Los invernaderos son una herramienta importante para el cultivo. Al aprovechar los recursos naturales, permiten que los cultivadores puedan ahorrar energía en iluminación y calefacción. Además, las plantas no quedan expuestas completamente a los elementos del mundo exterior. Los invernaderos las protegen de los vientos fuertes y las olas de frío, a la vez que potencian el calor y la luz.

Tal vez la mayor ventaja de cultivar en invernadero es que se puede alargar la temporada. Los cultivadores pueden aprovechar los cielos soleados de principios de primavera y finales de otoño, que son períodos en los que las plantas no se desarrollan especialmente bien al aire libre. Gracias a esto, los cultivadores pueden empezar la temporada de cultivo con antelación, y también disponen de más tiempo al final de la temporada para dejar que las plantas maduren por completo. Esto es especialmente útil en las regiones del mundo con veranos más cortos.

Aunque la mayoría de invernaderos ofrecen buenos resultados usando únicamente la luz del sol, algunos cultivadores optan por instalar iluminación complementaria para obtener la máxima cosecha posible. Podría parecer que, al añadir luces, se pierde el sentido inicial de usar un invernadero, pero aun así implica usar menos luz artificial que los cultivos completamente de interior. También significa que en el invernadero las plantas tienen acceso a luz solar natural de espectro completo, que únicamente tendrá que complementarse con fuentes artificiales cuando sea necesario.

ILUMINACIÓN ADICIONAL

Gracias a la luz del sol, las plantas de invernadero reciben luz óptima y de espectro completo, aunque no todos los invernaderos se encuentran en condiciones ideales. Durante el inicio o el final de temporada, o en regiones muy nubladas, la cantidad de luz que reciben las plantas podría ser insuficiente. La iluminación adicional suele ser una opción a considerar en las regiones que reciben menos de 4-5 horas de luz solar al día.

Durante la fase de crecimiento vegetativo del cultivo se usan ciclos de luz de entre 18-24 horas, por lo que es necesario instalar iluminación complementaria después de la puesta de sol y antes del amanecer. El cambio a un ciclo de luz 12-12 provoca que las variedades fotoperiódicas entren en la fase de floración del ciclo de cultivo.

Cannabis En Un Invernadero

Las plantas cultivadas al aire libre no necesitan esta manipulación del ciclo de luz, ya que el ciclo natural del sol provoca este cambio gradualmente a medida que pasa el tiempo. Sin embargo, la iluminación adicional puede usarse para extender el ciclo de luz lo máximo posible, dentro de los límites de la floración.

Algunos cultivadores pueden incluso plantar durante los meses de invierno, lo que definitivamente requiere una iluminación artificial. El coste de la iluminación sigue siendo más bajo en un invernadero que en un cultivo de interior, ya que en el invernadero no es necesario encender las luces durante tantas horas al día.

La luz es esencial para el proceso de fotosíntesis. Si las plantas carecen de este recurso vital, su crecimiento y sus cosechas estarán lejos de los niveles óptimos. A la hora de instalar iluminación adicional, los cultivadores pueden escoger entre varios tipos, según sus necesidades y preferencias.

Hay 4 categorías principales de lámparas usadas frecuentemente en horticultura: incandescentes, fluorescentes, de descarga y LED.

En el invernadero, la distancia entre las luces será mucha mayor que en los ambientes de interior, debido a la luz adicional del sol. Los cultivos de invernadero suelen tener entre un tercio y la mitad de las lámparas usadas en interior.

Incandescentes

INCANDESCENTES

Las lámparas incandescentes no son las más eficientes, pero a menudo se usan de forma eficaz para dividir la oscuridad de la noche en secciones, proporcionando períodos más largos de luz. Estas bombillas producen luz mediante el calentamiento de un filamento interno. Las bombillas incandescentes son relativamente baratas y se pueden programar para encender y apagar. Tienen una buena potencia en lúmenes y emiten un espectro amplio de longitudes de onda de luz.

Fluorescentes

FLUORESCENTES

Las lámparas fluorescentes son una opción eficiente para invernaderos y suelen durar bastante tiempo. También producen menos calor, reduciendo el riesgo de que se sobrecalienten. Estas lámparas están disponibles en salida normal, salida alta y salida muy alta. Son ideales para los invernaderos más pequeños, ya que pueden colocarse a poca distancia de las plantas sin quemarlas ni dañarlas. Ofrecen una gran potencia radiante en un rango de 500-600nm.

Descarga De Alta Intensidad

DESCARGA DE ALTA INTENSIDAD

Las lámparas de halogenuros metálicos (HM) y las lámparas de sodio de alta presión (HPS) son las luces de descarga de alta intensidad más comunes en los ambientes de cultivo. Las lámparas HM proporcionan un buen espectro de luz, pero son menos eficientes. Las lámparas HPS son las más utilizadas en horticultura. Incluyen una amplia serie de características para adaptarse a los diferentes cultivos y son altamente eficientes.

Led

LED

Los LEDs (diodos emisores de luz) son extremadamente populares en el mundo de la marihuana. Las lámparas LED son conocidas por su eficiencia energética, que va de la mano del bajo coste general de los invernaderos. Los LEDs de buena calidad también son capaces de ofrecer una gran cobertura de luz, creando una distribución uniforme de luz sobre las plantas. También cuentan con longitudes de onda de espectro completo, por lo que son un gran sustituto ante la falta de luz solar.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar