By Luke Sumpter


Todos somos conscientes de los peligros de fumar. Si aplicamos una llama a la cazoleta de un bong o a la punta de un porro, quemamos material vegetal y se generan muchos de los carcinógenos que también se encuentran en el humo del tabaco. Fumar marihuana, sobre todo durante periodos largos, aumenta los riesgos de padecer enfermedades respiratorias. Pero ¿es posible reducir estos riesgos al fumar? Los filtros para cigarrillos ayudan a bloquear las partículas de alquitrán más grandes para que no lleguen a nuestros pulmones, pero los filtros de carbón activado pueden llevar esto un paso más allá.

¿Qué son los filtros de carbón activado?

Los filtros de carbón activado o activo no son exclusivos del mundo de la marihuana. Puedes encontrarlos en todas partes, por ejemplo en los purificadores de aire, las aspiradoras y los filtros de agua. Pero, ¿por qué el carbón está presente en todos estos aparatos? Todos lo utilizan, y por una buena razón. El carbón vegetal se caracteriza por desarrollar muchos espacios internos diminutos, o ‘poros’, tras su exposición al calor (enseguida lo veremos con más detalle). Esto hace que el carbón activado cuente con una gran superficie y muchos huecos donde puede atrapar las moléculas que lo atraviesan en forma de líquido o de gas. Si aplicamos esto al humo, el carbón activado logra atrapar una mayor cantidad de carcinógenos y toxinas que, de otro modo, acabarían llegando hasta nuestros pulmones.

Artículo relacionado
Cómo liar el porro perfecto

  • ¿Cómo funcionan?

Los filtros de carbón activado funcionan mediante el principio de adsorción. A diferencia de la absorción, donde las moléculas son absorbidas por un sustrato (como el agua en una esponja), la adsorción implica que las moléculas se adhieren a la superficie de un objeto. Un ejemplo común de adsorción son esos pequeños paquetes de gel de sílice que encontramos en los zapatos y bolsos nuevos para atrapar las moléculas de agua de su entorno y mantenerlos secos. Los filtros de carbón activado funcionan de forma muy parecida. Cuando las moléculas presentes en el humo pasan a través de ellos, quedan atrapadas en sus poros diminutos y se adhieren a la superficie del carbón.

  • ¿Cómo se fabrican los filtros de carbón activado?

La fabricación de filtros de carbón activado requiere de dos elementos esenciales: una fuente de carbono adecuada, y mucho calor. Normalmente, en este proceso se utilizan diversos tipos de carbón, cáscaras de coco y madera como materiales ricos en carbono. Pero, ¿cómo se hace para ‘activar’ el carbono de estas fuentes? Bueno, para eso se coloca en tanques desprovistos de oxígeno y se calienta a temperaturas de unos 600-900°C. Tras esta primera ronda de calentamiento se le aplican elementos adicionales (sobre todo nitrógeno) y se vuelve a calentar a una temperatura aún más elevada, de hasta 1200°C. Este proceso altera la estructura del carbón mediante la creación de una gran cantidad de poros, lo que amplía considerablemente su superficie.

  • ¿Los filtros de carbón activado absorben el THC?

Este es su aspecto negativo. Los filtros de carbón activado son muy eficaces para filtrar las moléculas orgánicas no-polares (en este contexto, el término ‘orgánico’ se refiere a cualquier molécula que contenga carbono). Algunos carcinógenos presentes en el humo, como los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), son no polares. Sin embargo, como ocurre con los compuestos terpeno-fenólicos, los cannabinoides también lo son. El THC también tiene un gran peso molecular, con lo que probablemente sus moléculas se quedarán atrapadas en los poros de los filtros de carbón activado. Además, los carcinógenos polares de poca masa molecular, como el cianuro de hidrógeno y el monóxido de carbono, sí que pueden pasar.

