Para cultivar marihuana hay que dominar varios aspectos. La mayoría de estas técnicas y habilidades tienen como fin conseguir la mayor cantidad de cogollos de la máxima calidad. Pero no consisten solo en esto. La plantación ideal no solo produce buenas cosechas, sino que también es un proceso agradable, seguro y discreto. Por eso, la reducción del ruido de un espacio de cultivo es uno de los principales objetivos de cualquier cultivador experto.

Cultivo de marihuana: el silencio es sagrado

Tener tu propio cultivo de hierba es algo maravilloso, pero el ruido que produce durante todo el día y la noche es bastante molesto en el mejor de los casos, y en el peor, podría atraer la atención de la policía.

Por lo tanto, silenciar, o al menos reducir, los sonidos que produce tu plantación es un aspecto clave de la mayoría de espacios de cultivo de calidad. Hay quienes tienen la suerte de poder permitirse hacer mucho ruido, pero para la mayoría, un cultivo silencioso es lo más adecuado.

4 consejos para reducir el ruido de un armario de cultivo

Así que, sin más preámbulos, vamos a ver qué puedes hacer para que tu cultivo sea discreto y silencioso. Empezaremos analizando las formas en que se puede reducir el ruido de un armario de cultivo, que es, probablemente, el espacio donde cultivan hierba la mayoría de cultivadores a pequeña escala. Más adelante también veremos cómo hacerlo en un cuarto de cultivo.

1. Coloca el extractor dentro del armario

Para empezar, lo mejor que puedes hacer es poner todo el equipo dentro del armario de cultivo. El propio armario amortiguará buena parte de los sonidos producidos por los diversos componentes; y si sigues estos pasos, los reducirás aún más.

Es probable que tu extractor sea grande y voluminoso, por lo que es lógico que prefieras colocarlo en el exterior del armario para facilitar su instalación. Aunque es muy tentador, se trata de uno de los aparatos más ruidosos de una plantación de marihuana, y es muy importante que lo coloques dentro.

Para ello, lo mejor es aprovechar las barras del techo del armario y, con ayuda de ganchos y cables elásticos, suspender el extractor cómodamente en el interior. Estos cables son unos aliados muy eficaces a la hora de insonorizar tu armario de cultivo. Su flexibilidad permite que absorban las vibraciones producidas por el resto del equipo, lo que contribuirá a reducir más el sonido. No solo evitarán que tu armario se convierta en un amplificador, sino que además ayudarán a que conserve su seguridad estructural, ya que no estará sometido a una vibración constante.

Coloca el extractor dentro del armario

2. Modifica los ventiladores de tus lámparas de cultivo

Esto podría resultar un poco complicado, y solo se recomienda si se te da bien el bricolaje. Los LED de cultivo producen una luz fría porque están equipados con los mismos ventiladores que llevan los ordenadores. Aunque ya son bastante silenciosos de por sí, cuando se calientan pueden emitir un zumbido muy molesto (como sabrá cualquier persona que tenga un PC viejo).

Sin embargo, es posible extraer estos ventiladores y sustituirlos por otros más silenciosos. Este proceso dependerá de las luces que tengas, pero es tan sencillo como quitar la carcasa exterior y reemplazar los ventiladores.

Este método podría ser innecesario para algunas personas, ya que los LED son silenciosos. Pero si tu armario de cultivo está situado en una habitación en la que pasas mucho tiempo, es posible que merezca la pena.

3. Plantéate pasarte a los LED

Si todavía utilizas una iluminación de la vieja escuela, como las lámparas HID, pásate a los LED y reducirás mucho los ruidos. Las luces de cultivo antiguas emiten mucho calor, y por eso requieren de una mayor extracción de aire para mantener el ambiente lo suficientemente fresco. Los LED, por otro lado, apenas emiten calor, lo que reduce enormemente la necesidad de extracción.

Esto significa que en lugar de tener un extractor gigante evacuando el aire de tu espacio de cultivo, puedes usar una alternativa mucho más pequeña y silenciosa. De esta forma, ahorrarás espacio y energía.

Plantéate pasarte a los LED

4. Sella todas las aberturas

La luz no es lo único que puede filtrarse a través de las grietas. Los ruidos también se abren paso por las aberturas de tu armario de cultivo y salen al mundo exterior. Así que sella esos huecos.

Un armario de cultivo insonorizado es una forma sencilla y eficaz de cultivar de forma silenciosa. Estos dispositivos suelen venir con varias aberturas distintas para pasar cables, tubos y conductos a través de ellas. Si las necesitas, son muy prácticas, pero pueden producir mucho ruido en caso contrario

De cualquier forma, es muy fácil sellarlas. Dependiendo del tipo de orificio, tienes dos opciones. La primera consiste en taparlos con cinta adhesiva. Si optas por esta solución, lo mejor es hacerlo tanto por dentro como por fuera del armario, para conseguir un precintado decente. Cubre las aberturas grandes con tela para que absorba la mayor parte del ruido y refuerce el sellado.

Sellar las aberturas es fundamental para cultivar plantas fotoperiódicas, por lo que merece la pena hacerlo bien independientemente del motivo. Las fugas de luz pueden atrofiar el crecimiento de las plantas, hacer que vuelvan a la etapa vegetativa, y causar todo tipo de problemas. Así que procura hacerlo bien.

4 consejos para reducir los ruidos de un cuarto de cultivo

Para quienes dispongan de un cuarto entero para dedicarlo al cultivo, el ruido será mucho más molesto. Una habitación absorberá la mayor parte del sonido producido por un armario de cultivo, por lo que podría molestar dentro de la vivienda, pero no llamará la atención de los vecinos. Los cuartos de cultivo, por otro lado, pueden ser mucho más ruidosos, y a menudo su insonorización no es una cuestión de preferencias, sino un aspecto fundamental.

1. Insonoriza la habitación

Una insonorización eficaz es la mejor opción a la hora de reducir el ruido de tu cuarto de cultivo de marihuana. Dependiendo de cuánto esfuerzo quieras invertir o hasta qué punto quieras modificar la habitación de forma permanente, puedes hacer varias cosas.

La opción más simple y reversible es colocar unas cubiertas de vinilo, como si fueran cortinas, sobre las paredes. Estas absorberán gran parte del sonido y reducirán la vibración. También puedes colocar una especie de esterilla insonorizada sobre el suelo.

La opción más extrema, que solo merece la pena si vas a cultivar de forma habitual en ese cuarto, es revestir las paredes con paneles de yeso insonorizados. Estos paneles están especialmente diseñados para absorber el ruido. Puedes hacerlos dobles, una técnica utilizada por algunos albañiles para atenuar aún más cualquier sonido producido en el cuarto.

Al igual que con el armario de cultivo, todos los conductos y ventiladores deberán estar suspendidos de cables elásticos para evitar que sus vibraciones afecten a la estructura principal.

Insonoriza la habitación

2. Prueba los conductos aislantes

Es posible que los conductos metálicos tengan un aspecto genial, pero son muy ruidosos. Piensa en la resonancia que produce el metal en comparación con otros materiales, como la fibra de vidrio. Unos conductos reductores de ruido evitarán la constante vibración que se produciría de otro modo.

También puedes aislarlos tú mismo/a de forma sencilla y eficaz. Construye un receptáculo de madera o plástico para albergar los conductos, o envuélvelos en algún material de aislamiento, como la lana de roca. Cualquier cosa que absorba buena parte de la vibración metálica será de gran ayuda.

Por último, merece la pena poner todo lo que esté en contacto con el suelo sobre una superficie blanda, como una esterilla de yoga. Esto es especialmente útil para aparatos como las bombas, que no se pueden aislar por razones de seguridad. Dado que desprenden mucho calor, si las envuelves en algo podrías hacer que se incendien, ¡lo que sería mucho más problemático que el ruido!

3. Utiliza piedras difusoras adicionales en tu sistema hidropónico

Las piedras difusoras de los cultivos hidropónicos influyen en la cantidad de ruido que producen las bombas a las que están conectadas. Si son viejas o están bloqueadas harán que la bomba produzca más ruido. Por lo tanto, como mínimo tendrás que sustituirlas de forma habitual para que sigan funcionando eficientemente.

Si quieres silenciar más tu cultivo, coloca más piedras difusoras para minimizar el esfuerzo que deberá realizar la bomba, y con el fin de que todo el sistema sea más silencioso y fresco y consuma menos energía.

4. Añade un silenciador de ruido al conducto de extracción

Es muy probable que el conducto de salida de tu sistema de extracción sea el responsable de la mayor parte del ruido que produce tu plantación, así que silenciarlo es clave. Algunos sistemas ya vienen con silenciadores, pero también puedes comprarlos. Si te los puedes permitir, te facilitarán mucho las cosas.

Estos silenciadores pueden ser bastante caros, por lo que quizás te interese crear tu propio silenciador casero.

Añade un silenciador de ruido al conducto de extracción

Cómo hacer tu propio silenciador

Crear tu propio silenciador para tu cuarto de cultivo es fácil y barato, y si te gusta construir cosas, también es muy divertido. Aunque su tamaño puede variar, es un elemento clave para la insonorización de cualquier armario o cuarto de cultivo. Sigue estas instrucciones y podrás silenciar tu sistema de ventilación por muy poco dinero

Utensilios

  • Cubo de basura de plástico de 200 litros, con tapa
  • Malla metálica (alambre para gallinero, etc.)
  • Pistola de silicona
  • Cinta adhesiva
  • Aislamiento (como lana de roca o relleno de edredón)

Cómo hacer un silenciador de extracción casero

  1. Con la malla metálica, haz un tubo que tenga el mismo diámetro que el conducto. Hazlo un poco más largo que la altura del cubo de basura.
  2. Perfora dos orificios en ambos extremos del cubo para que el tubo de malla encaje perfectamente. Insértalo por ambas aberturas de forma que sobresalga unos 5-10cm por cada extremo.
  3. Fija el tubo con silicona y cinta adhesiva al interior del cubo.
  4. Con el material de aislamiento, rellena los huecos que queden entre el exterior del tubo y el interior del cubo. No es necesario que lo aprietes demasiado. Ponte guantes, una mascarilla y gafas protectoras para manipular la fibra de vidrio, ya que es muy irritante y podrías pasarte el resto del día con dolor.
  5. Cierra la tapa y fíjala al cubo con cinta adhesiva y silicona. Haz lo mismo con los orificios de entrada y salida del tubo de malla.
  6. Coloca tu nuevo silenciador sobre el conducto de extracción. Si lo has hecho bien, ¡se ajustará como un guante!

Reduce el sonido de tu cultivo de marihuana interior

Tanto si es para tu propia tranquilidad o con el fin de mejorar la discreción de tu plantación, la insonorización es algo que deberás tener en cuenta en algún momento. No es necesario poner en práctica todas las técnicas mencionadas en este artículo; y lo mejor es adaptarlas a las necesidades de tu cultivo. En la mayoría de los casos, los cultivos de marihuana son una mezcla de equipos prediseñados y utensilios improvisados, por lo que la flexibilidad y el ingenio son clave.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.