Cuando comienzas tu aventura en el cultivo de cannabis, hay algunas cosas que debes tener en cuenta. ¿Has creado un entorno de cultivo adecuado? ¿Eres capaz de comprobarlo de forma constante? ¿Sabes lo que hay que hacer con la planta cuando esté lista? Todas estas cosas son importantes, pero quizás es igual de importante la cuestión del contenido de cannabinoides.

¿Cuánto THC y CBD va a tener tu planta? Cuando descubras eso, podrás preguntarte qué predicciones puedes hacer a partir de ahí. Incluso antes de eso, es posible que sientas curiosidad por saber qué influye en estos valores en primer lugar. Hoy trataremos de responder todas esas preguntas.

CÓMO INFLUYE LA GENÉTICA EN LAS PROPORCIONES DE THC Y CBD

Durante su desarrollo genético, las plantas de cannabis sintetizan CBDA y THCA (que se convierten en CBD y THC cuando se calientan) a partir de un mismo cannabinoide: CBGA. El hecho de que aparezca uno, otro, o los dos, depende de una enzima que puede tomar una forma entre dos posibilidades, que llamaremos A y B, y que están codificadas por el mismo gen. Como cada planta recibe dos copias genéticas, solo hay tres opciones disponibles. Obtendrá dos genes codificadores A, un gen codificador A y otro B, o dos codificadores B. Esta distribución determina cuánto CBDA y cuánto THCA habrá en la planta.

Las cepas con dos codificadores A tendrán más CBD y niveles mínimos de THC, como la Solomatic CBD. Las cepas con un gen de cada tendrán un ratio cercano a 1:1, como la Painkiller XL y la Dance World. Por último, las plantas que hereden dos codificadores B se convertirán en cepas con niveles más elevados de THC. Entre estas cepas están muchas de las que vemos hoy en día, como la Royal Gorilla.

¿POR QUÉ LAS CEPAS TIENEN LÍMITES DE THC Y CBD?

Las plantas de la actualidad tienen más THC que nunca. Sin embargo, solo pueden llegar hasta ciertos niveles, antes de alcanzar un pico insuperable. Esto sucede porque tanto el THC como el CBD se derivan del mismo gen, lo que significa que existen límites estrictos sobre los posibles ratios de ambos.

Para el THC, ese límite es de alrededor del 35% en peso seco, y la mayoría de las cepas de alta potencia llegan al 25-30%. En comparación, el límite superior para el CBD es de alrededor del 20-25%, y se puede ver en cepas como la Solomatic CBD, que contiene un 21% de este cannabinoide. En las cepas que contienen cantidades significativas de ambos cannabinoides, hay incluso más matices en los límites. Entonces, por ejemplo, es muy poco probable que una cepa alcance un 30% de THC y un 10% de CBD, y viceversa.

PREDICCIÓN DE LOS EFECTOS DE LAS VARIEDADES SEGÚN LOS NIVELES DE THC Y CBD

Cuando tengas una idea de cuánto THC y CBD va a tener tu planta, podrás comenzar a intuir cuáles serán los efectos. La mayoría de nosotros conocemos los efectos de las cepas con un contenido elevado de THC: aumento del apetito, disminución de la energía, aumento de los sentidos, risas, etc. Si el contenido de CBD es mayor, no habrá ningún efecto psicoactivo, y en su lugar tendrás efectos más sutiles. En las cepas que contienen THC y CBD, los efectos psicoactivos varían, y son cepas muy valoradas por muchos consumidores ya que sus efectos tienden a ser más equilibrados que las que contienen concentraciones de THC mayores.

CÁLCULO DEL PORCENTAJE DE CANNABINOIDES

CÁLCULO DEL PORCENTAJE DE CANNABINOIDES

Gracias a los últimos avances en el mercado del cannabis, ahora contamos con varios métodos para verificar los porcentajes de THC y CBD. Cada uno de estos métodos tiene sus puntos fuertes, pero quizás el más extendido es la cromatografía líquida de alta eficacia (HPLC). Es un método utilizado por más de la mitad del sector, no requiere calentamiento y produce resultados sumamente precisos en comparación con otros métodos. Pero también existen otros métodos con aplicaciones muy importantes, como la cromatografía de gases, que puede detectar compuestos volátiles peligrosos. Por eso se usa de forma habitual en pruebas de solventes residuales.

Dicho esto, el método más accesible, y que proporciona resultados igualmente buenos, es la cromatografía en capa fina (CCF). Normalmente comienza como una lámina de vidrio o plástico que contiene una capa fina de gel de sílice, celulosa u óxido de aluminio. Luego se coloca una solución que contiene la muestra de cannabis en esta "placa", donde se extrae un disolvente por acción capilar para separar los compuestos de la solución. A partir de ahí, las muestras están listas para ser analizadas utilizando test de CCF especializados. Suena confuso, pero en realidad es bastante simple en la práctica. Estas pruebas se pueden conseguir por internet en muchas páginas.

Otro método, la cromatografía de fluidos supercríticos, utiliza CO₂ en su estado supercrítico, cuando presenta la eficacia de un líquido y la practicidad de un gas. Una vez terminado, el CO₂ se recicla y los solventes que puedan ser peligrosos se desechan.

Por último, si pasas por uno de nuestros puntos de Royal Queen Seeds en Ámsterdam, puedes comprobar la potencia de tus cogollos en nuestra máquina GemmaCert, ¡por solo 8€!. Tampoco es destructivo, así que no tienes que preocuparte por perder hierba en el proceso.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.