Aparentemente el cannabis se está liberando de las cadenas de la prohibición y regresando a su estatus previo de hierba con importantes aplicaciones para un gran número de dolencias médicas. La planta del cannabis está ganando reconocimiento por su amplio potencial médico y en ciertas partes del mundo hay movimientos activos para legalizarla a nivel medicinal, e incluso recreativo.

A medida que la ciencia explora cada vez más el cannabis y sus componentes activos, la investigación está demostrando su potencial para el tratamiento y el alivio de enfermedades y síntomas, que van desde el dolor y la depresión hasta cáncer, epilepsia y Alzheimer. Aunque mucha gente cuando se imagina el rol del cannabis como medicina, lo asocia a una persona fumando hierba a través de un bong o un porro, se puede consumir de diversas maneras cuando se trata de su consumo con fines médicinales.

Aceites, extractos y tinturas ofrecen a los consumidores altas concentraciones de sus compuestos terapéuticos sin necesidad de fumar o vaporizar en absoluto. Estos métodos no sólo son una manera más potente y eficaz de utilizar el cannabis como sustancia medicinal, sino que además ayudan a eliminar el estereotipo de que cuando alguien saca a relucir el tema del cannabis, se está refiriendo a fumar y colocarse gracias al cannabinoide THC.

La ciencia del cannabis está evolucionando, y un gran número de personas consume esta hierba como medicina para combatir diversos problemas de salud. Parece ser que el cannabis funciona con tal eficacia y eficiencia, que incluso puede comenzar a reemplazar a algunas medicinas farmacéuticas que la gente utiliza para tratar esas mismas condiciones médicas.

Esto es extremadamente importante y esperanzador, ya que el cannabis se considera cada vez más de bajo riesgo, muy efectivo y simple, por el hecho de que es una planta que procede directamente de la naturaleza. Esto abre la posibilidad a una medicina descentralizada, sin ánimo de lucro y que se puede cultivar literalmente en casa, si es que algún día las leyes llegan a esa conclusión tan liberal.

Así que echemos un vistazo a algunos de los productos farmacéuticos a los que el cannabis puede reemplazar de manera satisfactoria.

Analgésico de cannabis

ANALGÉSICOS

Un artículo científico titulado “El efecto del cannabis medicinal sobre el dolor y la calidad de vida, resultados en el dolor crónico: Un estudio prospectivo abierto” publicado en “The Clinical Journal of Pain”, analiza el papel del cannabis como analgésico. La publicación documenta un estudio que aprobó el tratamiento con cannabis a 274 pacientes. En los resultados se observó que los síntomas y la gravedad del dolor mejoraron.

¿UN SUSTITUTO?

Un factor bastante interesante visto en este estudio, fue el hecho de que durante el seguimiento, el consumo de opioides entre los participantes disminuyó un 44%. Esta información podría conducir a un mayor estudio y a la aplicación del cannabis como analgésico y potencialmente como un sustituto de los medicamentos opiáceos en casos de dolor.

Una enorme ventaja de este cambio, es que el cannabis podría salvar vidas, literalmente. Es una hierba de bajo riesgo con cero casos de sobredosis. Sin embargo, no se puede decir lo mismo de los medicamentos analgésicos que contienen opioides. Según los Centros para el control y prevención de enfermedades de los Estados Unidos, los opioides, incluidos los fármacos opiáceos con prescripción médica, provocaron más de 33.000 muertes en 2015. También declaran que en casi la mitad de todas las sobredosis de opioides, estaban involucrados medicamentos con prescripción.

Un artículo titulado “Acceso al cannabis medicinal, consumo y reemplazo para medicamentos opiáceos y otras sustancias: Una encuesta de pacientes autorizados a consumir cannabis medicinal" publicada en “The International Journal of Drug Policy” presenta una encuesta que valoraba el cannabis como sustituto de medicamentos con prescripción médica. En la encuesta participaron 271 pacientes. El 30 por ciento de los pacientes relataron que habían sustituido los medicamentos opiáceos por cannabis.

Los autores de la publicación declaran que “el descubrimiento de que los pacientes informan de su consumo (el cannabis) como sustitutivo de ciertos medicamentos con receta, apoya investigaciones anteriores sobre consumidores de cannabis medicinal...”

MEDICAMENTOS ANSIOLÍTICOS

Utilizando de nuevo Estados Unidos como modelo, se ha reportado que 40 millones de adultos sufren trastornos de ansiedad. La medicación común utilizada en un intento de tratar la ansiedad, consiste en una gama de medicamentos conocidos como benzodiazepinas que incluyen xanax, klonopin, valium y ativan.

Aunque para muchos pacientes estos fármacos pueden ser efectivos para bloquear la ansiedad, su consumo tiende a ser excesivo y presentan una amplia variedad de efectos secundarios negativos. Estos efectos derivados de altas dosis de benzodiazepinas pueden incluir confusión, somnolencia, mareo, debilidad o visión borrosa, entre otros.

INVESTIGACIÓN

Un artículo científico publicado en “Biological Psychiatry Journal” documenta un estudio realizado a ratones que muestra el potencial ansiolítico del cannabis. Curiosamente, los investigadores declaran que el cannabis puede actuar incluso sobre los mismos receptores sobre los que actúan las benzodiazepinas, afirmando, “Por lo tanto sostenemos que el efecto ansiolítico del cannabis está mediado a través de los receptores centrales de benzodiazepinas”.

Esta investigación hace suponer que en el futuro el cannabis puede jugar un importante papel como medicamento ansiolítico y sustituir perfectamente a la medicación utilizada actualmente, ya que quizás funcione mediante el mismo mecanismo biológico.

Además, la investigación ha demostrado que el CBD, un cannabinoide derivado de la planta del cannabis, puede ayudar a reducir algunas formas de ansiedad. Dicha investigación usó un modelo de simulación de discursos en público para medir los niveles de ansiedad de los pacientes con fobia social después de suministrar una dosis de CBD o placebo.

Asimismo, en la encuesta anteriormente mencionada, también se afirma que de los 271 pacientes, el 16 por ciento informó haber sustituido las benzodiazepinas por cannabis.

cannabis medical

ESTIMULANTES

El adderall es una anfetamina que pertenece a la clase de medicamentos conocidos como estimulantes. Debido a sus efectos, que pueden ayudar a aumentar la concentración, es una droga farmacéutica que se utiliza para tratar el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Sin embargo, el adderall produce efectos secundarios como pérdida de peso, pérdida de apetito, dolor de estómago, nerviosismo y problemas para dormir.

Un artículo titulado “El cannabis mejora los sintomas del TDAH” comienza a arrojar luz sobre el potencial del cannabis como una alternativa a la medicación actual para combatir el TDAH.

Los autores del artículo llevaron a cabo una investigación sobre los posibles beneficios que pacientes con ADHD podrían obtener gracias al consumo del cannabinoide psicoactivo THC. Los autores declaran que “un hombre de 28 años en estado sobrio, mostraba un comportamiento inusual y parecía completamente distraído e inadaptado, en cambio, parecía pasar completamente desapercibido mientras tenía un nivel alto en sangre de delta-9-tetrahydrocannabinol (THC).”

En otras palabras, el THC pareció ayudar a tratar su enfermedad.

Adicionalmente, los autores concluyeron que, “el presente caso sugiere que quienes sufren de TDAH, una disfunción con un cambio sintomático en el nivel de actividad, pueden – en algunos casos – beneficiarse del tratamiento del cannabis, ya que parece regular la activación a un nivel que puede considerarse óptimo para el rendimiento”.

ANTIDEPRESIVOS

La encuesta anteriormente mencionada mostró que de los 271 pacientes, el 12 por ciento declaró usar cannabis como sustituto de los fármacos antidepresivos.

El cannabinoide CBD puede jugar un importante papel en la aplicación del cannabis como antidepresivo. Un artículo divulgado en la publicación “Neuropharmacology” expone que el CBD muestra una acción antidepresiva más veloz en experimentación animal. Los autores declaran que, “… nuestros descubrimientos indican que el CBD podría constituir un nuevo antidepresivo de actuación rápida...”.

MEDICAMENTOS PARA DORMIR

Finalmente, los medicamentos para dormir son otro campo en el que el cannabis podría ser utilizado potencialmente en sustitución de las drogas farmacéuticas.

Mucha gente a la que le cuesta conciliar el sueño, puede tener insomnio, una condición asociada con la dificultad para conseguir quedarse dormido, así como dificultad para dormir durante largos periodos de tiempo. Las pastillas para dormir se suelen utilizar como tratamiento, aunque presentan riesgos y efectos secundarios. No obstante, muchos medicamentos para dormir han resultado ser poco eficaces.

Existen casos de consumidores que afirman que una dosis de CBD antes de ir a la cama, les ayuda a dormir bien por las noches.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar