Existen algunas preocupaciones obvias sobre mezclar alcohol con cannabis psicoactivo. Aunque la pregunta es, ¿cómo afecta eso al CBD? Mezclar cannabidiol con cerveza y copas cada vez es más popular, aunque ¿cómo interactúan esas dos sustancias entre sí? Sigue leyendo para conocer la respuesta.

¿INTERACTÚAN EL CBD Y EL ALCOHOL ENTRE SÍ?

Sí, el CBD y el alcohol pueden interactuar entre sí. Técnicamente, el alcohol se considera una droga depresiva ya que tiende a bloquear el sistema nervioso central (aunque también puede tener efectos estimulantes). El CBD es parecido, en dosis pequeñas tiene efectos estimulantes y que nos mantendrán alerta. El dosis más altas, produce efectos más sedantes.

Desafortunadamente, no hay muchas investigaciones rigurosas sobre cómo interactúan el alcohol y el CBD entre sí. En 1979, la revista Psychopharmacology publicó un estudio[1] en el que le dieron un placebo (zumo de naranja y una pastilla de azúcar), zumo de naranja y CBD, alcohol y CBD (mezclado con zumo de naranja) o alcohol (también mezclado con zumo de naranja) a diez voluntarios. Los investigadores evaluaron el impacto de las combinaciones en el desempeño motor de los participantes, las habilidades psicomotoras, sus niveles de alcohol en la sangre y más.

El estudio determinó que los participantes que tomaron alcohol y la combinación de alcohol con CBD mostraron algunas disfunciones significativas en las pruebas. Así es como los autores describieron "pocas diferencias" entre las dos combinaciones alcohólicas. Sin embargo, los participantes que consumieron alcohol y CBD tenían unos niveles significativamente más bajos de alcohol en sangre, aunque su nivel de disfunción era el mismo.

 Nivel sanguíneo CBD

Otros estudios han demostrado que el CBD puede protegernos contra los efectos tóxicos del alcohol. Un estudio publicado en 2013[2] en la revista Pharmacology Biochemistry and Behaviour probó los efectos del CBD en roedores en un modelo basado en animales de consumo compulsivo de alcohol. Específicamente, los investigadores probaron los efectos del CBD sobre la neurodegeneración producida por el alcohol. Los animales recibieron un gel transdérmico de CBD o una inyección de CBD antes de suministrarles el alcohol. Ambas vías de administración redujeron la neurodegeneraicón provocada por el alcohol en las ratas hasta en un 50%, mostrándose el gel transdérmico algo más efectivo.

En 2014, la revista Free Radical Biology & Medicine publicó un estudio similar en el que se probaban los efectos del CDB sobre la esteatosis hepática (o enfermedad del hígado graso) producida por el alcohol. Aunque se puede revertir, el hígado graso puede causar una gran variedad de problemas hepáticos. Este estudio descubrió que el CBD ayudó a prevenir esta enfermedad producida por el alcohol.

Todos estos estudios demuestran que el CBD y el alcohol interactúan de forma positiva. Sin embargo, algunas fuentes sugieren que la mezcla de alcohol y cannabidiol no es una buena idea. En una entrevista con Tonic[3], profesor de neurología y bioquímica en la Universidad Médica James Giordano de Georgetown, explicó que consumir CBD y alcohol a la vez puede exagerar los efectos de ambas. Sin embargo, de acuerdo con nuestras investigaciones, hay pocas evidencias que apoyen esa información.

¿ES EL CBD UNA CURA POTENCIAL PARA EL ALCOHOLISMO?

La investigación citada anteriormente es un argumento bastante sólido para demostrar que el CBD es un potencial agente protector contra el daño provocado por el alcohol. Y todavía hay más noticias positivas, ya que otras investigaciones sugieren que el CBD puede ayudar a tratar comportamientos adictivos, como el alcoholismo.

Para entender mejor cómo puede ayudar el CBD con la adicción, es importante conocer unos puntos básicos sobre las adicciones.

