20% de descuento en aceite de CBD con el código CBD20

By Luke Sumpter Reviewed by: Carles Doménech

Todos sabemos que las drogas duras producen unos síntomas de abstinencia muy intensos, pero muchas personas subestimamos los que acompañan a la abstinencia del alcohol. Dejar de beber de golpe puede causar graves síntomas e incluso resultar en un trastorno potencialmente mortal conocido como delirium tremens. ¿Puede el cannabis ayudar a las personas que abusan del alcohol a dejar la bebida y a reducir al mínimo los efectos de la abstinencia? Descúbrelo a continuación.


¿Qué es la abstinencia alcohólica?

La abstinencia alcohólica, también conocida como síndrome de abstinencia del alcohol (SAA), surge cuando alguien que bebe de forma exagerada para de golpe o reduce su consumo de forma drástica. Al ser un depresor, el alcohol altera el equilibrio neuroquímico del cerebro de dos formas principales[1].

En primer lugar, el alcohol aumenta los efectos del ácido gamma-aminobutírico (GABA) en los receptores del mismo. Dado que es el principal neurotransmisor inhibidor del cerebro, el GABA reduce los impulsos entre las neuronas; ese aumento es el responsable de los efectos relajantes y ansiolíticos de beber alcohol. El alcohol reduce aún más la actividad neuronal al inhibir el glutamato, el principal neurotransmisor excitatorio. Con el paso del tiempo, el consumo frecuente y continuado de alcohol provoca cambios adaptativos[2] en el equilibrio entre estos neurotransmisores clave (como la regulación a la baja de la inhibición del GABA), lo que conduce a un incremento en la liberación de glutamato cuando se deja de beber repentinamente. Unos niveles altos de glutamato, sin suficiente GABA para reprimir ese exceso, conducen a la hiperexcitabilidad, lo que resulta en posibles daños neurológicos[3] y varios síntomas desagradables.

Cannabis and Alcohol Withdrawal

Abstinencia alcohólica, trastorno por consumo de alcohol y alcoholismo

El SAA hace referencia a una serie de síntomas que acompañan a la privación repentina de alcohol en personas que abusan de la bebida. Este síndrome es debido a los cambios químicos que se producen en el cerebro, y causa síntomas que varían en gravedad, desde ansiedad leve hasta convulsiones.

Más que un conjunto de síntomas, tanto el trastorno por consumo de alcohol (TCA) como el alcoholismo son dos términos que se utilizan indistintamente para referirse a los hábitos de consumo de alcohol dañinos. Sin embargo, el TCA y el alcoholismo presentan algunas diferencias. El TCA es un diagnóstico clínico definido en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales 5 (DSM-5). Para establecer un diagnóstico, los médicos deben identificar en sus pacientes al menos dos de estos once criterios:

  1. Beber más de lo previsto
  2. Sentirse incapaz de reducir el consumo de alcohol
  3. Enfermarse durante un periodo de tiempo largo debido a un consumo excesivo de alcohol
  4. Incapacidad para concentrarse debido a la necesidad incontrolable de beber alcohol
  5. Incapacidad para cuidar de la familia o asumir responsabilidades
  6. Continuar bebiendo a pesar de los problemas causados a familia y amigos
  7. Menor participación en actividades que antes se consideraban importantes
  8. Experimentar situaciones peligrosas debido al consumo de alcohol
  9. Continuar bebiendo a pesar de padecer problemas de salud como ansiedad o depresión
  10. Consumir más alcohol debido a la tolerancia desarrollada
  11. Experimentar síntomas de abstinencia

Los médicos también diagnostican la gravedad del TCA en función de cuántos de estos puntos presenten los pacientes:

  • Leve: 2-3 puntos
  • Moderado: 4-5 puntos
  • Grave: 6 o más puntos

Mientras que el TCA es una diagnóstico clínico, el término no médico “alcoholismo” se refiere a la dependencia del alcohol en un sentido general, fuera del diagnóstico médico.

Síntomas de abstinencia alcohólica

Los síntomas del síndrome de abstinencia del alcohol varían en gravedad, y pueden surgir en cualquier momento entre seis horas y varios días después de que una persona deje de beber. Los síntomas a menudo son más pronunciados durante los primeros 2-3 días de abstinencia, e incluyen:

  • Insomnio
  • Náuseas
  • Temblores
  • Dolor de cabeza
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Sudores
  • Irritabilidad
  • Confusión
  • Pesadillas
  • Hipertensión

En casos graves del síndrome de abstinencia del alcohol, los pacientes puede desarrollar un trastorno peligroso para la vida conocido como delirium tremens (DT). Esto resulta en la sobreactividad del sistema nervioso central y se manifiesta en los síntomas siguientes:

  • Confusión extrema
  • Agitación extrema
  • Alucinaciones visuales
  • Alucinaciones auditivas
  • Alucinaciones táctiles
  • Sudoración excesiva
  • Fiebre
  • Convulsiones

Marihuana y abstinencia del alcohol

¿Dónde encaja la marihuana en todo esto? ¿Puede ayudar la hierba con la abstinencia alcohólica? ¿O fumar un porro o vapear podría empeorar las cosas? No hay muchas investigaciones sobre el consumo de cannabis en este contexto, aunque los estudios iniciales han analizado la eficacia de sus compuestos en la reducción de la ingesta de alcohol y la anulación de los síntomas de la abstinencia alcohólica. Para hacernos una idea de cómo la marihuana podría modular la activación de los neurotransmisores de forma que mitigue los síntomas del TCA, debemos hablar brevemente del sistema endocannabinoide (SEC).

El SEC desempeña una función reguladora y ayuda a mantener otros sistemas fisiológicos en equilibrio. Consta de tres partes fundamentales: endocannabinoides (moléculas señalizadoras), receptores (CB1 y CB2) y enzimas que crean y descomponen los endocannabinoides. Todos estos componentes también pertenecen a un sistema mucho más complejo conocido como endocannabinoidoma. En el cerebro, los componentes del SEC se encuentran en y dentro de las neuronas, donde ayudan a controlar el flujo de neurotransmisores como el GABA y el glutamato.

Al igual que otros neurotransmisores, como la dopamina y la serotonina, los endocannabinoides viajan de manera anterógrada, es decir, cruzan la hendidura sináptica de las neuronas presinápticas a las postsinápticas. Sin embargo, presentan una capacidad única que les permite controlar el tráfico entrante a las neuronas postsinápticas; viajan en dirección contraria a través de la hendidura sináptica, se unen a los receptores CB1 de las neuronas presinápticas, e inhiben la liberación[4] de GABA y glutamato.

Los endocannabinoides impulsan la homeostasis del sistema nervioso central mediante la activación de los receptores CB1. Los cannabinoides derivados del cannabis, como el THC, también pueden unirse y activar estos receptores. Esto presenta la posibilidad de que algunos cannabinoides puedan mitigar el aumento de glutamato responsable de los síntomas del síndrome de abstinencia alcohólica. Una investigación[5] realizada en 2016 indica que el THC, el principal compuesto psicoactivo de la marihuana, deprime la transmisión sináptica del glutamato a través de su interacción con los receptores CB1. Se espera que los estudios futuros identifiquen otros cannabinoides capaces de inhibir el glutamato, y la viabilidad de esta interacción para aliviar los síntomas de la abstinencia del alcohol.

Balance

Abstinencia y reducción de daños

Antes de adentrarnos en la investigación que rodea a la abstinencia alcohólica y determinados cannabinoides, es importante destacar la diferencia entre abstinencia y reducción de daños. El enfoque de la abstinencia (la base de muchos programas de rehabilitación) requiere que el consumidor abandone por completo el consumo de alcohol y drogas. Aunque esta estrategia ha ayudado a numerosas personas a vencer la adicción, no siempre funciona. Por ejemplo, algunos consumidores consiguen resultados positivos cambiando una sustancia dañina por otra menos peligrosa.

En comparación con la abstinencia, la reducción de daños se centra en educar a los consumidores sobre un consumo de drogas más seguro. El objetivo de este enfoque es ayudar a los consumidores informándoles de las formas y métodos más seguros de tomar drogas, cómo reducir la cantidad que consumen, y los daños provocados por el consumo. Veamos, por ejemplo, la adicción a los opioides. Algunos investigadores opinan que los médicos deberían considerar la prescripción de cannabis[6] en lugar de estos analgésicos altamente adictivos como forma de reducción de daños.

THC y abstinencia del alcohol

La investigación en torno al THC para la abstinencia de alcohol es limitada. Una revisión[7] de 2014 considera el cannabis como un posible sustituto de los medicamentos para el alcohol, y concluye que es necesario realizar más ensayos rigurosos para determinar su eficacia. La revisión también menciona que la marihuana podría ser una opción más segura que los fármacos de sustitución actuales, como las benzodiacepinas y otros medicamentos.

Aunque no existen muchos ensayos con humanos que estudien el THC para el tratamiento de la abstinencia del alcohol, la ciencia ha analizado este cannabinoide para combatir los síntomas de esta afección, como las náuseas y el insomnio, así como los marcadores de la patofisiología como la inflamación.

Inflamación
Un estudio[8]con ratones observó un aumento de las citoquinas inflamatorias (como la necrosis tumoral factor alfa (TNFa)) en el sistema nervioso central tras el cese abrupto de la ingesta de alcohol. Estos hallazgos indican que la abstención repentina del alcohol da lugar a un estado inflamatorio en ciertas regiones del cerebro.

Los investigadores han analizado los efectos de varios cannabinoides sobre la inflamación. Un estudio[9] realizado en 2020 descubrió que el THC por sí solo no redujo las citoquinas proinflamatorias, pero podría mitigar su acción si se administra junto con el CBD. Sin embargo, otros modelos animales de neuroinflamación han estudiado la capacidad del THC para suprimir las citoquinas proinflamatorias[10] como la interleuquina-12 (IL-12).

Dolor
Los pacientes que sufren de abstinencia alcohólica a menudo experimentan dolor como síntoma, especialmente en el estómago. Dado que el SEC desempeña un papel importante[11] en la neurotransmisión y la señalización del dolor, los investigadores están interesados en averiguar si el THC puede ayudar a aliviar este síntoma. Hasta la fecha, varios estudios[12] han administrado THC y otros cannabinoides en modelos de dolor crónico.
Náuseas y vómitos
Tanto las náuseas como los vómitos son síntomas de abstinencia y desintoxicación. Por eso, los científicos están estudiando el papel de los cannabinoides en la reducción de las náuseas y vómitos provocados por la quimioterapia. El dronabinol y el nabilone, dos versiones sintéticas de THC, han sido aprobados[13] por la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. (FDA) para este fin.
Insomnio
El insomnio también es un síntoma habitual de los pacientes que dejan de beber alcohol. Muchos consumidores de marihuana afirman que ciertas variedades producen efectos relajantes que son ideales para antes de acostarse. Además, la investigación muestra que el THC podría reducir el tiempo[14] que los consumidores se pasan soñando, lo que sugiere que quizás facilite un sueño más reparador.

CBD y abstinencia del alcohol

A diferencia del THC, el CBD no es un agonista de los receptores CB1, y por lo tanto, no produce efectos psicotrópicos. Sin embargo, esta molécula influye en la actividad enzimática del SEC y se une a varios receptores del endocannabinoidoma. Pero ¿qué significa esto para los síntomas de la abstinencia alcohólica?

Existen más investigaciones sobre el CBD y los síntomas del síndrome de abstinencia que sobre el THC en el mismo escenario, pero todavía es necesario realizar ensayos con humanos. Una revisión[15] publicada en 2019 analiza los datos disponibles, incluyendo modelos animales preclínicos, y se centra en las siguientes mediciones de los resultados:

  • Efectos neuroprotectores contra las consecuencias negativas del alcohol
  • Búsqueda de alcohol motivada por el estrés
  • Autoadministración de alcohol
  • Convulsiones provocadas por la abstinencia

Esta revisión también evalúa los estudios con humanos, y observa que el CBD parece ser bien tolerado. Curiosamente, la investigación indica que el CBD tiene una acción directa[16] en los receptores GABA-A, que están implicados en los efectos anticonvulsivos y ansiolíticos, y son el objetivo de los fármacos que se utilizan para tratar los síntomas de la abstinencia de alcohol. Sin embargo, los investigadores han observado que el CBD se une a un sitio distinto de estos receptores.

