PLANTAS MADRE

Cuando descubras una variedad que revolucione tu mundo o alivie tu dolor, querrás experimentar esa sensación una y otra vez. La forma más fácil de experimentarlo otra vez es sacando esquejes de plantas madre. Usar estas madres tiene una serie de beneficios. Sus características ya las conocemos y podemos repetirlas, el resultado de que sean hembras está garantizado, y los perfiles de crecimiento y fertilización serán estandarizados. Si conservas las madres en buen estado, podrás mantenerlas vivas indefinidamente y así disfrutarlas durante años.

VENTAJAS DEL USO DE PLANTAS MADRE

Si lo haces en el momento justo, clonar una planta madre significa que un día estás cosechando y al día siguiente ya tienes otras plantas listas para un nuevo cultivo. Si te estudias unos calendarios de cultivo superpuestos, tendrás plantas en flor siempre, listas en cualquier momento.

Las plantas madre son una fuente ideal para darte plantas más jóvenes si vas a utilizar el método de cultivo SOG (Sea of Green). Los esquejes tendrán un tamaño similar y crearán un dosel homogéneo sin tener que controlar fenotipos más altos o más bajos.

Las plantas madre pueden seguir creciendo dependiendo de tus necesidades. En cultivos muy ambiciosos, con mucho espacio, se necesitan plantas madre muy grandes para sacar muchos esquejes. En espacios más reducidos, en los que solo caben unas cuantas plantas, será suficiente con una planta madre pequeña. El cannabis es una planta fácil de manejar para adaptarse a tus circunstancias personales.

Las características y rasgos constantes están garantizados en todo momento. Si cultivas a nivel comercial, apreciarás esta estandarización; si cultivas en casa, apreciarás más el obtener resultados fiables.

No hay riesgo de que los esquejes sean machos, lo que significa un espacio de cultivo lleno exclusivamente de hembras.

Plantas Madre Cannabis

CÓMO SELECCIONAR UNA PLANTA MADRE

Las plantas madre comienzan su vida como esquejes.

Necesitarás una zona separada del cuarto de floración. Esta será la parte reservada a la planta madre, que deberá estar en fase de crecimiento vegetativo permanente. Si ya tienes un espacio de vegetación diferenciado, no te hace falta otro. Si no lo tienes, tendrás que crear uno.

Conseguir una buena planta madre requiere cierta preparación cuando las plantas originales crecen a partir de semilla. Tendrás que esperar a ver qué pasa. Se deberían clonar todas las plantas durante su fase de crecimiento, y etiquetar los esquejes para identificar fácilmente sus orígenes. Una vez las plantas originales hayan florecido, se hayan cosechado, secado, curado y consumido, será entonces cuando podrás decidir cuáles quieres conservar y cuáles no.

Para no crear confusiones, te sería muy útil registrar anotaciones y tomar fotos con las características de crecimiento y los efectos que provocan. Elige la planta que más destaque entre las demás en un cultivo de una sola variedad, o la mejor dentro de un cultivo de varias cepas. Durante la segunda semana de floración, los machos saldrán a la luz y será el momento de eliminarlos.

CUIDADOS DE LA PLANTA MADRE

Tienes que tener en cuenta tres cosas esenciales para el cuidado de tu planta madre:

  • Poda apical correcta
  • Poda aérea de las raíces a mano o con airpots (macetas)/bolsas de cultivo
  • Fase de crecimiento vegetativo permanente

Si te amoldas a las medidas de tu zona de cultivo, las plantas madre crecerán sanas y seguirán produciendo esquejes vigorosos de tus cepas favoritas, de manera continua.

Trata a tu planta madre como lo harías con cualquier otra planta en fase vegetativa. Durante su desarrollo, usa solamente mezclas diluidas y potencia el crecimiento de la planta. Hazle lavados de raíces a menudo con agua limpia y pura o con una solución de lavado, para evitar el bloqueo de nutrientes. Si mantienes unos cuidados continuos, asegurarás a tu planta madre una vida larga y sana.

Cómo Cortar Clones Forma Madre Planta De Cannabis

CONSEJOS PARA UNA PODA APICAL ADECUADA

El tamaño del esqueje depende del espacio. Los esquejes con una medida entre 5 y 15cm son perfectos. Una planta madre que proporciona esquejes largos ocupará más espacio que una que proporciona esquejes más pequeños. Es decir, para grandes espacios de cultivo, madres grandes; para cultivos pequeños, madres pequeñas.

Hay dos tipos de plantas madre. La planta permanente y la planta transitoria. Las plantas permanentes se podan, atan y manipulan para proporcionar un suministro continuo de esquejes. Las madres transitorias se clonan a partir de plantas que se encuentran en fase vegetativa, antes de que entren en floración. En otras palabras, cada planta se reemplaza por un nuevo esqueje antes de pasar a la fase de floración. De esta manera, no necesitas una planta concreta. No te preocupes, no vas a perder la genética. La única preocupación aquí es que los esquejes podrían fallar y las plantas perderse.

Poda Aérea Cannabis

Existen tantas técnicas de poda para mantener sanas tus plantas madre como formas de cultivar cannabis. Si cultivas en casa, generalmente se necesitan unas ocho semanas para que las plantas empiecen a florecer. Teniendo en cuenta un período de 2-3 semanas para el enraizamiento y la vegetación, significa que tienes 5 semanas o más para la preparación de la planta madre.

Puedes podar una vez, atar las ramas laterales en sentido horizontal a su crecimiento, y luego cortar el esqueje desde el doblete de las ramas nuevas que crecen desde cada nudo, dejando dos ramas para repetir el proceso. Aplica la poda apical en las ramas dominantes, para darle a tu planta una estructura típica de arbusto, de tal manera que puedas tener varios sitios desde los que sacar esquejes. Hacer un bonsái de marihuana es otra posibilidad, ya que te ofrece una buena selección de ramas mientras se mantiene el tamaño de la madre bajo control.

PODA DE RAÍCES

La poda aérea de raíces es una tortura necesaria para que las plantas madre se mantengan sanas. Cuando se usan macetas comunes, de paredes sólidas y agujeros de drenaje en el fondo, llega un momento en el que las plantas ya no caben en la maceta. Las raíces comienzan a formar nudos, a girar en espiral alrededor de la maceta y el resultado final es la putrefacción o el estrangulamiento.

La poda aérea consiste en cortar el cepellón hasta un tercio del volumen original y luego replantarlo. Las raíces frescas crecerán y el desarrollo de la planta continuará, libre de enfermedades. Lo mejor es podar al aire unos días después de sacar los esquejes. Las plantas ya se habrán recuperado y al disminuir el follaje necesitará menos nutrientes de un sistema de raíces convaleciente.

Problemas De Raíz De Las Plantas De Cannabis

Los recipientes air-pots y las bolsas de cultivo cauterizan los brotes de raíz apicalmente dominantes con una fina capa de aire, mientras buscan su camino a través del medio de cultivo. Esto evita que las raíces lleguen al borde de la maceta y, por lo tanto, permite que la planta esté más semanas en una sola maceta, en lugar de cortar las raíces una vez al mes, como en las macetas corrientes.

Lo más común es que la maceta se llene de un exceso de raíces grandes y gruesas y que se enreden en un nudo. Esto conduce a un área superficial ineficiente, que a su vez inhibe la absorción adecuada de nutrientes. Llegados a este punto, muchos productores cultivan una nueva planta madre.

En ambos casos, si no estás seguro del estado en el que se encuentran las raíces de tu planta, espera unas horas después de regar, hasta que el exceso de agua se haya drenado bien. Esto te asegurará que no te quedes con el sustrato en las manos debido a que esté demasiado seco o saturado.

Levanta la maceta y quítala suavemente para dejar las raíces a la vista y comprobar su estado. Si ves que las raíces están empezando a seguir la forma de la maceta, es hora de una poda al aire. Si las raíces todavía no están a la vista, simplemente vuelve a colocar la planta con cuidado, intentando tocar las raíces lo menos posible.

¿Cómo saber si la maceta de tu planta se le ha quedado pequeña?

  • Hay señales de quemaduras por nutrientes y deficiencias al mismo tiempo
  • El crecimiento de la planta disminuye considerablemente y pierde su vigor
  • Hay signos generales de enfermedad o desequilibrios de pH que no responden a los cambios

Si tus plantas madre responden de forma extraña después de semanas de crecimiento sano, echa un vistazo a su sistema radicular.

Poda Aérea Cannabis

FASE VEGETATIVA PERMANENTE

Las plantas madre deben mantenerse siempre en la fase de crecimiento vegetativo. Esto significa que necesitarán recibir más de 12 horas de luz al día. Si están junto al resto del cultivo en vegetación, tendrán el ciclo de vegetación estándar de 18/6. Si se encuentran en un espacio propio y quieres reducir su crecimiento, un ciclo de 14/8 las mantendrá vegetando, pero crecerán más despacio. En cambio, si quieres muchos esquejes en poco tiempo, mantén un ciclo 18/6 y crecerán más rápido.

Para mantener una planta madre en estado vegetativo se aplican las mismas reglas que para la fase de vegetación en general. Una lámpara de haluros metálicos para aprovechar el espectro azul de la luz favorecerá la vegetación. Usa fertilizantes vegetales de calidad. Si cultivas de manera orgánica, el sustrato se tiene que reemplazar en cada poda de raíces para garantizar la disponibilidad constante de nutrientes.

Las plantas madre son una excelente manera de conseguir una marihuana de calidad y en cantidad, de tus variedades favoritas. Si las cuidas adecuadamente, te darán esquejes durante décadas.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar