5 SEMILLAS GRATIS para los 100 primeros en usar el código 22PED5 al pagar


¿Alguna vez has cultivado marihuana y te has preguntado "por qué mis autos son tan pequeñas"? Para empezar, las autoflorecientes están condicionadas genéticamente para ser más pequeñas que la mayoría de variedades fotoperiódicas. Sin embargo, hay varias medidas que puedes tomar para evitar que las autos sean demasiado pequeñas.

La gente cultiva variedades autoflorecientes por varios motivos, especialmente por su rápido ciclo de vida, su sencillez y su pequeña estatura. Este último rasgo, en concreto, permite cultivarlas con cierta discreción, y hay quienes incluso las plantan en armarios y cubos transformados para el cultivo. Pero, cuando te centras únicamente en conseguir la máxima cosecha posible, resulta útil tomar medidas para evitar que tus plantas se queden tan compactas. Utiliza la siguiente guía para evitar las autoflorecientes pequeñas y conseguir plantas de mayor tamaño.

Por qué las autos se mantienen pequeñas (y cómo solucionarlo)

La genética es un factor importante en lo que respecta al tamaño final de una autofloreciente, pero el ambiente de cultivo también influye considerablemente. Ten en cuenta que las autos alcanzan una altura media de 60-120cm. A continuación, veamos cómo controlar estas variables para conseguir plantas con la máxima altura posible.

Falta de planificación

La planificación es muy importante a la hora de evitar las autos pequeñas. Planificar un cultivo correctamente implica elegir la genética adecuada (algunas autoflorecientes crecen más que otras) y preparar el entorno de cultivo.

Por ejemplo, si cultivas semillas de baja calidad en una maceta diminuta, obtendrás autos pequeñas y una cosecha decepcionante. También debes tener en cuenta la potencia de las luces de cultivo, el programa de riego, y el tipo de tierra que vas a usar. Todos estos factores afectarán al resultado final.

En definitiva, a medida que vayas adquiriendo más conocimientos, mejor será tu capacidad para evitar las autos pequeñas. En Royal Queen Seeds hemos pasado años confeccionando nuestro blog sobre cannabis. Este gran cúmulo de información abarca todo lo que necesitas saber sobre el cultivo de marihuana, desde la calidad de la tierra y la iluminación, hasta los fertilizantes. Aprovecha este amplio y completo recurso durante tu próximo cultivo para conseguir los mejores resultados.

Elige la genética adecuada para evitar las autos pequeñas

Todo cultivo empieza eligiendo la cepa. Escoger la variedad correcta no solo te ayudará a evitar las plantas pequeñas, sino que esta decisión también determinará los efectos, aromas y sabores de tu cosecha. En primer lugar, debes buscar semillas de calidad. Las semillas de alta calidad tienen mejores tasas de germinación y ofrecen mejores resultados; podrás encontrar este tipo de semillas en el catálogo de RQS. El siguiente paso es echar un vistazo a las características concretas de las variedades que te llamen la atención. Si lo que buscas es un buen tamaño, evita las autoflorecientes pequeñas por naturaleza, como la Royal Dwarf, que están diseñadas exclusivamente para cultivar de forma discreta. En su lugar, opta por variedades como la Mimosa Automatic, que alcanza una altura máxima de 160cm. Para encontrar una cepa que se adapte perfectamente a tus necesidades, utiliza el Cannabis Seedfinder de RQS para acotar tu búsqueda.

Elige la genética adecuada para evitar las autos pequeñas

Los problemas de germinación dan lugar a autos pequeñas

Una buena germinación proporciona a tus plantas el mejor comienzo posible. Recuerda que las variedades autoflorecientes florecen según su reloj genético interno, y este reloj empieza a funcionar en cuanto germinan las semillas. Cuanto más rápido germine tu planta, más tiempo pasará disfrutando de la luz y produciendo energía para alcanzar mayor altura y ser más productiva. Por esta razón, para germinar las autoflorecientes, recomendamos el sencillo método del papel absorbente humedecido.

Este método tiene un alto índice de éxito y evita cualquier problema inicial con la tierra, como el marchitamiento fúngico. Simplemente tienes que poner las semillas sobre un papel absorbente humedecido, separándolas varios centímetros. Cúbrelas con otro papel de cocina húmedo y ponlas en un lugar oscuro (por ejemplo, en un armario). Cuando tus semillas hayan desarrollado unas raíces blancas de 2-3cm de longitud, pásalas a la tierra.

Utiliza un sustrato ligero y aireado

Las plantas autoflorecientes prefieren un sustrato ligero, aireado y con menos concentración de nutrientes. Esto ayuda a que las raíces se expandan rápidamente por la tierra, lo que es especialmente importante durante la fase de plántula y el inicio de la fase vegetativa. Usar un sustrato inadecuado puede ralentizar el crecimiento, lo que se traduce en plantas más pequeñas al llegar la cosecha. Quienes cultivan marihuana autofloreciente tienen éxito con una gran variedad de sustratos, pero creemos que esta mezcla de sustrato para autoflorecientes funciona bien:

3 partes de musgo de turba 3 partes de compost
2 partes de perlita (prehumedecida) 1 parte de vermiculita (prehumedecida)

Las macetas pequeñas limitan el crecimiento de las autoflorecientes

Las macetas juegan un papel importante en el crecimiento de las plantas. El tamaño del tiesto puede limitar o favorecer su desarrollo. Pero el tamaño no lo es todo. El tipo de maceta también puede influir en la salud de tus plantas y sus preciadas raíces.

  • Tamaño de la maceta

Al cultivar autoflorecientes, hay quienes caen en el error de suponer que es suficiente usar una maceta pequeña. Si se hace intencionadamente, usar un tiesto pequeño ayuda a mantener las plantas con un tamaño pequeño y discreto. Pero, si quieres evitar las autoflorecientes pequeñas, debes usar una maceta de mayor tamaño. Las plantas no tardan en llenar el tiesto, y cuando las raíces se den cuenta de que no tienen más espacio, las plantas dejarán de crecer. Si quieres autos grandes y voluminosas, te recomendamos utilizar una maceta de 11L, que les ofrece suficiente espacio para crecer, sin resultar excesivo.

Tamaño de la maceta
  • Tipo de maceta

Más allá del tamaño, el tipo de maceta también influye en la salud y la productividad de las plantas. Aunque las típicas macetas de plástico funcionan, en ellas las raíces pueden sufrir falta de aireación y encharcamiento. Afortunadamente, las mentes innovadoras del sector del cannabis han encontrado formas de evitar estos problemas. Tanto las macetas de tela como las macetas smart-pot favorecen un mayor flujo de aire a través del sustrato y permiten un mejor drenaje, minimizando así la posibilidad de enfermedades.

Tipo de maceta

Iluminación

Puede que no recuerdes mucho sobre las clases de biología del instituto, pero probablemente te acuerdes de la palabra "fotosíntesis" y de cómo las plantas convierten la luz en azúcares vitales. Básicamente, las hojas del cannabis son como placas solares biológicas. Cuando la luz incide sobre las hojas, los cloroplastos de su interior convierten la energía lumínica en azúcares que impulsan el crecimiento de la planta. Por lo tanto, tiene sentido que, cuanta más luz reciban tus autoflorecientes, más crezcan.

  • En interior

Las plantas de interior necesitan un sistema de iluminación adicional. Cultivar tus autoflorecientes junto a una ventana orientada al sur te ayudará a ahorrar dinero, pero las plantas no alcanzarán su pleno potencial. Por eso, tendrás que instalar unas luces LED o HID potentes en tu espacio de cultivo. Sea cual sea el tipo de luz elegida, busca un modelo capaz de emitir al menos 400W/m².

En cuanto tengas la luz, tendrás que decidir cuánto tiempo la dejarás encendida. Las autoflorecientes pueden estar expuestas a la luz las 24 horas del día, ya que la cantidad de horas de luz no afecta a su capacidad de floración. Pero también conseguirás buenos resultados con un ciclo 18/6 (18 horas con las luces encendidas y 6 horas con las luces apagadas) a lo largo de todo el cultivo.

En interior
  • En exterior

Obviamente, cuando cultivas al aire libre tienes mucho menos control sobre el ciclo de luz. Mientras que las cepas fotoperiódicas son más adecuadas para cultivar en climas cálidos y soleados, las autoflorecientes permiten cultivar en exterior incluso en regiones frías, donde la temporada de cultivo es más corta. Pero, si tienes la suerte de vivir en las regiones cálidas del sur de Europa, tus plantas crecerán mucho más rápido y más altas.

Independientemente de dónde cultives en exterior, hay algunas cosas a tener en cuenta para evitar que las autos sean bajitas. La mayoría de autoflorecientes están listas para cosechar entre 8-10 semanas después de su germinación. Por tanto, debes procurar sembrar las semillas a principios de junio para que tus plantas puedan aprovechar los días más largos y cálidos del año. Cuando llegue el momento de trasplantarlas, intenta ponerlas en una zona orientada al sur que reciba mucho sol, con cierta protección del viento.

En exterior

Utiliza un programa de riego para evitar las autos pequeñas

Regar las plantas de marihuana podría parecer la tarea más sencilla del cultivo, pero hacerlo de forma incorrecta es mucho más perjudicial de lo que crees, y echa al traste muchos cultivos antes de que empiecen. Al igual que nosotros, sin agua las plantas de cannabis se mueren rápidamente. La necesitan para la fotosíntesis, para transportar nutrientes y para mantener su turgencia. Dada la gran importancia del agua para el cultivo, muchos principiantes tienden a regar en exceso sus queridas plantas; un error que nunca acaba bien.

El exceso de agua se acumula en pequeñas bolsas de aire dentro del sustrato. En el mejor de los casos, esto hace que las raíces se asfixien temporalmente. En el peor, el exceso de agua durante largos periodos puede hacer que proliferen bacterias anaeróbicas nocivas (microbios que crecen sin la presencia de oxígeno), que pueden dañar las raíces e incluso matar las plantas. Los largos periodos de agua encharcada pueden interferir en la función de las raíces, lo que ralentizaría el crecimiento de tus plantas y afectaría al resultado final.

Cuando riegues, procura regar el sustrato hasta el 25-33% de su capacidad. Aunque, obviamente, es difícil juzgar esto únicamente a ojo. Simplemente intenta regar las macetas hasta el punto en que retengan el agua, sin que se drene demasiado por la base. Puedes pesar tus plantas antes y después de regarlas para saber cuándo debes volver a regar, o simplemente esperar hasta que la parte superior de la tierra esté completamente seca (los primeros 3cm).

La temperatura y la humedad también pueden causar autos pequeñas

Está claro que el agua, la luz y la tierra son elementos fundamentales para cultivar buena marihuana. Sin embargo, también es importante tener en cuenta la temperatura y la humedad, especialmente si quieres evitar las autoflorecientes pequeñas. El cannabis crece mejor dentro de unos rangos específicos de temperatura y humedad. Aunque estos factores son difíciles de controlar en exterior, en los cultivos de interior podrás controlarlos usando ventiladores, calefactores, humidificadores y deshumidificadores. Echa un vistazo a los valores óptimos para cada fase del ciclo de cultivo:

FASE DE PLÁNTULA FASE VEGETATIVA
Temperatura: 20-25°C Temperatura: 22-28°C
Humedad: 65-70% Humedad: 40-70%
FASE DE FLORACIÓN FASE DE FLORACIÓN TARDÍA
(1-2 semanas antes de la cosecha)
Temperatura: 20-26°C Temperatura: 18-24°C

Humedad: 40-50%

Humedad: 30-40%

La fertilización es fundamental para evitar las autoflorecientes pequeñas

Las plantas de cannabis necesitan agua y luz, pero también dependen de una serie de macronutrientes y micronutrientes para cumplir funciones fisiológicas importantes. Necesitan nitrógeno para desarrollar hojas verdes y sanas, potasio para impulsar la floración, calcio para la salud de las raíces, y magnesio para formar la molécula de clorofila.

Sin embargo, aunque las autoflorecientes necesitan nutrientes para sobrevivir y desarrollarse, suelen arreglárselas con menos fertilizante que sus primas fotoperiódicas. Recomendamos empezar con una mezcla de tierra para macetas de alta calidad, enriquecida con un poco de compost casero o humus de lombriz. Si optas por usar fertilizantes comerciales, procura aplicar un 50-75% de la dosis recomendada en las instrucciones.

Las plantas se deterioran rápidamente si no reciben los nutrientes esenciales, o si reciben demasiados. Por suerte, sus hojas se encargan de avisarnos de que algo no va bien. Nuestra guía sobre las hojas te ayudará a identificar cualquier posible problema que surja.

¿Tus autos aún siguen pequeñas? Revisa el pH

Ya hemos visto los principios básicos de las clases de biología. Ahora, tenemos que repasar un poco de química. El pH (potencial de hidrógeno) indica la concentración de iones de hidrógeno en una solución. La escala de pH va de 0 a 14. Las soluciones ácidas, que contienen más iones de hidrógeno, van de 0 a 6; las soluciones alcalinas, con menos iones de hidrógeno, tienen un pH de 8 a 14. Y una solución neutra tiene un pH de 7.

¿Qué importancia tiene esto para conseguir autoflorecientes altas? Las raíces del cannabis absorben los nutrientes más eficazmente cuando el sustrato tiene un pH específico. De hecho, si el pH se desvía demasiado de su valor óptimo, ya sea tendiendo hacia un valor más alto o más bajo, puede impedir que las raíces absorban los nutrientes por completo.

El sustrato debe tener un pH de 6,0-7,0. Puedes medirlo usando un medidor de pH, y modificarlo aplicando productos para subir o bajar el pH. En un cultivo hidropónico, el rango ideal de pH está entre 5,5-6,5.

¿Tus autos aún siguen pequeñas? Revisa el pH

Controla los aspectos básicos para evitar las autoflorecientes pequeñas

Ahí lo tienes: ya sabes todo lo que necesitas para cultivar las plantas de marihuana autoflorecientes más altas y productivas posibles. Tras asimilar los consejos mencionados en este artículo, estás más que preparado/a para ponerte en marcha y llevar tus plantas al límite de su genética. Pero procura no complicar demasiado las cosas, ni hacer demasiados experimentos. ¡No se trata de convertirse en un científico loco! Simplemente empieza usando genética de buena calidad y proporciona el ambiente adecuado para que cada semilla pueda desarrollar todo su potencial, y así evitar las autos bajitas. Y, para acabar, aquí tienes un resumen de cómo evitar las autoflorecientes pequeñas, y algunos consejos adicionales:

  • Siembra la semilla en su maceta final
  • Usa macetas más grandes
  • Utiliza un sustrato aireado
  • Añade microbios beneficiosos
  • Mantén las plántulas en interior
  • Opta por un mínimo de 18 horas de luz
  • Usa luces que emitan al menos 400W/m²
  • Evita el exceso de riego
  • En interior, ajusta la temperatura y la humedad adecuada para cada fase de cultivo
  • Evita las deficiencias nutricionales
  • Mide el pH y ajústalo en caso necesario

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.