Al igual que el THC, el endocannabinoide anandamida también se une a los receptores CB1 y ayuda a regular la neurotransmisión. Al competir[17] con la anandamida en las proteínas de unión a ácidos grasos (FABP), el CBD podría ayudar a incrementar de forma temporal el nivel de anandamida, y a prevenir su descomposición por parte de la enzima amida hidrolasa de ácido graso (FAAH).

Necesidad incontrolable de consumir alcohol
La ciencia ha estudiado los efectos del CBD sobre la necesidad incontrolable de tomar alcohol en modelos animales. Sin embargo, la marihuana produce otros 100 cannabinoides. Los científicos también están prestando atención al cariofileno (un terpeno y un cannabinoide a la vez) como otra posible forma de ayudar a reducir el consumo de alcohol. Esta molécula, que se encuentra en abundancia en la marihuana y otras hierbas, se une a los receptores CB2 del SEC. Los investigadores están analizando sus efectos sobre la inflamación, e intentando determinar si ayuda a reducir el consumo voluntario de alcohol[18] en modelos animales.
Daño hepático relacionado con el alcohol
Por si los síntomas de la abstinencia no fueran suficiente obstáculo, algunos pacientes también sufren daños hepáticos relacionados con un consumo excesivo de alcohol. Como órgano principal de la desintoxicación, el hígado ayuda a descomponer el alcohol y facilita su eliminación del cuerpo. Sin embargo, con el paso del tiempo, la exposición frecuente al alcohol puede causar daños hepáticos en forma de cicatrices y acumulación de depósitos grasos (esteatosis), que impiden que este órgano funcione adecuadamente. Dado que los receptores CB1 podrían contribuir a la enfermedad hepática provocada por el alcohol, la ciencia están investigando[19] si la modulación de este receptor podría ayudar a contrarrestar esa afección.

Consumo de marihuana y abstinencia del alcohol

¿Puede fumar hierba ayudar frente a la abstinencia del alcohol? La ciencia aún no lo ha descubierto, pero eso no ha impedido que la gente consuma hierba con ese fin. Hay varias formas de consumir cannabis, y se espera que con el tiempo se determine la vía de administración y las pautas de dosificación más adecuadas para combatir el síndrome de abstinencia del alcohol. Mientras tanto, echa un vistazo a los principales métodos de consumo de marihuana.

🍃 Fumar

Muchos consumidores de hierba optan por fumar cogollos de cannabis. Algunos de ellos ofrecen niveles altos de THC, otros de CBD, y otros cantidades iguales de ambos. Al fumar, los cannabinoides entran rápidamente en el torrente sanguíneo a través de los alvéolos pulmonares. A pesar de este rápido inicio de los efectos, fumar expone a los consumidores a varios riesgos para la salud, especialmente de carácter respiratorio.

💨 Vapear

Al igual que fumar, vapear también ofrece un inicio rápido de los efectos. Sin embargo, los vaporizadores utilizan temperaturas más bajas para liberar los cannabinoides, terpenos y otros compuestos en lugar de quemarlos. Esto podría presentar un riesgo menor para la salud, pero no lo elimina del todo.

🍬 Comestibles

Los comestibles (como las gominolas) pertenecen al grupo de la administración oral. Tomar alimentos con cannabis envía los cannabinoides a través del metabolismo de primer paso. Durante este proceso, el THC se convierte en una molécula mucho más potente en el hígado. Por eso, los comestibles producen una experiencia psicoactiva más intensa que tarda más en aparecer, pero que también dura mucho más tiempo. Aunque la administración oral elimina los riesgos asociados con fumar y vapear, los cannabinoides tienen una biodisponibilidad muy pobre, por lo que gran parte de ellos no llegan al torrente sanguíneo.

Mezclar marihuana y alcohol

Cuando se habla del alcohol y del cannabis, la gente a menudo se pregunta si se pueden consumir a la vez. Aunque es posible disfrutar de una cerveza fría junto con un porro, las cosas se pueden descontrolar fácilmente. La ingesta de alcohol aumenta de forma notable el nivel de THC en el torrente sanguíneo, lo que resulta en un efecto más pronunciado. Si a esto le añades demasiadas bebidas, lo más probable es que te desorientes y te sientas muy mal. Si quieres combinar ambas sustancias, hazlo despacio y en dosis bajas, y lo más importante, sé consciente de tus límites.

¿Y si mezclas CBD con alcohol? Un estudio bastante antiguo, de 1979, analizó la interacción entre el CBD y el alcohol[20] en humanos. Sus autores afirman que el CBD redujo el nivel de alcohol en sangre; sin embargo, los participantes también experimentaron dificultades en el rendimiento motor y alteraciones en la percepción del tiempo en comparación con la ingesta de CBD por sí solo. Al igual que con el THC, ve despacio y toma cantidades pequeñas, y comprueba cómo reacciona tu cuerpo ante el consumo de estas sustancias de forma simultánea.

Sustituir el alcohol por hierba

¿Puede la hierba ayudar con la abstinencia de alcohol? ¿Es la marihuana un sustituto eficaz? Todavía no tenemos las respuestas a estas preguntas. Sabemos que el SEC desempeña un papel clave en la activación del sistema nervioso, y que los compuestos del cannabis interactúan con este sistema. Por ahora, hay muy pocos tratamientos para esos síntomas, y cualquiera que deje la bebida repentinamente después de beber mucho lo pasará muy mal. Se necesitan ensayos rigurosos con humanos para determinar si la marihuana puede ayudar a reducir el consumo de alcohol, a dejar de beber, y a minimizar la gravedad de los síntomas del síndrome de abstinencia del alcohol.

Fuentes Externas
  1. https://pubs.niaaa.nih.gov/publications/arh22-1/13-24.pdf
  2. Alteration of Glutamate/GABA Balance During Acute Alcohol Withdrawal in Emergency Department: A Prospective Analysis | Alcohol and Alcoholism | Oxford Academic https://academic.oup.com
  3. https://pubs.niaaa.nih.gov/publications/arh22-1/13-24.pdf
  4. https://www.intechopen.com/chapters/78043
  5. Effect of cannabis on glutamate signalling in the brain: A systematic review of human and animal evidence - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  6. Prescribing cannabis for harm reduction | Harm Reduction Journal | Full Text https://harmreductionjournal.biomedcentral.com
  7. Can Cannabis be Considered a Substitute Medication for Alcohol? - PMC https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  8. Temporal changes in innate immune signals in a rat model of alcohol withdrawal in emotional and cardiorespiratory homeostatic nuclei | Journal of Neuroinflammation | Full Text https://jneuroinflammation.biomedcentral.com
  9. The Effects of Cannabinoids on Pro- and Anti-Inflammatory Cytokines: A Systematic Review of In Vivo Studies - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  10. The Effects of Cannabinoids on Pro- and Anti-Inflammatory Cytokines: A Systematic Review of In Vivo Studies - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  11. The role of the endocannabinoid system in pain - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  12. An experimental randomized study on the analgesic effects of... : PAIN https://journals.lww.com
  13. Cannaboinoid Antiemetic Therapy - StatPearls - NCBI Bookshelf https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  14. Effect of illicit recreational drugs upon sleep: cocaine, ecstasy and marijuana - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  15. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/acer.13964
  16. The direct actions of cannabidiol and 2-arachidonoyl glycerol at GABA A receptors - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  17. Fatty Acid-binding Proteins (FABPs) Are Intracellular Carriers for Δ9-Tetrahydrocannabinol (THC) and Cannabidiol (CBD) - PMC https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  18. The cannabinoid receptor 2 agonist, β-caryophyllene, reduced voluntary alcohol intake and attenuated ethanol-induced place preference and sensitivity in mice - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  19. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0168827813002122
  20. Interaction of cannabidiol and alcohol in humans - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.