es que tendrán que tener agujeros de drenaje en el fondo, para evitar que el agua se encharque. No todas las macetas traen los agujeros ya hechos, a veces tienes que romperlos antes de usarlas para cultivar tus plantas.

Las macetas de arcilla son más pesadas que las de plástico, pero podrían ser una buena alternativa. El barro tiene la capacidad natural de absorber y almacenar el exceso de humedad y puede proporcionar un efecto refrigerante, lo que podría ser una ventaja para las raíces de tus plantas en los meses más calurosos del verano.

Poder de cannabis
SMART POTS (MACETAS DE TELA)

El principio tras las macetas de tela, conocidas como "smart pots" es evitar los enredos de las raíces de tus plantas. A diferencia del ciclo de cultivo en las macetas corrientes (cerradas), los smart pots hechos de tela limitan el crecimiento de las raíces con el aire, tan pronto alcanzan las paredes de la maceta. Esto asegura el crecimiento constante de nuevas raíces y puede ayudar a conseguir un desarrollo vegetativo más completo.

Las macetas o sacos de cultivo de tela tienen la ventaja añadida de hacer prácticamente imposible excederse con el riego de una planta de cannabis. Además también pueden almacenarse de forma muy práctica cuando no se usan.

Ten en cuenta que el sustrato de los smart pots se seca antes que el de las macetas tradicionales. Para evitar que se sequen demasiado pronto, deberías utilizar macetas del doble del tamaño habitual. Obviamente, esto tiene el ligero inconveniente de que necesitarás una cantidad de medio de cultivo mayor. Dado que este tipo de macetas deja salir el agua al exterior, quizás tampoco sean aptas para cualquier entorno de cultivo.

 Recipientes de plástico recipientes de plástico
AIR POTS

Las "air pots" se basan en los mismos principios que los "smart pots" que acabamos de mencionar. Estos tiestos de plástico disponen de agujeros en los laterales, por lo que el aire podará las raíces de tus plantas de cannabis de forma automática. Al igual que con los smart pots, tendrás que regar más a menudo, ya que estas macetas se secan antes que las macetas de toda la vida. En comparación con las macetas de tela y los sacos de cultivo, los air pots tienen la ventaja de ser más robustos y, por tanto, más difíciles de volcar. Dado que los air pots también perderán agua por las aberturas de los laterales, tendrás que ponerlos sobre unos platos del tamaño adecuado.

Cubo de hempy sistema hidropónico crecimiento perlita
MACETAS HEMPY BUCKET

Este tipo de macetas ofrecen un sistema hidropónico manual para el cultivo de plantas de cannabis. La diferencia con una maceta normal es que el agujero de drenaje no está en el fondo, sino unos centímetros por encima. Esto crea un pequeño depósito de solución nutritiva en la base de la maceta.

En comparación con el cultivo en sustrato, normalmente llenarías el hempy bucket con una mezcla de perlita y vermiculita o guijarros de arcilla, para posteriormente alimentar las plantas con fertilizantes de hidroponía. El depósito de abono en el fondo de la maceta supondrá que tengas que regar con menos frecuencia.

Dado que los hempy buckets son un método de cultivo hidropónico manual y pasivo, sin bombas de oxígeno, tendrás que asegurarte de que la solución nutritiva que queda en la maceta no esté estancada, ya que podría provocar problemas de crecimiento.

RECOGER EL AGUA DE DRENAJE CON PLATOS

Puesto que no querrás que el agua de drenaje inunde toda tu zona de cultivo, tendrás que colocar platos bajo tus macetas. Normalmente, encontrarás un plato de la misma medida que las macetas que utilices en tu plantación.

Algunos tipos de macetas de cultivo, como los smart pots o air pots, necesitarán platos mucho más grandes, ya que al regar el exceso de agua caerá por los laterales. Ten esto en cuenta.

La mayoría de cultivadores de cannabis probablemente tengan la costumbre de vaciar sus platos de drenaje. No será un gran problema mientras tus plantas sean todavía pequeñas y puedas llegar a todas las macetas de tu espacio de cultivo. A veces, especialmente cuando las plantas ya han crecido bastante, alcanzar cada una de las macetas y retirar los platos puede volverse más complicado, sino imposible, debido a las limitaciones de espacio.

Una posible solución a este problema podría ser la utilización de bandejas grandes debajo de un grupo de macetas, en lugar de platos pequeños individuales debajo de cada una de ellas. Si además colocas esta gran bandeja de drenaje con una ligera pendiente, el agua se deslizará hacia un lateral y podrás retirarla fácilmente con una aspiradora de líquidos.

