The RQS Blog

.


By Luke Sumpter

Los sistemas hidropónicos ofrecen más ventajas que los cultivos en suelo. Son menos sucios y menos susceptibles a las plagas y enfermedades, y permiten que las plantas se desarrollen mucho más rápido. Sin embargo, no son todos iguales. Los sistemas hidropónicos de flujo continuo difieren de otros enfoques. En lugar de mantener las plantas sumergidas en agua de forma constante o intermitente, suministran un flujo continuo de agua o niebla que mantiene las raíces fertilizadas e hidratadas.


Un apunte sobre la hidroponía de flujo continuo

Si no conoces este tipo de hidroponía, su nombre lo dice todo. Los sistemas que pertenecen a esta categoría exponen las raíces de las plantas de marihuana a una solución nutritiva de forma constante. Al igual que otras técnicas hidropónicas, las plantas van de la semilla a la cosecha sin entrar en contacto con la tierra, ya que la solución nutritiva contiene todo lo que necesitan para crecer y mantenerse sanas (como agua, macronutrientes, micronutrientes y oxígeno disuelto).

Pero la hidroponía de flujo continuo difiere de otros métodos que solo riegan intermitentemente las raíces de las plantas con la mezcla nutritiva, o las mantienen completamente sumergidas. Al ser fertilizadas e hidratadas con un flujo de agua y nutrientes continuo, pueden acceder de forma ininterrumpida a todos los ingredientes que favorecen la salud de las plantas, así como a una gran cantidad de oxígeno, lo que resulta en un crecimiento rápido y en unas cosechas abundantes.

Cultivo Hidropónico
Cultivo Hidropónico

Fundamentos de la hidroponía de flujo continuo

Aunque todos los sistemas hidropónicos de flujo continuo comparten el mismo concepto clave, presentan unas diferencias claras que los hacen únicos. Algunos bombean agua de forma continua en los canales de cultivo, procedente de un depósito lleno de fertilizantes sintéticos, mientras que otros utilizan un tanque externo con peces para producir el nitrógeno que las plantas necesitan para crecer. Otros sistemas hidropónicos de flujo continuo prescinden por completo del suministro de agua, y en su lugar utilizan nebulizadores que aportan mucha humedad al ambiente.

A pesar de sus diferencias, todos estos sistemas se basan en la aplicación continuada de abono y agua, que nutren las raíces de las plantas antes de ser recuperados y reutilizados nuevamente. Puede que te sorprenda leer que este método utiliza alrededor de 10 veces menos agua que los cultivos en suelo. La mayoría de estos sistemas también utilizan materiales similares, que incluyen:

  • Depósito de nutrientes: esta unidad externa contiene la solución nutritiva con todo lo que necesitan las plantas de marihuana para crecer sin problemas durante las diferentes etapas de su ciclo de vida.
  • Bandejas/canales: estas estructuras contienen las plantas de cannabis y proporcionan un conducto por el cual circula la solución nutritiva. Pueden tener distintas formas y tamaños, desde canales estrechos y largos hasta bandejas anchas y con superficies muy grandes.
  • Piedra difusora: este dispositivo se coloca en el depósito de nutrientes y bombea oxígeno en la mezcla que necesitan las raíces para respirar y absorber los nutrientes.
  • Bomba: esta herramienta impulsa la solución nutritiva desde el depósito hasta el canal o bandeja de cultivo.
  • Macetas de malla: estos recipientes mantienen las plantas en su sitio a la vez que permiten que sus raíces crezcan hacia abajo, hasta llegar al canal o bandeja de cultivo.
Fundamentos de la hidroponía
Fundamentos de la hidroponía

Ventajas e inconvenientes de la hidroponía de flujo continuo

A pesar de su indudable ingenio, las mentes innovadoras del sector del cannabis aún no han desarrollado el sistema de cultivo perfecto. Cada propuesta ofrece ventajas muy atractivas, así como inconvenientes inevitables.

El cultivo de marihuana con hidroponía de flujo continuo ofrece mayores cosechas, excelentes niveles de oxígeno disuelto y una asimilación óptima de nutrientes. Sin embargo, tienden a acumular materiales orgánicos y a veces pueden ser bastante ruidosos. A continuación, vamos a ver estas ventajas e inconvenientes en más detalle. Evalúa los pros y los contras de la hidroponía de flujo continuo para decidir si es adecuada para ti.

Ventajas de la hidroponía de flujo continuo

La hidroponía de flujo continuo ofrece varias ventajas que, en ciertos escenarios, la hacen más interesante que el cultivo en suelo y otros sistemas hidropónicos. En general, estas ventajas son:

  • Mayor producción: las plantas de marihuana cultivadas con sistemas hidropónicos de flujo continuo a menudo ofrecen una producción mayor. El fácil acceso a los fertilizantes, la menor presión por parte de las plagas, y la ausencia de patógenos del suelo hacen que el proceso de cultivo sea rápido y lineal.
  • Cosechas más rápidas: en lugar de desarrollar sus raíces dentro del sustrato para que busquen los nutrientes y establezcan relaciones con los microbios con el fin de poder acceder a ciertos minerales, las plantas de cannabis cultivadas en sistemas de flujo continuo reciben todo lo que necesitan de forma constante en sus raíces, lo que se traduce en un crecimiento más rápido. Aunque en el caso de las variedades fotoperiódicas, el ciclo de iluminación también influye mucho en cuándo maduran las plantas.
  • Aumento de la oxigenación: las raíces de la marihuana necesitan oxígeno para respirar y promover los procesos fisiológicos. Cuando el suministro disminuye, las raíces se vuelven más sensibles a los patógenos. La hidroponía de flujo continuo mantiene las raíces hidratadas con una solución nutritiva rica en oxígeno disuelto, lo que les ayuda a mantenerse sanas y sin enfermedades.
  • Reducción del consumo de agua: contrariamente a lo que se podría pensar, la hidroponía de flujo continuo utiliza mucha menos agua que el cultivo en suelo.

Inconvenientes de la hidroponía de flujo continuo

Como cualquier otra técnica de cultivo, los sistemas hidropónicos de flujo continuo también tienen inconvenientes. Familiarízate con ellos para saber cómo se pueden torcer las cosas:

  • Alto consumo energético: a pesar de usar menos agua, los sistemas hidropónicos de flujo continuo necesitan electricidad para que funcionen las bombas y las piedras difusoras; y en interior también necesitan luces potentes. Salvo que tengas dinero para invertir en una instalación solar, tendrás que depender de tu proveedor de electricidad.
  • Mantenimiento: aunque la ausencia de sustrato significa que hay menos desorden y suciedad, los sistemas hidropónicos siguen necesitando mantenimiento y limpieza. Las algas y el material orgánico pueden acumularse en los conductos, y entre cultivo y cultivo hay que limpiar a fondo todo el material para prevenir la proliferación de patógenos.
  • Susceptible a fallos de funcionamiento: los sistemas hidropónicos de flujo continuo se pueden automatizar para que funcionen por sí solos, pero las cosas pueden salir mal. Un apagón, una bomba que no funciona o una piedra difusora estropeada harán que tu sistema necesite intervención humana con urgencia. Si no detectas estos problemas a tiempo, pondrás en peligro la salud y la productividad de tus plantas.
  • Ruido: ¿a quién no le gusta el sonido del agua? Podrás disfrutar de este sonsonete tranquilizador siempre que puedas escucharlo por encima del monótono zumbido de la bomba. Los cultivos al aire libre no causan muchos problemas en este sentido. Sin embargo, si cultivas en tu dormitorio, no tardarás en querer trasladar el sistema a otra parte.

Diferentes tipos de sistemas hidropónicos de flujo continuo (con diagramas)

Descubre el diverso mundo de los sistemas hidropónicos de flujo continuo con nuestra guía detallada, que incluye diagramas para ayudarte a entender mejor los distintos tipos y sus ventajas únicas.

Sistema hidropónico con técnica de película de nutrientes (NFT)

Los sistemas NFT constan de canales estrechos y largos que se instalan con una ligera inclinación. Las macetas de malla (con las plantas de marihuana) se insertan en los canales, y una solución nutritiva bombeada desde un depósito externo expone las raíces a una corriente continua.

Aunque poco profunda, esta corriente de agua contiene todo lo que necesitan las plantas para crecer, como macronutrientes, micronutrientes y oxígeno. Con el tiempo, las raíces desarrollan una película de nutrientes que mantiene las plantas abonadas e hidratadas. Estos sistemas son altamente modulares y a menudo se montan en vertical para maximizar la productividad en espacios pequeños.

Técnica de película de nutrientes (NFT)
Técnica de película de nutrientes (NFT)

Hidroponía por goteo continuo

En lugar de suministrar un flujo constante de la solución nutritiva, este método distribuye el líquido que da vida, gota a gota. Comparte muchas similitudes con los sistemas de riego por goteo utilizados para cultivar hierba en un sustrato. Este enfoque mantiene las plantas fertilizadas, y la lenta administración de la solución se traduce en menos ruido y en un menor riesgo de que el material orgánico tapone los conductos. Además, las raíces obtienen oxigeno fácilmente y en todo momento, dado que nunca están sumergidas en agua.

Hidroponía por goteo continuo
Hidroponía por goteo continuo

Sistemas acuapónicos de flujo continuo

Este tipo de sistemas usan peces (sí, peces) para abonar las plantas de cannabis. La acuaponía de flujo continuo es compatible con los sistemas de goteo y NFT, pero utiliza un tipo de depósito completamente distinto. En lugar de añadir nutrientes iónicos sintéticos a este tanque de agua, los cultivadores crían peces que producen excrementos ricos en nutrientes que promueven el crecimiento de las plantas. Por otro lado, las raíces de las plantas ayudan a filtrar el agua, haciendo que los peces estén siempre limpios y sanos.

Sistema Acuapónico
Sistema Acuapónico

Sistemas aeropónicos de flujo continuo

Los sistemas aeropónicos de flujo continuo constan de una cámara de cultivo, generalmente hecha de tubos de PVC. Las macetas de malla se insertan en el exterior de la cámara, y las raíces de las plantas crecen suspendidas en el aire. En lugar de administrar una corriente o un goteo con la solución nutritiva, los sistemas de nebulización proporcionan a las raíces una nube constante de agua y fertilizantes. Con el tiempo, esta solución se va acumulando en el fondo de la cámara y regresa de nuevo al depósito externo. Este tipo de sistemas hidropónicos utilizan muy poca agua y, a menudo, tienen un diseño compacto que es fácil de ocultar.

Sistema Aeropónico
Sistema Aeropónico

La hidroponía de flujo continuo produce plantas más saludables y mayores cosechas

Aunque cada sistema hidropónico de flujo continuo tiene un diseño distinto, todos se basan en el mismo concepto: mantener las raíces de las plantas constantemente expuestas a fertilizantes, agua y oxígeno. Por eso, todos estos enfoques dan como resultado un crecimiento rápido, cosechas abundantes y una excelente asimilación de nutrientes. También presentan menos peligro de que las plantas desarrollen plagas, y facilitan la identificación y la cura de enfermedades. Así que, ¿por qué no pruebas la hidroponía de flujo continuo? Elige tu diseño favorito, consigue los materiales necesarios, y empieza a cultivar.


¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.