El ser humano lleva cultivando cáñamo desde hace miles de años, y no solamente para colocarnos. De hecho, colocarse con cannabis es una práctica más reciente, al menos en el mundo occidental. Pero ¿en qué se diferencian el cáñamo y el cannabis?

Bueno, a nivel taxonómico no hay ninguna diferencia: ambos pertenecen a la especie "Cannabis sativa". Pero, en la práctica, hay diferencias considerables entre ambas plantas. Así que, a efectos de este artículo, "cáñamo" se refiere a las plantas cultivadas con fines diferentes a colocarse, y "cannabis" se refiere a las plantas cultivadas principalmente por su contenido de THC.

A nivel legal, también existen diferencias entre el cáñamo y el cannabis, en lo que respecta a su contenido de THC.

Entonces ¿para qué se utiliza el cáñamo? ¿Y cómo se cultiva? Estas son algunas de las preguntas que responderemos a continuación. También examinaremos el nuevo uso del cáñamo, que podría llegar a ser el más popular: la producción de cannabinoides no psicotrópicos, como el CBD.

La historia del cultivo de cáñamo

El cáñamo lleva cultivándose desde hace alrededor de 10.000 años. Los hallazgos han situado el inicio del cultivo de cáñamo en torno al 8000 a.C., convirtiéndolo en una de las primeras plantas cultivadas. Esto ocurrió en Asia, pero el cultivo de cáñamo tardó un poco más en llegar a Europa y a EE.UU.

Europa

En Europa, el cáñamo se ha utilizado por sus fibras y como fuente de alimento. Un libro de cocina de 1475 d.C. titulado "De Honesta Voluptate et Valetudine" menciona unas bebidas saludables hechas con cáñamo. Sin embargo, se sabe que esta planta se utilizó durante mucho más tiempo por sus fibras resistentes y maleables. Estas fibras son ideales para hacer tejidos, cuerdas, materiales de construcción, papel y mucho más. Junto con el lino, las fibras de cáñamo son uno de los materiales más antiguos y fiables de la humanidad.

En la década de 1950, aparecieron los materiales sintéticos. Esto supuso un duro golpe para el comercio del cáñamo, provocando que la mayoría de productores abandonasen el negocio. El cultivo de cáñamo solo se mantuvo en Francia y en algunos países de Europa del Este alineados con el bloque soviético. Esta situación se agravó enormemente debido a la Convención Única sobre Estupefacientes de la ONU (1961), que estableció una definición tan pobre del cannabis que muchos países se limitaron a prohibir el cáñamo para resolver el problema.

Sin embargo, la producción legal de cáñamo a gran escala en Europa ha vuelto a resurgir desde hace unos años, cuando se establecieron límites legales sobre el contenido de THC para distinguir el cáñamo de la marihuana. En la UE, el límite máximo de THC para el cáñamo es de 0,2%, pero cada país es libre de fijar sus propios límites, y muchos así lo han hecho. Además de la producción textil, de materiales de construcción y de alimentos, gran parte de este boom se debe al creciente mercado de variedades de cáñamo ricas en CBD y otros productos de cáñamo con alto contenido de CBD. Además, se están extrayendo otros cannabinoides no psicotrópicos del cáñamo, como el CBG, para crear una selección de productos más diversa.

La historia del cultivo de cáñamo

Estados Unidos

El cáñamo en los EE.UU. ha tenido una historia igualmente variada y turbulenta. Se sabe que los nativos americanos utilizaban el cáñamo para hacer ropa y otros materiales, aunque se desconoce desde cuándo hacían esto.

La primera ciudad inglesa de lo que hoy conocemos como Estados Unidos fue Jamestown, donde en 1616 se cultivaba cáñamo para hacer ropa, materiales de construcción y velas de barcos. A partir de entonces, y durante 300 años, el cáñamo fue un cultivo muy extendido y popular en los EE.UU.

