El incremento de apetito es uno de los tópicos que se suelen asociar con el consumo de cannabis. Algo que no siempre es cierto, ya que los consumidores más experimentados no sienten los mismos antojos que en su día, o simplemente han aprendido a mantenerlos bajo control. Además, inhalar cualquier tipo de humo reduce la sensación de hambre, al menos durante un intervalo corto de tiempo. Por último, esa necesidad de comida basura o de dulces después de fumar puede depender de los hábitos de alimentación de cada uno. Pese a todo esto, los "munchies" son un fenómeno real.

Mientras los terpenos aromáticos de las flores de cannabis pueden incrementar el sentido del olfato y del gusto, convirtiéndolos en estimuladores del apetito, la ciencia nos dice que el principal culpable es el THC, tanto del efecto psicoactivo como de esa estimulación del hambre. Consumir dosis elevadas de THC influye en nuestro sistema endocannabinoide para estimular el hambre. Algo que es importante saber, pero ¿qué pasa con el CBD?

Cada vez hay más gente que consume productos con CBD para tratar diversas dolencias. Saber cómo este cannabinoide beneficioso puede influir en el apetito es crucial para realizar una rutina saludable con CBD. Muchas personas quieren saber si el CBD aumentará o disminuirá las ganas de comer. Esto es lo que la ciencia ha descubierto hasta el momento.

EL APETITO Y LA ACCIÓN DEL THC SOBRE EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE

El THC produce un antojo de comida que se conoce como "munchies" al activar varios mecanismos bioquímicos. Este cannabinoide aumenta la producción de la hormona ghrelina, que es la causante de esa sensación de hambre. Un efecto en el que median los receptores CB1 localizados en las áreas del cerebro involucradas en el control del apetito. El THC también aumenta la dopamina, un neurotransmisor que desempeña un papel en comportamientos motivados por la recompensa, como la alimentación.

Estos efectos no harán que nos convirtamos de repente en fumetas gordos. Los estudios indican que los consumidores habituales de cannabis tienden a ser más delgados que los no consumidores. El consumo de cannabis con alto contenido en THC se asocia con un índice de masa corporal bajo, y lo más interesante es que el cannabis psicoactivo puede ayudar a aumentar el peso en personas con bajo peso, pero no en las de peso normal o con sobrepeso. Algo interesante, aunque la pregunta es si las variedades de cannabis no psicoactivas y sus derivados ricos en CBD tienen los mismos efectos.

Munchies CBD

EL CBD Y EL CONTROL DEL PESO.

El sistema endocannabinoide interactúa con varias funciones del metabolismo. Los investigadores están intentando descubrir cómo aumenta el cannabis el apetito, y además si sería posible reducir los receptores del apetito modulando el CB1. Esto ayudaría al desarrollo de nuevas cepas de cannabis, o fármacos con cannabinoides que podrían ayudar a reducir el apetito con pocos efectos secundarios.

Al contrario que el THC, el CBD no desencadena los mecanismos del cerebro que activan los munchies. Este cannabinoide es el antagonista del receptor CB1, suavizando algunos efectos del THC, incluyendo el del deseo de comer. En consecuencia, las cepas ricas en CBD no estimularán esos antojos, y es poco probable que el consumo de productos de CBD como el aceite, tinturas o cápsulas pueda hacerlo.

Los investigadores también han descubierto que el CBD estimula la producción de sustancias que ayudan a aumentar el metabolismo de la grasa y la capacidad de quemar calorías. El cannabidiol también parece reducir las proteínas involucradas en la creación de células grasas en el cuerpo. No hace falta decir que es necesaria más investigación. Aun así, por lo que se sabe hasta ahora, tanto los resultados de laboratorio como los anecdóticos indican que el CBD en cualquiera de sus formas no debería hacer que tengamos necesidad de comida basura, grasas o azúcares. En cambio, sí nos ayudará a metabolizar los alimentos de forma adecuada.

EL CBD CONTRA LA PÉRDIDA DE APETITO

En muchos casos, el CBD puede aumentar el apetito de diversas maneras, pero sin antojos. La pérdida de apetito normalmente es una consecuencia de un problema médico, trastornos mentales o por medicación. Las enfermedades crónicas que tienen como efecto la pérdida de apetito pueden ser el dolor crónico, cáncer o el trastorno por estrés postraumático, la enfermedad de Crohn, enfermedad intestinal inflamatoria y esclerosis múltiple. Los problemas de salud mental como estrés crónico y ansiedad también pueden causar la pérdida del apetito al afectar a los receptores del cerebro y al sistema digestivo.

El CBD puede calmar el sistema nervioso y mejorar nuestro estado de ánimo, siendo muy útil contra el estrés y ansiedad. La relajación mental ayuda de forma natural en la estimulación del apetito. Además, un paciente que pueda aprovecharse de las propiedades antieméticas y analgésicas del CBD tendrá menos dolor y náuseas. Mejorar el estado de salud minimizando el dolor puede aumentar el apetito, permitiendo a los pacientes disfrutar de la comida. Además de aliviar las náuseas, los efectos antiinflamatorios del CBD nos pueden ayudar en un sistema digestivo irritado para tolerar la comida.

Basándonos en la información que hay actualmente disponible, podemos concluir que el CBD no afecta al apetito de forma poco saludable. Este cannabinoide puede ser utilizado para mejorar el metabolismo, quemar calorías y aumentar el apetito cuando este estímulo se ha reducido por enfermedades concretas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar