USA DAYS — Hasta 50% de descuento en variedades USA Comprar ahora

Historia del cáñamo: todo lo que debes saber sobre el legado del cáñamo

Historia del cáñamo: todo lo que debes saber sobre el legado del cáñamo

El cáñamo ha atraído mucha atención en los últimos años, principalmente debido a la popularidad creciente de los suplementos de CBD. Pero el cáñamo no es precisamente algo nuevo. De hecho, se cree que es una de las primeras plantas cultivadas por la humanidad.

Curiosamente, la historia del cáñamo como uno de nuestros cultivos más importantes a menudo se queda fuera de las aulas y de los libros de historia. En este artículo, vamos a analizar la extensa historia del cáñamo y su transición de una planta utilizada principalmente para elaborar alimentos y fibras a una gran tendencia en salud y medicina.

CHINA: DONDE EL CÁÑAMO PUSO SUS RAÍCES POR PRIMERA VEZ

Las primeras menciones del cáñamo como planta de cultivo proceden de la antigua China. Xia Xiao Zheng, por ejemplo, es un texto de la antigua China y uno de los tratados agrícolas más antiguos del mundo. Enumera al cáñamo como uno de los principales cultivos en la antigua China. Las pruebas arqueológicas en zonas de todo el país también muestran que los chinos dependían mucho del cannabis como cultivo.

Los historiadores creen que los chinos primero cultivaron el cáñamo por razones alimenticias, gracias a sus semillas altamente nutritivas. A medida que sus procesos agrícolas mejoraron, los chinos aprendieron que podían usar tallos de cáñamo para fabricar fibra para papel, cuerdas, ropa y más cosas. Se cree que las primeras cuerdas y papeles derivados del cáñamo surgieron en China alrededor del 2800 a.C., aunque el cultivo del cáñamo comenzó mucho antes, alrededor del 8000 a.C.

Los orígenes de estos primeros cultivos de cáñamo ahora se sitúan en las primeras comunidades agrícolas en torno a los ríos Wei y Amarillo en el este de China. Se cree que el tejido de fibra de cáñamo se remonta a más de 10.000 años, aproximadamente la época en la que los humanos descubrieron la cerámica.

Según el Museo del Cáñamo de EE.UU., el cáñamo se volvió tan importante para la antigua sociedad china que China se llamó a sí misma "la tierra del cáñamo y la mora", esta última utilizada para la producción de seda. Textos de la Antigua China tan importantes como El Libro de los Cantos y Los Anales incluyen al cáñamo como uno de los seis cultivos más importantes plantados por los chinos.

Los chinos se refirieron al cáñamo como "ma" (麻). Las traducciones de este término varían. Algunas fuentes que sugieren que significa "planta con dos partes", aludiendo al hecho de que las plantas de cannabis pueden ser masculinas o femeninas. En los textos de medicina, el cannabis y el cáñamo a veces se denominan "da ma" (大麻), que algunas fuentes traducen como "gran cáñamo" o "gran adormecimiento" según el contexto.

Los chinos también usaban el cannabis y el cáñamo como medicamentos. Las prácticas de la antigua medicina china se atribuyen al Emperador Yan, un emperador mítico del que se dice que introdujo a los chinos las medicinas a base de hierbas. El trabajo más conocido acreditado al emperador Yan es el Shennong Bencaojing, un libro antiguo que contiene más de 360 fichas de plantas y sus propiedades medicinales.

Se cree que el trabajo del Emperador Yan sentó las bases de la Pen Ts'ao, la farmacopea más antigua del mundo, que recomienda cannabis para el dolor reumático, el estreñimiento intestinal, la malaria y mucho más.

CHINA: DONDE EL CÁÑAMO PUSO SUS RAÍCES POR PRIMERA VEZ

EL CÁÑAMO EN LA INDIA

Se cree que el cáñamo se trajo de China al subcontinente indio alrededor del 2000 a.C. El cannabis ya crecía de forma natural en las colinas de regiones como el actual Pakistán, Nepal, Kazajstán e India. Sin embargo, aquí el cannabis tenía diferentes usos.

El cannabis jugó un papel fundamental en la religión y la espiritualidad en la India y las regiones circundantes. Se menciona en varios textos antiguos, incluido el Atharva Veda, que describe el cannabis como una de las cinco plantas esenciales. Según la Dra. Uma Dhanabalan, de la Universidad de Harvard, los textos vedas afirmaban que el cannabis podía usarse para mejorar la memoria, combatir la lepra y mucho más. También se creía que el cannabis era la comida favorita del dios hindú Shiva.

Otras sustancias derivadas del cannabis, como el bhang (una bebida láctea hecha con cannabis), el charas (un tipo de hachís hecho a mano) y la ganja (flor de cannabis) también desempeñaron un papel clave en las culturas religiosas y espirituales de estas regiones, y todavía lo siguen haciendo hoy en día.