Nuestro cerebro tiene una forma muy interesante de sentirse recompensado cuando experimentamos placer. Al hacerlo (sea por comer, beber o por tener relaciones sexuales, por ejemplo) se libera en nuestro cerebro dopamina a diferentes regiones del mismo, incluyendo la amígdala, el núcleo accumbens, el complejo prefrontal y finalmente el hipocampo. Cada una de estas regiones del cerebro tiene un papel distinto en el registro del placer que sentimos y en la participación en actividades más placenteras en el futuro.

Sustancias como el alcohol tienen la capacidad de estimular el sistema de recompensas. El grado en el que una droga puede estimularlo es lo que hace que algunas sean más adictivas que otras, como pasa con la cocaína o las anfetaminas que son estimulantes.

El alcohol altera el equilibrio de los neurotransmisores en el cerebro, particularmente afecta a los niveles tanto de serotonina como de dopamina. Esto es lo que le otorga al alcohol sus efectos únicos, que comienzan con esa sensación placentera y estimulante, para después convertirse en sedante. Dosis más altas de alcohol reducen la comunicación entre las neuronas en el cerebro. Después de un consumo prolongado, sin embargo, el cerebro empieza a producir más neurotransmisores excitadores (como la dopamina) para acelerar las comunicaciones en el cerebro. Una vez paremos de beber, el cerebro seguirá en estado de hiperactividad, creando una necesidad de otra dosis de alcohol para calmar las señales de hiperactividad en las neuronas.

Alcohol and CBD

ADICCIONES, EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE Y EL CBD

Algunas de las vías convencionales utilizadas para tratar las adicciones incluyen abstinencia, terapias conductuales, el uso de ciertos medicamentos para contrarrestar los efectos secundarios de la abstinencia y la hospitalización. En los últimos años, sin embargo, las investigaciones han demostrado que el sistema endocannabinoide[4] puede ser una solución efectiva para el tratamiento de las adicciones.

El sistema endocannabinoide juega un papel en la mediación de tus neutrotransmisores y en la forma en la que se comunican, además de en nuestras emociones y deseos. De hecho, los estudios han demostrado que las deficiencias o problemas en el sistema endocannabinoide pueden tener un papel clave en la adicción.

En la revista Nature Reviews Neuroscience, los investigadores del California’s Scripps Research Institute y de la New York’s Icahn School of Medicine escribieron sobre el sistema endocannabinoide y su rol en el sistema de recompensas. Los autores dejaron claro que la exposición prolongada a los medicamentos o hasta los factores genéticos pueden tener como consecuencia irregularidades en el sistema endocannabinoide, lo que puede llevarnos a la adicción.

Hoy en día, las crecientes investigaciones están demostrando que el CBD y otras terapias cannabinoides pueden ayudar a regular estas deficiencias. Además, pueden ayudar a reducir los factores de riesgo asociados con la adicción, y posiblemente a reducir el riesgo de que un paciente genere una adicción o recaiga en el futuro.

LAS INVESTIGACIONES SOBRE EL CBD, EN CONSTANTE CRECIMIENTO

Como casi todas las investigaciones relacionadas con el CBD, los resultados iniciales parecen prometedores pero no son concluyentes. Sin embargo, y dado que el CBD y el sistema endocannabinoide están siendo objeto de estudios sin precedentes, solo es cuestión de tiempo que podamos sacar más conclusiones sobre la relación entre el CBD y el alcohol.

Fuentes Externas
  1. Interaction of cannabidiol and alcohol in humans. - PubMed - NCBI https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  2. Transdermal delivery of cannabidiol attenuates binge alcohol-induced neurodegeneration in a rodent model of an alcohol use disorder - ScienceDirect https://www.sciencedirect.com
  3. This Is What Happens When You Mix Alcohol and CBD - VICE https://tonic.vice.com
  4. The endocannabinoid system as a target for addiction treatment: Trials and tribulations. - PubMed - NCBI https://www.ncbi.nlm.nih.gov
Descargo de responsabilidad:
This article has been written for informational purposes only, and is based on research published by other externals resources.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.