En definitiva: si te fumas un porro con un filtro de carbón activado, te colocarás igual. Está claro que perderás algo de THC, y que algunos pequeños carcinógenos polares seguirán esquivando el filtro. Pero disminuirás la cantidad de carcinógenos no polares que llegan a tus pulmones, reduciendo su carga general con respecto a los porros y cigarrillos sin filtro.

¿Los filtros de carbón activado son más saludables que sus alternativas?

Entonces, ¿merece la pena comprar filtros de carbón activado? ¿Hay pruebas que los sitúen un escalón por encima de los filtros de cigarrillos estándar o los simples filtros de cartón? Diversos estudios han tratado de averiguar su eficacia real. Un estudio[1] de 2018 publicado en una revista médica evaluó los efectos de los filtros de carbón vegetal sobre los radicales libres presentes en el humo de los cigarrillos. Este estudio descubrió que los filtros de carbón activado dejaban pasar un 40% menos de estas moléculas inestables en comparación con los filtros sin carbón. Y otro estudio[2], en esta ocasión publicado en la revista Journal of Biosciences, también presentó conclusiones similares. El equipo de investigación de este proyecto descubrió que los filtros de carbón activado reducen la exposición a la p-benzosemiquinona, un componente irritante que se encuentra en el humo de los cigarrillos y que está asociado al enfisema.

Filtros de carbón activado RQS

Filtros de carbón activado vs. filtros de cartón

Los filtros de carbón activado son una opción superior a los filtros de cartón, también llamados ‘boquillas’. De hecho, estas puntas de cartón no actúan como filtros, sino que solo sirven de ‘sujeción’ para un porro o un canuto. Dejan pasar sin problemas grandes cantidades de carcinógenos, alquitrán y toxinas. Por otra parte, al no bloquear estas sustancias, también dejan pasar los cannabinoides y los terpenos sin el menor problema.

Filtros de carbón activado vs. filtros de tabaco

Los filtros de carbón activado son mejores que los filtros estándar de los cigarrillos para capturar los compuestos cancerígenos. Su gran cantidad de poros, su amplia superficie y su capacidad para adsorber compuestos no polares los hacen mucho más eficaces. Como afirmaba el primer estudio que hemos mencionado, los filtros estándar de acetato de celulosa dejan pasar niveles mucho más altos de radicales libres inestables, que a su vez contribuyen a la carcinogénesis.

Cómo se usan los filtros de carbón activado

Puedes usar los filtros de carbón de la misma forma exacta que un filtro estándar o una boquilla. Basta con insertarlos en cualquiera de los extremos de un papel de fumar, colocar los cogollos, y liar el porro.

¿Los filtros de carbón activado son ecológicos?

Cuando termines de fumar y los restos de tu porro se hayan enfriado del todo, tienes que tirar los filtros de carbón a la basura común. Al fin y al cabo, están cargados de alquitrán. Sin embargo, algunos filtros son más ecológicos que otros, en función por ejemplo de su envase y su composición.

Filtros de carbón activado RQS

Los filtros de carbón activado RQS son el resultado una interesante colaboración que hemos establecido con nuestros amigos de Purize. Se trata de un producto de primera calidad que contiene 100 filtros de tamaño XTRA slim en un tarro de cristal reciclado (puedes reciclarlo nuevamente, o guardarlo para almacenar tus cogollos). Nuestros filtros utilizan un carbón activado derivado de cáscaras de coco orgánico, y están fabricados en Europa. No solo cumplen con una gran función para eliminar sustancias desagradables, sino que cada filtro cuenta con dos tapones cerámicos para que tu fumada resulte fresca y aromática. Lo recomendable es utilizar cada filtro una sola vez, aunque algunos de nuestros clientes dicen haberlos utilizado dos veces sin problemas. Mientras los mantengas sellados en sus tarros, puedes guardar estos filtros durante varios años (ya que no tienen fecha de caducidad).

Fuentes Externas
  1. Effect of Charcoal in Cigarette Filters on Free Radicals in Mainstream Smoke https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  2. Activated charcoal filter effectively reduces p-benzosemiquinone from the mainstream cigarette smoke and prevents emphysema https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.