Hace años, los estudios mostraban que las parejas casadas que abusaban del consumo de alcohol y otras sustancias tenían más probabilidades de acabar divorciándose. Una de las razones era que estas sustancias solían llevar a la violencia de género. La violencia de género se define como cualquier acto violento o agresión en una situación de desigualdad en el marco de una relación sentimental. Sin embargo, un reciente estudio publicado por la revista "Psicología y Comportamientos Adictivos" indicaba que parejas que consumen cannabis experimentan el efecto contrario, son menos propensas a la violencia sexista.

EL ESTUDIO

El estudio fue llevado a cabo por investigadores de la Universidad Yale, Rutgers y la Universidad de Búfalo. Analizaron 634 parejas voluntarias durante un plazo de 3 años, desde 1996 a 1999, mientras solicitaban su licencia de matrimonio en el estado de Nueva York. Las parejas participaban en una entrevista inicial y después eran monitorizadas durante nueve años mediante encuestas por correo electrónico. Estos cuestionarios medían la frecuencia de consumo de marihuana y otras sustancias en la pareja y la frecuencia de los episodios de violencia en cada año.

El estudio llegó a la conclusión que si uno de los cónyuges consume cannabis a menudo, la incidencia de la violencia de género en ambos cónyuges era menos frecuente. El menor riesgo de violencia se daba en las parejas en las que ambos consumían marihuana habitualmente. El investigador jefe Kenneth Leonard añade que los hallazgos de este estudio recogen los efectos del consumo de marihuana durante un año, no en un día concreto.

LAS CONCLUSIONES

Para el consumidor de marihuana típico, estos descubrimientos probablemente no sean una sorpresa, dado que el cannabis se suele usar para relajarse y desconectar. Sin embargo, es un hecho que el alcohol y otras sustancias provocan mayores índices de violencia doméstica y por ello los investigadores habían asumido que el cannabis tendría el mismo efecto. Este último estudio rechaza esa hipótesis.

Kenneth Leonard sugiere que las parejas que consumen marihuana juntos tienen valores y círculos sociales similares, lo cual reduce las probabilidades de conflicto. Los autores señalan que otra explicación podía ser que el consumo habitual de cannabis limita las reacciones emocionales, por lo que los comportamientos agresivos disminuyen. Dejando los resultados a un lado, en 2013, el Instituto de Abuso de las Drogas estadounidense asignó casi 2 millones de dólares a un estudio de cuatro años de duración que analizará la relación entre consumo de cannabis y comportamientos agresivos en las parejas. Con éste y otros estudios esperamos entender con mayor claridad cómo la marihuana afecta a nuestras vidas diarias y a nuestra psicología.

Deberíamos alabar el gesto de estos investigadores al publicar unos resultados positivos acerca del consumo de marihuana, que en otros tiempos hubieran quedado ocultos al no haber sido los esperados. Vivimos en una época muy interesante, donde la ciencia ya está contribuyendo a desmontar los mitos sobre el cannabis.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar