By RQS Editorial Team Reviewed by: Carles Doménech

Es importante comprender que el alcohol es una de las drogas más peligrosas que existe. Y esto no es para nada una exageración.

Las estadísticas no mienten. Según el CDC (Centros para el control y la prevención de enfermedades), en EE.UU. murieron entre 2006 y 2010 unas 88.000 personas al año, debido al alcohol.

El alcohol es peligroso en muchas maneras. Se podría decir que uno de los mayores peligros se esconde en la aceptación general del consumo excesivo o compulsivo de alcohol en contextos sociales. Técnicamente, tomar algunas copas en la discoteca ya podría considerarse consumo compulsivo de alcohol, aunque la gran mayoría de gente simplemente lo considere “soltarse un poco”.

Aceptación Social Del Alcohol

En muchas culturas emborracharse se considera normal, y a veces incluso es una experiencia integradora. No hay ninguna boda que no acabe la fiesta con un montón de invitados profundamente ebrios, que se permiten un comportamiento poco ortodoxo.

Aunque los tiempos están cambiando (afortunadamente), sigue siendo normal (e incluso esperado) que la Iglesia Católica ofrezca vino a los niños y niñas en su primera comunión, afirmando que únicamente con la “sangre de Cristo” es posible recibir la salvación.

El alcohol también es peligroso ya que la adicción es bastante fácil de disimular. La gran mayoría de alcohólicos consiguen ocultar su enfermedad durante años, normalmente hasta que el daño en el hígado o riñón es irreversible, y tienen que enfrentarse a la cruda realidad.

La abstinencia de alcohol puede ser incluso más peligrosa que el propio alcohol. Lo peor que se puede hacer como alcohólico crónico es dejarlo de golpe y sin ayuda. La abstinencia puede ser potencialmente mortal y puede manifestarse días o incluso semanas después de la última copa. El término médico de este peligroso estado se llama “delirium tremens”, y mata a una de cada cinco personas que intentan dejarlo.

Los síntomas del delirium tremens incluyen:

  • Convulsiones tonicoclónicas generalizadas
  • Desorientación
  • Insomnio
  • Alucinaciones
  • Nerviosismo
  • Temblores
  • Ritmo cardíaco y respiración acelerados
  • Fiebre
  • Ansiedad severa o ataques de pánico
  • Ritmo cardíaco irregular
  • Incremento de presión arterial
  • Sudoración intensa

No todas las personas son propensas al delirium tremens, y algunas son capaces de dejar el alcohol de golpe. Sin embargo, hacerlo es extremadamente arriesgado.

Alcohol Y Efectos De Cannabis

LA MARIHUANA AL RESCATE

Un estudio reciente de la Universidad de Columbia Británica, en Vancouver, descubrió que aproximadamente el 50% de los fumadores de cannabis con fines terapéuticos solicitaban deliberadamente una tarjeta médica de cannabis para sustituir el alcohol por marihuana.

Estos datos son un gran indicador de cómo la legalización del cannabis por sí sola podría tener un gran efecto en las catastróficas estadísticas relacionadas con el abuso del alcohol, e incluso podría fortalecer las estrategias de prevención de riesgos.

Y no solo eso; un artículo publicado en la revista “Journal of Neuroscience” concluyó que la marihuana actúa como un escudo neuroprotector, contra el daño ya causado por el alcohol en el tronco encefálico. Además, los autores sugieren que el cannabis alivia enormemente los síntomas de deseo compulsivo severos, facilitando el camino hacia una recuperación total.

Una cosa que el alcohol hace muy bien es interrumpir el equilibrio neuroquímico natural del cerebro, aumentando tanto la dopamina como el GABA (ácido gamma-aminobutírico). También reduce significativamente el predominio de receptores CB1, causado por la reducción de la concentración de endocannabinoides.

ESTRATEGIA PARA DEJAR EL ALCOHOL CON MARIHUANA

Fumar un poco de hierba e ir disminuyendo activamente el consumo de alcohol puede ser muy útil. Pero para los momentos más duros, en los que las ansias se vuelven más intensas, puede que necesites una ayuda extra.

Los comestibles son una gran forma de lidiar con el síndrome de abstinencia. Los efectos de los comestibles no solo son más fuertes, sino que son bastante más duraderos. Al ingerir marihuana se siente un colocón más corporal de lo habitual, que ayuda a mitigar las ansias físicas.

El insomnio, un efecto secundario de dejar el alcohol, se considera a menudo como una de las principales razones de las recaídas. La falta de sueño puede ser agobiante, y unas cuantas noches seguidas sin dormir no harán más que empeorar los síntomas de abstinencia. Tomar comidas o bebidas cannábicas por la noche te ayudará a disfrutar del ansiado descanso, facilitando la recuperación.

Actualmente, los estudios están intentando determinar si los cannabinoides y los terpenos ayudan a reprimir la necesidad de tomar bebidas alcohólicas y contrarrestan los daños causados por un consumo excesivo de alcohol. Un estudio publicado en Frontiers in Pharmacology[1] analizó el posible papel del CBD en la reducción del consumo de alcohol y la protección del hígado y los riñones en casos de alcoholismo.

Otros estudios están investigando el consumo de CBD para influir en el microbioma[2] (la comunidad de millones de microorganismos presentes en nuestro cuerpo) y minimizar los daños físicos provocados por el trastorno por consumo de alcohol. Algunos científicos también están dirigiendo su atención hacia el betacariofileno. Este cannabinoide dietético se une a los receptores CB2 del sistema endocannabinoide, y la ciencia está estudiando cómo afecta[3] a la ingesta de alcohol en ratones.

Hay que tener en cuenta que no somos profesionales médicos, y este artículo no debe considerarse como sustituto para las consultas con tu doctor. Sobre todo en el caso de alcohólicos crónicos y aquellos con un mayor riesgo de enfermedades o fatalidades derivadas del alcohol.

Exención de responsabilidad médicaLa finalidad de la información recogida en esta página, en enlaces externos o utilizada como referencia aquí es exclusivamente divulgativa y no debe considerarse como una recomendación profesional, médica o legal. Royal Queen Seeds no aprueba, defiende ni promueve el consumo de drogas legales o ilegales.

Royal Queen Seeds no se hace responsable del contenido de referencias incluidas en nuestras páginas o páginas a las que dirigimos nuestros enlaces, que aprueben, defiendan o promuevan el consumo de drogas legales o ilegales, o actividades ilegales. Por favor, consulta con tu médico o profesional de la salud antes de consumir cualquiera de los productos o seguir los métodos mencionados, referenciados o enlazados en esta página web.

Fuentes Externas
  1. Therapeutic Prospects of Cannabidiol for Alcohol Use Disorder and Alcohol-Related Damages on the Liver and the Brain https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  2. Cannabinoids and the Microbiota-Gut-Brain Axis: Emerging Effects of Cannabidiol and Potential Applications to Alcohol Use Disorders - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  3. The cannabinoid receptor 2 agonist, β-caryophyllene, reduced voluntary alcohol intake and attenuated ethanol-induced place preference and sensitivity in mice - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.