Otra solución más sofisticada podría ser una bomba automatizada, que se ocupe de eliminar el agua de drenaje que se acumula en tu bandeja.

Semillas de contenedores pequeños semillas de drenaje de cannabis medio de cultivo

EL MEJOR TAMAÑO DE MACETA DE CULTIVO

No todas las plantas necesitan los mismos tamaños de macetas de cultivo. Algunas especies, por ejemplo las variedades autoflorecientes, no crecen demasiado en altura, por lo que se desarrollarán bien en macetas pequeñas o medianas. Cuando selecciones el tamaño de tu maceta de cultivo, ten en cuenta el tamaño final de tu planta de cannabis.

Como punto de partida para escoger el tamaño de maceta adecuada, puedes usar tiestos de aproximadamente 7,5 litros por cada 30cm de altura de las plantas. Simplemente tendrás que ser consciente de que no todas las variedades de marihuana se desarrollan de la misma manera. Algunas cepas crecen anchas y pobladas, mientras otras pueden estirarse y ser más esbeltas, pero esta regla puede ayudarte a encontrar la maceta del tamaño idóneo.

MACETAS PARA LAS PLÁNTULAS

Para el crecimiento de tus plántulas podrás utilizar el mismo razonamiento al escoger macetas más pequeñas. Pero tus plantones también necesitarán un drenaje apropiado. Dado que las macetas para plántulas pueden ser muy pequeñas y contienen una pequeña cantidad de medio de cultivo, el sustrato se secará antes, es decir, el riesgo de regar en exceso será menor.

Muchos cultivadores de cannabis usan vasos de plástico para sus plántulas sin problemas. Sólo tienes que asegurarte de hacer unos agujeros de drenaje en la base del vaso.

No siempre se recomienda germinar las plantas de cannabis en una maceta o vaso pequeño y luego trasplantarlas. Cualquier trasplante provocará cierto nivel de estrés a tus plantas y será mejor minimizarlo en la medida de lo posible.

Para las variedades autoflorecientes, que por naturaleza tienen un ciclo de vida predeterminado bastante corto, puede ser mejor sembrarlas directamente en su contenedor final. El razonamiento en este caso, es intentar evitar limitaciones y parones en el crecimiento provocados al trasplantar a mitad de su corto ciclo de vida. Así se maximizará el crecimiento y las cosechas de tus plantas.

Plato de marihuana

TRASPLANTAR TUS PLANTAS A MACETAS MÁS GRANDES

En la mayoría de las ocasiones (con las excepciones que acabamos de mencionar) lo más probable es que tus plántulas o esquejes empiecen en tiestos pequeños y se trasplanten a macetas más grandes cuando llegue el momento oportuno. La razón consiste en que una maceta más grande permitirá el desarrollo de un sistema radicular más grande. Una planta de cannabis ya madura necesitará raíces acordes a sus mayores necesidades nutricionales.

Por otra parte, trasplantar siempre puede generar cierto estrés para tus plantas si no se hace correctamente. De hecho, incluso podría matar a tu planta, si por ejemplo dañas las raíces al trasplantarla. Por tanto, es muy importante trasladar tus plantas manipulando sus raíces lo mínimo posible.

El mejor momento para trasplantar será cuando tu planta de cannabis haya desarrollado un sistema radicular amplio, pero sin haberse enrollado alrededor de la maceta todavía. Normalmente, el momento ideal para un trasplante será cuando las raíces de las plantas empiecen a asomarse por los agujeros de las macetas, como si estuviesen buscando más espacio para crecer. Pero tendrás que actuar rápido y no dejar que las raíces se hayan enroscado demasiado.

Saca la planta cuidadosamente de su maceta vieja e intenta no lesionar las raíces. Haz un agujero en el centro del medio de cultivo de la maceta más grande y coloca la planta en él con mucho cuidado. Rellena los espacios de la nueva maceta con sustrato o el medio de cultivo que estés empleando.

Cuando trasplantas tus plántulas, el momento oportuno será cuando hayan desarrollado al menos 3 o 4 pares de hojas verdaderas alrededor de su tallo.

Si quieres evitar cualquier tipo de problemas de desarrollo potenciales y quieres apostar sobre seguro, simplemente deberías evitar trasplantar en absoluto y sembrar directamente en los tiestos definitivos. Al principio tus plantas podrían mostrar un crecimiento más lento al que presentarían en macetas más pequeñas, pero el menor riesgo y el trabajo que te ahorras al trasplantarlas podrían compensarlo, especialmente en el caso de cultivadores poco experimentados.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar