Uno de los estereotipos sobre el cannabis es que provoca un gran aumento de apetito. Pero esto no siempre es cierto, ya que los consumidores experimentados no suelen sentir las mismas ansias de comida que sentían en su día, o quizás simplemente hayan aprendido a mantenerlas bajo control. Además, inhalar cualquier tipo de humo disminuye la sensación de hambre, al menos durante un breve tiempo. Y, por otro lado, el deseo de alimentos dulces y grasos después de fumar también puede depender de los hábitos alimenticios personales. Más allá de todo esto, los munchies (el ataque de hambre producido tras fumar marihuana) parecen ser un fenómeno real.

Aunque los terpenos aromáticos contenidos en las flores de cannabis pueden aumentar los sentidos del olfato y el gusto (lo que los convierte en una especie de estimuladores del apetito), la ciencia nos dice que el THC es el principal culpable - no solo de los efectos psicotrópicos, sino también del aumento de apetito. Consumir dosis suficientemente elevadas de THC influye en nuestro sistema endocannabinoide, estimulando el hambre. Es bueno saber esto, pero ¿qué pasa con el CBD? Mucha gente quiere saber si el CBD aumenta o disminuye apetito. Esto es lo que la ciencia ha descubierto hasta ahora.

EL APETITO Y LA ACCIÓN DEL THC SOBRE EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE

El THC produce munchies al activar varios mecanismos bioquímicos. Este cannabinoide aumenta la producción de la hormona grelina, que es la causante de esa sensación de hambre. Este efecto está mediado por los receptores CB1 localizados en las zonas del cerebro involucradas en el control del apetito. El THC también aumenta la dopamina, un neurotransmisor que desempeña un papel en los comportamientos motivados por la recompensa, como la alimentación.

Estos efectos no significan que los porretas vayan a engordar automáticamente. De hecho, los estudios indican que los consumidores habituales de cannabis tienden a ser más delgados que los no consumidores. El consumo de cannabis rico en THC está asociado a un índice de masa corporal bajo, y lo más interesante es que podría ayudar a ganar peso a personas delgadas, pero no a individuos de peso normal o con sobrepeso. Esto está bien, pero ¿ejercen efectos similares las cepas de cannabis no intoxicantes y sus derivados ricos en CBD?

Munchies CBD

EL CBD Y EL CONTROL DEL PESO.

El sistema endocannabinoide interactúa con varias funciones metabólicas. Los investigadores están tratando de descubrir exactamente cómo el cannabis aumenta el apetito, y si es posible reducir los receptores CB1 que modulan el apetito. Esto ayudaría a desarrollar cepas de cannabis, o más probablemente nuevos medicamentos con cannabinoides, capaces de reducir el apetito y con pocos efectos secundarios.

A diferencia del THC, el CBD no parece activar los mecanismos cerebrales que provocan los munchies. En cambio, el CBD podría actuar como antagonista del receptor CB1, según sugiere un estudio de 2013. Pero debemos señalar que los autores de este estudio solicitan investigaciones a mayores para comprender "cómo los resultados de laboratorio se trasladan a los tipos de cannabis que encuentran los consumidores con fines recreativos en el mundo real".

Por otro lado, un estudio de 2016 publicado en la revista _Molecular and Cellular Biochemistry_ sugiere que el CBD parece estimular la producción de sustancias que aumentan la capacidad del cuerpo para descomponer grasas y quemar calorías. Además, el estudio propone que el cannabidiol parece reducir la expresión de proteínas implicadas en la creación de células grasas en el cuerpo. No hace falta decir que es necesario realizar más investigaciones.

EL CBD CONTRA LA PÉRDIDA DE APETITO

A menudo, la pérdida de apetito es consecuencia de problemas médicos, estados mentales inquietos, o algunos medicamentos. Algunas enfermedades crónicas causan pérdida de apetito, entre las que se incluyen: dolor crónico, dolor por cáncer, trastorno por estrés postraumático, enfermedad de Crohn, enfermedad inflamatoria intestinal y esclerosis múltiple. Los problemas de salud mental, como el estrés crónico y la ansiedad, también causan pérdida de apetito al afectar a los receptores cerebrales, así como al sistema digestivo.

Según los investigadores de la Universidad de Sao Paulo, el CBD podría tener el potencial de reducir los síntomas del trastorno de ansiedad social (TAS) asociado a hablar en público. En su estudio, sometieron a 24 pacientes de TAS a una prueba simulada de hablar en público y observaron que "El pretratamiento con CBD redujo significativamente la ansiedad, el deterioro cognitivo y la incomodidad del habla, y disminuyó significativamente la alerta en su discurso anticipatorio".

¿Podría este principio aplicarse a quienes sufren dolores, a la vez que náuseas? Un artículo de investigación de 2008 hace referencia al potencial antihiperalgésico del cannabis, concretamente del CBD. Otros estudios sugieren el potencial antiemético del CBD.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.