Sin embargo, en 1937, el gobierno estadounidense introdujo la Ley del Impuesto sobre la Marihuana haciendo que el cultivo del cáñamo fuera mucho menos rentable. A partir de ese momento, la producción de cáñamo en EE.UU. empezó a caer. Se recuperó un poco durante la Segunda Guerra Mundial, tras el cese de las importaciones japonesas, pero este resurgimiento fue efímero debido a la aparición de las fibras sintéticas.

En 1970, con la Ley de Sustancias Controladas, el cannabis se sometió a fuertes restricciones y se consideró una droga peligrosa, lo cual situó al cáñamo en una posición muy delicada.

Pero en el año 2018 se legalizó completamente el cáñamo en Estados Unidos, gracias a la nueva Ley Agrícola. Esto significa que cualquier planta con menos de un 0,3% de THC es legal.

¿Qué usos tiene el cáñamo?

El cáñamo se usa para crear una gran cantidad de productos útiles y sostenibles. A medida que la legalización se ha ido extendiendo por Europa, Canadá y partes de EE.UU., se ha producido un resurgimiento de los productos a base de cáñamo. Desde ropa y leche de cáñamo, hasta hachís legal, ahora puedes comprar productos de cáñamo en casi todo tipo de tiendas.

Cannabinoides

En RQS creemos que el cáñamo es extraordinario en general, pero lo que más nos gusta es su contenido en cannabinoides. Con más de 100 cannabinoides, el cáñamo está repleto de estas moléculas, aunque se sabe poco de la mayoría de ellas.

Obviamente, no nos interesa el cáñamo por su contenido de THC, sino por su contenido de CBD. Este no es el único cannabinoide por el que se cultiva el cáñamo, aunque es el más famoso. El cáñamo cultivado para obtener CBD comparte muchas más características con el cannabis cultivado para el THC que con el cáñamo usado para producir fibras industriales. Las plantas de CBD crecen rápidamente y producen grandes cosechas de flores ricas en cannabinoides. En cambio, las plantas de cáñamo cultivadas para obtener sus fibras son altas, crecen lentamente y producen pocas flores.

Cannabinoides

Materiales de construcción

El cáñamo produce materiales de construcción versátiles y resistentes. Las plantas de cáñamo industrial se cultivan principalmente por sus tallos, que dan lugar a dos productos: estopa de cáñamo y agramizas de cáñamo. La estopa son las fibras alargadas que se extraen del exterior del tallo. Las agramizas son las fibras pequeñas y resistentes que se encuentran en el interior. Aunque las agramizas representan alrededor del 75% de la masa de la planta, tradicionalmente se consideraban un subproducto inservible de la estopa. La estopa de cáñamo se usaba para hacer papel, tejidos, cuerdas, etc.

Los recientes avances tecnológicos han encontrado formas de aprovechar las agramizas de cáñamo. Uno de sus usos más interesantes es como ingrediente principal del "hormigón de cáñamo" (hempcrete). Este se hace de forma similar al hormigón convencional, mezclándolo con cal y arena y dejándolo fraguar. Entonces se puede usar para hacer cualquier cosa que podría hacerse con hormigón.

Pero el hormigón de cáñamo tiene algunas cualidades interesantes. Con el paso del tiempo, a medida que envejece, se petrifica y se vuelve más robusto. En cambio, el hormigón normal se degrada. Además, el cáñamo absorbe CO₂, por lo que es un producto neutro en carbono, lo que significa que compensa las emisiones de carbono generadas durante su proceso de producción. Además, el hormigón de cáñamo es reciclable y biodegradable.

Materiales de construcción

Biocombustible

El extracto de cáñamo se puede usar para producir etanol y biodiésel de cáñamo, que son dos tipos de biocombustible. Aunque no se conocen del todo los credenciales medioambientales de los biocombustibles, el cáñamo podría ser una alternativa viable a los combustibles fósiles en la lucha por frenar el cambio climático.

Biocombustible

Compuestos plásticos

Las plantas de cáñamo están formadas por un 60-70% de celulosa, y esta no se diferencia de un plástico natural. Debido a las propiedades de la celulosa, es posible transformar el cáñamo en plástico, y luego usarlo para fabricar cualquier cosa.

Podrías pensar que la única finalidad del plástico de cáñamo sería convertirlo en cubertería para un puesto de comida vegana, pero está siendo adoptado por todo tipo de industrias. Incluso los fabricantes de coches están empezando a usarlo para hacer cosas como los salpicaderos. Así que los productos de cáñamo no son exclusivamente para los hippies. Puedes conducir mientras disfrutas del fino acabado de tu salpicadero de cáñamo.

Aunque los plásticos de cáñamo (siempre que se hayan producido adecuadamente) pueden ofrecer alternativas ecológicas al plástico sintético, solo resuelven parcialmente los problemas derivados de los plásticos. Los plásticos de cáñamo son biodegradables, pero este es un término poco preciso, y los plásticos pueden tardar muchísimos años en degradarse; ¡el tiempo suficiente como para poder asfixiar a unas cuantas tortugas!

Además, al estar hechos de plantas que absorben carbono, emitirán dióxido de carbono al degradarse. Pero los plásticos sintéticos también lo harían, si pudieran biodegradarse. Así que, aunque los plásticos de cáñamo podrían ser un paso útil, ¡no los tires por la ventana pensando que desaparecerán con las próximas lluvias!

Compuestos plásticos

Cultivo de carbono

Para quienes piensen que todo el revuelo generado en torno al cáñamo es una tontería, de hecho absorbe más CO₂ de la atmósfera que cualquier otra planta u organismo (hasta donde sabemos). Esto convierte a las plantaciones de cáñamo en el mejor sumidero de carbono que tenemos.

Además, una vez que la planta de cáñamo absorbe el dióxido de carbono, lo captura de forma muy eficaz, lo que significa que ese CO₂ solo se liberará de nuevo a la atmósfera mediante la combustión o la degradación completa del material vegetal. Por tanto, los productos a base de cáñamo (como los tejidos, el papel o el hormigón) también son magníficos almacenes de carbono.

Carbon Farming

Biorremediación

El cáñamo tiene fama de ser una planta resistente que puede crecer en condiciones adversas. Como tal, puede usarse para recuperar suelos de mala calidad. Al plantarlo en tierras con pocos nutrientes y muchas toxinas, se puede restablecer la salud del suelo. La humanidad está empezando a darse cuenta de la importancia del suelo y del daño que le hemos causado. Gracias al cáñamo, quizá podamos reparar parte de ese daño.

Biorremediación

Semillas

Las semillas de cáñamo no solo sirven para sembrar más cáñamo. También son una gran fuente de nutrientes. ¿Alguna vez has tomado leche de cáñamo? Básicamente, se hace mezclando las semillas con agua. Muchos aceites y productos alimentarios de cáñamo se elaboran a partir de las semillas, en lugar de la propia planta.

Obviamente, las semillas también pueden usarse para cultivar variedades de cáñamo ricas en CBD.

Semillas

La evolución del cultivo de cáñamo

Hoy en día, el cultivo de cáñamo es un sector importante que mueve miles de millones de dólares. Desde las plantaciones a gran escala que producen cáñamo para la construcción, hasta nosotros en RQS que producimos los mejores productos de CBD, puedes sentir el poder del cáñamo en casi todas partes.

Estándares de calidad en el cultivo de cáñamo

La forma en que se cultiva el cáñamo viene determinada por el producto final. El cáñamo usado para obtener estopa y agramizas suele cultivarse al aire libre en grandes campos, bajo el sol. Son plantas resistentes y fiables, que se cultivan como cualquier otro producto agrícola, y una vez han madurado se cosechan con maquinaria de gran tamaño.

En cambio, el cáñamo utilizado para obtener cannabinoides se produce de forma muy parecida al cannabis, cultivándose en condiciones estrictamente controladas, a menudo en invernaderos o en interior, con luz artificial o solar. En el caso del cáñamo industrial, se pueden aprovechar sus fibras siembre que las plantas crezcan y sobrevivan. Sin embargo, el cáñamo utilizado para la producción de cannabinoides debe cultivarse en las mejores condiciones posibles. No basta con cosechar flores de cualquier calidad; deben contener cantidades abundantes de los compuestos deseados.

