La enfermedad de Parkinson es un trastorno degenerativo que necesita una respuesta rápida. La ciencia está investigando el cannabis como tratamiento factible.

La enfermedad de Parkinson (EP) es el nombre moderno de una enfermedad degenerativa del cerebro, que lleva afectando a la humanidad desde los albores de la historia. En la antigua India, los practicantes de la medicina Ayurvédica lo llamaban Kampavada. En el año 175 a.C., el prominente cirujano y filósofo griego Galeno de Pérgamo, escribió sobre esta enfermedad como "la Parálisis Agitante". En 1817, el médico londinense James Parkinson redactó "Un ensayo sobre la Parálisis Agitante", en el que describía un trastorno observado en varios de sus pacientes y conocidos. A finales de siglo, y a raíz de una extensa investigación científica, el neurólogo Jean-Martin Charcot reconoció la importancia de la enfermedad de Parkinson y le puso su nombre. El ser humano lleva mucho tiempo luchando contra esta enfermedad, a base de tratamientos poco ideales. Algunos científicos creen que el cannabis podría ayudar y están investigando su potencial.

Echemos primero un vistazo a la enfermedad.

¿QUÉ ES LA ENFERMEDAD DE PARKINSON?

Un trastorno crónico y progresivo que suele afectar a personas mayores y que supone la disfunción y muerte de células nerviosas de una parte del cerebro conocida como sustancia negra. Algunas de estas agonizantes neuronas producen dopamina, una hormona que el cerebro utiliza para comunicarse con partes que controlan el movimiento y la coordinación. El daño causado afecta a las habilidades motoras, dificultando la actividad del paciente. Con el tiempo, se producen más muertes neuronales, lo que significa que se genera menos dopamina y la afección empeora.

Los síntomas varían según la persona, pero los principales indicadores son:

• Temblores en las manos, brazos, piernas, mandíbula y rostro

• Bradicinesia o lentitud e inseguridad de movimientos

• Rigidez en las extremidades

• Inestabilidad postural o falta de equilibrio y coordinación

También produce síntomas no motores causados por la acumulación de la proteína alfa-sinucleína en los bulbos olfatorios y el tallo cerebral, lo que afecta a la regulación del sueño y al sentido del olfato.

La EP no tiene causa ni cura conocidas. Tras años de estudios intensivos, se han desarrollado medicamentos como la levodopa, que ayudan a controlar la enfermedad, pero no revierten la gravedad de sus síntomas. Por desgracia, el uso prolongado de levodopa, y otros productos farmacéuticos parecidos, causa efectos secundarios como la disquinesia, la pérdida del apetito y el insomnio.

cannabis parkinson

El CANNABIS Y LA ENFERMEDAD DE PARKINSON

No se han llevado a cabo estudios clínicos exhaustivos con el fin de evaluar los efectos terapéuticos de los compuestos del cannabis en enfermos de EP. Pero existen numerosas pruebas facilitadas de forma voluntaria por pacientes de esta enfermedad que consumen cannabis. Por ejemplo, en el 2004, un 45,9% de usuarios de cannabis afectados por la EP informaron, por medio de un cuestionario del Centro de Trastornos del Movimiento de Praga, haber conseguido cierto efecto beneficioso.

Entre estos beneficios incluían la reducción de los temblores, la mitigación de la bradicinesia y la disquinesia causada por la levodopa, la estimulación del apetito y la mejora del sueño.

Otra investigación observó los efectos clínicos del cannabis en pacientes que ya consumían marihuana medicinal. Un equipo de investigadores analizó 17 enfermos de Parkison con el fin de determinar cómo afecta el consumo de cannabis a los síntomas de la EP. Se comprobó que el consumo de marihuana mejora de forma significativa las habilidades motoras, así como la reducción del dolor percibido, 30 minutos después de consumirla. Esta investigación se hizo a una escala demasiado pequeña para ser considerada como algo definitivo, pero sentó las bases para llevar a cabo investigaciones en mayor profundidad.

Aún nos queda mucho que aprender sobre la complejidad del cerebro y los efectos medicinales del cannabis. Existen pruebas científicas que indican que los cannabinoides desempeñan un importante papel en la salud neuronal, tanto en la prevención como en el tratamiento de trastornos degenerativos del cerebro, como la EP.

Por lo que no es nada descabellado pensar que la marihuana también podría desempeñar un papel positivo en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson. La región del cerebro afectada por la EP está llena de receptores cannabinoides. Se ha demostrado que otros trastornos del cerebro y del sistema nervioso, como la esclerosis múltiple o el Alzheimer, se benefician de los cannabinoides exógenos.

El desarrollo de tratamientos que frenen o detengan la enfermedad de Parkinson es imprescindible para aliviar el sufrimiento de los pacientes. Que el verdadero potencial del cannabis quede documentado en ensayos clínicos exhaustivos es sólo una cuestión de tiempo.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar