Cultivar cannabis, especialmente en espacios limitados o discretos, puede ser complicado. Cuantas más plantas cultives, más electricidad necesitarás para iluminación. En las configuraciones tradicionales en horizontal, las plantas crecen juntas. La mayor parte de la luz no llega a las plantas. Se necesita más espacio y la energía se utiliza de forma menos eficiente. El cultivo en estadio consiste en colocar las plantas en estantes escalonados alrededor de una fuente de luz central. Esto soluciona parte del problema, al aumentar la cantidad de luz que reciben las plantas, pero hay una forma aún más eficiente de cultivar plantas en espacios reducidos.

CULTIVO VERTICAL

Vertical Farming

Con el cultivo vertical se puede obtener más del doble del espacio disponible en comparación con el cultivo en horizontal. Se pueden colocar varios estantes en forma de cuadrado o hexágono alrededor de una fuente de luz central. Si se organizan de forma correcta, tus plantas pueden producir unas cosechas impresionantes. Se pueden apilar en estanterías o colgar de celosías o cuerdas. Estas configuraciones ocupan menos espacio, lo que permite cultivar más plantas. También  reduce la factura de la luz y el impacto medioambiental de un cultivo interior. Te ofrecemos consejos sobre cómo configurar este método de cultivo y el equipo adecuado para que hagas tu pedido en nuestra página web.

La fuente de luz deberá central mantenerse fría, lo que es más fácil de conseguir con luces LED. Un ventilador bajo la fuente de luz disipará el calor hacia arriba. Cultives donde cultives, deberás tener una buena ventilación. A medida que crezcan tus plantas, asegúrate de podar las partes improductivas. También puedes utilizar mallas de ScrOG para dirigir mejor el crecimiento de tus plantas. Ten en cuenta que las variedades sativa tienden a crecer mucho, así que tendrás que darles una forma uniforme. Acuérdate de rotar las macetas para que reciban la misma cantidad de luz por todos los lados.

DIFERENTES SISTEMAS HIDROPÓNICOS

DIFERENTES SISTEMAS HIDROPÓNICOS

Con esta configuración, podrás obtener buenos rendimientos de variedades resistentes en cualquier época del año. Solo necesitas una cosa más: un suministro de agua constante. Maximizar la eficiencia del programa de riego requiere de un ingenioso sistema hidropónico. Hay varias formas de configurar la distribución del agua y los fertilizantes de manera eficaz. La disposición de las plantas influye mucho, dependiendo de si están dentro de un armario o en un espacio más grande, o si se pueden rotar mecánicamente alrededor de la fuente de luz. También es posible que la fuente de luz proceda del perímetro en lugar del centro de las plantas.

Una vez montados los materiales, influirán en el tipo de sistema hidropónico que vayas a utilizar. Por ejemplo, utilizar tubos corrugados alrededor de la fuente de luz facilita el riego con manguera. También es posible que una película de fertilizante gotee agua y nutrientes de forma gradual sobre las plantas. Esto puede aplicarse a las raíces de las plantas, o desde arriba con unos goteros bien colocados. Por suerte, en nuestra tienda online encontrarás una solución de bajo mantenimiento.

CONSEJOS RÁPIDOS PARA EL CULTIVO VERTICAL

Para terminar, queremos darte algunos consejos rápidos para que te ayuden en tus comienzos en el cultivo vertical:

• Elige la cepa correcta

Dado que quieres maximizar el espacio y cultivar todas las plantas que sea posible con una copa preferiblemente uniforme, el primer punto importante que debes de tener en cuenta es el tipo de cepa que quieres cultivar. Al igual que con las técnicas SOG, las cepas de dominancia índica o híbridos se adaptan mejor a este tipo de cultivo que las sativa, de estatura alta. Necesitarás plantas de estructura corta y que no se estiren demasiado, para que no sobrepasen el espacio disponible. Además, la fase de floración debe iniciarse lo antes posible para que mantengan una estatura manejable. También es una buena idea optar por cepas resistentes a las enfermedades, ya que son una amenaza común en los cultivos verticales.

• Organiza tu cuarto de cultivo en consecuencia

Con esto queremos decir que alrededor de los estantes dejes espacio suficiente para las tuberías, el movimiento del aire y el acceso de los trabajadores. Por supuesto, quieres maximizar la cosecha y poner tantas plantas como sea posible en una habitación, pero no hay que olvidar que la habitación también debe ser funcional para ti como productor. Eso significa que debes retirar con regularidad las bandejas de cultivo para limpiarlas y cambiarlas. Si no dejas suficiente espacio para este tipo de tareas, tu cultivo vertical puede volverse frustrante enseguida.

• Elige la iluminación correcta

Necesitas una luz que pueda penetrar toda la copa de manera uniforme y a corta distancia. Aunque existen varias opciones para este tipo de iluminación, la mejor es definitivamente con luces LED, debido a que emiten una cantidad de calor mínima. Las LED tienen las mejores opciones de espectro de luz (normalmente adaptables) para las diferentes fases de crecimiento del cannabis, y son tan potentes como otras fuentes de luz. Sí, el coste inicial suele ser más alto en comparación con las luces HPS o MH, pero las LED son mucho más rentables a largo plazo, lo que te hará ahorrar en la factura de la luz.

• Mantén limpio el sistema de riego

Al igual que con todos los sistemas de riego automáticos, los depósitos y las tuberías deben mantenerse siempre limpios para evitar el riesgo de acumulación de sal y la formación de bacterias. Además, hay que reemplazar todas las tuberías entre el depósito y los grifos cada pocos ciclos para garantizar un suministro limpio de nutrientes. También tienes que organizar la administración de aguas residuales. La mayoría de las veces, los desagües del piso serán suficientes para recoger cualquier agua residual, pero a veces la instalación puede necesitar bombas y tanques de retención para dichos residuos. Esto es algo que suele pasarse por alto porque puede ser bastante costoso, pero si no estás seguro de qué sistema de riego implantar, pide ayuda a algún fontanero de confianza.

• Empieza de forma sencilla

Si nunca has cultivado verticalmente, es mejor que empieces poco a poco; siempre tendrás tiempo de complicarte más adelante. Con dos niveles al principio tendrás trabajo de sobra. Por lo general, con más de dos niveles, el cultivo será mucho más difícil en términos de diseño y funcionalidad. Tres niveles o más complicarán el cultivo vertical y requerirán equipos de enfriamiento y ventilación mucho más avanzados, y por lo tanto costosos. Además, si empiezas con algo sencillo te garantizará un entorno de trabajo y cultivo mucho más seguro para que puedas sacar el máximo partido.

Si te tomas en serio el cultivo de cannabis, es hora de empezar a ahorrar tiempo, energía y espacio. El cultivo vertical podría ser la solución que necesitas para sacar el máximo partido a tu inversión.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.