El cannabis también tiene una amplia historia a nivel medicinal en la India. El Sushruta Samhita, un antiguo texto sánscrito de medicina, menciona el bhanga (que se cree que es cannabis) como una planta medicinal que puede ayudar a tratar la flema, la diarrea y la inflamación. Otros textos de la India hacen referencia al cannabis como analgésico, afrodisíaco y más. Sin embargo, se cree que los usos agrícolas e industriales del cáñamo fueron introducidos en la India por los chinos, a través del comercio de fibras de cáñamo, textiles y demás.

Los agricultores de cáñamo de la India plantaron cannabis y emplearon el enriado al agua (un proceso para remojar los tallos de cáñamo en el agua) para ayudar a romper las fibras y prepararlas para el procesamiento. Esta práctica todavía se utiliza hoy en día en algunas partes del mundo donde se cultiva el cáñamo por su fibra.

CÁÑAMO: DE CULTIVO BÁSICO A VALIOSA MATERIA PRIMA

Desde el 800 hasta el 200 a.C., el cáñamo y los productos derivados del él fueron el centro de un comercio muy próspero en toda Asia que llegó hasta África del Norte y el Mediterráneo oriental. Hacia el 200 a.C., el cannabis y el cáñamo habían llegado a la antigua Grecia e incluso al Imperio Romano. Para el año 500 d. C., el cáñamo se había extendido por toda Europa continental y Asia, donde se utilizaba para cuerdas, textiles, medicinas y mucho más.

EL CÁÑAMO A PRINCIPIOS DE LA EDAD MODERNA

El cáñamo desempeñó un papel importante en el descubrimiento y la colonización del Nuevo Mundo, es decir, como material utilizado para cuerdas, velas y plataformas en las embarcaciones que antes llevaron a hombres y mujeres a lugares como América, Australia y otros lugares. El cáñamo también jugó un papel clave en la construcción de los imperios que gobernaron durante estos tiempos.

En 1553, por ejemplo, el rey inglés Enrique VIII ordenó a los agricultores ingleses que plantaran cáñamo para el crecimiento del imperio, multándolos si no lo cumplían. Hacia 1616, el cáñamo estaba creciendo en Jamestown, el primer asentamiento inglés permanente en las Américas. Aquí, el cáñamo se utilizaba como combustible para lámparas, para hacer ropa, así como para cuerdas y equipamiento para barcos. En 1619, la Asamblea de Virginia ordenó a los agricultores de las colonias cultivar cáñamo, un mandato que hoy se cree que es la primera ley de cannabis en el Nuevo Mundo.

A lo largo del resto de los siglos XVII, XVIII y XIX, el cáñamo continuó manteniendo un papel crucial en los Estados Unidos. Se utilizaba desde para hacer banderas de EE.UU., hasta para servir de lienzo de los primeros documentos escritos, el cáñamo siempre ha estado en el centro del desarrollo de los EE.UU. Para la década de 1850, el censo de los Estados Unidos reconocía aproximadamente 8.400 plantaciones de cáñamo en todo el país.

Pero los estadounidenses no estaban solos en el cultivo del cáñamo durante la era moderna. Por esta época, países europeos como Francia, España y Suiza también cultivaban cáñamo y reconocían su potencial como herramienta industrial o medicinal.

CÁÑAMO: DE CULTIVO BÁSICO A VALIOSA MATERIA PRIMA

EL CÁÑAMO EN LOS SIGLOS XX Y XXI

El siglo XX fue un momento interesante para el cáñamo, ya que muchos países de todo el mundo comenzaron a restringir o criminalizar el cannabis y otras drogas. Al mismo tiempo, algunos países (como los EE.UU.) reafirmaron sus industrias nacionales de cáñamo para satisfacer las demandas de la guerra. Sin embargo, la guerra internacional contra las drogas creó un fuerte estigma en torno al cannabis que también se extendió al cáñamo, y terminó provocando que los sectores de cáñamo de algunos países desaparecieran. La industria del cáñamo de EE.UU., que antes estaba en pleno auge, produjo su última cosecha en 1957, en Wisconsin.

Algunos otros países siguieron su ejemplo. Alemania, por ejemplo, prohibió el cáñamo de 1982 a 1996. El Reino Unido prohibió el cáñamo mucho antes, de 1928 a 1993. Mientras tanto, otros países lograron mantener con vida sus industrias de cáñamo, entre ellas Suiza, Rumanía y Francia, siendo estos dos últimos de los mayores productores de cáñamo de Europa.

EL PRESENTE Y EL FUTURO DEL CÁÑAMO

Hoy, el cáñamo está una vez más en el centro de atención. Después de años de prohibición en muchos países alrededor del mundo, la gente está empezando a recuperar la conexión con el cannabis y a comprender que es mucho más que una simple droga psicotrópica.

Una de las razones por las que la industria del cáñamo está en auge se debe a la creciente fama del CBD. Se espera que la industria del cannabidiol tenga un valor de 16.000 millones de dólares para 2025, solo en los EE.UU. Y los países finalmente se están moviendo para satisfacer las demandas de este auge.

La Ley de Agricultura de EE.UU. de 2018, por ejemplo, eliminó el cáñamo del listado federal de drogas de EE.UU. Gracias al enorme potencial del CBD como producto de salud y bienestar, países como los EE.UU., Canadá y muchos más por fin están dando pasos para reavivar la antigua industria del cáñamo.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.