Existe el tópico de que las personas que fuman marihuana son tranquilas e inofensivas. Y de hecho, es cierto en algunos casos. Para la mayoría de la gente, la idea de que pueda haber una relación entre el consumo de marihuana y la violencia doméstica o de género, parece poco probable, impactante y triste.

En este artículo analizaremos estudios que intentan descubrir si existe una asociación entre la marihuana y la violencia de género y, de ser así, cuál podría ser dicha asociación.

Consumo de sustancias y violencia de género

Se sabe desde hace mucho tiempo que el abuso de sustancias es un factor de riesgo significativo para detectar la violencia de género.

Estudios como los de Stuart et al.[1] y Smith et al.,[2] por nombrar solo dos, demuestran la fuerte correlación entre el consumo de alcohol/drogas y la violencia doméstica dentro de las parejas. Las conclusiones no son claras, lo que indica la probabilidad de que el consumo de ciertas sustancias influya en el hecho de cometer actos de violencia de género o ser víctima de ellos.

Por ejemplo, el estudio realizado por Smith et al. destaca el hecho de que es probable que diferentes sustancias y diferentes combinaciones de sustancias provoquen resultados diferentes. Parece que el alcohol y la cocaína se asociarían a ejercer violencia de género, mientras que es más probable que la marihuana y los opioides se asocien a ser víctima de ella.

Otro estudio, realizado por Kraanen et al.,[3] muestra resultados similares. Se propusieron investigar si el consumo de drogas podría utilizarse para identificar la presencia de violencia de género en las parejas. Al final, llegaron a la conclusión de que sí. En los hombres, descubrieron que el consumo de alcohol y marihuana predijo simultáneamente la perpetración y/o victimización de violencia de género. En las mujeres, las señales más sólidas fueron el consumo de alcohol y cocaína. Quizás no sea muy útil agrupar la perpetración y la victimización, ya que puede ser difícil determinar qué papel juegan realmente las sustancias.

Por eso, es evidente que aunque existe una correlación entre el consumo de sustancias y la violencia de género, no es tan simple como decir que es más probable que el consumo de drogas sea la razón de la violencia de género. Sin embargo, parece probable que aumente la probabilidad de que una persona forme parte de una relación en la que existe violencia de género.

Consumo de marihuana y violencia de género: ¿hay motivos para preocuparse?

Pero, ¿qué papel juega la marihuana en la aparición de violencia de género? Antes de continuar, vale la pena señalar que, tal y como están las cosas, es bastante difícil sacar cualquier tipo de conclusión. Y es todavía más difícil evaluar si el consumo de marihuana (o el consumo de más sustancias para el caso) juega un papel causal en ejercer o sufrir violencia doméstica, o si es síntoma de otra cosa.

Estudios que demuestran una relación

Hay una serie de estudios que muestran una relación entre el consumo de marihuana y la presencia de violencia de género.

Consumo de marihuana y violencia de género: ¿hay motivos para preocuparse?

  • Shorey et al.

Un estudio de Shorey et al.,[4] publicado en 2018, descubrió una relación entre el consumo de marihuana y el abuso doméstico.

El metanálisis investigó datos de 14 estudios anteriores para determinar si había una relación significativa entre la marihuana y la violencia doméstica. Luego, los autores llevaron a cabo su propia investigación y trataron de tener en cuenta otros factores como el abuso de alcohol y los trastornos de conducta antisocial.

De acuerdo con los descubrimientos de Low et al.,[5] se llegó a la conclusión de que los hombres que consumían alcohol y marihuana tenían un mayor riesgo de ejercer violencia de género en comparación con los hombres que consumían solo alcohol. Aunque esto no descarta por completo a la marihuana como factor de riesgo en sí misma, sí indica que, al menos junto con el alcohol, aumenta el riesgo de presencia de violencia de género.

Vale la pena señalar que para su propia investigación, los autores del estudio se centraron solo en hombres que ya habían sido procesados por cometer violencia doméstica. Esta muestra plantea claras cuestiones metodológicas debido a la falta de grupo de control. Al centrarse en personas que ya habían cometido actos de violencia de género, esta investigación nos da más información sobre la relación entre la marihuana y la violencia de género entre los abusadores anteriores, lo que limita nuestra capacidad para hacer generalizaciones sobre el tema.

  • Cunradi et al.

Un estudio de 2015 de Cunradi et al.[6] muestra resultados similares. Curiosamente, el objetivo de este estudio era descubrir qué impacto tuvo el consumo de sustancias concordante o discrepante. Esto significa que, si una persona de la pareja consume y otra no, ¿cómo afecta esto a la dinámica de la violencia de género?

