Trustpilot

Los bonsáis de marihuana existen de verdad. No son un mito. Puedes cultivar tu propio bonsái de hierba para aliviar tus penas, hacerte feliz y colocarte. ¡Descúbrelo tú mismo!

¿Te gustaría seguir los pasos del señor Miyagi y cultivar un árbol bonsái realmente precioso? ¿Y qué me dices de crear un árbol bonsái de marihuana que te ofrezca regalos cannábicos y alivie tus penas? Bien, pues aquí lo tienes, los bonsáis de marihuana ya existen y son espectaculares, de verdad. Muchos cultivadores están purificando su alma dedicándose al cultivo de bonsáis de marihuana.

Bonsai significa literalmente "plantado en un contenedor" en japonés. La marihuana, como sabemos, también puede crecer en contenedores, como las macetas. Los árboles bonsái son pequeñas criaturas fascinantes, porque tienen el aspecto de árboles en miniatura, con hojas minúsculas y una vida muy larga. Para prosperar, los bonsáis necesitan constantemente podas minuciosas, riego y todo el amor que merecen. La magia de cultivar bonsáis es la ridícula cantidad de tierra que necesitan para desarrollarse. Con los bonsáis necesitamos macetas pequeñas con poca tierra.

bonsai revegetación cannabis¿Cómo puedes cultivar un árbol bonsái de marihuana? Bueno, si conoces las técnicas ScrOG o LST, puedes ponerlas en práctica de formas creativas. Cuando la planta crece, necesitas moldear su desarrollo atando las ramas laterales, haciendo que crezcan en la dirección deseada. Si andas escaso de "ideas para moldear ramas de hierba", siempre te puedes liar uno, fumártelo y escuchar tu voz interior. Bien, pues la rama principal también se puede moldear en las formas más rocambolescas que se te ocurran. Puedes utilizar un palo clavado en la tierra y atarle la rama en la dirección que quieras, para que crezca alrededor de él. Así crearás un tallo serpenteante muy pintoresco. Puedes escoger entre muchas estructuras distintas para implementar, simplemente recuerda no dejar las ramas demasiado juntas, ya que las hojas no recibirían la luz suficiente y podrías tener problemas de mohos.

Dado que la marihuana es una planta anual, normalmente cortamos toda la planta una vez ha florecido y sembramos otras para la siguiente "temporada", ya sea con esquejes o semillas. Pero sería posible mantener la planta viva para que floreciese una y otra vez desde el mismo tallo. Así es como se hace. Una vez la planta está lista para la cosecha, simplemente cortas el último tercio de su tallo, donde están todos los cogollos grandes. En el segundo tercio, poda todas las hojas amarillentas y deja las más verdes. El tercio inferior de la planta lo dejamos sin tocar, sacando únicamente las hojas amarillas. Es vital dejar las flores minúsculas del tercio inferior, porque ellas iniciarán el proceso de regeneración.

Una vez se ha hecho esto, se devuelve la planta al estado vegetativo, dándole más de 18 horas diarias de luz y proporcionándole una buena cantidad de nitrógeno para estimular la fase de crecimiento. Además, tienes que tener en cuenta que la planta no necesitará tanta agua como en la etapa de floración, así que riega una vez y espera hasta que se haya secado.

Este proceso de rejuvenecimiento es perfecto para crear una verdadera obra de arte en forma de bonsái. Hay muchos debates acerca de si esta técnica es adecuada para conseguir cogollos de la mejor calidad, debido a una posible pérdida de potencia cosecha tras cosecha.

Imagina doblar y guiar la planta, haciendo que crezca en direcciones impensables; imagina cultivar un bonsái de marihuana con un tallo gordo y curvado; sería espectacular. Anímate, crea tu propio árbol bonsái de marihuana y purifica tu alma con los frutos de este regalo de la naturaleza.