En cualquier caso, la producción de cáñamo se realiza de forma muy profesional y especializada.

Estándares de calidad en el cultivo de cáñamo

¿Qué le depara el futuro al cáñamo?

Debido a las fuertes restricciones legales sobre los niveles de THC, muchas plantas de cáñamo ricas en CBD y CBG carecen de la resina y los terpenos que asociamos a las plantas de marihuana. Esto significa que el producto final puede ser bastante soso y menos delicioso en comparación a lo que están acostumbrados muchos fumadores. Mientras que los cogollos de cannabis están cargados de terpenos, sabor y resina, los cogollos de CBD a menudo pueden ser secos, sin sabor y sin gracia.

Pero esto está cambiando. A medida que crece el mercado, cada vez son más habituales las cepas con las cualidades del cannabis, pero con los cannabinoides del cáñamo.

Sin embargo, los cogollos no son la única opción. De hecho, el CBD y el CBG suelen consumirse más en forma de extractos, generalmente aceites. Estos aceites pueden consistir en una simple tintura, o estar mezclados con otros ingredientes. También hay gominolas de CBD, así como cremas y lociones. De hecho, hoy en día muchas tiendas de salud disponen de secciones enteras dedicadas a los productos de CBD.

Con el paso del tiempo, cabe esperar que estos productos mejoren, se vuelvan más variados y tengan usos más definidos.

Cómo conseguir semillas de variedades de cáñamo ricas en CBD

Las semillas de cáñamo de cepas ricas en CBD pueden obtenerse de bancos de semillas y criadores especializados, aunque muchas plantas de CBD del sector se cultivan a partir de esquejes, ya que esto garantiza que el contenido de cannabinoides sea más fiable. Dentro de cada generación de plantas, especialmente a partir de plantas poco estabilizadas, pueden producirse pequeños cambios; y dado que los niveles de THC de los productos comerciales de cáñamo deben ser muy precisos, a menudo es más sencillo cultivar a partir de esquejes.

Dicho esto, si quieres intentarlo en casa, puedes conseguir semillas de cannabis ricas en CBD o CBG en bancos de semillas como RQS. Aunque no son lo mismo que las semillas de cáñamo, en muchos casos puedes cultivar plantas que presentan niveles aún mayores de estos cannabinoides.

Cómo cultivar semillas de cáñamo de CBD

Al igual que las plantas de marihuana, las cepas de cáñamo industrial ricas en CBD están disponibles en variedades fotoperiódicas y autoflorecientes. Esto significa que hay opciones para todo tipo de cultivadores.

El cáñamo crece de forma similar al cannabis, aunque en todo caso su cultivo es algo más sencillo. Pero, si quieres que esté cargado de cannabinoides, tendrás que cuidarlo un poco. Al igual que la marihuana, al cáñamo le encanta el sol y el agua. Es una planta resistente, por lo que puede crecer con poco abono, especialmente si es una variedad autofloreciente, ya que contienen la robusta genética ruderalis.

RQS Pro: llevando la cría profesional al siguiente nivel

RQS Pro es una nueva incorporación al mercado profesional de semillas de cáñamo, y ha venido para revolucionarlo. RQS Pro es una rama de Royal Queen Seeds que se dedica a la innovación y desarrollo, centrándose en desarrollar semillas de cáñamo y cannabis de calidad. Mediante la investigación de los cannabinoides y otros compuestos, identificaremos y aislaremos las características más relevantes del cannabis. A partir de ahí, criaremos y estabilizaremos estas semillas para el mercado profesional.

Además de investigar la genética y las plantas, también trabajaremos para desarrollar lo último en tecnología de vanguardia y técnicas de cultivo, lo que nos permitirá desafiar los límites del sector.

El futuro del cultivo de cáñamo es cuando menos prometedor.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.