Una vez más, las conclusiones fueron muy poco claras. Descubrieron que en parejas discrepantes en las que solo beben mujeres, es más probable que se produzca violencia de género de hombres a mujeres. Del mismo modo, en las parejas en las que ambos miembros consumían marihuana, había más probabilidades de que se produjesen actos de violencia doméstica de hombres a mujeres. Sin embargo, en las parejas que demostraron un consumo discrepante de marihuana donde solo el hombre consumía, era más probable que ocurrieran casos de violencia de mujeres a hombres.

Un problema importante sobre la generalización de este estudio es que todas las parejas incluidas en la muestra vivían dentro del estado de California. Aunque California puede ser un lugar grande, tal vez no proporciona un grupo demográfico lo suficientemente amplio como para hacer suposiciones globales. Sin embargo, los descubrimientos son interesantes y la demostración de la relación entre concordancia/discrepancia y violencia es muy esclarecedora.

Consumo de marihuana y violencia de género: ¿hay motivos para preocuparse?

Estudios que demuestran que no hay relación

Hasta ahora, nos hemos centrado en estudios que sugieren que la marihuana influye en el aumento de la probabilidad de que se produzca abuso doméstico. Pero también hay pruebas que sugieren lo contrario.

  • Smith et al.

Un estudio de 2015, de nuevo realizado por Smith et al.,[7] quizás sea el más significativo a la hora de sugerir que la marihuana y la violencia de género en realidad pueden compartir una relación inversa.

Un estudio de 634 parejas, evaluadas durante un período de 9 años, quiso descubrir si el consumo de marihuana aumentaba o disminuía la probabilidad de ejercer o sufrir violencia doméstica. Es importante destacar que también se les preguntó a las parejas sobre casos de violencia de género previas al matrimonio.

En general, el estudio prácticamente no mostró ninguna relación entre el consumo simultáneo de marihuana y el abuso doméstico. El único caso en el que el consumo de marihuana se asoció con una mayor probabilidad de abuso fue en las parejas en las que solo la mujer consumía y en las cuales la mujer había cometido violencia de género el año anterior al matrimonio. Fuera de este contexto, no se mostró que la marihuana aumentara la probabilidad de abuso.

Quizás como era de esperar, en las parejas en las que ambos consumían marihuana, las tasas de abuso fueron más bajas.

A pesar de la dificultad, esta investigación intentó tener en cuenta otros factores, como los trastornos de conducta antisocial, aunque esto siempre es complicado, ya que no todas las personas que padecen estos trastornos han sido diagnosticadas.

Este estudio presenta algunas limitaciones, y los propios autores señalan algunas de ellas. El problema principal es que considerar el consumo de marihuana como el único indicador no revela toda la historia. Por ejemplo, si hay un factor causal en juego, podría ser el efecto en sí mismo, los efectos del consumo habitual o el abandono del consumo. Básicamente, este punto muestra que, aunque es posible sacar conclusiones generales, es mucho más difícil señalar qué factores están realmente en juego.

Además, parece que aunque los autores del estudio intentaron tener en cuenta los trastornos de conducta antisocial, no se tuvieron en cuenta el consumo adicional de alcohol y otras sustancias, lo que significa que tenemos una visión muy limitada de lo que probablemente sea una imagen mucho más amplia.

Conclusión: ¿Qué papel juega la marihuana en el abuso doméstico?

Como puede verse, la investigación sobre la asociación entre el consumo de marihuana y la violencia doméstica es muy escasa, y casi ninguna investigación dedicada se ha centrado específicamente en el consumo de marihuana. Incluso cuando se ha hecho, los investigadores han tenido dificultades para aislar el consumo de marihuana de otros factores.

Sin embargo, para ser justos, se sabe que la marihuana suele consumirse junto con otras sustancias, y por muchas personas que padecen enfermedades mentales, y por lo tanto, tratar de evaluar el consumo de marihuana de forma aislada podría ser casi imposible, y quizás no muy determinante.

Reconocer que los episodios de violencia de género son mayores en quienes consumen marihuana junto con otras sustancias y en quienes padecen enfermedades mentales, nos ayuda a elaborar una imagen más amplia de las complicadas interacciones entre el abuso de sustancias, la enfermedad y el abuso doméstico.

Fuentes Externas
  1. The role of drug use in a conceptual model of intimate partner violence in men and women arrested for domestic violence - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  2. Intimate partner violence and specific substance use disorders: findings from the National Epidemiologic Survey on Alcohol and Related Conditions - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  3. Prediction of intimate partner violence by type of substance use disorder - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  4. Marijuana use is associated with intimate partner violence perpetration among men arrested for domestic violence https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  5. APA PsycNet https://doi.apa.org
  6. SAGE Journals: Your gateway to world-class journal research https://journals.sagepub.com
  7. Couples’ marijuana use is inversely related to their intimate partner violence over the first nine years of marriage https://www.ncbi.nlm.nih.gov
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.